sábado, 15 de septiembre de 2012

Capitulo 11


para es­ca­lar­lo, y no hay ra­mas ba­j­as. Me su­bo a un ár­bol ve­ci­no y sal­to pre­ca­ri­amen­te al ar­ce, ca­si per­di­en­do mi agar­re sob­re la cor­te­za res­ba­la­di­za. Pe­ro con­si­go su­j­etar­me y len­ta­men­te voy avan­zan­do sob­re una ra­ma que cu­el­ga sob­re el alam­b­re de es­pi­no.

    Al mi­rar aba­jo, re­cu­er­do por qué Ga­le y yo si­em­p­re es­pe­rá­ba­mos en los bos­qu­es en vez de in­ten­tar sal­tar la val­la. Si es­tás lo bas­tan­te al­to pa­ra evi­tar aca­bar fri­to sig­ni­fi­ca que es­tás por lo me­nos a se­is met­ros de al­tu­ra. Su­pon­go que mi ra­ma de­be de es­tar a unos si­ete y me­dio. Esa es una ca­ída pe­lig­ro­sa­men­te al­ta, in­c­lu­so pa­ra al­gu­i­en que ha te­ni­do años de prác­ti­ca en ár­bo­les. Pe­ro ¿qué ot­ra op­ci­ón ten­go? Pod­ría bus­car ot­ra ra­ma, pe­ro aho­ra ca­si es­tá os­cu­ro. La ne­va­da os­cu­re­ce­rá cu­al­qu­i­er ra­yo de lu­na. Aquí, por lo me­nos, pu­edo ver que ten­go un ban­co de ni­eve de­ba­jo pa­ra que amor­tigüe mi ater­ri­za­je. In­c­lu­so si pu­di­era en­con­t­rar ot­ra, lo que es du­do­so, ¿qu­i­én sa­be a qué es­ta­ría sal­tan­do? Me co­lo­co la bol­sa de ca­za va­cía al­re­de­dor del cu­el­lo y des­ci­en­do len­ta­men­te has­ta que es­toy col­gan­do de los bra­zos. Por un mo­men­to, con­cen­t­ro mi va­lor. Des­pu­és su­el­to los de­dos.

    Está la sen­sa­ci­ón de ca­er, des­pu­és lle­go al su­elo con un gol­pe que me re­cor­re to­da la co­lum­na. Un se­gun­do des­pu­és, mi tra­se­ro gol­pea con fu­er­za el su­elo. Es­toy tum­ba­da sob­re la ni­eve in­ten­tan­do eva­lu­ar los da­ños. Sin po­ner­me de pie, pu­edo de­cir por el do­lor en mi ta­lón iz­qu­i­er­do y mi ra­ba­dil­la que es­toy he­ri­da. La úni­ca pre­gun­ta es cu­án­to. Ten­go la es­pe­ran­za de que só­lo se­an mo­ra­to­nes, pe­ro cu­an­do me ob­li­go a po­ner­me en pie, sos­pec­ho que tam­bi­én me he ro­to al­go. Sin em­bar­go, pu­edo an­dar, así que em­pi­ezo a mo­ver­me, in­ten­tan­do es­con­der mi co­j­era lo me­j­or que pu­edo.

    Mi mad­re y Prim no pu­eden sa­ber que es­tu­ve en el bos­que. Ne­ce­si­to con­s­t­ru­ir al­gún ti­po de co­ar­ta­da, sin im­por­tar qué dé­bil. Al­gu­nas de las ti­en­das de la pla­za aún es­tán abi­er­tas, así que en­t­ro en una y com­p­ro te­la blan­ca pa­ra ven­das. Com­p­ro una bol­sa de dul­ces pa­ra Prim.

    Me me­to una de las go­lo­si­nas en la bo­ca, sin­ti­en­do có­mo el ca­ra­me­lo se der­ri­te en mi len­gua, y me doy cu­en­ta de que es lo pri­me­ro que he co­mi­do en to­do el día. Te­nía in­ten­ci­ón de co­mer en el la­go, pe­ro una vez vi la con­di­ci­ón de Twill y Bon­nie, me pa­re­ció mal qu­itar­les un só­lo bo­ca­do.

    Para cu­an­do lle­go a mi ca­sa mi ta­lón iz­qu­i­er­do no so­por­ta pe­so en ab­so­lu­to. De­ci­do de­cir­le a mi mad­re que es­ta­ba in­ten­tan­do ar­reg­lar una go­te­ra en el te­j­ado de nu­es­t­ra vi­e­ja ca­sa y res­ba­lé. En cu­an­to a la co­mi­da que fal­ta, só­lo hab­la­ré con va­gu­edad sob­re a qu­i­én se la re­par­tí.

    Me ar­ras­t­ro por la pu­er­ta to­da lis­ta pa­ra der­rum­bar­me ren­di­da de­lan­te del fu­ego. Pe­ro en vez de eso, me es­pe­ra ot­ro shock.

    Dos agen­tes de la paz, un hom­b­re y una mu­j­er, es­tán de pie en el um­b­ral de nu­es­t­ra co­ci­na.

    La mu­j­er per­ma­ne­ce im­pa­sib­le, pe­ro cap­to un in­s­tan­te de sor­p­re­sa en la ca­ra del hom­b­re. No soy es­pe­ra­da. Sa­ben que es­ta­ba en el bos­que y que aho­ra de­be­ría es­tar at­ra­pa­da al­lí.

    Hola. Di­go con voz ne­ut­ra.

    Mi mad­re apa­re­ce det­rás de el­los, pe­ro man­te­ni­en­do la dis­tan­cia.

    Aquí es­tá, jus­to a ti­em­po pa­ra la ce­na. Di­ce un po­co de­ma­si­ado aleg­re. Lle­go muy tar­de pa­ra la ce­na.

    Considero sa­car­me las bo­tas co­mo ha­ría nor­mal­men­te pe­ro du­do que lo con­si­ga sin mos­t­rar mis le­si­ones. En vez de el­lo só­lo me sa­co la ca­za­do­ra hú­me­da y me sa­cu­do la ni­eve del pe­lo. ¿Pu­edo ayu­dar­les en al­go? Pre­gun­to a los agen­tes de la paz.

    El agen­te de la paz en jefe Thre­ad nos en­vió con un men­sa­je pa­ra us­ted. Di­ce la mu­j­er.

    Han es­ta­do es­pe­ran­do du­ran­te ho­ras. Aña­de mi mad­re.

    Han es­ta­do es­pe­ran­do a que no con­si­gu­i­era vol­ver. Pa­ra con­fir­mar que me elec­t­ro­cu­té en la ve­rja o que qu­edé at­ra­pa­da en el bos­que pa­ra po­der lle­var­se a mi fa­mi­lia pa­ra in­ter­ro­gar­la.

    Debe de ser un men­sa­je im­por­tan­te. Di­go. ¿Po­de­mos pre­gun­tar dón­de ha es­ta­do, se­ño­ri­ta Ever­de­en? Pre­gun­ta la mu­j­er.

    Más fá­cil pre­gun­tar don­de no he es­ta­do. Di­go con un so­ni­do de exas­pe­ra­ci­ón. Cru­zo ha­cia la co­ci­na, ob­li­gán­do­me a usar mi pie con nor­ma­li­dad aun­que ca­da pa­so es in­so­por­tab­le.

    Paso en­t­re los agen­tes de la paz y lle­go sin prob­le­mas a la me­sa. De­jo mi bol­sa en el su­elo y me vu­el­vo ha­cia Prim, qu­i­en es­tá muy ten­sa de pie jun­to al ho­gar. Hay­mitch y Pe­eta tam­bi­én es­tán al­lí, sen­ta­dos en un par de me­ce­do­ras a ju­ego, jugan­do al aj­ed­rez. ¿Están aquí de ca­su­ali­dad o "invi­ta­dos" por los agen­tes de la paz? De cu­al­qu­i­er for­ma, me aleg­ro de ver­los.

    Así que ¿dón­de no has es­ta­do? Di­ce Hay­mitch con voz abur­ri­da.

    Bueno, no he es­ta­do hab­lan­do con el Hom­b­re de las Cab­ras sob­re ha­cer que la cab­ra de Prim qu­ede em­ba­ra­za­da, por­que al­gu­i­en me dio una in­for­ma­ci­ón to­tal­men­te er­ró­nea sob­re dón­de vi­ve. Le di­go con én­fa­sis a Prim.

    No, no lo hi­ce. Di­ce Prim. Te lo di­je exac­ta­men­te.

    Dijiste que vi­ve jun­to a la en­t­ra­da oes­te de la mi­na.

    La en­t­ra­da es­te. Me cor­ri­ge Prim.

    Dijiste dis­tin­ti­va­men­te oes­te, por­que en­ton­ces yo di­je "¿Jun­to al mon­tón de es­com­b­ros?" y tú di­j­is­te "Sí".

    El mon­tón de es­com­b­ros jun­to a la en­t­ra­da es­te. Di­ce Prim pa­ci­en­te­men­te.

    No. ¿Cu­án­do di­j­is­te eso? Exi­jo.

    Anoche. Me­te Hay­mitch la cuc­ha­ra.

    Era de­fi­ni­ti­va­men­te la es­te. Aña­de Pe­eta. Mi­ra a Hay­mitch y se rí­en. Ful­mi­no a Pe­eta con la mi­ra­da mi­en­t­ras él tra­ta de pa­re­cer con­t­ri­to. Lo si­en­to, pe­ro es lo que he dic­ho. No es­cuc­has a la gen­te cu­an­do te hab­la.

    Pero la gen­te te di­jo hoy que él no vi­vía al­lí y ot­ra vez vol­vis­te a no es­cuc­har. Di­ce Hay­mitch.

    Cállate, Hay­mitch. Di­go, in­di­can­do cla­ra­men­te que ti­ene ra­zón.

    Haymitch y Pe­eta se ec­han a re­ír a car­ca­j­adas y Prim se per­mi­te una son­ri­sa.

    Bien. Que al­gu­i­en más ha­ga que esa es­tú­pi­da cab­ra se qu­ede pre­ña­da. Di­go, lo que ha­ce que se rí­an más. Y pi­en­so, Por eso han lle­ga­do tan le­j­os, Hay­mitch y Pe­eta. Na­da los ec­ha at­rás.

    Miro a los agen­tes de la paz. El hom­b­re es­tá son­ri­en­do pe­ro la mu­j­er no es­tá con­ven­ci­da. ¿Qué hay en la bol­sa? Pre­gun­ta de re­pen­te.

    Oh, bi­en. Di­ce mi mad­re exa­mi­nan­do la te­la. Nos es­ta­mos qu­edan­do sin ven­das.

    Peeta vi­ene a la me­sa y ab­re la bol­sa de go­lo­si­nas.

    Ooh, ca­ra­me­los. Di­ce, me­ti­én­do­se uno en la bo­ca.

    Son mí­os. In­ten­to co­ger la bol­sa. Se la lan­za a Hay­mitch, qu­i­en se me­te un pu­ña­do de go­lo­si­nas en la bo­ca an­tes de pa­sar­le la bol­sa a Prim, que es­tá ec­han­do ri­si­tas. ¡Nin­gu­no de vo­sot­ros se me­re­ce chuc­he­rí­as! ¿Qué, por­que te­ne­mos ra­zón? Pe­eta en­vu­el­ve los bra­zos a mi al­re­de­dor. Su­el­to un gri­ti­to de do­lor cu­an­do mi ra­ba­dil­la po­ne obj­eci­ones. In­ten­to con­ver­tir­lo en un so­ni­do de in­dig­na­ci­ón, pe­ro pu­edo ver en sus oj­os que sa­be que es­toy he­ri­da. Va­le, Prim di­jo oes­te. Yo oí con cla­ri­dad oes­te. Y so­mos to­dos idi­otas. ¿Qué tal es­tá eso?

    Mejor. Di­go, y acep­to su be­so. Des­pu­és mi­ro a los agen­tes de la paz co­mo si re­cor­da­ra de re­pen­te que es­tán al­lí. ¿Ti­enen un men­sa­je pa­ra mí?

    Del agen­te de la paz en jefe Thre­ad. Di­ce la mu­j­er. Qu­ería que us­ted su­pi­era que la val­la ro­de­an­do el Dis­t­ri­to Do­ce ten­d­rá a par­tir de aho­ra elec­t­ri­ci­dad ve­in­ti­cu­at­ro ho­ras al día. ¿No la te­nía ya? Pre­gun­to, un po­co de­ma­si­ado ino­cen­te­men­te.

    Pensó que es­ta­ría us­ted in­te­re­sa­da en pa­sar­le es­ta in­for­ma­ci­ón a su pri­mo. Di­ce la mu­j­er.

    Gracias. Se lo di­ré. Es­toy con­ven­ci­da de que to­dos dor­mi­re­mos al­go me­j­or sa­bi­en­do que la se­gu­ri­dad ha ar­reg­la­do ese fal­lo. Es­toy pre­si­onan­do las co­sas, lo sé, pe­ro el co­men­ta­rio me da una sen­sa­ci­ón de sa­tis­fac­ci­ón.

    La man­dí­bu­la de la mu­j­er se ten­sa. Na­da de es­to ha sa­li­do co­mo es­ta­ba pla­ne­ado, pe­ro no ti­ene más ór­de­nes. Asi­en­te se­ca­men­te en des­pe­di­da y se mar­c­ha, el hom­b­re det­rás de el­la.

    Cuando mi mad­re ha cer­ra­do la pu­er­ta det­rás de el­los, me de­jo ca­er con­t­ra la me­sa. ¿Qué pa­sa? Pre­gun­ta Pe­eta, sos­te­ni­én­do­me de­rec­ha.

    Oh, me gol­peé el pie iz­qu­i­er­do. El ta­lón. Y mi ra­ba­dil­la tam­bi­én ha te­ni­do un mal día.

    Me ayu­da a ir has­ta una de las me­ce­do­ras y me apo­yo sob­re el co­j­ín acol­c­ha­do.

    Mi mad­re me sa­ca las bo­tas. ¿Qué pa­só?

    Resbalé y caí. Di­go. Cu­at­ro pa­res de oj­os me mi­ran con in­c­re­du­li­dad. Sob­re al­go de hi­elo. Pe­ro to­dos sa­be­mos que la ca­sa de­be de es­tar lle­na de mic­ró­fo­nos y no es se­gu­ro hab­lar abi­er­ta­men­te. No aquí, no aho­ra.

    Habiéndome sa­ca­do el cal­ce­tín, los de­dos de mi mad­re pal­pan los hu­esos de mi ta­lón iz­qu­i­er­do y ha­go un ges­to de do­lor.

    Debe de ha­ber una ro­tu­ra. Di­ce. Com­p­ru­eba el ot­ro pie. Es­te pa­re­ce es­tar bi­en.

    Juzga que mi ra­ba­dil­la de­be de es­tar ma­ce­ra­da.

    Prim es des­pac­ha­da pa­ra bus­car mi pi­j­ama y al­bor­noz. Cu­an­do es­toy mu­da­da, mi mad­re ha­ce una ca­pa de ni­eve pa­ra mi ta­lón iz­qu­i­er­do y lo le­van­ta en un es­ca­bel. Co­mo tres cu­en­cos de es­to­fa­do y me­dia ho­ga­za de pan mi­en­t­ras los de­más ce­nan en la me­sa. Mi­ro al fu­ego, pen­san­do en Bon­nie y Twill, es­pe­ran­do que la pe­sa­da ni­eve hú­me­da ha­ya bor­ra­do mis hu­el­las.

    Prim vi­ene y se si­en­ta en el su­elo jun­to a mí, apo­yan­do la ca­be­za con­t­ra mi ro­dil­la.

    Chupamos ca­ra­me­los mi­en­t­ras aca­ri­cio su su­ave pe­lo ru­bio det­rás de la ore­ja. ¿Qué tal el co­le­gio? Pre­gun­to.

    Bien. Ap­ren­di­mos sob­re los de­ri­va­dos del car­bón. Di­ce. Nos qu­eda­mos mi­ran­do al fu­ego du­ran­te un ra­to. ¿Te vas a pro­bar tus ves­ti­dos de no­via?

    No es­ta noc­he. Pro­bab­le­men­te ma­ña­na.

    Espera has­ta que vu­el­va a ca­sa, ¿va­le?

    Pues cla­ro. Si no me ar­res­tan an­tes.

    Mi mad­re me sir­ve una ta­za de té de ca­mo­mi­la con una do­sis de jara­be pa­ra dor­mir, y mis pár­pa­dos em­pi­ezan a ca­er de in­me­di­ato. En­vu­el­ve mi pie ma­lo, y Pe­eta se pre­sen­ta vo­lun­ta­rio pa­ra lle­var­me a la ca­ma. Em­pi­ezo apo­yán­do­me en su hom­b­ro, pe­ro me tam­ba­leo tan­to que al fi­nal se li­mi­ta a le­van­tar­me y me lle­va ar­ri­ba en bra­zos. Me so­me­te y me de­sea bu­enas noc­hes pe­ro yo co­jo su ma­no y lo sos­ten­go al­lí. Un efec­to co­la­te­ral del jara­be pa­ra dor­mir es que ha­ce que la gen­te es­té me­nos in­hi­bi­da, co­mo el li­cor blan­co, y sé que ten­go que con­t­ro­lar mi len­gua. Pe­ro no qu­i­ero que se va­ya. De hec­ho, qu­i­ero que se acu­es­te con­mi­go, pa­ra es­tar al­lí cu­an­do las pe­sa­dil­las lle­gu­en es­ta noc­he. Por al­gu­na ra­zón que no pu­edo aca­bar de for­mu­lar, sé que no se me per­mi­te pe­dir­le eso.

    No te va­yas aún. No has­ta que me du­er­ma. Di­go.

    Peeta se si­en­ta en un la­do de la ca­ma, ca­len­tan­do mi ma­no en las dos su­yas.

    Casi pen­sé que ha­bí­as cam­bi­ado de idea hoy. Cu­an­do lle­gas­te tar­de pa­ra ce­nar.

    Estoy con­fu­sa pe­ro pu­edo adi­vi­nar a qué se re­fi­ere. Con la val­la en fun­ci­ona­mi­en­to y yo apa­re­ci­en­do tar­de y los agen­tes de la paz es­pe­ran­do, pen­só que me ha­bía es­ca­pa­do, tal vez con Ga­le.

    No, te lo hab­ría dic­ho. Di­go. Le­van­to su ma­no y apo­yo mi me­j­il­la con­t­ra el dor­so, ab­sor­bi­en­do el le­ve aro­ma a ca­ne­la y pe­pi­nil­los de los pa­nes que de­be de ha­ber hor­ne­ado hoy.

    Quiero con­tar­le lo de Twill y Bon­nie y el le­van­ta­mi­en­to y la fan­ta­sía del Dis­t­rit­ro 13, pe­ro no es se­gu­ro ha­cer­lo y pu­edo sen­tir có­mo me es­toy yen­do, así que só­lo di­go una úl­ti­ma fra­se.

    Quédate con­mi­go.

    Mientras los hi­los del jara­be pa­ra dor­mir me ar­ras­t­ran ha­cia aba­jo, pu­edo oír­le su­sur­rar una pa­lab­ra en res­pu­es­ta, pe­ro no aca­bo de en­ten­der­la.

    Mi mad­re me de­ja dor­mir has­ta me­di­odía, des­pu­és me le­van­ta pa­ra exa­mi­nar mi ta­lón. Me or­de­na una se­ma­na de des­can­so en la ca­ma y no obj­eto por­que me en­cu­en­t­ro fa­tal. No só­lo mi ta­lón y mi ra­ba­dil­la. Me du­ele to­do el cu­er­po por el ago­ta­mi­en­to. Así que de­jo que mi mad­re me ha­ga de mé­di­co y me sir­va el de­sa­yu­no en la ca­ma y aj­us­te ot­ro ed­re­dón a mi al­re­de­dor. Des­pu­és me li­mi­to a qu­edar­me al­lí tum­ba­da, mi­ran­do por la ven­ta­na al ci­elo de in­vi­er­no, pon­de­ran­do có­mo de­mo­ni­os aca­ba­rá to­do es­to. Pi­en­so un mon­tón en Bon­nie y Twill, y en la pi­la de blan­cos ves­ti­dos de no­via ar­ri­ba, y en si Thre­ad ave­ri­gu­ará có­mo vol­ví y me ar­res­ta­rá. Es gra­ci­oso, por­que pod­ría sim­p­le­men­te ar­res­tar­me, en cu­al­qu­i­er ca­so, ba­sán­do­se en crí­me­nes pa­sa­dos, pe­ro tal vez ten­ga que te­ner al­go ver­da­de­ra­men­te ir­re­fu­tab­le pa­ra ha­cer­lo, aho­ra que soy una ven­ce­do­ra. Y me pre­gun­to si el Pre­si­den­te Snow es­ta­rá en con­tac­to con Thre­ad. Creo que es po­co pro­bab­le que nun­ca fu­era con­s­ci­en­te si­qu­i­era de la exis­ten­cia de Cray, pe­ro aho­ra que soy se­me­j­an­te prob­le­ma na­ci­onal, ¿esta­rá in­s­t­ru­yen­do cu­ida­do­sa­men­te a Thre­ad sob­re qué ha­cer? ¿O es­tá Thre­ad ac­tu­an­do por cu­en­ta pro­pia? En cu­al­qu­i­er ca­so, es­toy se­gu­ra de que los dos co­in­ci­den en man­te­ner­me at­ra­pa­da aquí den­t­ro del dis­t­ri­to con esa val­la. In­c­lu­so si pu­di­era ave­ri­gu­ar una for­ma pa­ra es­ca­par­tal vez po­ner una cu­er­da en esa ra­ma de ar­ce y es­ca­lar­ya no hab­ría más es­ca­pe con mi fa­mi­lia y ami­gos. En cu­al­qu­i­er ca­so, le di­je a Ga­le que me qu­eda­ría pa­ra luc­har.

    Durante los dí­as si­gu­i­en­tes, me sob­re­sal­to ca­da vez que lla­man a la pu­er­ta. Aun­que no hay agen­tes de la paz que ven­gan a ar­res­tar­me, así que po­co a po­co em­pi­ezo a re­la­j­ar­me. Es­toy más se­gu­ra cu­an­do Pe­eta me di­ce ca­su­al­men­te que la elec­t­ri­ci­dad es­tá des­co­nec­ta­da en sec­ci­ones de la val­la por­que hay gru­pos ase­gu­ran­do la ba­se de la ve­rja al su­elo. Thre­ad de­be de cre­er que de al­gu­na for­ma me me­tí por de­ba­jo de la co­sa, in­c­lu­so con esa cor­ri­en­te mor­tal cir­cu­lan­do por el­la. Es un des­can­so pa­ra el dis­t­ri­to, el te­ner a los agen­tes de la paz ha­ci­en­do al­go ade­más de abu­sar de la gen­te.

    Peeta se pa­sa ca­da día pa­ra tra­er­me bol­los de qu­eso y em­pi­eza a ayu­dar­me a tra­ba­j­ar en el lib­ro fa­mi­li­ar. Es una co­sa vi­e­ja, hec­ha de per­ga­mi­no y cu­ero. Al­gún her­bo­ris­ta de la par­te de mi mad­re lo em­pe­zó ha­ce muc­ho ti­em­po. El lib­ro es­tá com­pu­es­to de pá­gi­na tras pá­gi­na de di­bu­j­os de tin­ta con des­c­rip­ci­ones de sus usos mé­di­cos. Mi pad­re aña­dió una sec­ci­ón de plan­tas co­mes­tib­les que fue mi gu­ía pa­ra man­te­ner­nos con vi­da des­pu­és de su mu­er­te.

    Durante muc­ho ti­em­po, he qu­eri­do gra­bar mis pro­pi­os co­no­ci­mi­en­tos en él. Co­sas que ap­ren­dí por ex­pe­ri­en­cia o por Ga­le, y des­pu­és la in­for­ma­ci­ón que con­se­guí cu­an­do me es­ta­ba en­t­re­nan­do pa­ra los Ju­egos. No lo hi­ce por­que no soy nin­gu­na ar­tis­ta y es cru­ci­al que los di­bu­j­os es­tén hec­hos has­ta el más mí­ni­mo de­tal­le. Ahí es don­de en­t­ra Pe­eta. Al­gu­nas de las plan­tas ya las co­no­ce, de ot­ras te­ne­mos mu­es­t­ras se­cas, y ot­ras las ten­go que des­c­ri­bir. Ha­ce bo­ce­tos en pe­da­zos de pa­pel has­ta que es­toy sa­tis­fec­ha de que es­tán bi­en, des­pu­és de­jo que los di­bu­je en el lib­ro. Des­pu­és de eso, es­c­ri­bo con cu­ida­do to­do lo que sé sob­re la plan­ta.

    Es un tra­ba­jo si­len­ci­oso y ab­sor­ben­te que me ayu­da a man­te­ner la men­te apar­ta­da de mis prob­le­mas. Me gus­ta mi­rar sus ma­nos mi­en­t­ras tra­ba­ja, ha­ci­en­do que una pá­gi­na en blan­co flo­rez­ca con gol­pes de tin­ta, aña­di­en­do to­qu­es de co­lor a nu­es­t­ro lib­ro pre­vi­amen­te neg­ro y ama­ril­len­to. Su ca­ra to­ma una ex­p­re­si­ón es­pe­ci­al cu­an­do se con­cen­t­ra. Su ex­p­re­si­ón ha­bi­tu­al­men­te re­la­j­ada es re­em­p­la­za­da por al­go más in­ten­so y le­j­ano que su­gi­ere to­do un mun­do en­cer­ra­do den­t­ro de él. He vis­to fo­go­na­zos de es­to an­tes: en la are­na, o cu­an­do hab­la a una mul­ti­tud, o aqu­el­la vez que apar­tó de un ma­no­ta­zo las ar­mas de los agen­tes de la paz que me apun­ta­ban en el Dis­t­ri­to 11. No sé exac­ta­men­te qué pen­sar de el­lo. Tam­bi­én me vu­el­vo un po­co ob­se­si­ona­da con sus pes­ta­ñas, en las que ha­bi­tu­al­men­te no te fi­j­as por­que son tan ru­bi­as. Pe­ro de cer­ca, a la luz del sol que lle­ga ob­li­cua por la ven­ta­na, son de un cla­ro co­lor do­ra­do y tan lar­gas que no sé có­mo evi­tan en­re­dar­se to­das cu­an­do par­pa­dea.

    Una tar­de Pe­eta de­ja de som­b­re­ar un ca­pul­lo y al­za la vis­ta tan de re­pen­te que me sob­re­sal­to, co­mo si me hu­bi­era pil­la­do es­pi­án­do­le, al­go que de una for­ma ex­t­ra­ña tal vez es­tu­vi­era ha­ci­en­do. Pe­ro só­lo di­ce:

    Sabes, creo que es­ta es la pri­me­ra vez que he­mos hec­ho al­go nor­mal jun­tos.

    Sí. Es­toy de acu­er­do. To­da nu­es­t­ra re­la­ci­ón ha es­ta­do te­ñi­da por los Ju­egos. La nor­ma­li­dad nun­ca fue par­te de el­la. Es­tá bi­en pa­ra cam­bi­ar.

    Cada tar­de me lle­va aba­jo pa­ra un cam­bio de am­bi­en­te y mo­les­to a to­dos en­cen­di­en­do la te­le­vi­si­ón. Nor­mal­men­te só­lo la ve­mos cu­an­do es ob­li­ga­to­rio, por­que la mez­c­la de pro­pa­gan­da y mu­es­t­ras del po­der del Ca­pi­to­li­o­in­c­lu­yen­do clips de se­ten­ta y cu­at­ro años de Ju­egos del ham­b­re­son odi­osos. Pe­ro aho­ra es­toy bus­can­do al­go en es­pe­ci­al. Ese sin­sa­jo sob­re el que Bon­nie y Twill es­tán ba­san­do sus es­pe­ran­zas. Sé que pro­bab­le­men­te só­lo es ton­te­ría, pe­ro si lo es, qu­i­ero des­car­tar­lo. Y bor­rar la idea de un Dis­t­ri­to 13 ac­ti­vo de mi men­te de una vez por to­das.

    La pri­me­ra vez que lo veo es en unas no­ti­ci­as re­fe­ri­das a los Dí­as Os­cu­ros. Veo los res­tos hu­me­an­tes del Edi­fi­cio de Jus­ti­cia en el Dis­t­ri­to 13 y ape­nas si cap­to el ala blan­ca y neg­ra de un sin­sa­jo cu­an­do vu­ela por la es­qu­ina su­pe­ri­or de­rec­ha. En re­ali­dad eso no pru­eba na­da. Só­lo es una ima­gen vi­e­ja usa­da pa­ra con­tar un cu­en­to vi­e­jo.

    Sin em­bar­go, va­ri­os dí­as des­pu­és, al­go más cap­ta mi aten­ci­ón. El pre­sen­ta­dor prin­ci­pal es­tá le­yen­do un frag­men­to sob­re un re­cor­te de gra­fi­to afec­tan­do a la ma­nu­fac­tu­ra de obj­etos en el Dis­t­ri­to 13. Cor­tan a lo que se su­po­ne que son se­cu­en­ci­as en di­rec­to de una re­por­te­ra, en­ca­j­ada en un tra­je de pro­tec­ci­ón, de pie an­te las ru­inas hu­me­an­tes del Edi­fi­cio de Jus­ti­cia en el 13. A tra­vés de su más­ca­ra, in­for­ma que de­sa­for­tu­na­da­men­te un es­tu­dio aca­ba de de­ter­mi­nar hoy que las mi­nas en el Dis­t­ri­to 13 to­da­vía son de­ma­si­ado tó­xi­cas pa­ra ap­ro­xi­mar­se a el­las. Fin de la his­to­ria. Pe­ro jus­to an­tes de que cor­ten de vu­el­ta al pre­sen­ta­dor prin­ci­pal, veo la ima­gen in­con­fun­dib­le de la mis­ma ala de sin­sa­jo.

    La re­por­te­ra ha si­do sim­p­le­men­te in­cor­po­ra­da den­t­ro de las vi­e­j­as se­cu­en­ci­as. No es­tá en el Dis­t­ri­to 13 en ab­so­lu­to. Lo que plan­tea la pre­gun­ta, ¿Qué es­tá al­lí?

    Quedarme tran­qu­ila en ca­ma es más du­ro des­pu­és de eso. Qu­i­ero es­tar ha­ci­en­do al­go, ave­ri­gu­an­do más acer­ca del Dis­t­ri­to 13 o ayu­dan­do a la ca­usa de tra­er aba­jo al Ca­pi­to­lio. En vez de eso me qu­edo sen­ta­da em­pac­hán­do­me de bol­los de qu­eso y mi­ran­do di­bu­j­ar a Pe­eta.

    Haymitch se pa­sa oca­si­onal­men­te pa­ra tra­er­me no­ti­ci­as de la ci­udad, que si­em­p­re son ma­las.

    Más gen­te si­en­do cas­ti­ga­da o ca­yen­do por el ham­b­re.

    El in­vi­er­no ha em­pe­za­do a ret­ro­ce­der pa­ra cu­an­do mi pie es dec­la­ra­do útil. Mi mad­re me da ej­er­ci­ci­os pa­ra ha­cer y me de­ja an­dar so­la un po­co. Me voy a dor­mir una noc­he, de­ci­di­da a ir a la ci­udad a la ma­ña­na si­gu­i­en­te, pe­ro me des­pi­er­to pa­ra en­con­t­rar a Ve­nia, Oc­ta­via y Fla­vi­us son­ri­én­do­me de ore­ja a ore­ja. ¡Sor­p­re­sa! Chil­lan. ¡Lle­ga­mos pron­to!

    Después de re­ci­bir ese la­ti­ga­zo en la ca­ra, HJ­ay­mitch ret­ra­só su vi­si­ta va­ri­os me­ses pa­ra que pu­di­era cu­rar­me. No los es­ta­ba es­pe­ran­do has­ta den­t­ro de ot­ras tres se­ma­nas. Pe­ro in­ten­to apa­ren­tar es­tar de­le­ita­da de que mi se­si­ón de fo­tos nup­ci­ales ha­ya lle­ga­do por fin. Mi mad­re col­gó to­dos los ves­ti­dos, así que es­tán lis­tos, pe­ro pa­ra ser sin­ce­ros, no me pro­bé nin­gu­no.

    Después de los his­t­ri­onis­mos ha­bi­tu­ales sob­re el de­te­ri­ora­do es­ta­do de mi bel­le­za, se po­nen di­rec­tos al tra­ba­jo. La ma­yor pre­ocu­pa­ci­ón es mi ca­ra, aun­que creo que mi mad­re hi­zo un tra­ba­jo bas­tan­te des­ta­cab­le cu­rán­do­la. Só­lo hay una lí­nea ro­sa pá­li­do a tra­vés de mi me­j­il­la. El la­ti­ga­zo no es de co­no­ci­mi­en­to púb­li­co, así que les di­go que res­ba­lé sob­re hi­elo y me cor­té. Y des­pu­és me doy cu­en­ta de que es la mis­ma ex­cu­sa que uti­li­cé pa­ra mi pie, lo que va a ha­cer que an­dar con ta­co­nes al­tos sea un prob­le­ma. Pe­ro Fla­vi­us, Oc­ta­via y Ve­nia no son de los que sos­pec­han, así que en eso es­toy a sal­vo.

    Ya que só­lo ten­go que es­tar sin pe­los du­ran­te unas po­cas ho­ras en vez de va­ri­as se­ma­nas, me afe­itan en vez de ha­cer­me la ce­ra. To­da­vía ten­go que em­pa­par­me en una ba­ñe­ra de al­go, pe­ro no es as­qu­ero­so, y es­ta­mos con mi pe­lo y ma­qu­il­la­je an­tes de que me dé cu­en­ta. El equ­ipo, co­mo si­em­p­re, es­tá re­bo­san­te de no­ti­ci­as, de las que ha­bi­tu­al­men­te in­ten­to por to­dos los me­di­os des­co­nec­tar. Pe­ro en­ton­ces Oc­ta­via ha­ce un co­men­ta­rio que cap­ta mi aten­ci­ón. No es más que una ob­ser­va­ci­ón pa­sa­j­era, en re­ali­dad, sob­re có­mo no pu­do con­se­gu­ir lan­gos­ti­nos pa­ra una fi­es­ta, pe­ro me in­qu­i­eta. ¿Por qué no pu­dis­te con­se­gu­ir lan­gos­ti­nos? ¿Están fu­era de tem­po­ra­da? Pre­gun­to. ¡Oh, Kat­niss, no he­mos po­di­do con­se­gu­ir na­da de pes­ca­do du­ran­te se­ma­nas! Di­ce Oc­ta­via. Ya sa­bes, por­que el ti­em­po ha si­do tan ma­lo en el Dis­t­ri­to Cu­at­ro.

No hay comentarios:

Publicar un comentario