sábado, 15 de septiembre de 2012

Capitulo 12


Mi men­te em­pi­eza a zum­bar. Sin pes­ca­do. Du­ran­te se­ma­nas. Del Dis­t­ri­to 4. La ape­nas con­te­ni­da fu­ria en la muc­he­dum­b­re du­ran­te el To­ur de la Vic­to­ria. Y de pron­to es­toy com­p­le­ta­men­te se­gu­ra de que el Dis­t­ri­to 4 se ha re­be­la­do.

    Empiezo a cu­es­ti­onar­los ca­su­al­men­te sob­re ot­ros prob­le­mas que el in­vi­er­no les ha tra­ído.

    No es­tán acos­tum­b­ra­dos a qu­erer, así que cu­al­qu­i­er in­ter­rup­ci­ón en el su­mi­nis­t­ro pro­du­ce un im­pac­to en el­los. Pa­ra cu­an­do es­toy lis­ta pa­ra ser ves­ti­da, sus qu­e­j­as sob­re la di­fi­cul­tad de con­se­gu­ir di­fe­ren­tes pro­duc­tos­des­de ma­ris­co a chips de mú­si­ca a la­zos­me ha da­do una idea de qué dis­t­ri­tos pu­eden es­tar re­be­lán­do­se. Pes­ca­do del Dis­t­ri­to 4. Apa­ra­tos elec­t­ró­ni­cos del Dis­t­ri­to 3. Y, por su­pu­es­to, te­las del Dis­t­ri­to 8. La idea de una re­be­li­ón tan ex­ten­di­da me de­ja tem­b­lan­do con mi­edo y ex­ci­ta­ci­ón.

    Quiero pre­gun­tar­les más, pe­ro Cin­na apa­re­ce pa­ra dar­me un ab­ra­zo y re­vi­sar mi ma­qu­il­la­je.

    Su aten­ci­ón va di­rec­ta a la ci­cat­riz de mi me­j­il­la. De al­gu­na for­ma no creo que se crea la his­to­ria del res­ba­lón sob­re hi­elo, pe­ro no la cu­es­ti­ona. Sim­p­le­men­te aj­us­ta los pol­vos en mi ca­ra y lo po­co que pu­edes ver de la mar­ca del lá­ti­go se des­va­ne­ce.

    Abajo, el sa­lón ha si­do va­ci­ado e ilu­mi­na­do pa­ra la se­si­ón de fo­tos. Ef­fie se lo es­tá pa­san­do pi­pa dán­do­le ór­de­nes a to­do el mun­do, man­te­ni­én­do­nos a to­dos si­gu­i­en­do el ho­ra­rio.

    Probablemente eso es bu­eno, por­que hay se­is ves­ti­dos y ca­da uno re­qu­i­ere su pro­pio ve­lo, za­pa­tos, joyas, pe­ina­do, ma­qu­il­la­je, en­tor­no e ilu­mi­na­ci­ón. La­zos co­lor cre­ma y za­pa­tos ro­sas y ti­ra­bu­zo­nes. Sa­tén mar­fil y ta­tu­a­j­es do­ra­dos y ve­ge­ta­ci­ón. Una cu­bi­er­ta de di­aman­tes y un ve­lo enj­oya­do y luz de lu­na. Pe­sa­da se­da blan­ca y man­gas que ca­en des­de mi mu­ñe­ca has­ta el su­elo y per­las. En cu­an­to una ima­gen ha si­do ap­ro­ba­da, va­mos di­rec­tos a pre­pa­rar­nos pa­ra la si­gu­i­en­te. Me si­en­to co­mo ma­sa, si­en­do mol­de­ada y da­da una nu­eva for­ma una y ot­ra vez. Mi mad­re con­si­gue dar­me bo­ca­dos de co­mi­da y sor­bos de té mi­en­t­ras tra­ba­j­an en mí, pe­ro pa­ra cu­an­do ter­mi­na la se­si­ón, es­toy mu­er­ta de ham­b­re y ex­ha­us­ta. Ten­go la es­pe­ran­za de pa­sar al­go de ti­em­po con Cin­na aho­ra, pe­ro Ef­fie ap­re­su­ra a to­dos por la pu­er­ta y ten­go que con­for­mar­me con la pro­me­sa de una lla­ma­da te­le­fó­ni­ca.

    La tar­de ha ca­ído y mi pie me du­ele por to­dos esos lo­cos za­pa­tos, así que aban­do­no to­da idea de ir a la ci­udad. En vez de el­lo su­bo ar­ri­ba y me lim­pio las ca­pas de ma­qu­il­la­je y acon­di­ci­ona­do­res y tin­tes y des­pu­és ba­jo pa­ra se­car mi pe­lo jun­to al fu­ego. Prim, que vi­no a ca­sa des­de el co­le­gio a ti­em­po pa­ra ver los dos úl­ti­mos ves­ti­dos, char­la sob­re el­los con mi mad­re. Las dos pa­re­cen en­can­ta­das con la se­si­ón de fo­tos. Cu­an­do me der­rum­bo sob­re la ca­ma, me doy cu­en­ta de que es por­que cre­en que es­toy a sal­vo. Que el Ca­pi­to­lio ha hec­ho la vis­ta gor­da an­te mi in­ter­fe­ren­cia en el azo­ta­mi­en­to ya que na­die va a pa­sar por tan­tos prob­le­mas y gas­tos por al­gu­i­en que al pla­nea ma­tar en cu­al­qu­i­er ca­so. Cla­ro.

    En mi pe­sa­dil­la, es­toy ves­ti­da con el ves­ti­do de se­da, pe­ro es­tá ras­ga­do y em­bar­ra­do. Las lar­gas man­gas se qu­edan con­ti­nu­amen­te en­gan­c­ha­das en es­pi­nas y ra­mas mi­en­t­ras cor­ro por el bos­que. La ma­na­da de tri­bu­tos mu­tan­tes se acer­can más y más has­ta que me al­can­zan con ali­en­to cá­li­do y col­mil­los go­te­an­tes, y gri­to has­ta des­per­tar­me.

    Ya ca­si ama­ne­ció y no me­re­ce la pe­na in­ten­tar vol­ver a dor­mir­me. Ade­más, hoy de ver­dad que ne­ce­si­to sa­lir y hab­lar con al­gu­i­en. Ga­le es­ta­rá inal­can­zab­le en las mi­nas. Pe­ro ne­ce­si­to a Hay­mitch o a Pe­eta o a al­gu­i­en con qu­i­en com­par­tir la car­ga de to­do lo que me ha pa­sa­do des­de que fui al la­go. Ban­di­dos fu­gi­ti­vos, ve­rj­as elec­t­ri­fi­ca­das, un Dis­t­ri­to 13 in­de­pen­di­en­te, re­cor­tes en el Ca­pi­to­lio. To­do.

    Tomo el de­sa­yu­no con mi mad­re y Prim y sal­go en bus­ca de un con­fi­den­te. El aire es cá­li­do con es­pe­ran­za­do­ras pis­tas de la pri­ma­ve­ra en él. La pri­ma­ve­ra se­rá un bu­en ti­em­po pa­ra un le­van­ta­mi­en­to, pi­en­so. To­do el mun­do se si­en­te me­nos vul­ne­rab­le una vez pa­sa el in­vi­er­no.

    Peeta no es­tá en ca­sa. Su­pon­go que ya se ha ido a la ci­udad. Me sor­p­ren­de ver a Hay­mitch mo­vi­én­do­se por su co­ci­na tan tem­p­ra­no, sin em­bar­go. En­t­ro en su ca­sa sin lla­mar. Pu­edo oír a Ha­zel­le ar­ri­ba, bar­ri­en­do los su­elos de la ca­sa aho­ra sin má­cu­la. Hay­mitch no es­tá com­p­le­ta­men­te bor­rac­ho, pe­ro tam­po­co es­tá de­ma­si­ado es­tab­le. Su­pon­go que los ru­mo­res sob­re Rip­per vol­vi­en­do al ne­go­cio son ci­er­tos. Es­toy pen­san­do que ca­si me­j­or lo de­jo ir a ca­ma sin más, cu­an­do su­gi­ere un pa­seo a la ci­udad.

    Haymitch y yo po­de­mos hab­lar con bas­tan­te fa­ci­li­dad aho­ra. En po­cos mi­nu­tos lo he pu­es­to al día y él me ha hab­la­do acer­ca de los ru­mo­res de le­van­ta­mi­en­tos tam­bi­én en los Dis­t­ri­tos 7 y 11. Si mis pre­sen­ti­mi­en­tos son cor­rec­tos, es­to sig­ni­fi­ca­ría que ca­si la mi­tad de los dis­t­ri­tos han in­ten­ta­do cu­an­do me­nos re­be­lar­se. ¿Aún cre­es que no fun­ci­ona­rá aquí? Pre­gun­to.

    Aún no. Esos son ot­ros dis­t­ri­tos, son muc­ho ma­yo­res. In­c­lu­so si la mi­tad de la gen­te se aco­bar­da en sus ca­sas, los re­bel­des ti­enen una opor­tu­ni­dad. Aquí en el Do­ce, ti­ene que ser o to­dos o nin­gu­no.

    No ha­bía pen­sa­do en el­lo. Có­mo nos fal­ta la fu­er­za nu­mé­ri­ca. ¿Pe­ro tal vez al­gún día? In­sis­to.

    Tal vez. Pe­ro so­mos pe­qu­eños, so­mos dé­bi­les, y no de­sar­rol­la­mos ar­mas nuc­le­ares.

    Dice Hay­mitch con un to­que de sar­cas­mo. No le ex­ci­tó muc­ho mi his­to­ria del Dis­t­ri­to 13. ¿Qué cre­es que ha­rán, Hay­mitch? ¿A los dis­t­ri­tos que se es­tán re­be­lan­do? Pre­gun­to.

    Bueno, has oído lo que han hec­ho en el Oc­ho. Has vis­to lo que hi­ci­eron aquí, y eso fue sin pro­vo­ca­ci­ón. Di­ce Hay­mitch. Si las co­sas se les sa­len de ver­dad de las ma­nos, creo que no ten­d­rán prob­le­ma des­t­ru­yen­do ot­ro dis­t­ri­to, lo mis­mo que hi­ci­eron con el Tre­ce. Dar ej­em­p­lo, ¿sa­bes? ¿Así que cre­es que el Tre­ce de ver­dad fue des­t­ru­ido? Qu­i­ero de­cir, Bon­nie y Twill te­ní­an ra­zón sob­re las se­cu­en­ci­as del sin­sa­jo. Di­go.

    Vale, pe­ro ¿qué pru­eba eso? Na­da, en re­ali­dad. Hay muc­has ra­zo­nes por las que pod­rí­an es­tar usan­do se­cu­en­ci­as vi­e­j­as. Pro­bab­le­men­te im­p­re­si­ona más. Y es muc­ho más sen­cil­lo, ¿o no? ¿Sim­p­le­men­te pre­si­onar unos bo­to­nes en el cu­ar­to de edi­ci­ón en vez de vo­lar has­ta al­lí y fil­mar­lo? Di­ce. ¿La idea de que el Tre­ce de al­gu­na for­ma se ha re­cu­pe­ra­do y el Ca­pi­to­lio lo es­tá ig­no­ran­do? Su­ena co­mo un ru­mor al que la gen­te de­ses­pe­ra­da se afer­ra.

    Lo sé. Só­lo te­nía la es­pe­ran­za. Di­go.

    Exactamente. Por­que es­tás de­ses­pe­ra­da. Di­ce Hay­mitch.

    No dis­cu­to por­que, por su­pu­es­to, ti­ene ra­zón.

    Prim vi­ene a ca­sa del co­le­gio bor­bo­te­an­do de ex­ci­ta­ci­ón. Los pro­fe­so­res anun­ci­aron que hoy ha­bía prog­ra­ma­ci­ón ob­li­ga­to­ria. ¡Creo que va a ser tu se­si­ón de fo­tos!

    No pu­ede ser, Prim. Só­lo hi­ci­eron las fo­tos ayer. Le di­go.

    Bueno, eso es lo que al­gu­i­en oyó.

    Tengo la es­pe­ran­za de que se equ­ivo­que. No he te­ni­do ti­em­po de pre­pa­rar a Ga­le pa­ra na­da de es­to. Des­de el azo­ta­mi­en­to, só­lo lo veo cu­an­do vi­ene a ca­sa pa­ra que mi mad­re re­vi­se có­mo se es­tá cu­ran­do. Con fre­cu­en­cia ti­ene que ir si­ete dí­as a la se­ma­na a la mi­na. En los po­cos mi­nu­tos de pri­va­ci­dad que he­mos te­ni­do, cu­an­do lo acom­pa­ño a la ci­udad, en­ti­en­do que los ru­mo­res de un le­van­ta­mi­en­to en el 12 se han apa­ga­do des­de la lle­ga­da de Thre­ad.

    Sabe que no voy a hu­ir. Pe­ro tam­bi­én de­be de sa­ber que si no hay una re­vo­lu­ci­ón en el 12, es­toy des­ti­na­da a ser la es­po­sa de Pe­eta. Ver­me lu­ci­en­do her­mo­sos ves­ti­dos en su te­le­vi­si­ón… ¿qué pu­ede ha­cer con eso?

    Cuando nos re­uni­mos al­re­de­dor de la te­le­vi­si­ón a las si­ete y me­dia, des­cub­ro que Prim ti­ene ra­zón. Es ci­er­to, ahí es­tá Ca­esar Flic­ker­man, hab­lán­do­le a una ap­re­ci­ati­va mul­ti­tud en pie de­lan­te del Cen­t­ro de En­t­re­na­mi­en­to sob­re mis pró­xi­mas nup­ci­as. Pre­sen­ta a Cin­na, qu­i­en se con­vir­tió en una es­t­rel­la de la noc­he a la ma­ña­na con sus tra­j­es pa­ra mí en los Ju­egos, y des­pu­és de un mi­nu­to de char­la ami­gab­le, nos di­ri­gen pa­ra que pres­te­mos aten­ci­ón a una pan­tal­la gi­gan­te.

    Ahora veo có­mo pu­di­eron fo­tog­ra­fi­ar­me ayer y pre­sen­tar el es­pe­ci­al es­ta noc­he.

    Inicialmente, Cin­na di­se­ñó dos do­ce­nas de ves­ti­dos de no­via. Des­de en­ton­ces ha ha­bi­do el pro­ce­so de re­du­cir el nú­me­ro de di­se­ños, cre­ar los ves­ti­dos y ele­gir los ac­ce­so­ri­os.

    Aparentemente, en el Ca­pi­to­lio, ha ha­bi­do opor­tu­ni­da­des pa­ra vo­tar por tu fa­vo­ri­to a ca­da eta­pa. To­do es­to cul­mi­na con imá­ge­nes mí­as en los se­is ves­ti­dos fi­na­les, que es­toy se­gu­ra que no lle­vó na­da de ti­em­po in­ser­tar en el es­pec­tá­cu­lo. Ca­da ima­gen se acom­pa­ña de una in­men­sa re­ac­ci­ón de la mul­ti­tud. La gen­te gri­tan­do y ac­la­man­do a sus fa­vo­ri­tos, abuc­he­an­do a los que no les gus­tan. Ha­bi­en­do vo­ta­do, y pro­bab­le­men­te apos­ta­do en el ga­na­dor, la gen­te es­tá muy im­p­li­ca­da en mi ves­ti­do de bo­da. Es ra­ro ver­lo cu­an­do pi­en­so que yo ni si­qu­i­era me mo­les­té en pro­bar­me nin­gu­no an­tes de que lle­ga­ran las cá­ma­ras. Ca­esar anun­cia que las par­tes in­te­re­sa­das de­ben dar su vo­to fi­nal ha­cia el me­di­odía del día si­gu­i­en­te. ¡Lle­ve­mos a Kat­niss Ever­de­en a su bo­da con es­ti­lo! Gri­ta a la mul­ti­tud. Es­toy a pun­to de apa­gar la te­le­vi­si­ón, pe­ro en­ton­ces Ca­esar nos di­ce que per­ma­nez­ca­mos co­nec­ta­dos pa­ra el ot­ro gran even­to de la tar­de. ¡Es ci­er­to, es­te año se­rá el sep­tu­agé­si­mo qu­in­to ani­ver­sa­rio de los Ju­egos del Ham­b­re, y eso sig­ni­fi­ca que es ho­ra de nu­es­t­ro ter­cer Qu­ar­ter Qu­ell! ¿Qué ha­rán? Pre­gun­ta Prim. Aún fal­tan me­ses.

    Nos vol­ve­mos a nu­es­t­ra mad­re, cu­ya ex­p­re­si­ón es so­lem­ne y dis­tan­te, co­mo si es­tu­vi­era re­cor­dan­do al­go.

    Debe de ser la lec­tu­ra de la ta­rj­eta.

    Suena el him­no, y en mi gar­gan­ta se for­ma un nu­do de re­vul­si­ón cu­an­do el Pre­si­den­te Snow su­be al es­ce­na­rio. Es­tá se­gu­ido de un ni­ño pe­qu­eño ves­ti­do en un tra­je blan­co y sos­te­ni­en­do una sen­cil­la ca­ja de ma­de­ra. El him­no ter­mi­na, y el Pre­si­den­te Snow em­pi­eza a hab­lar, pa­ra re­cor­dar­nos a to­dos los Dí­as Os­cu­ros de los cu­ales na­ci­eron los Ju­egos del Ham­b­re. Cu­an­do se es­tab­le­ci­eron las le­yes de los Ju­egos, dic­ta­mi­na­ron que ca­da ve­in­ti­cin­co años el ani­ver­sa­rio es­ta­ría mar­ca­do por un Qu­ar­ter Qu­ell. Ha­ría fal­ta una ver­si­ón glo­ri­fi­ca­da de los Ju­egos pa­ra ref­res­car la me­mo­ria de los mu­er­tos en la re­be­li­ón de los dis­t­ri­tos.

    Esas pa­lab­ras no po­dí­an es­tar en me­j­or con­tex­to, ya que sos­pec­ho que va­ri­os dis­t­ri­tos se es­tán re­be­lan­do aho­ra mis­mo.

    El Pre­si­den­te pro­si­gue con­tán­do­nos lo que su­ce­dió en los pre­vi­os Qu­ar­ter Qu­ells.

    En el vi­gé­si­mo qu­in­to ani­ver­sa­rio, co­mo re­cor­da­to­rio a los re­bel­des de que sus hi­j­os mo­rí­an por su de­ci­si­ón de ini­ci­ar la vi­olen­cia, ca­da dis­t­ri­to fue ob­li­ga­do a ce­leb­rar unas elec­ci­ones y vo­tar a los tri­bu­tos que lo rep­re­sen­ta­rí­an.

    Me pre­gun­to có­mo de­bió de sen­tir­se eso. Ele­gir a los chi­cos que te­ní­an que ir. Es pe­or, pi­en­so, que te en­t­re­gu­en tus pro­pi­os ve­ci­nos en vez de que tu nom­b­re sal­ga de la bo­la de la co­sec­ha.

    En el qu­in­cu­agé­si­mo ani­ver­sa­rio, con­ti­núa el pre­si­den­te co­mo re­cor­da­to­rio de que dos re­bel­des mu­ri­eron por ca­da ci­uda­da­no del Ca­pi­to­lio, se le re­qu­irió a ca­da dis­t­ri­to que en­vi­ara el dob­le de tri­bu­tos.

    Me ima­gi­no en­f­ren­tar­me a un cam­po de cu­aren­ta y oc­ho en vez de ve­in­ti­cu­at­ro. Pe­ores pro­ba­bi­li­da­des, me­nos es­pe­ran­za, y en úl­ti­ma in­s­tan­cia más chi­cos mu­er­tos. Ese fue el año en que ga­nó Hay­mitch…

    Yo te­nía una ami­ga que fue ese año. Di­ce mi mad­re en voz ba­ja. May­si­lee Don­ner.

    Sus pad­res eran los du­eños de la ti­en­da de go­lo­si­nas. Des­pu­és de eso me di­eron su pá­j­aro can­tor. Un ca­na­rio.

    Prim y yo in­ter­cam­bi­amos una mi­ra­da. Es la pri­me­ra vez que oímos hab­lar sob­re May­si­lee Don­ner. Tal vez por­que mi mad­re sa­bía que qu­er­rí­amos sa­ber có­mo ha­bía mu­er­to.

    Y aho­ra le ha­ce­mos el ho­nor a nu­es­t­ro ter­cer Qu­ar­ter Qu­ell. Di­ce el pre­si­den­te. El ni­ño de blan­co se ade­lan­ta un pa­so, al­zan­do la ca­ja a la vez que le­van­ta la ta­pa. Po­de­mos ver las or­de­na­das fi­las en ver­ti­cal de sob­re ama­ril­le­ados. Qu­i­en sea que con­ci­bió el sis­te­ma del Qu­ar­ter Qu­ell se ha­bía pre­pa­ra­do pa­ra sig­los de Ju­egos del Ham­b­re. El pre­si­den­te sa­ca un sob­re cla­ra­men­te mar­ca­do con un 75. Pa­sa el de­do por la so­la­pa y sa­ca un pe­qu­eño cu­ad­ra­do de pa­pel. Sin va­ci­la­ci­ón, lee. En el sep­tu­agé­si­mo qu­in­to ani­ver­sa­rio, co­mo re­cor­da­to­rio a los re­bel­des de que in­c­lu­so los más fu­er­tes de en­t­re el­los no pu­eden su­pe­rar el po­der del Ca­pi­to­lio, los tri­bu­tos mas­cu­li­no y fe­me­ni­no se­rán co­sec­ha­dos de en­t­re su exis­ten­te co­lec­ci­ón de ven­ce­do­res.

    Mi mad­re su­el­ta un dé­bil gri­to y Prim en­ti­er­ra el ros­t­ro en las ma­nos, pe­ro yo me si­en­to co­mo la gen­te que veo en la muc­he­dum­b­re en la te­le­vi­si­ón. Al­go ano­na­da­da. ¿Qué sig­ni­fi­ca eso? ¿Exis­ten­te co­lec­ci­ón de ven­ce­do­res?

    Después cap­to lo que sig­ni­fi­ca. Por lo me­nos, pa­ra mí. El Dis­t­ri­to 12 só­lo ti­ene tres ven­ce­do­res exis­ten­tes en­t­re los que ele­gir. Dos hom­b­res. Una mu­j­er…

    Voy a vol­ver a la are­na.

    Mi cu­er­po re­ac­ci­ona an­tes de que lo ha­ga mi men­te y es­toy sa­li­en­do por la pu­er­ta cor­ri­en­do, a tra­vés de los jar­di­nes de la Al­dea de los Ven­ce­do­res, ha­cia la os­cu­ri­dad de más al­lá. La hu­me­dad del su­elo mo­j­ado em­pa­pa mis cal­ce­ti­nes y soy con­s­ci­en­te de que el vi­en­to es cor­tan­te, pe­ro no me de­ten­go. ¿Adón­de? ¿Adón­de ir? Al bos­que, por su­pu­es­to. Es­toy en la val­la an­tes de que el zum­bi­do me ha­ga re­cor­dar has­ta qué pun­to es­toy at­ra­pa­da. Ret­ro­ce­do, jade­an­do, me doy la vu­el­ta sob­re los ta­lo­nes y ec­ho a cor­rer de nu­evo.

    Lo si­gu­i­en­te que sé es que es­toy sob­re ma­nos y ro­dil­las en el só­ta­no de una de las ca­sas va­cí­as en la Al­dea de los Ven­ce­do­res. Dé­bi­les ra­yos de lu­na lle­gan a tra­vés de la ven­ta­na que hay sob­re mi ca­be­za. Ten­go frío y es­toy mo­j­ada y sin ali­en­to, pe­ro mi in­ten­to de es­ca­pe no ha hec­ho na­da pa­ra apa­gar la his­te­ria que se le­van­ta den­t­ro de mí. Me aho­ga­rá a no ser que sea li­be­ra­da. Ha­go una bo­la de la par­te de­lan­te­ra de mi ca­mi­sa, me la me­to en la bo­ca, y em­pi­ezo a gri­tar. Cu­án­to con­ti­núa es­to, no lo sé. Pe­ro cu­an­do pa­ro, ca­si no ten­go voz.

    Me acur­ru­co sob­re un la­do y me qu­edo mi­ran­do a los ra­yos de lu­na pro­yec­ta­dos sob­re el su­elo de ce­men­to. De vu­el­ta a la are­na. De vu­el­ta al lu­gar de las pe­sa­dil­las. Al­lí es adon­de voy.

    Tengo que ad­mi­tir que no lo vi ve­nir. Vi una mul­ti­tud de ot­ras co­sas. Ser púb­li­ca­men­te hu­mil­la­da, tor­tu­ra­da y ej­ecu­ta­da. Hu­ir por la es­pe­su­ra, per­se­gu­ida por agen­tes de la paz y aero­des­li­za­do­res. Mat­ri­mo­nio con Pe­eta con nu­es­t­ros hi­j­os ob­li­ga­dos a ir a la are­na. Pe­ro nun­ca que yo mis­ma tu­vi­era que ser par­ti­ci­pan­te en los Ju­egos ot­ra vez. ¿Por qué? Por­que no hay pre­ce­den­te de eso. Los Ven­ce­do­res es­tán fu­era de la co­sec­ha de por vi­da. Ese es el tra­to si ga­nas. Has­ta aho­ra.

    Hay al­gún ti­po de cu­bi­er­ta en el su­elo, del ti­po que po­nen al pin­tar. Me la pon­go por en­ci­ma co­mo una man­ta. En la dis­tan­cia, al­gu­i­en es­tá lla­man­do mi nom­b­re. Pe­ro por el mo­men­to me ex­cu­so de pen­sar in­c­lu­so en esos a los que más qu­i­ero. Só­lo pi­en­so en mí. Y en lo que me es­pe­ra.

    La cu­bi­er­ta es rí­gi­da pe­ro man­ti­ene el ca­lor. Mis mús­cu­los se re­la­j­an, mi fre­cu­en­cia car­dí­aca se en­len­te­ce. Veo la ca­ja de ma­de­ra en las ma­nos del ni­ño pe­qu­eño, al Pre­si­den­te Snow sa­can­do el sob­re ama­ril­len­to. ¿Es po­sib­le que es­te sea de ver­dad el Qu­ar­ter Qu­ell es­c­ri­to ha­ce se­ten­ta y cin­co años? Pa­re­ce im­p­ro­bab­le. Es una res­pu­es­ta de­ma­si­ado per­fec­ta pa­ra los prob­le­mas a los que se en­f­ren­ta hoy el Ca­pi­to­lio. Lib­rar­se de mí y so­me­ter a los dis­t­ri­tos, to­do en un lim­pio pa­qu­eti­to.

    Oigo la voz del Pre­si­den­te Snow en mi ca­be­za. "En el sep­tu­agé­si­mo qu­in­to ani­ver­sa­rio, co­mo re­cor­da­to­rio a los re­bel­des de que in­c­lu­so los más fu­er­tes de en­t­re el­los no pu­eden su­pe­rar el po­der del Ca­pi­to­lio, los tri­bu­tos mas­cu­li­no y fe­me­ni­no se­rán co­sec­ha­dos de en­t­re su exis­ten­te co­lec­ci­ón de ven­ce­do­res."

2 comentarios: