lunes, 28 de mayo de 2012

Capitulo 1

    En es­te mo­men­to Ga­le ya hab­rá fic­ha­do en las mi­nas, to­ma­do ha­cia las pro­fun­di­da­des de la ti­er­ra el as­cen­sor que re­vu­el­ve el es­tó­ma­go, y es­ta­rá gol­pe­an­do en una ve­ta de car­bón. Sé có­mo es to­do al­lí aba­jo. Ca­da año en el co­le­gio, co­mo par­te de nu­es­t­ro en­t­re­na­mi­en­to, mi cla­se te­nía que re­cor­rer las mi­nas. Cu­an­do era pe­qu­eña, só­lo era in­có­mo­do. Los tú­ne­les cla­us­t­ro­fó­bi­cos, el aire vi­ci­ado, la os­cu­ri­dad so­fo­can­te por to­das par­tes. Pe­ro des­pu­és de que mi pad­re y va­ri­os mi­ne­ros más mu­ri­eran en una ex­p­lo­si­ón, ape­nas si po­día en­t­rar en el as­cen­sor. El vi­a­je anu­al se con­vir­tió en una in­men­sa fu­en­te de an­si­edad. Dos ve­ces me ha­bía pu­es­to tan en­fer­ma por la an­ti­ci­pa­ci­ón que mi mad­re me hi­zo qu­edar­me en ca­sa por­que pen­sa­ba que ha­bía con­t­ra­ído la gri­pe.
    Pienso en Ga­le, qu­i­en só­lo es­tá vi­vo en el bos­que, con su aire fres­co y su luz so­lar y su agua fres­ca y en con­ti­nuo mo­vi­mi­en­to. No sé có­mo lo so­por­ta. Bu­eno… sí, lo sé. Lo so­por­ta por­que es la for­ma de ali­men­tar a su mad­re y a sus dos her­ma­nos y su her­ma­na pe­qu­eños. Y aquí es­toy yo con to­ne­la­das de di­ne­ro, muc­ho más que su­fi­ci­en­te pa­ra ali­men­tar aho­ra a nu­es­t­ras dos fa­mi­li­as, y él no qu­i­ere acep­tar ni una so­la mo­ne­da. In­c­lu­so es du­ro pa­ra él de­j­ar­me que le lle­ve car­ne, aun­que con to­da se­gu­ri­dad hab­ría man­te­ni­do a mi mad­re y a Prim pro­vis­tas si yo hu­bi­era mu­er­to en los Ju­egos. Le di­go que me es­tá ha­ci­en­do un fa­vor, que me vu­el­ve lo­ca es­tar to­do el día por ahí sen­ta­da. In­c­lu­so así, nun­ca de­jo la ca­za cu­an­do él es­tá en ca­sa. Lo que es fá­cil da­do que tra­ba­ja do­ce ho­ras al día.
    La úni­ca vez que veo aho­ra a Ga­le es los do­min­gos, cu­an­do nos en­con­t­ra­mos en el bos­que pa­ra ca­zar jun­tos. Aún es el me­j­or día de la se­ma­na, pe­ro ya no es co­mo so­lía ser, cu­an­do nos po­dí­amos con­tar el uno al ot­ro cu­al­qu­i­er co­sa. Los Ju­egos han es­t­ro­pe­ado in­c­lu­so eso. Si­go man­te­ni­en­do la es­pe­ran­za de que a me­di­da que pa­se el ti­em­po re­cu­pe­ra­re­mos la co­mo­di­dad en­t­re no­sot­ros, pe­ro una par­te de mí sa­be que es inú­til. No hay vu­el­ta at­rás.
    Consigo un bu­en bo­tín en las tram­pa­soc­ho co­ne­j­os, dos ar­dil­las, y un cas­tor que na­dó ha­cia el ar­ti­lu­gio de cab­le que di­se­ñó el pro­pio Ga­le. Es un hac­ha con las tram­pas, aj­us­tán­do­las pa­ra que dob­len ár­bo­les jóve­nes y así apar­ten a sus pre­sas del al­can­ce de dep­re­da­do­res, equ­ilib­ran­do tron­cos sob­re de­li­ca­dos ga­til­los de pa­los, te­j­i­en­do ces­tas ine­lu­dib­les pa­ra cap­tu­rar pe­ces. Mi­en­t­ras avan­zo, re­co­lo­can­do cu­ida­do­sa­men­te ca­da tram­pa, sé que nun­ca pod­ré imi­tar con exac­ti­tud su ojo pa­ra el equ­ilib­rio, su in­s­tin­to por dón­de cru­za­rá la pre­sa el ca­mi­no. Es más que ex­pe­ri­en­cia. Es un don na­tu­ral. Co­mo la for­ma en que yo pu­edo dis­pa­rar a un ani­mal en ca­si to­tal os­cu­ri­dad y aún así der­ri­bar­lo con una úni­ca flec­ha.
    Para cu­an­do lle­go a la ve­rja que ro­dea el Dis­t­ri­to 12, el sol es­tá bi­en al­to. Co­mo si­em­p­re, es­cuc­ho un mo­men­to, pe­ro no es­tá el de­la­tor zum­bi­do de la cor­ri­en­te eléc­t­ri­ca cir­cu­lan­do por la ca­de­na de cab­les. Ca­si nun­ca la hay, in­c­lu­so aun­que la co­sa se su­po­ne que de­be­ría es­tar car­ga­da a ti­em­po com­p­le­to. Me re­tu­er­zo por la aper­tu­ra en la par­te ba­ja de la ve­rja y sal­go en la Pra­de­ra, a só­lo un ti­ro de pi­ed­ra de mi ca­sa. Mi an­ti­gua ca­sa. Aún po­de­mos qu­edár­nos­la ya que ofi­ci­al­men­te es el ho­gar de­sig­na­do pa­ra mi mad­re y her­ma­na. Si aho­ra yo ca­ye­ra mu­er­ta, el­las ten­d­rí­an que vol­ver aquí. Pe­ro por el mo­men­to, am­bas es­tán fe­liz­men­te in­s­ta­la­das en la nu­eva ca­sa de la Al­dea de los Ven­ce­do­res, y yo soy la úni­ca que uti­li­za el lu­gar­ci­to ac­ha­par­ra­do don­de me crié. Pa­ra mí, es mi ver­da­de­ra ca­sa.
    Ahora voy al­lí a cam­bi­ar­me la ro­pa. Cam­bi­ar la cha­qu­eta vi­e­ja de cu­ero de mi pad­re por un ab­ri­go fi­no de la­na que si­em­p­re pa­re­ce de­ma­si­ado ce­ñi­do en los hom­b­ros. De­j­ar mis su­aves y gas­ta­das bo­tas de ca­za por un par de ca­ros za­pa­tos hec­hos a má­qu­ina que mi mad­re pi­en­sa que son más ap­ro­pi­ados pa­ra al­gu­i­en de mi es­ta­tus. Ya he pu­es­to a bu­en re­ca­udo mi ar­co y mis flec­has en un tron­co hu­eco en el bos­que. Aun­que se ago­ta el ti­em­po, me per­mi­to unos mi­nu­tos pa­ra sen­tar­me en la co­ci­na. Ti­ene una cu­ali­dad de aban­do­no, sin fu­ego en el ho­gar, sin man­tel sob­re la me­sa. La­men­to la pér­di­da de mi vi­e­ja vi­da aquí. Ape­nas sa­lí­amos ade­lan­te, pe­ro sa­bía dón­de en­ca­j­aba, sa­bía cu­ál era mi lu­gar en la red fu­er­te­men­te en­t­re­te­j­ida que era nu­es­t­ra vi­da. De­se­aría vol­ver a el­la por­que, en ret­ros­pec­ti­va, pa­re­ce tan se­gu­ra com­pa­ra­da con el aho­ra, en que soy tan ri­ca y tan fa­mo­sa y tan odi­ada por las auto­ri­da­des del Ca­pi­to­lio.
    Un ge­mi­do en la pu­er­ta de at­rás rec­la­ma mi aten­ci­ón. La ab­ro pa­ra en­con­t­rar­me con But­ter­cup, el ga­to vi­e­jo y gru­ñón de Prim. Le dis­gus­ta la ca­sa nu­eva ca­si tan­to co­mo a mí y si­em­p­re la de­ja cu­an­do mi her­ma­na es­tá en el co­le­gio. Nun­ca nos he­mos qu­eri­do par­ti­cu­lar­men­te el uno al ot­ro, pe­ro aho­ra te­ne­mos es­te nu­evo vín­cu­lo. Lo de­jo en­t­rar, le doy un pe­da­zo de gra­sa de cas­tor, e in­c­lu­so lo aca­ri­cio en­t­re las ore­j­as un ra­ti­to.
    Eres hor­ro­ro­so, ya lo sa­bes, ¿ver­dad? Le pre­gun­to. But­ter­cup em­pu­ja mi ma­no su­ave­men­te pa­ra más ca­ri­ci­as, pe­ro te­ne­mos que ir­nos. Ven­te, tú.
    Lo le­van­to con una ma­no, co­jo mi bol­sa de ca­za con la ot­ra, y los lle­vo a am­bos ha­cia la cal­le. El ga­to se li­be­ra de un sal­to y de­sa­pa­re­ce ba­jo un ar­bus­to.
    Los za­pa­tos me ap­ri­etan en los de­dos mi­en­t­ras an­do ha­ci­en­do cru­j­idos por la cal­le de ce­ni­za. Acor­tan­do por cal­le­j­ones y a tra­vés de pa­ti­os tra­se­ros lle­go a la ca­sa de Ga­le en cu­es­ti­ón de mi­nu­tos. Su mad­re, Ha­zel­le, me ve a tra­vés de la ven­ta­na, don­de es­tá in­c­li­na­da sob­re el fre­ga­de­ro de la co­ci­na. Se se­ca las ma­nos en el man­dil y de­sa­pa­re­ce pa­ra en­con­t­rar­se con­mi­go en la pu­er­ta.
    Me gus­ta Ha­zel­le. La res­pe­to. La ex­p­lo­si­ón que ma­tó a mi pad­re tam­bi­én se lle­vó a su ma­ri­do, de­j­án­do­la con tres ni­ños y un be­bé a pun­to de na­cer. Me­nos de una se­ma­na des­pu­és de ha­ber da­do a luz, es­ta­ba fu­era re­cor­ri­en­do las cal­les en bus­ca de tra­ba­jo. Las mi­nas no eran una op­ci­ón, con un be­bé que cu­idar, pe­ro se las ar­reg­ló pa­ra con­se­gu­ir la co­la­da de va­ri­os co­mer­ci­an­tes en la ci­udad. A los ca­tor­ce, Ga­le, el ma­yor de los hi­j­os, se con­vir­tió en el prin­ci­pal so­por­te de la fa­mi­lia. Ya es­ta­ba ano­ta­do pa­ra las te­se­las, que le da­ban de­rec­ho a un es­ca­so apor­te de gra­no y ace­ite a cam­bio de aña­dir su nom­b­re ve­ces ex­t­ra en el sor­teo pa­ra con­ver­tir­se en tri­bu­to. Por en­ci­ma de eso, in­c­lu­so en­ton­ces, era un do­ta­do di­se­ña­dor de tram­pas. Pe­ro eso no era su­fi­ci­en­te pa­ra man­te­ner a una fa­mi­lia de cin­co sin Ha­zel­le gas­tán­do­se las ma­nos has­ta el hu­eso en esa tab­la de la­var. En in­vi­er­no sus ma­nos se po­ní­an tan ro­j­as y ag­ri­eta­das, que san­g­ra­ban an­te la mí­ni­ma pro­vo­ca­ci­ón. Aún lo ha­rí­an si no fu­era por el bál­sa­mo que pre­pa­ra­ba mi mad­re. Pe­ro es­tán de­ter­mi­na­dos, Ha­zel­le y Ga­le, a que los ot­ros ni­ños, Rory de do­ce años y Vick de di­ez, y la pe­qu­eña Posy, de cu­at­ro años, nun­ca ten­gan que ano­tar­se a las te­se­las.
    Hazelle son­ríe cu­an­do ve la ca­za. Co­ge el cas­tor por la co­la, eva­lu­an­do su pe­so.
    Va a ha­cer un bo­ni­to gu­iso. Al con­t­ra­rio que Ga­le, el­la no ti­ene nin­gún prob­le­ma con nu­es­t­ro ar­reg­lo de ca­za.
    Buena pi­el, tam­bi­én. Res­pon­do. Es re­con­for­tan­te es­tar aquí con Ha­zel­le. Eva­lu­an­do los mé­ri­tos de la pre­sa, tal y co­mo ha hec­ho si­em­p­re. Me vi­er­te una ta­za de té de hi­er­bas, al­re­de­dor del cu­al en­vu­el­vo mis de­dos he­la­dos con ag­ra­de­ci­mi­en­to. Sa­bes, cu­an­do vu­el­va del to­ur, es­ta­ba pen­san­do que tal vez lle­va­ra a Rory con­mi­go al­gu­na vez. Des­pu­és del co­le­gio.
    Enseñarle a dis­pa­rar.
    Hazelle asi­en­te.
    Eso se­ría bu­eno. Ga­le qu­i­ere ha­cer­lo, pe­ro só­lo ti­ene los do­min­gos, y creo que le gus­ta re­ser­var esos pa­ra ti.
    No pu­edo evi­tar el ru­bor que inun­da mis me­j­il­las. Es es­tú­pi­do, por su­pu­es­to. Ca­si na­die me co­no­ce me­j­or que Ha­zel­le. Sa­be qué vín­cu­lo com­par­to con Ga­le. Es­toy se­gu­ra de que muc­ha gen­te ha­bía asu­mi­do que al­gún día nos ca­sa­rí­amos in­c­lu­so aun­que yo nun­ca lo hu­bi­era pen­sa­do. Pe­ro eso era an­tes de los Ju­egos. An­tes de que mi com­pa­ñe­ro tri­bu­to, Pe­eta Mel­lark, anun­ci­ara que es­ta­ba per­di­da­men­te ena­mo­ra­do de mí. Nu­es­t­ro ro­man­ce se con­vir­tió en una es­t­ra­te­gia cla­ve pa­ra nu­es­t­ra su­per­vi­ven­cia en la are­na. Só­lo que pa­ra Pe­eta no era só­lo una es­t­ra­te­gia. No es­toy se­gu­ra de lo que fue pa­ra mí. Pe­ro aho­ra sé que pa­ra Ga­le fue do­lo­ro­so.
    Mi pec­ho se con­t­rae mi­en­t­ras pi­en­so có­mo, en el To­ur de la Vic­to­ria, Pe­eta y yo de­be­re­mos pre­sen­tar­nos co­mo aman­tes ot­ra vez.
    Me be­bo el té a gran­des sor­bos a pe­sar de que es­tá de­ma­si­ado ca­li­en­te, y me apar­tó de la me­sa.
    Debería ir­me yen­do. Po­ner­me pre­sen­tab­le pa­ra las cá­ma­ras.
    Hazelle me ab­ra­za.
    Disfruta de la co­mi­da.
    Absolutamente. Di­go.
    Mi si­gu­i­en­te pa­ra­da es el Qu­ema­dor, don­de tra­di­ci­onal­men­te he hec­ho el gru­eso de mi tru­eque. Años at­rás ha­bía si­do un al­ma­cén pa­ra gu­ar­dar car­bón, pe­ro cu­an­do ca­yó en de­su­so se con­vir­tió en un pun­to de en­cu­en­t­ro pa­ra ca­nj­es ile­ga­les, y des­pu­és flo­re­ció co­mo un mer­ca­do neg­ro a ti­em­po com­p­le­to. Si at­rae a ele­men­tos un tan­to cri­mi­na­les, en­ton­ces yo per­te­nez­co al­lí, su­pon­go. Ca­zar en los bos­qu­es que ro­de­an el Dis­t­ri­to 12 vi­ola por lo me­nos una do­ce­na de le­yes y es cas­ti­gab­le con la mu­er­te.
    Aunque nun­ca lo men­ci­onan, es­toy en de­uda con la gen­te que fre­cu­en­ta el Qu­ema­dor. Ga­le me di­jo que Sae la Gra­si­en­ta, la vi­e­ja que sir­ve so­pa, em­pe­zó una re­co­lec­ci­ón pa­ra pat­ro­ci­nar­nos a Pe­eta y a mí du­ran­te los Ju­egos. Se su­po­nía que só­lo iba a ser al­go del Qu­ema­dor, pe­ro muc­ha ot­ra gen­te oyó acer­ca de el­lo y pu­si­eron su gra­ni­to de are­na. No sé con exac­ti­tud cu­án­to fue, y el pre­cio de cu­al­qu­i­er re­ga­lo en la are­na era de­sor­bi­ta­do. Pe­ro por to­do lo que sé, fue la di­fe­ren­cia en­t­re mi vi­da y mi mu­er­te.
    Aún es ra­ro ab­rir la pu­er­ta de de­lan­te con una bol­sa de ca­za va­cía, con na­da que ca­nj­e­ar, y en lu­gar de el­lo sen­tir el pe­sa­do bol­sil­lo de mo­ne­das con­t­ra mi ca­de­ra. In­ten­to pa­sar por tan­tos pu­es­tos co­mo pu­edo, re­par­ti­en­do mis com­p­ras de ca­fé, bol­los, hu­evos, hi­lo y ace­ite.
    Después se me ocur­re com­p­rar­le tres bo­tel­las de li­cor blan­co a una mu­j­er man­ca lla­ma­da Rip­per (NdT: Rip­per sig­ni­fi­ca Des­t­ri­pa­do­ra) , la víc­ti­ma de un ac­ci­den­te en la mi­na que fue lo bas­tan­te lis­ta co­mo pa­ra en­con­t­rar una for­ma de se­gu­ir con vi­da.
    El li­cor no es pa­ra mi fa­mi­lia. Es pa­ra Hay­mitch, qu­i­en fue el men­tor mío y de Pe­eta du­ran­te los Ju­egos. Es hos­co, vi­olen­to y bor­rac­ho la ma­yor par­te del ti­em­po. Pe­ro hi­zo su tra­ba­j­omás que su tra­ba­j­opor­que por pri­me­ra vez en la his­to­ria se les per­mi­tió ga­nar a dos tri­bu­tos. Así que sin im­por­tar qu­i­én sea Hay­mitch, tam­bi­én es­toy en de­uda con él. Y eso es pa­ra si­em­p­re.
    Estoy co­gi­en­do el li­cor blan­co por­que ha­ce va­ri­as se­ma­nas se qu­edó sin él y no ha­bía na­da en ven­ta y tu­vo sín­d­ro­me de ab­s­ti­nen­cia, dan­do sa­cu­di­das y gri­tán­do­le a co­sas ater­ra­do­ras que só­lo él po­día ver. Asus­tó a Prim a mu­er­te y, fran­ca­men­te, tam­po­co fue muy di­ver­ti­do pa­ra mí el ver­lo así. Des­de en­ton­ces se pu­ede de­cir que he es­ta­do pre­pa­ran­do una re­ser­va só­lo por si aca­so vu­el­ve a fal­tar.
    Cray, nu­es­t­ro agen­te de la paz en jefe, frun­ce el ce­ño cu­an­do me ve con las bo­tel­las. Es un vi­e­jo con al­gu­nos mec­ho­nes de pe­lo pla­te­ado pe­ina­dos la­te­ral­men­te sob­re su bril­lan­te ca­ra ro­ja.
    Esa co­sa es de­ma­si­ado fu­er­te pa­ra ti, chi­ca. Él lo sab­rá bi­en. Jun­to a Hay­mitch, Cray be­be más que na­die que yo ha­ya co­no­ci­do nun­ca.
    Oh, mi mad­re la usa en me­di­ci­nas. Di­go con in­di­fe­ren­cia.
    Bueno, ma­ta­ría cu­al­qu­i­er co­sa. Di­ce, y plan­ta sob­re la me­sa una mo­ne­da por una bo­tel­la.
    Cuando lle­go al pu­es­to de Sae la Gra­si­en­ta, me im­pul­so pa­ra sen­tar­me sob­re el mos­t­ra­dor y or­de­nar al­go de so­pa, que pa­re­ce ser al­gún ti­po de mez­c­la de ca­la­ba­za y ha­bas. Un agen­te de la paz lla­ma­do Da­ri­us se acer­ca y com­p­ra un cu­en­co mi­en­t­ras es­toy co­mi­en­do. En lo que res­pec­ta a los agen­tes de la ley, es uno de mis fa­vo­ri­tos. Nun­ca im­po­ni­en­do su pe­so por ahí de ver­dad, ge­ne­ral­men­te bu­eno pa­ra un chis­te. Pro­bab­le­men­te an­de por la ve­in­te­na, pe­ro no pa­re­ce muc­ho ma­yor que yo. Al­go sob­re su son­ri­sa, su pe­lo ro­jo dis­pa­ra­do en to­das di­rec­ci­ones, le da un aire in­fan­til. ¿No se su­po­ne que de­bes es­tar en un tren? Me pre­gun­ta.
    Me re­co­gen a me­di­odía. Res­pon­do. ¿No de­be­rí­as te­ner me­j­or pin­ta? Pre­gun­ta con un su­sur­ro muy al­to. No pu­edo evi­tar son­re­ír an­te su bro­ma, a pe­sar de mi hu­mor. ¿Tal vez un la­zo en tu pe­lo o al­go? Sa­cu­de mi tren­za con la ma­no y lo apar­to.
    No te pre­ocu­pes. Pa­ra cu­an­do ter­mi­nen con­mi­go es­ta­ré ir­re­co­no­cib­le.
    Bien. Di­ce. Mos­t­ré­mos­les al­go de or­gul­lo de dis­t­ri­to pa­ra va­ri­ar, se­ño­ri­ta Ever­de­en. ¿Uhm? Sa­cu­de la ca­be­za ha­cia Sae la Gra­si­en­ta con de­sap­ro­ba­ci­ón bur­lo­na y se mar­c­ha pa­ra re­unir­se con sus ami­gos.
    Quiero ese bol de vu­el­ta. Lo lla­ma Sae la Gra­si­en­ta, pe­ro ya que tam­bi­én el­la se es­tá ri­en­do, no su­ena par­ti­cu­lar­men­te es­t­ric­ta. ¿Ga­le irá a des­pe­dir­te? Me pre­gun­ta.
    No, no es­ta­ba en la lis­ta. Di­go. Aun­que lo vi el do­min­go.
    Pensé que lo hab­rí­an pu­es­to en la lis­ta. Si­en­do tu pri­mo y eso. Di­ce iró­ni­ca­men­te.
    Sólo es una par­te más de la men­ti­ra que el Ca­pi­to­lio ha co­ci­na­do. Cu­an­do Pe­eta y yo lle­ga­mos a los oc­ho úl­ti­mos en los Ju­egos del Ham­b­re, en­vi­aron a pe­ri­odis­tas pa­ra cre­ar nu­es­t­ras his­to­ri­as per­so­na­les. Cu­an­do pre­gun­ta­ron por mis ami­gos, to­do el mun­do los di­ri­gió ha­cia Ga­le. Pe­ro no po­día ser, con el ro­man­ce que es­ta­ba in­ter­p­re­tan­do en la are­na, que mi me­j­or ami­go fu­era Ga­le. Era de­ma­si­ado gu­apo, de­ma­si­ado va­ro­nil, y no dis­pu­es­to en lo más mí­ni­mo a son­re­ír y a por­tar­se bi­en an­te las cá­ma­ras. Aun­que sí que nos pa­re­ce­mos, bas­tan­te.
    Tenemos esa apa­ri­en­cia de la Ve­ta. Pe­lo os­cu­ro y li­so, pi­el ace­itu­na­da, oj­os gri­ses. Así que al­gún ge­nio lo con­vir­tió en mi pri­mo. No sa­bía na­da de el­lo has­ta que ya es­tá­ba­mos en ca­sa, en la pla­ta­for­ma de la es­ta­ci­ón de tren, y mi mad­re di­jo, "¡Tus pri­mos no pu­eden es­pe­rar a ver­te!" Des­pu­és me gi­ré y vi a Ga­le y Ha­zel­le y a to­dos los ni­ños es­pe­rán­do­me, así que ¿qué po­día ha­cer sal­vo se­gu­ir­les la cor­ri­en­te?
    Sae la Gra­si­en­ta sa­be que no es­ta­mos em­pa­ren­ta­dos, pe­ro in­c­lu­so al­gu­na de la gen­te que nos co­no­ce des­de ha­ce años pa­re­ce ha­ber­se ol­vi­da­do.
    No pu­edo es­pe­rar a que to­do es­to se aca­be. Su­sur­ro.
    Lo sé. Di­ce Sae la Gra­si­en­ta. Pe­ro ti­enes que pa­sar por el­lo pa­ra lle­gar al fi­nal.
    Mejor no lle­gar tar­de.
    Una ne­va­da li­ge­ra em­pi­eza a ca­er mi­en­t­ras me di­ri­jo ha­cia la Al­dea de los Ven­ce­do­res. Es un pa­seo de unos si­ete ki­ló­met­ros des­de la pla­za en el cen­t­ro de la ci­udad, pe­ro pa­re­ce un mun­do com­p­le­ta­men­te dis­tin­to. Es una co­mu­ni­dad se­pa­ra­da con­s­t­ru­ida al­re­de­dor de un jar­dín pre­ci­oso ador­na­do con ar­bus­tos flo­ri­dos. Hay do­ce ca­sas, ca­da una lo bas­tan­te gran­de co­mo pa­ra alo­j­ar di­ez co­mo aqu­el­la en la que me crié. Nu­eve es­tán va­cí­as, co­mo si­em­p­re lo han es­ta­do. Las tres en uso nos per­te­ne­cen a Hay­mitch, a Pe­eta, y a mí.
    Las ca­sas ha­bi­ta­das por mi fa­mi­lia y por Pe­eta des­p­ren­den un cá­li­do bril­lo de vi­da. Ven­ta­nas ilu­mi­na­das, hu­mo en las chi­me­ne­as, ma­no­j­os de ma­íz bril­lan­te­men­te co­lo­re­ado co­mo de­co­ra­ci­ón pa­ra el pró­xi­mo Fes­ti­val de la Si­ega. Sin em­bar­go, la ca­sa de Hay­mitch, a pe­sar de los cu­ida­dos del en­car­ga­do del par­que, emi­te un aire de aban­do­no y neg­li­gen­cia. Me pre­pa­ro a su pu­er­ta, sa­bi­en­do que ole­rá mal, y lu­ego em­pu­jo ha­cia den­t­ro.
    Mi na­riz se ar­ru­ga in­me­di­ata­men­te de as­co. Hay­mitch se ni­ega a de­j­ar en­t­rar a na­die a lim­pi­ar y él mis­mo lo ha­ce muy mal. Con los años los olo­res a li­cor y vó­mi­to, re­pol­lo her­vi­do y car­ne qu­ema­da, ro­pa sin la­var y de­sec­hos de ra­tón se han mez­c­la­do en un olor apes­to­so que me trae lág­ri­mas a los oj­os. Ca­mi­no con di­fi­cul­tad a tra­vés de una ba­su­ra de en­vol­to­ri­os des­car­ta­dos, cris­tal ro­to y hu­esos ha­cia don­de sé que en­con­t­ra­ré a Hay­mitch. Se si­en­ta en la me­sa de la co­ci­na, sus bra­zos des­par­ra­ma­dos sob­re la ma­de­ra, su ca­be­za en un char­co de li­cor, ron­can­do a ple­na po­ten­cia.
    Le sa­cu­do el hom­b­ro. ¡Le­ván­ta­te! Di­go en al­to, por­que he ap­ren­di­do que no hay for­ma su­til de des­per­tar­lo.
    Sus ron­qu­idos se de­ti­enen por un mo­men­to, du­bi­ta­ti­vos, y lu­ego se re­anu­dan. Lo em­pu­jo más fu­er­te. Le­ván­ta­te, Hay­mitch. ¡Es día de to­ur!
    Fuerzo la ven­ta­na ha­cia ar­ri­ba, in­ha­lan­do pro­fun­das bo­ca­na­das del aire lim­pio del ex­te­ri­or.
    Mis pi­es cam­bi­an de pos­tu­ra a tra­vés de la ba­su­ra sob­re el su­elo, y de­sen­ti­er­ro una ca­fe­te­ra de la­tón y la lle­no en el fre­ga­de­ro. El hor­nil­lo no es­tá com­p­le­ta­men­te es­t­ro­pe­ado y con­si­go co­ac­ci­onar a los po­cos car­bo­nes con vi­da pa­ra que for­men una lla­ma. Vi­er­to al­go de ca­fé en la ca­fe­te­ra, lo bas­tan­te co­mo pa­ra ase­gu­rar­me de que el bre­ba­je re­sul­tan­te sea bu­eno y fu­er­te, y la co­lo­co sob­re el hor­nil­lo pa­ra que hi­er­va.
    Haymitch aún si­gue mu­er­to pa­ra el mun­do. Ya que na­da más ha fun­ci­ona­do, lle­no un cu­en­co con agua he­la­da, lo der­ra­mo sob­re su ca­be­za, y me apar­to rá­pi­da­men­te de su al­can­ce.
    Un so­ni­do ani­mal gu­tu­ral sa­le de su gar­gan­ta. Sal­ta, Gol­pe­an­do su sil­la tres met­ros at­rás y agi­tan­do un cuc­hil­lo. Me ha­bía ol­vi­da­do de que si­em­p­re du­er­me con uno afer­ra­do en la ma­no.
    Debería ha­bér­se­lo sa­ca­do de en­t­re los de­dos, pe­ro te­nía muc­has co­sas en la ca­be­za. Sol­tan­do ob­s­ce­ni­da­des, acuc­hil­la el aire va­ri­as ve­ces an­tes de en­t­rar en ra­zón. Se se­ca la ca­ra con la man­ga y se vu­el­ve ha­cia el al­fé­izar don­de es­toy col­ga­da, só­lo por si aca­so tu­vi­era que sa­lir con ra­pi­dez. ¿Qué ha­ces? Far­ful­la.
    Me di­j­is­te que te des­per­ta­ra una ho­ra an­tes de que vi­ni­eran las cá­ma­ras. ¿Qué?
    Idea tu­ya. In­sis­to.
    Parece re­cor­dar­lo. ¿Por qué es­toy to­do mo­j­ado?
    No pu­de des­per­tar­te a sa­cu­di­das. Di­go. Mi­ra, si qu­erí­as que te mi­ma­ran, de­be­rí­as ha­bér­se­lo pe­di­do a Pe­eta. ¿Ha­ber­me pe­di­do qué?
    Tan só­lo el so­ni­do de su voz me for­ma en el es­tó­ma­go un nu­do de emo­ci­ones in­có­mo­das co­mo cul­pa, pe­na, y mi­edo. Y año­ran­za. Ya pu­es­tos pu­edo ad­mi­tir que tam­bi­én hay al­go de eso. Só­lo que ti­ene de­ma­si­ada com­pe­ten­cia co­mo pa­ra ga­nar nun­ca.
    Miro có­mo Pe­eta cru­za ha­cia la me­sa, el sol de la ven­ta­na ha­ci­en­do que bril­le la ni­eve fres­ca en su pe­lo ru­bio. Se le ve fu­er­te y sa­no, tan di­fe­ren­te del chi­co en­fer­mo y ham­b­ri­en­to que co­no­cí en la are­na, y aho­ra ape­nas si pu­edes ver su co­j­era. Co­lo­ca una bar­ra de pan re­ci­én hor­ne­ado sob­re la me­sa y ex­ti­en­de su ma­no ha­cia Hay­mitch.
    Haberte pe­di­do que me des­per­ta­ras sin dar­me una ne­umo­nía. Di­ce Hay­mitch, dán­do­le el cuc­hil­lo. Se sa­ca su ca­mi­sa mug­ri­en­ta, re­ve­lan­do una ca­mi­se­ta in­te­ri­or igu­al­men­te su­cia, y se fro­ta con la par­te se­ca.
    Peeta son­ríe y em­pa­pa el cuc­hil­lo de Hay­mitch en li­cor blan­co de una bo­tel­la en el su­elo.
    Frota la cuc­hil­la has­ta que es­tá lim­pia en su ca­mi­sa y par­te el pan en re­ba­na­das. Pe­eta nos man­ti­ene a to­dos pro­vis­tos de bi­enes re­ci­én hor­ne­ados. Yo ca­zo. Él hor­nea. Hay­mitch be­be.
    Tenemos nu­es­t­ras pro­pi­as for­mas de man­te­ner­nos ocu­pa­dos, pa­ra man­te­ner a ra­ya los pen­sa­mi­en­tos de nu­es­t­ra épo­ca co­mo con­ten­di­en­tes en los Ju­egos del Ham­b­re. No es has­ta des­pu­és de que le ha­ya da­do a Hay­mitch la ba­se que me mi­ra por pri­me­ra vez. ¿Qu­i­eres un tro­zo?
    No, co­mí en el Qu­ema­dor. Di­go. Pe­ro gra­ci­as.
    Mi voz no su­ena co­mo la mía pro­pia, es tan for­mal. Tal y co­mo ha si­do ca­da vez que he hab­la­do con Pe­eta des­de que las cá­ma­ras de­j­aron de gra­bar nu­es­t­ra fe­liz vu­el­ta a ca­sa y vol­vi­mos a la vi­da re­al.
    De na­da. Di­ce, ten­so.
    Haymitch lan­za la ca­mi­sa a al­gún lu­gar en el de­sor­den.
    Brrr. Vo­sot­ros dos te­né­is muc­ho que ca­len­tar an­tes del es­pec­tá­cu­lo.
    Tiene ra­zón, por su­pu­es­to. La audi­en­cia es­ta­rá es­pe­ran­do al par de tor­to­li­tos que ga­na­ron los Ju­egos del Ham­b­re. No a dos per­so­nas que ape­nas si pu­eden mi­rar­se a los oj­os. Pe­ro to­do lo que di­go es:
    Tómate un res­pi­ro, Hay­mitch.
    Luego sal­go por la ven­ta­na, me de­jo ca­er al su­elo, y me di­ri­jo a tra­vés del jar­dín has­ta mi ca­sa.
    La ni­eve ha em­pe­za­do a cu­a­j­ar y de­jo un ras­t­ro de pi­sa­das det­rás de mí. En la pu­er­ta de de­lan­te, me de­ten­go pa­ra sa­cu­dir la co­sa mo­j­ada de mis za­pa­tos an­tes de en­t­rar. Mi mad­re ha es­ta­do tra­ba­j­an­do to­do el día y to­da la noc­he pa­ra po­ner­lo to­do per­fec­to pa­ra las cá­ma­ras, así que no es el mo­men­to de em­pe­zar a man­c­har­le el su­elo bril­lan­te. Ape­nas he en­t­ra­do cu­an­do al­lí es­tá, sos­te­ni­én­do­me el bra­zo co­mo si pa­ra de­te­ner­me.
    No te pre­ocu­pes, me los sa­co aquí. Di­go, de­j­an­do los za­pa­tos en el fel­pu­do.
    Mi mad­re su­el­ta una ri­sa ex­t­ra­ña y aho­ga­da, y me sa­ca del hom­b­ro la bol­sa de ca­za car­ga­da de pro­vi­si­ones.
    Sólo es ni­eve. ¿Tu­vis­te un bu­en pa­seo? ¿Pa­seo? El­la sa­be que he es­ta­do en el bos­que la mi­tad de la noc­he. Des­pu­és veo al hom­b­re en pie det­rás de el­la en el um­b­ral de la co­ci­na. Un vis­ta­zo a su tra­je a me­di­da y fac­ci­ones qu­irúr­gi­ca­men­te per­fec­tas y sé que es del Ca­pi­to­lio. Al­go va mal. Fue más co­mo pa­ti­na­je. Es­tá po­ni­én­do­se muy res­ba­la­di­zo ahí fu­era.
    Alguien es­tá aquí pa­ra ver­te. Di­ce mi mad­re. Su ros­t­ro es­tá de­ma­si­ado pá­li­do y pu­edo oír la an­si­edad que es­tá tra­tan­do de ocul­tar.
    Pensé que no ven­d­rí­an has­ta me­di­odía. Fi­njo no dar­me cu­en­ta de su es­ta­do. ¿Vi­no Cin­na pa­ra ayu­dar­me a ar­reg­lar­me?
    No, Kat­niss, es… Em­pi­eza mi mad­re.
    Por aquí, por fa­vor, se­ño­ri­ta Ever­de­en. Di­ce el hom­b­re. Me ha­ce un ges­to ha­cia el pa­sil­lo. Es ra­ro que te di­ri­j­an por tu pro­pia ca­sa, pe­ro ten­go más sen­ti­do que pa­ra co­men­tar na­da.
    Mientras voy, le lan­zo a mi mad­re una son­ri­sa tran­qu­ili­za­do­ra por en­ci­ma del hom­b­ro.
    Probablemente más in­s­t­ruc­ci­ones pa­ra el to­ur. Me han es­ta­do en­vi­an­do to­do ti­po de co­sas sob­re mi iti­ne­ra­rio y qué pro­to­co­lo de­bía ob­ser­var­se el ca­da dis­t­ri­to. Pe­ro mi­en­t­ras ca­mi­no ha­cia la pu­er­ta del es­tu­dio, una pu­er­ta que nun­ca he vis­to cer­ra­da has­ta aho­ra, pu­edo sen­tir que mi men­te em­pi­eza a ace­le­rar­se. ¿Qu­i­én es­tá aquí? ¿Qué es lo que qu­i­eren? ¿Por qué es­tá mi mad­re tan pá­li­da?
    Entra sin lla­mar. Di­ce el hom­b­re del Ca­pi­to­lio, qu­i­en me ha se­gu­ido por el pa­sil­lo.
    Giro el po­mo de la­tón bru­ñi­do y en­t­ro. Mi ol­fa­to re­gis­t­ra los olo­res con­t­ra­dic­to­ri­os de ro­sas y san­g­re. Un hom­b­re ba­jo de pe­lo blan­co que pa­re­ce va­ga­men­te fa­mi­li­ar es­tá le­yen­do un lib­ro.
    Levanta un de­do co­mo pa­ra de­cir, "Da­me un mo­men­to." Lu­ego se gi­ra y mi co­ra­zón da un sal­to.
    Estoy mi­ran­do a los oj­os de ser­pi­en­te del Pre­si­den­te Snow.
    En mi men­te, el Pre­si­den­te Snow de­be­ría ser vis­to fren­te a co­lum­nas de már­mol de las que cu­el­gan ban­de­ras in­men­sas. Es cho­can­te ver­lo ro­de­ado de los obj­etos co­ti­di­anos de la ha­bi­ta­ci­ón. Es co­mo sa­car la ta­pa de un fras­co y en­con­t­rar­se con una ví­bo­ra con col­mil­los en vez de un es­to­fa­do. ¿Qué pod­ría es­tar ha­ci­en­do él aquí? Rá­pi­da­men­te, mi men­te pa­sa por to­dos los dí­as de aper­tu­ra de los de­más To­urs de la Vic­to­ria. Re­cu­er­do ver a los tri­bu­tos ven­ce­do­res con sus men­to­res y es­ti­lis­tas. In­c­lu­so al­gu­nos al­tos ofi­ci­ales del go­bi­er­no han hec­ho apa­ri­ci­ones oca­si­ona­les. Pe­ro nun­ca he vis­to al Pre­si­den­te Snow. Él acu­de a las ce­leb­ra­ci­ones en el Ca­pi­to­lio. Pun­to.
    Si ha hec­ho to­do es­te vi­a­je des­de su ci­udad, só­lo pu­ede sig­ni­fi­car una co­sa. Es­toy en se­ri­os prob­le­mas. Y si lo es­toy yo, mi fa­mi­lia tam­bi­én. Un es­ca­lof­río me re­cor­re cu­an­do pi­en­so en la pro­xi­mi­dad de mi mad­re y her­ma­na a es­te hom­b­re que tan­to me des­p­re­cia. Que si­em­p­re me des­p­re­ci­ará. Por­que bur­lé sus sá­di­cos Ju­egos del Ham­b­re, hi­ce que el Ca­pi­to­lio qu­eda­ra co­mo un ton­to, y en con­se­cu­en­cia mi­né su con­t­rol.
    Todo lo que es­ta­ba ha­ci­en­do era in­ten­tar man­te­ner­nos a Pe­eta y a mí con vi­da. Cu­al­qu­i­er ac­to de re­be­li­ón fue una to­tal co­in­ci­den­cia. Pe­ro cu­an­do el Ca­pi­to­lio dec­re­ta que só­lo un tri­bu­to pu­ede vi­vir y ti­enes la auda­cia de de­sa­fi­ar­lo, su­pon­go que eso es una re­be­li­ón en sí mis­ma. Mi úni­ca de­fen­sa era fin­gir que es­ta­ba en­lo­qu­eci­da por un amor apa­si­ona­do ha­cia Pe­eta. Así que se nos per­mi­tió vi­vir a am­bos. Ser co­ro­na­dos ven­ce­do­res. Ir a ca­sa y ce­leb­rar­lo y de­cir­les adi­ós a las cá­ma­ras y que nos de­j­aran en paz. Has­ta aho­ra.
    Tal vez sea la no­ve­dad de la ca­sa o el shock de ver­lo o la com­p­ren­si­ón mu­tua de que pod­ría ha­cer que me ma­ta­ran en un se­gun­do lo que ha­ce que me si­en­ta co­mo una in­t­ru­sa. Co­mo si fu­era su ca­sa y yo la que no ha si­do in­vi­ta­da. Así que no lo re­ci­bo ni le of­rez­co una sil­la. No di­go na­da. De hec­ho, lo tra­to co­mo si fu­era una ser­pi­en­te de ver­dad, de las ve­ne­no­sas. Es­toy de pie in­mó­vil, mi­rán­do­lo fi­j­amen­te, con­si­de­ran­do pla­nes de re­ti­ra­da.
    Creo que ha­rí­amos que es­ta si­tu­aci­ón fu­era muc­ho más fá­cil acor­dan­do no men­tir­nos mu­tu­amen­te. Di­ce. ¿Tú qué cre­es?
    Creo que mi len­gua se ha con­ge­la­do y que hab­lar me se­rá im­po­sib­le, así que me sor­p­ren­do res­pon­di­én­do­le en una voz tran­qu­ila:
    Sí, creo que ahor­ra­ría ti­em­po.
    El Pre­si­den­te Snow son­ríe y veo sus la­bi­os por pri­me­ra vez. Es­pe­ro la­bi­os de ser­pi­en­te, es de­cir, sin la­bi­os. Pe­ro los su­yos son muy gru­esos, su pi­el es­tá de­ma­si­ado es­ti­ra­da.

8 comentarios:

  1. el mejor libro que e leido y apenas es la primera parte

    ResponderEliminar
  2. sin duda lo mejor que he leido es emosionante la forma en que se transmiten los sentimientos de amor impotencia y ganas de derrotar al capitolio perfectamente transmitidas que sin duda haran que no me pueda olvidar del libro o mejor dicho la trilogia

    ResponderEliminar
  3. Si les gustavo este libro leanse divergente

    ResponderEliminar
  4. este es el libro crepusculo ??? diganme porfa

    ResponderEliminar
  5. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar