lunes, 28 de mayo de 2012

Parte 1 "La Chispa"

Aferro el ter­mo en­t­re mis ma­nos in­c­lu­so aun­que ha­ce ti­em­po que el ca­lor del té se ha fil­t­ra­do en el aire he­la­do. Mis mús­cu­los es­tán con­t­ra­ídos con fu­er­za fren­te al frío. Si una ma­na­da de per­ros sal­va­j­es fu­era a apa­re­cer en es­te mo­men­to, las pro­ba­bi­li­da­des de es­ca­lar a un ár­bol an­tes de que ata­ca­ran no es­tán de mi par­te. De­be­ría le­van­tar­me, mo­ver­me al­go, y tra­ba­j­ar en la ri­gi­dez de mis mi­em­b­ros. Pe­ro en vez de el­lo me si­en­to, tan in­mó­vil co­mo la ro­ca de­ba­jo de mí, mi­en­t­ras el ama­ne­cer em­pi­eza a ilu­mi­nar el bos­que. No pu­edo luc­har con­t­ra el sol. Só­lo pu­edo mi­rar im­po­ten­te có­mo me ar­ras­t­ra ha­cia un día que he es­ta­do te­mi­en­do du­ran­te me­ses.
    Al me­di­odía es­ta­rán en mi nu­eva ca­sa en la Al­dea de los Ven­ce­do­res. Los pe­ri­odis­tas, los cá­ma­ras, in­c­lu­so Ef­fie Trin­ket, mi an­ti­gua es­col­ta, se hab­rán en­ca­mi­na­do ha­cia el Dis­t­ri­to 12 des­de el Ca­pi­to­lio. Me pre­gun­tó si Ef­fie aún lle­va­rá esa es­tú­pi­da pe­lu­ca ro­sa, o si aho­ra lu­ci­rá al­gún ot­ro co­lor an­ti­na­tu­ral es­pe­ci­al­men­te pa­ra el To­ur de la Vic­to­ria. Tam­bi­én hab­rá ot­ros es­pe­ran­do. Per­so­nal pa­ra sa­tis­fa­cer to­das mis ne­ce­si­da­des en el lar­go vi­a­je en tren. Un equ­ipo de pre­pa­ra­ci­ón pa­ra em­bel­le­cer­me pa­ra apa­ri­ci­ones en púb­li­co. Mi es­ti­lis­ta y ami­go, Cin­na, que di­se­ñó los pre­ci­osos co­nj­un­tos que hi­ci­eron que la audi­en­cia se fi­j­ara en mí por pri­me­ra vez en los Ju­egos del Ham­b­re.
    Si fu­era por mí, in­ten­ta­ría ol­vi­dar­me com­p­le­ta­men­te de los Ju­egos del Ham­b­re. Nun­ca hab­lar de el­los. Fin­gir que no fu­eron más que un mal su­eño. Pe­ro el To­ur de la Vic­to­ria ha­ce que eso sea im­po­sib­le. Es­t­ra­té­gi­ca­men­te si­tu­ado ca­si a me­dio ca­mi­no en­t­re los Ju­egos anu­ales, es la for­ma que ti­ene el Ca­pi­to­lio de man­te­ner el hor­ror fres­co e in­me­di­ato. No só­lo nos ob­li­gan a no­sot­ros en los dis­t­ri­tos a re­cor­dar la ma­no de ace­ro del po­der del Ca­pi­to­lio ca­da año, nos ob­li­gan a ce­leb­rar­lo. Y es­te año, yo soy una de las es­t­rel­las del es­pec­tá­cu­lo. Ten­d­ré que vi­a­j­ar de dis­t­ri­to en dis­t­ri­to, le­van­tar­me de­lan­te de mul­ti­tu­des que me ova­ci­onan mi­en­t­ras me odi­an en sec­re­to, mi­rar a los ros­t­ros de las fa­mi­li­as cu­yos hi­j­os he ma­ta­do…
    El sol per­sis­te en al­zar­se, así que me ob­li­go a le­van­tar­me. To­das mis ar­ti­cu­la­ci­ones pro­tes­tan y mi pi­er­na iz­qu­i­er­da lle­va tan­to ti­em­po dor­mi­da que me lle­va va­ri­os mi­nu­tos de an­dar en cír­cu­los el po­der de­vol­ver­le la sen­si­bi­li­dad. He es­ta­do en el bos­que tres ho­ras, pe­ro ya que no he in­ten­ta­do ca­zar en se­rio, no ten­go na­da que mos­t­rar por el­lo. Ya no im­por­ta pa­ra mi mad­re y mi her­ma­na pe­qu­eña, Prim. Pu­eden per­mi­tir­se com­p­rar car­ne en la car­ni­ce­ría de la ci­udad, aun­que a nin­gu­na nos gus­ta más que la ca­za fres­ca. Pe­ro mi me­j­or ami­go Ga­le Haw­t­hor­ne y su fa­mi­lia de­pen­den del bo­tín de hoy, y no pu­edo def­ra­udar­los. Em­pi­ezo la ca­mi­na­ta de ho­ra y me­dia que me lle­va­rá el re­cor­rer nu­es­t­ra lí­nea de tram­pas. An­tes, cu­an­do es­tá­ba­mos en el co­le­gio, te­ní­amos ti­em­po por las tar­des pa­ra re­vi­sar la lí­nea y ca­zar y re­co­lec­tar y aún vol­ver al tru­eque en la ci­udad. Pe­ro aho­ra que Ga­le se ha ido a tra­ba­j­ar a las mi­nas de car­bóny yo no ten­go na­da que ha­cer en to­do el dí­ahe to­ma­do el tra­ba­jo.

8 comentarios:

  1. me encanta crepusculo , tu BLOG esta muy bueno sigue así

    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  3. Jajajajaja no es crepusculo loca Jajajajajaaja

    ResponderEliminar
  4. Parece que a Camila le afectó el crepúsculo, jajjajajajjajajajajaj

    ResponderEliminar
  5. Parece que a Camila le afectó el crepúsculo, jajjajajajjajajajajaj

    ResponderEliminar
  6. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar