sábado, 11 de abril de 2015

Capítulo 1

Me miro los zapatos, veo cómo una fina capa de cenizas se deposita sobre el cuero
gastado. Aquí es donde estaba la cama que compartía con mi hermana Prim. Allí
estaba la mesa de la cocina. Los ladrillos de la chimenea, que se derrumbaron
formando una pila achicharrada, sirven de punto de referencia para moverme por la
casa. ¿Cómo si no iba a orientarme en este mar de color gris?
No queda casi nada del Distrito 12. Hace un mes, las bombas del Capitolio
arrasaron las casas de los humildes mineros del carbón de la Veta, las tiendas de la
ciudad e incluso el Edificio de Justicia. La única zona que se libró de la incineración
fue la Aldea de los Vencedores, aunque no sé bien por qué. Quizá para que los
visitantes del Capitolio que tuvieran que pasar por aquí sin más remedio contaran
con un sitio agradable en el que alojarse: algún que otro periodista; un comité que
evaluara las condiciones de las minas; una patrulla de agentes de la paz encargada de
atrapar a los refugiados que volvieran a casa…
Pero yo soy la única que ha vuelto, y sólo para una breve visita. Las autoridades
del Distrito 13 estaban en contra de que lo hiciera, lo veían como una empresa
costosa y sin sentido, teniendo en cuenta que en estos momentos hay unos doce
aerodeslizadores sobre mí, protegiéndome, y ninguna información valiosa que
obtener. Sin embargo, tenía que verlo, tanto que lo convertí en una condición
indispensable para aceptar colaborar con ellos.
Finalmente, Plutarch Heavensbee, el Vigilante Jefe que había organizado a los
rebeldes en el Capitolio, alzó los brazos al cielo y dijo: «Dejadla ir. Mejor perder un
día que perder otro mes. Quizá un recorrido por el 12 es lo que necesita para
convencerse de que estamos en el mismo bando».
El mismo bando. Noto un pinchazo en la sien izquierda y me la aprieto con la
mano; es justo donde Johanna Mason me dio con el rollo de alambre. Los recuerdos
giran como un torbellino mientras intento dilucidar qué es cierto y qué no. ¿Cuál ha
sido la sucesión de acontecimientos que me ha llevado hasta las ruinas de mi ciudad?
Es difícil porque todavía no me he recuperado de los efectos de la conmoción
cerebral y mis pensamientos tienden a liarse. Además, los medicamentos que me dan
para controlar el dolor y el estado de ánimo a veces me hacen ver cosas. Supongo.
Aún no estoy del todo convencida de que alucinara la noche que vi el suelo de la
habitación del hospital convertido en una alfombra de serpientes en movimiento.
Utilizo una técnica que me sugirió uno de los médicos: empiezo con las cosas más
simples de las que estoy segura y voy avanzando hacia las más complicadas. La lista
empieza a darme vueltas en la cabeza:
«Me llamo Katniss Everdeen. Tengo diecisiete años. Mi casa está en el Distrito 12.
Estuve en los Juegos del Hambre. Escapé. El Capitolio me odia. A Peeta lo
capturaron. Lo creen muerto. Seguramente estará muerto. Probablemente sea mejor
que esté muerto…»
‐ Katniss. ¿Quieres que baje? ‐me dice mi mejor amigo, Gale, a través del
intercomunicador que los rebeldes me han obligado a llevar. Está arriba, en uno de
los aerodeslizadores, observándome atentamente, listo para bajar en picado si algo va
mal.
Me doy cuenta de que estoy agachada con los codos sobre los muslos y la cabeza
entre las manos. Debo de parecer al borde de un ataque de nervios. Eso no me vale,
no cuando por fin empiezan a quitarme la medicación.
Me pongo de pie y rechazo su oferta.
‐ No, estoy bien.
Para dar más énfasis a la afirmación, empiezo a alejarme de mi antigua casa y me
dirijo a la ciudad. Gale pidió que lo soltaran en el 12 conmigo, pero no insistió
cuando me negué. Comprende que hoy no quiero a nadie a mi lado, ni siquiera a él.
Algunos paseos hay que darlos solos.
El verano ha sido abrasador y más seco que la suela de un zapato. Apenas ha
llovido, así que los montones de ceniza dejados por el ataque siguen prácticamente
intactos. Mis pisadas los mueven de un lado a otro; no hay brisa que los desperdigue.
Mantengo la mirada fija en lo que recuerdo como la carretera, ya que cuando aterricé
en la Pradera no tuve cuidado y me di contra una roca. Sin embargo, no era una roca,
sino una calavera. Rodó y rodó hasta quedar boca arriba, y durante un buen rato no
pude evitar mirarle los dientes preguntándome de quién serían, pensando en que los
míos seguramente tendrían el mismo aspecto en circunstancias similares.
Sigo la carretera por costumbre, pero resulta ser una mala elección porque está
cubierta de los restos de los que intentaron huir. Algunos están incinerados por
completo, aunque otros, quizá vencidos por el humo, escaparon de lo peor de las
llamas y yacen en distintas fases de apestosa descomposición, carroña para animales,
llenos de moscas. «Yo te maté ‐pienso al pasar junto a una pila‐. Y a ti. Y a ti.»
Porque lo hice, fue mi flecha, lanzada al punto débil del campo de fuerza que
rodeaba la arena, lo que provocó esta tormenta de venganza, lo que hizo estallar el
caos en Panem.
Oigo en mi cabeza lo que me dijo el presidente Snow la mañana que
empezábamos la Gira de la Victoria: «Katniss Everdeen, la chica en llamas, ha
encendido una chispa que, si no se apaga, podría crecer hasta convertirse en el
incendio que destruya Panem». Resulta que no exageraba ni intentaba asustarme.
Quizá intentara pedirme ayuda de verdad, pero yo ya había puesto en marcha algo
que no podía controlar.
«Arde, sigue ardiendo», pienso, entumecida. A lo lejos, los incendios de las minas
de carbón escupen humo negro, aunque no queda nadie a quien le importe. Más del
noventa por ciento de la población ha muerto. Los ochocientos restantes son
refugiados en el Distrito 13, lo que, por lo que a mí respecta, es como decir que
hemos perdido nuestro hogar para siempre.
Sé que no debería pensarlo, sé que debería sentirme agradecida por la forma en
que nos han recibido: enfermos, heridos, hambrientos y con las manos vacías. Aun
así, no consigo olvidarme de que el Distrito 13 fue esencial para la destrucción del 12.
Eso no me absuelve, hay culpa para dar y tomar, pero sin ellos no habría formado
parte de una trama mayor para derrocar al Capitolio ni habría contado con los
medios para lograrlo.
Los ciudadanos del Distrito 12 no poseían un movimiento de resistencia
organizada propio, no tenían nada que ver con esto. Les tocó la mala suerte de ser
mis conciudadanos. Es cierto que algunos supervivientes creen que es buena suerte
librarse del Distrito 12 por fin, escapar del hambre y la opresión, de las peligrosas
minas y del látigo de nuestro último jefe de los agentes de la paz, Romulus Thread.
Para ellos es asombroso tener un nuevo hogar ya que, hasta hace poco, ni siquiera
sabíamos que el Distrito 13 existía.
En cuanto a la huida de los supervivientes, todo el mérito es de Gale, aunque él se
resista a aceptarlo. En cuanto terminó el Vasallaje de los Veinticinco (en cuanto me
sacaron de la arena), cortaron la electricidad y la señal de televisión del Distrito 12, y
la Veta se quedó tan silenciosa que los habitantes escuchaban los latidos del corazón
del vecino. Nadie protestó ni celebró lo sucedido en el campo de batalla, pero, en
cuestión de quince minutos, el cielo estaba lleno de aerodeslizadores que empezaron
a soltar bombas.
Fue Gale el que pensó en la Pradera, uno de los pocos lugares sin viejas casas de
madera llenas de polvo de carbón. Llevó a los que pudo hacia allí, incluidas Prim y
mi madre. Formó el equipo que derribó la alambrada (que no era más que una
inofensiva barrera metálica sin electricidad) y condujo a la gente al bosque. Los guió
hasta el único lugar que se le ocurrió, el lago que mi padre me enseñó de pequeña, y
desde allí contemplaron cómo las llamas lejanas se comían todo lo que conocían en
este mundo.
Al alba, los bomberos se habían ido, los incendios morían y los últimos rezagados
se agrupaban. Prim y mi madre habían montado una zona médica para los heridos e
intentaban tratarlos con lo que encontraban por el bosque. Gale tenía dos juegos de
arco y flechas, un cuchillo de cazar, una red de pescar y más de ochocientas personas
aterradas que alimentar. Con la ayuda de los más sanos, se apañaron durante tres
días. Entonces los sorprendió la llegada del aerodeslizador que los evacuó al Distrito
13, donde había alojamientos limpios y blancos de sobra para todos, mucha ropa y
tres comidas al día. Los alojamientos tenían la desventaja de estar bajo tierra, la ropa
era idéntica y la comida relativamente insípida, pero para los refugiados del 12 eran
detalles menores. Estaban a salvo; cuidaban de ellos; seguían vivos y los recibían con
los brazos abiertos.
Aquel entusiasmo se interpretó como amabilidad, pero un hombre llamado
Dalton, un refugiado del Distrito 10 que había logrado llegar al 13 a pie hacía algunos
años, me contó el verdadero motivo: «Te necesitan. Me necesitan. Nos necesitan a
todos. Hace un tiempo sufrieron una especie de epidemia de varicela que mató a
bastantes y dejó estériles a muchos más. Ganado para cría, así es como nos ven». En
el 10 trabajaba en uno de los ranchos de ganado conservando la diversidad genética
de las reses con la implantación de embriones de vaca congelados. Seguramente tiene
razón sobre el 13, porque no se ven muchos niños por allí, pero ¿y qué? No nos
encierran en corrales, nos forman para trabajar y los niños van a la escuela. Los que
tienen más de catorce años han recibido rangos militares y se dirigen a ellos
respetuosamente, llamándolos «soldados». Todos los refugiados han recibido
automáticamente la ciudadanía.
Sin embargo, los odio. Aunque, claro, ahora odio a casi todo el mundo. Sobre todo
a mí.
La superficie que piso se vuelve más dura y, bajo la capa de cenizas, noto los
adoquines de la plaza. Alrededor del perímetro hay un borde de basura donde antes
estaban las tiendas. Una pila de escombros ennegrecidos ocupa el lugar del Edificio
de Justicia. Me acerco al sitio donde creo que estaba la panadería de la familia de
Peeta; no queda mucho, salvo el bulto fundido del horno. Los padres de Peeta, sus
dos hermanos mayores…, ninguno llegó al 13. Menos de una docena de los que antes
eran los más pudientes del Distrito 12 escaparon del incendio. En realidad, a Peeta no
le queda nada aquí. Salvo yo…
Retrocedo para alejarme de la panadería, tropiezo con algo, pierdo el equilibrio y
me encuentro sentada en un pedazo de metal calentado por el sol. Me pregunto qué
sería antes, hasta que recuerdo una de las recientes renovaciones de Thread en la
plaza: cepos, postes para latigazos y esto, los restos de la horca. Malo. Esto es malo.
Me trae las imágenes que me atormentan, tanto despierta como dormida: Peeta
torturado por el Capitolio (ahogado, quemado, lacerado, electrocutado, mutilado,
golpeado) para sacarle una información sobre los rebeldes que él desconoce. Aprieto
los ojos con fuerza e intento llegar a él a través de cientos de kilómetros de distancia,
enviarle mis pensamientos, hacerle saber que no está solo. Pero lo está, y yo no
puedo ayudarlo.
Salgo corriendo. Me alejo de la plaza y voy al único lugar que no ha destruido el
fuego. Paso junto a las ruinas de la casa del alcalde, donde vivía mi amiga Madge.
No sé nada de ella ni de su familia. ¿Los evacuaron al Capitolio por el cargo de su
padre o los abandonaron a las llamas? Las cenizas se levantan a mi alrededor, así que
me subo el borde de la camiseta para taparme la boca. No me ahoga pensar en lo que
estoy respirando, sino pensar en a quien estoy respirando.
La hierba está achicharrada y la nieve gris también cayó aquí, pero las doce bellas
casas de la Aldea de los Vencedores están intactas. Entro rápidamente en la casa en la
que viví el año pasado, cierro la puerta de golpe y me apoyo en ella. Parece que no ha
cambiado nada. Está limpia y el silencio resulta escalofriante. ¿Por qué he vuelto al
12? ¿De verdad me va a ayudar esta visita a responder a la pregunta de la que no
puedo huir?
«¿Qué voy a hacer?», susurro a las paredes, porque yo no tengo ni idea.
Todos me hablan, hablan, hablan sin parar. Plutarch Heavensbee, su calculadora
ayudante Fulvia Cardew, un batiburrillo de líderes de los distritos, dirigentes
militares…, pero no Alma Coin, la presidenta del 13, que se limita a mirar. Tiene
unos cincuenta años y un pelo gris que le cae sobre los hombros como una sábana. Su
pelo me fascina por ser tan uniforme, por no tener ni un defecto, ni un mechón
suelto, ni siquiera una punta rota. Tiene los ojos grises, aunque no como los de la
gente de la Veta; son muy pálidos, como si les hubieran chupado casi todo el color.
Son del color de la nieve sucia que estás deseando que se derrita del todo.
Lo que quieren es que asuma por completo el papel que me han diseñado: el
símbolo de la revolución, el Sinsajo. No basta con todo lo que he hecho en el pasado,
con desafiar al Capitolio en los Juegos y despertar a la gente. Ahora tengo que
convertirme en el líder real, en la cara, en la voz, en la personificación de la revuelta.
La persona con la que los distritos (la mayoría en guerra abierta contra el Capitolio)
pueden contar para incendiar el camino hacia la victoria. No tendré que hacerlo sola,
tienen a un equipo completo de personas para arreglarme, vestirme, escribir mis
discursos y orquestar mis apariciones (como si todo eso no me sonara horriblemente
familiar), y yo sólo tengo que representar mi papel. A veces los escucho y a veces me
limito a contemplar la línea perfecta del pelo de Coin y a intentar averiguar si es una
peluca. Al final salgo de la habitación porque la cabeza me duele, porque ha llegado
la hora de comer o porque, si no salgo al exterior, podría ponerme a gritar. No me
molesto en decir nada, simplemente me levanto y me voy.
Ayer por la tarde, cuando cerraba la puerta para irme, oí a Coin decir: «Os dije que
tendríamos que haber rescatado primero al chico». Se refería a Peeta, y no podría
estar más de acuerdo con ella. Él si que habría sido un portavoz excelente.
Y, en vez de eso, ¿a quién pescaron en la arena? A mí, que no quiero cooperar. Y a
Beetee, el inventor del 3, a quien apenas veo porque lo llevaron al departamento de
desarrollo armamentístico en cuanto pudo sentarse. Literalmente, empujaron su
cama con ruedas hasta una zona de alto secreto y ahora sólo sale de vez en cuando
para comer. Es muy listo y está muy dispuesto a colaborar con la causa, pero no tiene
mucha madera de instigador. Luego está Finnick Odair, el sex symbol del distrito
pescador que mantuvo vivo a Peeta en la arena cuando yo no podía. A él también
quieren transformarlo en un líder rebelde, aunque primero tendrán que conseguir
que permanezca despierto durante más de cinco minutos. Incluso cuando está
consciente, tienes que decirle las cosas tres veces para que le lleguen al cerebro. Los
médicos dicen que es por la descarga eléctrica recibida en la batalla, pero yo sé que es
bastante más complicado. Sé que Finnick no puede centrarse en nada de lo que
sucede en el 13 porque intenta con todas sus fuerzas ver lo que sucede en el Capitolio
con Annie, la chica loca de su distrito, la única persona a la que ama en este mundo.
A pesar de tener serias reservas, tuve que perdonar a Finnick por su parte en la
conspiración que me trajo hasta aquí. Al menos él entiende un poco por lo que estoy
pasando. Además, hace falta mucha energía para permanecer enfadada con alguien
que llora tanto.
Me muevo por la planta baja con pasos de cazadora, reacia a hacer ruido. Recojo
algunos recuerdos: una foto de mis padres en su boda, un lazo azul para Prim, y el
libro familiar de plantas medicinales y comestibles. El libro se abre por una página
con flores amarillas y lo cierro rápidamente, ya que las pintó el pincel de Peeta.
«¿Qué voy a hacer?»
¿Tiene sentido hacer algo? Mi madre, mi hermana y la familia de Gale están por
fin a salvo. En cuanto al resto del 12, o están muertos, lo que es irreversible, o
protegidos en el 13. Eso deja a los rebeldes de los distritos. Obviamente, odio al
Capitolio, pero no creo que convertirme en el Sinsajo beneficie a los que intentan
derribarlo. ¿Cómo voy a ayudar a los distritos si cada vez que me muevo consigo que
alguien sufra o muera? El hombre al que dispararon en el Distrito 11 por silbar; las
repercusiones en el 12 cuando intervine para que no azotaran a Gale; mi estilista,
Cinna, al que sacaron a rastras, ensangrentado e inconsciente, de la sala de
lanzamiento antes de los Juegos. Las fuentes de Plutarch creen que lo mataron
durante el interrogatorio. El inteligente, enigmático y encantador Cinna está muerto
por mi culpa. Aparto la idea porque es demasiado dolorosa para detenerse en ella sin
perder mi ya de por sí frágil control de la situación.
«¿Qué voy a hacer?»
Convertirme en el Sinsajo… ¿Supondría más cosas buenas que malas? ¿En quién
puedo confiar para que me ayude a responder a esa pregunta? Sin duda, no en la
gente del 13. Lo juro, ahora que mi familia y la de Gale están a salvo, no me
importaría huir. Sin embargo, me queda un trabajo inacabado: Peeta. Si supiera con
certeza que está muerto, desaparecería en el bosque sin mirar atrás. Sin embargo,
hasta que lo haga, estoy bloqueada.
Me vuelvo al oír un bufido. En la entrada de la cocina, con el lomo arqueado y las
orejas aplastadas, se encuentra el gato más feo del mundo.
‐ Buttercup.
Miles de personas muertas, pero él ha sobrevivido e incluso parece bien
alimentado. ¿De qué? Puede entrar y salir de la casa por una ventana que siempre
dejamos entornada en la despensa. Habrá estado comiendo ratones de campo; me
niego a considerar la alternativa.
Me agacho y le ofrezco una mano.
‐ Ven aquí, chico.
No es probable, está furioso por su abandono. Además, no le ofrezco comida, y mi
habilidad para proporcionarle sobras siempre ha sido lo único que me daba puntos
ante él. Durante un tiempo, cuando los dos nos encontrábamos en la vieja casa
porque a ninguno nos gustaba la nueva, creí que nos habíamos unido un poquito.
Está claro que se acabó el vínculo. Se limita a parpadear, cerrando sus desagradables
ojos amarillos.
‐ ¿Quieres ver a Prim? ‐le pregunto.
El sonido le llama la atención, ya que es la única palabra que significa algo para él
aparte de su propio nombre. Deja escapar un maullido oxidado y se acerca, así que lo
recojo del suelo, lo acaricio, me acerco al armario, saco la bolsa de caza y lo meto
dentro sin más ni más. No tengo otra forma de transportarlo en el aerodeslizador, y
mi hermana le tiene muchísimo aprecio al bicho. Por desgracia, su cabra, Lady, un
animal que sí que valía algo, no ha aparecido.
Oigo en el intercomunicador a Gale diciéndome que tenemos que volver, pero la
bolsa de caza me ha recordado otra cosa que quería recuperar. La cuelgo en el
respaldo de una silla y subo corriendo las escaleras en dirección a mi dormitorio.
Dentro del armario está la chaqueta de cazador de mi padre. Antes del Vasallaje la
traje aquí desde la casa vieja pensando que su presencia consolaría a mi madre y a mi
hermana cuando muriese. Si no la hubiera traído, habría acabado convertida en
cenizas.
El suave cuero me reconforta y, durante un instante, me calman los recuerdos de
las horas pasadas bajo ella. Entonces, sin razón aparente, empiezan a sudarme las
manos y una extraña sensación me sube por la nuca. Me vuelvo para observar el
cuarto, pero está vacío; todo está en su sitio, no se oye nada alarmante. ¿Qué es,
entonces?
Me pica la nariz. Es el olor: empalagoso y artificial. Una mancha blanca asoma del
jarrón lleno de flores secas que hay sobre mi cómoda. Me acerco con precaución y
allí, apenas visible entre sus protegidas primas, hay una rosa blanca recién cortada.
Perfecta hasta la última espina y el último pétalo de seda.
Y sé al instante quién me la ha enviado.
El presidente Snow.
Cuando empiezo a sentir arcadas por el hedor, retrocedo y me largo. ¿Cuánto
tiempo lleva aquí? ¿Un día? ¿Una hora? Los rebeldes revisaron la Aldea de los
Vencedores antes de que me permitieran venir; buscaban explosivos, micrófonos o
cualquier cosa extraña, pero quizá la rosa no les pareció digna de mención. A mí sí.
Bajo las escaleras y cojo la bolsa de la silla dejando que rebote en el suelo, hasta
que recuerdo que está ocupada. Una vez en la entrada hago señales como loca al
aerodeslizador, mientras Buttercup se retuerce en su encierro. Le doy un codazo,
cosa que no sirve más que para enfurecerlo. El vehículo se materializa sobre mí y
deja caer una escalera. Me subo a ella y la corriente me paraliza hasta que llego a
bordo.
Gale me ayuda a bajar de la escalera.
‐ ¿Estás bien?
‐ Sí ‐respondo, y me limpio el sudor de la cara con la manga.
Quiero gritar que Snow me ha dejado una rosa, pero no estoy segura de que sea
buena idea compartir la información con alguien como Plutarch delante. En primer
lugar, porque me haría sonar como una loca, como si me lo hubiera imaginado, lo
cual es posible, o como si reaccionara exageradamente, lo que me supondría un
billete de vuelta a la tierra farmacéutica de los sueños de la que estoy intentando
salir. Nadie lo entenderá del todo, no entenderán que no es sólo una flor, ni siquiera
una flor del presidente Snow, sino una promesa de venganza; no había nadie en el
estudio con nosotros cuando me amenazó antes de la Gira de la Victoria.
Esa rosa blanca como la nieve colocada en mi cómoda es un mensaje personal para
mí. Significa que tenemos un asunto inacabado. Susurra: «Puedo encontrarte, puedo
llegar hasta ti, quizá te esté observando en estos precisos instantes».

5 comentarios:

  1. Este libro está genial...
    Gracias por subir este libro,
    Jajajaja yo tengo el libro verdadero pero es mejor leerlo en internet verdad? Ji ji
    Pues gracias ....

    ResponderEliminar
  2. Respuestas
    1. Disculpen, no tienen el libro completo?
      Muchas gracias por los otros dos libros, el mejor sitio :)

      Eliminar
  3. excelente libro me encanta leerlo una y otra vez

    ResponderEliminar