sábado, 15 de septiembre de 2012

Capitulo 16


    Cuando va­mos a mi­rar la re­pe­ti­ci­ón de las ce­re­mo­ni­as de aper­tu­ra, me co­lo­co en­t­re Cin­na y Hay­mitch en el so­fá por­que no qu­i­ero es­tar al la­do de Pe­eta. Es­te hor­ror con Da­ri­us me per­te­ne­ce a mí y a Ga­le y tal vez in­c­lu­so a Hay­mitch, pe­ro no a Pe­eta. Tal vez él co­no­ci­era a Da­ri­us lo bas­tan­te co­mo pa­ra de­cir­le ho­la, pe­ro Pe­eta no per­te­ne­cía al Qu­ema­dor igu­al que no­sot­ros. Ade­más, aún es­toy en­fa­da­da con él por re­ír­se de mí con los ot­ros ven­ce­do­res, y lo úl­ti­mo que qu­i­ero es su em­pa­tía y apo­yo. No he cam­bi­ado de idea sob­re sal­var­lo en la are­na, pe­ro no qu­i­ero de­ber­le más que eso.

    Mientras mi­ro la pro­ce­si­ón al Cír­cu­lo de la Ci­udad, pi­en­so en có­mo ya es lo bas­tan­te ma­lo que nos dis­f­ra­cen y nos pa­se­en por las cal­les en car­ru­a­j­es en un año nor­mal. Ver a ni­ños dis­f­ra­za­dos es ton­to, pe­ro re­sul­ta que los ven­ce­do­res ma­yo­res son al­go pe­no­so. Al­gu­nos que aún son jóve­nes, co­mo Johan­na y Fin­nick, o cu­yos cu­er­pos no han ca­ído en la de­ses­pe­ra­ci­ón, co­mo Se­eder y Bru­tus, to­da­vía se las pu­eden ar­reg­lar pa­ra con­ser­var un po­co de dig­ni­dad.

    Pero la ma­yo­ría, que es­tán ec­ha­dos a la be­bi­da o al mor­p­h­ling o a la en­fer­me­dad, se ven gro­tes­cos en sus dis­f­ra­ces, rep­re­sen­tan­do va­cas y ár­bo­les y ho­ga­zas de pan. El año pa­sa­do co­men­tá­ba­mos ca­da con­cur­san­te, pe­ro hoy só­lo hay al­gún co­men­ta­rio oca­si­onal. No es ra­ro que la muc­he­dum­b­re se vu­el­va lo­ca en cu­an­to Pe­eta y yo apa­re­ce­mos, tan jóve­nes y fu­er­tes y her­mo­sos en nu­es­t­ros bril­lan­tes dis­f­ra­ces. La ima­gen mis­ma de lo que los tri­bu­tos de­be­rí­an ser.

    Tan pron­to ter­mi­na, me le­van­to y les doy las gra­ci­as a Cin­na y Por­tia por su alu­ci­nan­te tra­ba­jo y me voy a la ca­ma. Ef­fie me re­cu­er­da que nos ve­re­mos tem­p­ra­no por la ma­ña­na en el de­sa­yu­no pa­ra tra­ba­j­ar en nu­es­t­ra es­t­ra­te­gia de en­t­re­na­mi­en­to, pe­ro in­c­lu­so su voz su­ena hun­di­da. Pob­re Ef­fie. Por fin tu­vo un año de­cen­te en los Ju­egos con Pe­eta y con­mi­go, y aho­ra to­do se ha con­ver­ti­do en un de­sas­t­re al que ni si­qu­i­era el­la pu­ede ver­le al­go po­si­ti­vo. En tér­mi­nos del Ca­pi­to­lio, su­pon­go que es­to cu­en­ta co­mo una ver­da­de­ra tra­ge­dia.

    Poco des­pu­és de ir­me a la ca­ma, oigo un gol­pe su­ave en mi pu­er­ta, pe­ro lo ig­no­ro. No qu­i­ero a Pe­eta es­ta noc­he. Es­pe­ci­al­men­te no con Da­ri­us cer­ca. Es ca­si tan ma­lo co­mo si Ga­le es­tu­vi­era aquí. Ga­le. ¿Có­mo se su­po­ne que voy a de­j­ar­lo ir con Da­ri­us em­b­ru­j­an­do los pa­sil­los?

    Las len­gu­as fi­gu­ran pro­mi­nen­te­men­te en mis pe­sa­dil­las. Pri­me­ro mi­ro he­la­da e im­po­ten­te mi­en­t­ras ma­nos en­gu­an­ta­das se lle­van la di­sec­ci­ón san­g­ri­en­ta de la bo­ca de Da­ri­us. Des­pu­és es­toy en una fi­es­ta don­de to­dos lle­van ca­re­tas y al­gu­i­en con una len­gua ba­ilan­te y hú­me­da, que su­pon­go que es Fin­nick, me aco­sa, pe­ro cu­an­do me co­ge y se sa­ca la más­ca­ra, es el Pre­si­den­te Snow, y sus la­bi­os gru­esos es­tán go­te­an­do sa­li­va san­g­ri­en­ta. Fi­nal­men­te es­toy de vu­el­ta en la are­na, mi pro­pia len­gua tan se­ca co­mo el pa­pel se­can­te, mi­en­t­ras tra­to de al­can­zar un es­tan­que de agua que ret­ro­ce­de ca­da vez que es­toy a pun­to de to­car­lo.

    Cuando me des­pi­er­to, voy a tro­pe­zo­nes has­ta el cu­ar­to de ba­ño y be­bo gran­des tra­gos de agua del gri­fo has­ta que no pu­edo be­ber más. Me qu­ito mis ro­pas su­do­ro­sas y me der­rum­bo de nu­evo sob­re la ca­ma, des­nu­da, y de al­gu­na for­ma vu­el­vo a en­con­t­rar el su­eño.

    Retraso el ba­j­ar a de­sa­yu­nar tan­to co­mo es po­sib­le a la ma­ña­na si­gu­i­en­te por­que de ver­dad que no qu­i­ero dis­cu­tir nu­es­t­ra es­t­ra­te­gia de en­t­re­na­mi­en­to. ¿Qué hay que dis­cu­tir? Ca­da ven­ce­dor ya sa­be lo que to­dos los de­más pu­eden ha­cer. O so­lí­an po­der ha­cer, en cu­al­qu­i­er ca­so. Así que Pe­eta y yo se­gu­ire­mos ac­tu­an­do ena­mo­ra­dos y eso es to­do. Lo que pa­sa es que no es­toy por la la­bor de hab­lar de eso, ya es­tá, es­pe­ci­al­men­te no con Da­ri­us al­lí de pie en si­len­cio. To­mo una lar­ga duc­ha, me vis­to len­ta­men­te en el co­nj­un­to que Cin­na ha de­j­ado pa­ra el en­t­re­na­mi­en­to, y or­de­no co­mi­da del me­nú de mi ha­bi­ta­ci­ón hab­lan­do por un mic­ró­fo­no. En un mi­nu­to apa­re­cen sal­c­hic­has, hu­evos, pa­ta­tas, pan, zu­mo y cho­co­la­te ca­li­en­te. Co­mo has­ta es­tar lle­na, in­ten­tan­do lle­nar los mi­nu­tos has­ta las di­ez en pun­to, cu­an­do ten­d­re­mos que ba­j­ar has­ta el Cen­t­ro de En­t­re­na­mi­en­to. A eso de las nu­eve y me­dia, Hay­mitch es­tá dan­do gol­pa­zos en mi pu­er­ta, ob­vi­amen­te har­to de mí, man­dán­do­me ir al co­me­dor ¡AHO­RA! Aún así, me ce­pil­lo los di­en­tes an­tes de ir len­ta­men­te por el pa­sil­lo, ma­tan­do efi­caz­men­te ot­ros cin­co mi­nu­tos.

    El co­me­dor es­tá va­cío sal­vo por Pe­eta y Hay­mitch, cu­yo ros­t­ro es­tá son­ro­j­ado por la be­bi­da y el en­fa­do. En su mu­ñe­ca lle­va un bra­za­le­te to­tal­men­te de oro con un pat­rón de lla­ma­ses­ta de­be de ser su con­ce­si­ón al plan de Ef­fie de los re­cu­er­dos a ju­ego­al que da vu­el­tas con des­con­ten­to. Es un bra­za­le­te muy bo­ni­to, de ver­dad, pe­ro con el mo­vi­mi­en­to ha­ce que pa­rez­ca al­go que lo es­tá con­fi­nan­do, un gril­le­te, más que una pi­eza de joye­ría.

    Llegas tar­de. Me ru­ge.

    Perdón. Me qu­edé dor­mi­da des­pu­és de las pe­sa­dil­las de len­gu­as mu­ti­la­das que me man­tu­vi­eron des­pi­er­ta la mi­tad de la noc­he. Ten­go la in­ten­ci­ón de so­nar hos­til, pe­ro mi voz se qu­i­eb­ra al fi­nal de la fra­se.

    Haymitch me lan­za una mi­ra­da ce­ñu­da, des­pu­és se ec­ha at­rás.

    Vale, da igu­al. Hoy, en el en­t­re­na­mi­en­to, te­né­is dos de­be­res. Uno, se­gu­ir ena­mo­ra­dos.

    Obviamente. Di­go.

    Y dos, ha­cer al­gu­nos ami­gos. Di­ce Hay­mitch.

    No. Di­go. No con­fío en nin­gu­no de el­los. No pu­edo so­por­tar a la ma­yo­ría, y pre­fi­ero que ope­re­mos na­da más los dos.

    Eso es lo que di­je yo al prin­ci­pio, pe­ro… Em­pi­eza Pe­eta.

    Pero no se­rá su­fi­ci­en­te. In­sis­te Hay­mitch. Va­is a ne­ce­si­tar más ali­ados es­ta vez. ¿Por qué? Pre­gun­to.

    Porque es­tá­is en cla­ra des­ven­ta­ja. Vu­es­t­ros com­pe­ti­do­res se han co­no­ci­do du­ran­te años.

    Así que, ¿a qu­i­én cre­é­is que ata­ca­rán pri­me­ro?

    A no­sot­ros. Y na­da que ha­ga­mos va a su­pe­rar nin­gu­na an­ti­gua amis­tad. Así que, ¿por qué mo­les­tar­se?

    Porque po­dé­is luc­har. So­is po­pu­la­res en­t­re la gen­te. Eso aún pod­ría con­ver­ti­ros en ali­ados de­se­ab­les. Pe­ro só­lo si les ha­cé­is sa­ber a los de­más que es­tá­is dis­pu­es­tos a ha­cer un equ­ipo con el­los. ¿Qu­i­eres de­cir que nos qu­i­eres en el gru­po de Pro­fe­si­ona­les es­te año? Pre­gun­to, in­ca­paz de ocul­tar mi de­sag­ra­do. Tra­di­ci­onal­men­te los tri­bu­tos de los Dis­t­ri­tos 1, 2 y 4 unen fu­er­zas, tal vez ag­re­gan­do a al­gu­no de los ot­ros luc­ha­do­res ex­cep­ci­ona­les, y ca­zan a los com­pe­ti­do­res más dé­bi­les.

    Esa ha si­do nu­es­t­ra es­t­ra­te­gia, ¿no? ¿Entre­nar co­mo Pro­fe­si­ona­les? Re­ba­te Hay­mitch.

    Y ge­ne­ral­men­te se de­ci­de qu­i­énes van a for­mar el gru­po de Pro­fe­si­ona­les an­tes de que em­pi­ezan los Ju­egos. Pe­eta por po­co no con­si­gu­ió en­t­rar el año pa­sa­do.

    Pienso en el odio que sen­tí cu­an­do des­cub­rí que Pe­eta es­ta­ba con los Pro­fe­si­ona­les en los Ju­egos pa­sa­dos.

    Así que va­mos a in­ten­tar unir­nos a Fin­nick y a Bru­tus… ¿es eso lo que es­tás di­ci­en­do?

    No ne­ce­sa­ri­amen­te. To­dos son ven­ce­do­res. Ha­ced vu­es­t­ro pro­pio gru­po, si lo pre­fe­rís.

    Elegid a qu­i­en qu­erá­is. Yo os su­gi­ero a Chaff y Se­eder. Aun­que Fin­nick no es co­mo pa­ra ig­no­rar­lo. Di­ce Hay­mitch. En­con­t­rad a al­gu­i­en pa­ra ha­cer equ­ipo que pu­eda se­ros de al­gu­na uti­li­dad. Re­cor­dad, ya no es­tá­is en un ring lle­no de ni­ños tem­b­lo­ro­sos. To­das es­tas per­so­nas son ase­si­nos ex­pe­ri­men­ta­dos, sin im­por­tar en qué for­ma pa­rez­can es­tar.

    Tal vez ten­ga ra­zón. Só­lo que, ¿en qu­i­én pod­ría con­fi­ar? Se­eder tal vez. ¿Pe­ro de ver­dad qu­i­ero ha­cer un pac­to con el­la, só­lo pa­ra po­sib­le­men­te te­ner que ma­tar­la des­pu­és? No. Aún así, hi­ce un pac­to con Rue ba­jo las mis­mas cir­cun­s­tan­ci­as. Le di­go a Hay­mitch que lo in­ten­ta­ré, in­c­lu­so aun­que creo que se me da­rá bas­tan­te mal to­do el asun­to.

    Effie apa­re­ce al­go pron­to pa­ra lle­var­nos aba­jo por­que el año pa­sa­do, in­c­lu­so aun­que lle­ga­mos a ti­em­po, fu­imos los dos úl­ti­mos tri­bu­tos en apa­re­cer. Pe­ro Hay­mitch le di­ce que no qu­i­ere que sea el­la qu­i­en nos lle­ve al gim­na­sio. Nin­gu­no de los de­más ven­ce­do­res va a apa­re­cer con una ni­ñe­ra y, si­en­do los más jóve­nes, es aún más im­por­tan­te que pa­rez­ca­mos in­de­pen­di­en­tes. Así que ti­ene que con­for­mar­se con lle­var­nos has­ta el as­cen­sor, ha­ci­én­do­nos ca­ri­ci­as en el pe­lo, y pul­san­do el bo­tón por no­sot­ros.

    Es un vi­a­je tan cor­to que no hay ti­em­po de ver­dad pa­ra la con­ver­sa­ci­ón, pe­ro cu­an­do Pe­eta me da la ma­no, no la apar­to. Tal vez lo ha­ya ig­no­ra­do anoc­he en pri­va­do, pe­ro du­ran­te el en­t­re­na­mi­en­to te­ne­mos que apa­re­cer co­mo un equ­ipo in­se­pa­rab­le.

    Effie no se te­nía que ha­ber pre­ocu­pa­do por que fu­éra­mos los úl­ti­mos en lle­gar. Só­lo Bru­tus y la mu­j­er del Dis­t­ri­to 2, Eno­ba­ria, es­tán pre­sen­tes. Eno­ba­ria apa­ren­ta unos tre­in­ta y to­do lo que pu­edo re­cor­dar es que, en el com­ba­te cu­er­po a cu­er­po, ma­tó a un tri­bu­to des­gar­rán­do­le la gar­gan­ta con los di­en­tes. Se hi­zo tan fa­mo­sa por es­te ac­to que, des­pu­és de ser ven­ce­do­ra, hi­zo que le al­te­ra­ran cos­mé­ti­ca­men­te los di­en­tes de mo­do que ca­da uno ter­mi­na en una pun­ta afi­la­da co­mo un col­mil­lo y ti­ene in­c­rus­ta­ci­ones de oro. No le fal­tan ad­mi­ra­do­res en el Ca­pi­to­lio.

    A las di­ez en pun­to, só­lo la mi­tad de los tri­bu­tos han lle­ga­do. Ata­la, la mu­j­er que di­ri­ge el en­t­re­na­mi­en­to, em­pi­eza su dis­cur­so jus­to en ho­ra, no im­p­re­si­ona­da por la es­ca­sa asis­ten­cia.

    Tal vez se la es­pe­ra­ba. Se pu­ede de­cir que es­toy ali­vi­ada, por­que eso sig­ni­fi­ca que hay una do­ce­na de per­so­nas de las que no ten­go que fin­gir ha­cer­me ami­ga. Ata­la lee la lis­ta de es­ta­ci­ones, que in­c­lu­yen tan­to ha­bi­li­da­des de com­ba­te co­mo de su­per­vi­ven­cia, y nos de­ja en­t­re­nar.

    Le di­go a Pe­eta que creo que ha­rí­amos me­j­or si nos di­vi­di­éra­mos, cub­ri­en­do así más ter­ri­to­rio. Cu­an­do se va a lan­zar lan­zas con Bru­tus y Chaff, yo me di­ri­jo ha­cia la sec­ci­ón de atar nu­dos. Ape­nas na­die se mo­les­ta en vi­si­tar­la. Me gus­ta el en­t­re­na­dor y él me re­cu­er­da con ca­ri­ño, tal vez por­que pa­sé ti­em­po con él el año pa­sa­do. Es­tá com­p­la­ci­do cu­an­do le en­se­ño que to­da­vía pu­edo mon­tar la tram­pa que de­ja al ene­mi­go col­gan­do de un ár­bol por un pie.

    Claramente to­mó no­ta de mis tram­pas en la are­na el año pa­sa­do y aho­ra me ve co­mo una alum­na avan­za­da, así que le pi­do re­pa­sar ca­da ti­po de nu­do que pu­eda ser útil y unos po­cos que pro­bab­le­men­te no usa­ré jamás. Es­ta­ría con­ten­ta de pa­sar­me la ma­ña­na so­la con él, pe­ro des­pu­és de una ho­ra y me­dia más o me­nos, al­gu­i­en me ro­dea con los bra­zos des­de at­rás, sus de­dos ter­mi­nan­do con fa­ci­li­dad el com­p­li­ca­do nu­do en el que he es­ta­do su­dan­do. Por su­pu­es­to que es Fin­nick, qu­i­en pa­re­ce ha­ber­se pa­sa­do la in­fan­cia sin ha­cer ot­ra co­sa que no sea lan­zar tri­den­tes o ma­ni­pu­lar cu­er­das pa­ra for­mar bo­ni­tos nu­dos pa­ra re­des, su­pon­go. Mi­ro du­ran­te un mi­nu­to mi­en­t­ras él co­ge un tro­zo de cu­er­da, ha­ce un la­zo, y des­pu­és fin­ge ahor­car­se pa­ra di­ver­si­ón mía.

    Poniendo los oj­os en blan­co, me di­ri­jo ha­cia ot­ra es­ta­ci­ón va­can­te don­de los tri­bu­tos pu­eden ap­ren­der a ha­cer fu­egos. Yo ya ha­go fu­egos ex­ce­len­tes, pe­ro aún soy bas­tan­te de­pen­di­en­te de las ce­ril­las pa­ra em­pe­zar­los. Así que el en­t­re­na­dor me ha­ce tra­ba­j­ar con sí­lex, ace­ro, y al­go de te­la cha­mus­ca­da. Es­to es muc­ho más di­fí­cil de lo que pa­re­ce, e in­c­lu­so tra­ba­j­an­do con tan­to ahín­co co­mo pu­edo, me lle­va al­re­de­dor de una ho­ra con­se­gu­ir en­cen­der un fu­ego. Al­zo la vis­ta con una son­ri­sa tri­un­fan­te só­lo pa­ra des­cub­rir que ten­go com­pa­ñía.

    Dos tri­bu­tos del Dis­t­ri­to 3 es­tán a mi la­do, luc­han­do por em­pe­zar un fu­ego de­cen­te con ce­ril­las. Pi­en­so en mar­c­har­me, pe­ro de ver­dad que qu­i­ero in­ten­tar usar el sí­lex de nu­evo, y si ten­go que dar­le a Hay­mitch la no­ti­cia de que he in­ten­ta­do ha­cer ami­gos, tal vez es­tos dos se­an una elec­ci­ón so­por­tab­le. Am­bos son de ba­ja es­ta­tu­ra, con pi­el ce­ni­ci­en­ta y pe­lo neg­ro. La mu­j­er, Wi­ress (NdT: una vez más, nom­b­re pro­pio del Dis­t­ri­to: el Dis­t­ri­to 3 es la elec­t­ró­ni­ca, y wi­re sig­ni­fi­ca cab­le) , pro­bab­le­men­te sea de una edad si­mi­lar a la de mi mad­re y hab­la con voz tran­qu­ila e in­te­li­gen­te. Pe­ro de in­me­di­ato me doy cu­en­ta de que ti­ene el há­bi­to de de­j­ar en el aire las pa­lab­ras jus­to en mi­tad de fra­se, co­mo si se hu­bi­era ol­vi­da­do de que es­tás al­lí. Be­etee, el hom­b­re, es ma­yor y al­go ner­vi­oso. Lle­va ga­fas pe­ro se pa­sa un mon­tón de ti­em­po mi­ran­do por de­ba­jo de el­las. Son un po­co ra­ros, pe­ro es­toy bas­tan­te se­gu­ra de que nin­gu­no de el­los va a in­ten­tar po­ner­me in­có­mo­da des­nu­dán­do­se. Y son del dis­t­ri­to 3. Tal vez pu­edan in­c­lu­so con­fir­mar mis sos­pec­has de un le­van­ta­mi­en­to al­lí.

    Miro al­re­de­dor del Cen­t­ro de En­t­re­na­mi­en­to. Pe­eta es­tá en el cen­t­ro de un pin­to­res­co cír­cu­lo de lan­za­do­res de cuc­hil­los. Los mor­p­h­lings del Dis­t­ri­to 6 es­tán en la es­ta­ci­ón de ca­muf­la­je, pin­tán­do­se mu­tu­amen­te las ca­ras con bril­lan­tes cur­vas ro­sas. El hom­b­re del Dis­t­ri­to 5 es­tá vo­mi­tan­do vi­no sob­re el su­elo del re­cin­to de luc­ha con es­pa­da. Fin­nick y la an­ci­ana de su dis­t­ri­to es­tán usan­do la es­ta­ci­ón de ti­ro con ar­co. Johan­na Ma­son vu­el­ve a es­tar des­nu­da y em­ba­dur­nan­do su cu­er­po de ace­ite pa­ra una lec­ci­ón de luc­ha. De­ci­do qu­edar­me don­de es­toy.

    Wiress y Be­etee son una com­pa­ñía de­cen­te. Pa­re­cen lo bas­tan­te amab­les pe­ro no en­t­ro­me­ti­dos. Hab­la­mos de nu­es­t­ros ta­len­tos; me cu­en­tan que am­bos in­ven­tan co­sas, lo que ha­ce que mi su­pu­es­to in­te­rés por la mo­da pa­rez­ca bas­tan­te flo­jo. Wi­ress men­ci­ona al­gún ti­po de ar­ti­lu­gio de cos­tu­ra en el que es­tá tra­ba­j­an­do.

    Evalúa la den­si­dad de la te­la y se­lec­ci­ona la fu­er­za… Di­ce, y des­pu­és se qu­eda ab­sor­ta mi­ran­do a un pe­da­ci­to de pa­ja se­ca an­tes de po­der pro­se­gu­ir.

    La fu­er­za del hi­lo. Ter­mi­na de ex­p­li­car Be­etee. Auto­má­ti­ca­men­te. Des­car­ta el er­ror hu­ma­no. Des­pu­és hab­la de su re­ci­en­te éxi­to cre­an­do un chip mu­si­cal que es lo bas­tan­te pe­qu­eño pa­ra ser es­con­di­do en una mo­ta de pol­vo pe­ro que pu­ede al­ma­ce­nar ho­ras de can­ci­ones. Re­cu­er­do a Oc­ta­via hab­lan­do de es­to du­ran­te la se­si­ón de la bo­da, y veo una po­sib­le opor­tu­ni­dad pa­ra hab­lar del le­van­ta­mi­en­to.

    Oh, sí. Mi equ­ipo de pre­pa­ra­ci­ón es­ta­ba to­do dis­gus­ta­do ha­ce unos me­ses, creo, por­que no po­dí­an ha­cer­se con uno. Di­go ca­su­al­men­te. Su­pon­go que muc­hos de los en­car­gos del Dis­t­ri­to Tres se es­ta­ban amon­to­nan­do.

    Beetee me exa­mi­na por de­ba­jo de sus ga­fas.

    Sí. ¿Tu­vis­te­is vo­sot­ros si­mi­la­res ret­ra­sos en la pro­duc­ci­ón de car­bón es­te año?

    Pregunta.

    No. Bu­eno, per­di­mos un par de se­ma­nas cu­an­do tra­j­eron a un nu­evo agen­te de la paz en jefe y a su gen­te, pe­ro na­da im­por­tan­te. Pa­ra la pro­duc­ci­ón, qu­i­ero de­cir. Dos se­ma­nas sen­ta­do en tu ca­sa sin ha­cer na­da no sig­ni­fi­ca más que dos se­ma­nas de pa­sar ham­b­re pa­ra la ma­yor par­te de la gen­te.

    Creo que en­ti­en­den lo que es­toy in­ten­tan­do de­cir. Que no he­mos te­ni­do nin­gún le­van­ta­mi­en­to.

    Oh. Eso es una ver­gü­en­za. Di­ce Wi­ress con una voz al­go de­cep­ci­ona­da. En­con­t­ré a tu dis­t­ri­to muy… De­ja la fra­se en el aire, dis­t­ra­ída por al­go en su ca­be­za.

    Interesante. Com­p­le­ta Be­etee. Am­bos lo hi­ci­mos.

    Me si­en­to mal, sa­bi­en­do que su dis­t­ri­to de­be de ha­ber suf­ri­do muc­ho más que el nu­es­t­ro.

    Siento que ten­go que de­fen­der a mi gen­te.

    Bueno, no so­mos muc­hos en el Do­ce. Di­go. No es que pu­di­eras de­du­cir­lo hoy en día por el ta­ma­ño de la fu­er­za de los agen­tes de la paz. Pe­ro su­pon­go que so­mos lo bas­tan­te in­te­re­san­tes.

    Mientras avan­za­mos has­ta la es­ta­ci­ón de los re­fu­gi­os, Wi­ress se de­ti­ene y al­za la vis­ta has­ta el pal­co don­de los Vi­gi­lan­tes es­tán dan­do vu­el­tas, co­mi­en­do y be­bi­en­do, a ve­ces fi­j­án­do­se en no­sot­ros.

    Mira. Di­ce, ha­ci­en­do un le­ve ges­to de ca­be­za en su di­rec­ci­ón. Al­zo la vis­ta y veo a Plu­tarch He­aven­s­bee en la mag­ní­fi­ca tú­ni­ca púr­pu­ra con el col­lar de pe­los que lo se­ña­la co­mo Vi­gi­lan­te Jefe. Es­tá co­mi­en­do una pa­ta de pa­vo.

    No veo por qué es­to se me­re­ce nin­gún co­men­ta­rio, pe­ro di­go:

    Sí, ha si­do as­cen­di­do a Vi­gi­lan­te Jefe es­te año.

    No, no. Ahí ha­cia la es­qu­ina de la me­sa. Pu­edes ver… Di­ce Wi­ress.

    Beetee gu­iña los oj­os de­ba­jo de sus ga­fas.

    Puedes ver que es­tá ahí.

    Me qu­edo mi­ran­do en esa di­rec­ci­ón, per­p­le­ja. Pe­ro en­ton­ces lo veo. Un pe­qu­eño es­pa­cio de unos qu­in­ce cen­tí­met­ros cu­ad­ra­dos en la es­qu­ina de la me­sa pa­re­ce es­tar vib­ran­do. Es co­mo si el aire es­tu­vi­era on­de­an­do con pe­qu­eñas olas vi­sib­les, dis­tor­si­onan­do los án­gu­los afi­la­dos de la ma­de­ra y de una co­pa de vi­no que al­gu­i­en pu­so al­lí.

    Un cam­po de fu­er­za. Han pu­es­to uno en­t­re los Vi­gi­lan­tes y no­sot­ros. Me pre­gun­to por qué. di­ce Be­etee.

    Por mí, pro­bab­le­men­te. Of­rez­co. El año pa­sa­do les lan­cé una flec­ha du­ran­te mi se­si­ón pri­va­da de en­t­re­na­mi­en­to. Be­etee y Wi­ress se me qu­edan mi­ran­do con cu­ri­osi­dad.

    Fui pro­vo­ca­da. Así que ¿to­dos los cam­pos de fu­er­za ti­enen un pun­to co­mo ese?

    Grieta. Di­ce Wi­ress va­ga­men­te.

    En la ar­ma­du­ra, o co­mo si lo fu­era. Ter­mi­na Be­etee. Lo ide­al se­ría que fu­era in­vi­sib­le, ¿no?

    Quiero pre­gun­tar­les más, pe­ro anun­ci­an la co­mi­da. Bus­co a Pe­eta, pe­ro es­tá con un gru­po de unos di­ez ven­ce­do­res, así que de­ci­do sim­p­le­men­te co­mer con el Dis­t­ri­to 3. Tal vez pu­eda con­se­gu­ir que se nos una Se­eder.

    Cuando lle­ga­mos has­ta la zo­na de co­me­dor, veo que al­gu­nos en la pan­dil­la de Pe­eta ti­enen ot­ras ide­as. Es­tán ar­ras­t­ran­do to­das las me­sas pe­qu­eñas pa­ra for­mar una me­sa gran­de pa­ra que to­dos ten­ga­mos que co­mer jun­tos. Aho­ra no sé qué ha­cer. In­c­lu­so en el co­le­gio so­lía evi­tar co­mer en una me­sa con­cur­ri­da. Fran­ca­men­te, pro­bab­le­men­te me hab­ría sen­ta­do so­la de no ser por­que Mad­ge co­gió la cos­tum­b­re de jun­tar­se con­mi­go. Su­pon­go que hab­ría co­mi­do con Ga­le, ex­cep­to que, es­tan­do a dos cur­sos de dis­tan­cia, nu­es­t­ras co­mi­das nun­ca ca­ye­ron a la mis­ma ho­ra.

    Cojo una ban­de­ja y em­pi­ezo a an­dar en­t­re los car­ros rep­le­tos de co­mi­da que ro­de­an la sa­la.

    Peeta se une con­mi­go en el es­to­fa­do. ¿Qué tal va?

    Bien. Va bi­en. Me gus­tan los ven­ce­do­res del Dis­t­ri­to Tres. Di­go. Wi­ress y Be­etee. ¿De ver­dad? Pre­gun­ta. Son al­go así co­mo un chis­te pa­ra los de­más. ¿Por qué se­rá que eso no me sor­p­ren­de? Di­go. Pi­en­so en có­mo Pe­eta en el co­le­gio si­em­p­re es­ta­ba ro­de­ado por una muc­he­dum­b­re de ami­gos. Es alu­ci­nan­te, de ver­dad, que jamás se fi­j­ara en lo más mí­ni­mo en mí ex­cep­to pa­ra pen­sar que era ra­ra.

    Johanna los ha apo­da­do Nuts y Volts (NdT: tam­po­co tra­du­je los apo­dos. Pe­ro Nuts sig­ni­fi­ca Lo­co, y Volts se re­fi­ere a vol­ti­os) .

    Y en­ton­ces yo soy es­tú­pi­da por pen­sar que pod­rí­an ser úti­les. Por al­go que Johan­na Ma­son di­jo mi­en­t­ras se es­ta­ba em­ba­dur­nan­do los pec­hos pa­ra la luc­ha. Rep­li­co.

    De hec­ho creo que el apo­do ha es­ta­do cir­cu­lan­do du­ran­te años. Y no lo di­je co­mo un in­sul­to. Só­lo es­toy com­par­ti­en­do in­for­ma­ci­ón.

    Bueno, Wi­ress y Be­etee son lis­tos. In­ven­tan co­sas. Pu­di­eron de­cir que han pu­es­to un cam­po de fu­er­za en­t­re no­sot­ros y los Vi­gi­lan­tes. Y si te­ne­mos que te­ner ali­ados, los qu­i­ero a el­los. Lan­zo el cuc­ha­rón de nu­evo en una po­ta de es­to­fa­do, sal­pi­cán­do­nos a los dos con la sal­sa. ¿Por qué es­tás tan en­fa­da­da? Pre­gun­ta pe­eta, lim­pi­án­do­se la sal­sa de su ca­mi­sa. ¿Por­que me me­tí con­ti­go en el as­cen­sor? Lo si­en­to. Creí que sim­p­le­men­te te re­irí­as por eso.

    Olvídalo. Di­go con una sa­cu­di­da de la ca­be­za. Es un mon­tón de co­sas.

    Darius.

    Darius. Los Ju­egos. Hay­mitch ob­li­gán­do­nos a for­mar equ­ipo con los de­más.

    Puede ser só­lo tú y yo, ya lo sa­bes.

    Lo sé. Pe­ro tal vez Hay­mitch ten­ga ra­zón. No le di­gas que lo di­je, pe­ro ge­ne­ral­men­te la ti­ene, en lo re­fe­ren­te a los Ju­egos.

    Bueno, tú pu­edes te­ner la úl­ti­ma pa­lab­ra sob­re nu­es­t­ros ali­ados. Pe­ro jus­to aho­ra, me in­c­li­no por Chaff y Se­eder. Di­ce Pe­eta.

    Me pa­re­ce bi­en Se­eder, Chaff no. Aún no, en cu­al­qu­i­er ca­so.

    Vente y co­me con él. Lo pro­me­to, no le de­j­aré vol­ver a be­sar­te.

    Chaff no pa­re­ce tan ma­lo en la co­mi­da. Es­tá sob­rio, y aun­que hab­la de­ma­si­ado al­to y ha­ce un mon­tón de chis­tes ma­los, la ma­yor par­te son sob­re sí mis­mo. Pu­edo ver por qué pod­ría ser bu­eno pa­ra Hay­mitch, cu­yos pen­sa­mi­en­tos dis­cur­ren tan os­cu­ros. Pe­ro aún no es­toy se­gu­ra de si qu­i­ero te­ner­lo por ali­ado.

    Intento muy du­ro ser más so­ci­ab­le, no só­lo con Chaff si­no con el gru­po en ge­ne­ral. Des­pu­és de la co­mi­da ha­go la es­ta­ci­ón de los in­sec­tos co­mes­tib­les con los tri­bu­tos del Dis­t­ri­to 8Ce­ce­lia, que ti­ene tres ni­ños en ca­sa, y Wo­of, y hom­b­re muy vi­e­jo que es du­ro de oído y que no pa­re­ce en­te­rar­se de na­da ya que si­gue em­pe­ña­do en me­ter­se bic­hos ve­ne­no­sos en la bo­ca. De­se­aría po­der men­ci­onar el ha­ber­me en­con­t­ra­do a Twill y Bon­nie en el bos­que, pe­ro no ima­gi­no có­mo. Cas­h­me­re y Gloss, los her­ma­nos del Dis­t­ri­to 1, me in­vi­tan con el­los y ha­ce­mos ha­ma­cas du­ran­te un ra­to. Son edu­ca­dos pe­ro frí­os, y me pa­so to­do el ti­em­po pen­san­do en có­mo ma­té a los dos tri­bu­tos de su dis­t­ri­to, Glim­mer y Mar­vel, el año pa­sa­do, y que el­los pro­bab­le­men­te los co­no­cí­an y tal vez in­c­lu­so fu­eran sus men­to­res. Tan­to mi ha­ma­ca co­mo mi in­ten­to de co­nec­tar con el­los son me­di­oc­res co­mo muc­ho. Me uno a Eno­ba­ria en el en­t­re­na­mi­en­to con es­pa­da e in­ter­cam­bio unos po­cos co­men­ta­ri­os, pe­ro es­tá cla­ro que nin­gu­na de las dos qu­i­ere for­mar equ­ipo. Fin­nick apa­re­ce de nu­evo cu­an­do es­toy re­ci­bi­en­do con­se­j­os de pes­ca, pe­ro prin­ci­pal­men­te só­lo pa­ra pre­sen­tar­me a Mags, la mu­j­er ma­yor que tam­bi­én es del Dis­t­ri­to 4. En­t­re el acen­to de su dis­t­ri­to y su hab­lar em­b­rol­la­do­po­sib­le­men­te ha­ya te­ni­do un der­ra­me­no pu­edo en­ten­der más que una pa­lab­ra de ca­da cu­at­ro. Pe­ro juro que es ca­paz de ha­cer un an­zu­elo a par­tir de cu­al­qu­i­er co­sa­una es­pi­na, un hu­ese­cil­lo, un pen­di­en­te. Des­pu­és de un ra­to de­jo de ha­cer­le ca­so al en­t­re­na­dor y me li­mi­to a in­ten­tar co­pi­ar to­do lo que ha­ce Mags. Cu­an­do ha­go un gan­c­ho bas­tan­te bu­eno a par­tir de una uña dob­la­da y lo ato a va­ri­as heb­ras de mi pe­lo, me of­re­ce una son­ri­sa des­den­ta­da y un co­men­ta­rio inin­te­li­gib­le que creo que pu­ede ser un ha­la­go. De re­pen­te re­cu­er­do có­mo se pre­sen­tó vo­lun­ta­ria pa­ra re­em­p­la­zar a la joven his­té­ri­ca en su dis­t­ri­to. No po­día ser por­que pen­sa­ra que te­nía nin­gu­na po­si­bi­li­dad de ga­nar. Lo hi­zo pa­ra sal­var a la chi­ca, co­mo yo me pre­sen­té vo­lun­ta­ria el año pa­sa­do pa­ra sal­var a Prim. Y de­ci­do que la qu­i­ero en mi equ­ipo.

    Genial. Aho­ra ten­go que vol­ver y de­cir­le a Hay­mitch que qu­i­ero a una oc­hen­to­na y a Nuts y Volts co­mo ali­ados. Le va a en­can­tar.

    Así que de­jo de in­ten­tar ha­cer ami­gos y voy a la sec­ci­ón de ti­ro con ar­co pa­ra bus­car al­go de cor­du­ra. Se es­tá ge­ni­al al­lí, pu­di­en­do pro­bar to­dos los ar­cos y flec­has. El en­t­re­na­dor, Tax, vi­en­do que los obj­eti­vos in­mó­vi­les no su­po­nen nin­gún re­to pa­ra mí, em­pi­eza a lan­zar muy ar­ri­ba al aire esos pá­j­aros fal­sos ton­tos pa­ra que les dis­pa­re. Al prin­ci­pio pa­re­ce es­tú­pi­do, pe­ro in­c­lu­so re­sul­ta ser di­ver­ti­do. Muc­ho más co­mo ca­zar una cri­atu­ra vi­va. Ya que es­toy dán­do­le a to­do lo que lan­za, em­pi­eza a aumen­tar el nú­me­ro de aves que en­vía por los aires. Me ol­vi­do del res­to del gim­na­sio y de los ven­ce­do­res y de qué mi­se­rab­le me si­en­to, y me pi­er­do en el ti­ro. Cu­an­do con­si­go aca­bar con cin­co pá­j­aros en una ron­da, me doy cu­en­ta de que hay tan­to si­len­cio que pu­edo oír có­mo ca­da uno gol­pea el su­elo. Me doy la vu­el­ta y veo que la ma­yo­ría de los ven­ce­do­res se han pa­ra­do pa­ra mi­rar­me. Sus ros­t­ros mu­es­t­ran cu­al­qu­i­er co­sa des­de la en­vi­dia al odio a la ad­mi­ra­ci­ón.

    Después del en­t­re­na­mi­en­to, Pe­eta y yo es­ta­mos jun­tos, es­pe­ran­do a que Hay­mitch y Ef­fie apa­rez­can pa­ra la ce­na. Cu­an­do nos lla­man pa­ra co­mer, Hay­mitch se lan­za sob­re mí de in­me­di­ato.

    Así que por lo me­nos la mi­tad de los ven­ce­do­res les han in­di­ca­do a sus men­to­res que te so­li­ci­ten co­mo ali­ada. Sé que no pu­ede ser por tu aleg­re per­so­na­li­dad.

    La vi­eron dis­pa­rar. Di­ce Pe­eta con una son­ri­sa. De hec­ho, yo la vi dis­pa­rar, de ver­dad, por pri­me­ra vez. Es­toy a pun­to de pre­sen­tar una so­li­ci­tud for­mal yo mis­mo. ¿Tan bu­ena eres? Me pre­gun­ta Hay­mitch. ¿Tan bu­ena co­mo pa­ra que te qu­i­era Bru­tus?

    Me en­co­jo de hom­b­ros.

    Pero yo no qu­i­ero a Bru­tus. Qu­i­ero a Mags y al Dis­t­ri­to Tres.

    Por su­pu­es­to que sí. Hay­mitch sus­pi­ra y en­car­ga una bo­tel­la de vi­no. Les di­ré a to­dos que aún os es­tá­is de­ci­di­en­do.

    Después de mi ex­hi­bi­ci­ón de ti­ro, aún soy obj­eto de al­gu­nas bro­mas, pe­ro ya no si­en­to que se bur­lan de mí. De hec­ho, me si­en­to co­mo si en ci­er­ta for­ma hu­bi­era si­do ini­ci­ada en el cír­cu­lo de los ven­ce­do­res. Du­ran­te los si­gu­i­en­tes dos dí­as pa­so ti­em­po con ca­si to­dos los que van a la are­na. In­c­lu­so con los mor­p­h­lings, qu­i­enes, con la ayu­da de Pe­eta, me pin­tan en un cam­po de flo­res ama­ril­las. In­c­lu­so con Fin­nick, que me da una ho­ra de lec­ci­ones de tri­den­te a cam­bio de una ho­ra de in­s­t­ruc­ci­ón en ti­ro con ar­co. Y cu­an­to más lle­go a co­no­cer a es­ta gen­te, pe­or me re­sul­ta. Por­que, en co­nj­un­to, no los odio. Y me gus­tan al­gu­nos. Y muc­hos es­tán tan da­ña­dos que mi in­s­tin­to na­tu­ral se­ría el de pro­te­ger­los. Pe­ro to­dos ti­enen que mo­rir si voy a sal­var a Pe­eta.

    El día fi­nal de en­t­re­na­mi­en­to ter­mi­na con nu­es­t­ras se­si­ones pri­va­das. To­dos te­ne­mos qu­in­ce mi­nu­tos an­te los Vi­gi­lan­tes pa­ra sor­p­ren­der­los con nu­es­t­ras ha­bi­li­da­des, pe­ro no sé qué es lo que nin­gu­no de no­sot­ros pod­rá en­se­ñar­les. Hay muc­has bro­mas sob­re el­lo en la co­mi­da. Lo que pod­re­mos ha­cer. Can­tar, ba­ilar, des­nu­dar­nos, con­tar chis­tes. Mags, a qu­i­en aho­ra pu­edo en­ten­der un po­co me­j­or, de­ci­de que sim­p­le­men­te se va a ec­har una si­es­ta. No sé lo que yo voy a ha­cer. Dis­pa­rar al­gu­nas flec­has, su­pon­go. Hay­mitch di­jo que los sor­p­ren­di­éra­mos si po­de­mos, pe­ro es­toy en se­qu­ía de ide­as.

    Como la chi­ca del 12, soy la úl­ti­ma de to­dos. El co­me­dor se va qu­edan­do más y más en si­len­cio a me­di­da que los tri­bu­tos van sa­li­en­do pa­ra su ac­tu­aci­ón. Es más fá­cil man­te­ner la ac­ti­tud ir­re­ve­ren­te e in­ven­cib­le que he­mos adop­ta­do to­dos cu­an­do so­mos más. A me­di­da que la gen­te va de­sa­pa­re­ci­en­do por la pu­er­ta, to­do en lo que pu­edo pen­sar es que la vi­da que les qu­eda se cu­en­ta en dí­as.

    Peeta y yo nos qu­eda­mos so­los por fin. Él se in­c­li­na sob­re la me­sa pa­ra to­mar­me las ma­nos. ¿Ya has de­ci­di­do lo que vas a ha­cer pa­ra los Vi­gi­lan­tes?

    Sacudo la ca­be­za.

    Ya no pu­edo usar­los co­mo di­ana de prác­ti­cas es­te año, con el cam­po de fu­er­za y eso. Tal vez ha­ré unos an­zu­elos. ¿Y tú?

    Ni idea. Si­go de­se­an­do po­der hor­ne­ar una tar­ta o al­go.

    Haz al­go más de ca­muf­la­je. Su­gi­ero.

    Si los mor­p­h­lings me han de­j­ado al­go con lo que tra­ba­j­ar. Di­ce amar­ga­men­te. Han es­ta­do pe­ga­dos a esa es­ta­ci­ón des­de que em­pe­zó el en­t­re­na­mi­en­to.

    Nos qu­eda­mos sen­ta­dos en si­len­cio un ra­to y des­pu­és su­el­to aqu­el­lo que es­tá en nu­es­t­ras men­tes. ¿Có­mo va­mos a ma­tar a es­ta gen­te, Pe­eta?

    No lo sé. Apo­ya la ca­be­za sob­re nu­es­t­ras ma­nos en­t­re­la­za­das.

    No los qu­i­ero co­mo ali­ados. ¿Por qué qu­iso Hay­mitch que los co­no­ci­éra­mos me­j­or? Lo ha­rá muc­ho más du­ro que la úl­ti­ma vez. Ex­cep­to por Rue, tal vez. Pe­ro su­pon­go que da igu­al, en nin­gún ca­so hab­ría po­di­do ma­tar­la. Se pa­re­cía de­ma­si­ado a Prim.

    Peeta al­za la vis­ta pa­ra mi­rar­me, el ce­ño frun­ci­do mi­en­t­ras pi­en­sa.

    Su mu­er­te fue la más des­p­re­ci­ab­le, ¿no?

    Ninguna fue muy bo­ni­ta. Di­go, pen­san­do en los fi­na­les de Glim­mer y Ca­to.

    Llaman a Pe­eta, así que es­pe­ro so­la. Pa­san qu­in­ce mi­nu­tos. Des­pu­és me­dia ho­ra. Pa­sa­ron cer­ca de cu­aren­ta mi­nu­tos cu­an­do me lla­man.

    Cuando en­t­ro, hu­elo el fu­er­te aro­ma de lim­pi­ador y me doy cu­en­ta de que una de las al­fom­b­ras ha si­do ar­ras­t­ra­da al cen­t­ro de la sa­la. El hu­mor es muy dis­tin­to al del año pa­sa­do, cu­an­do los Vi­gi­lan­tes es­ta­ban me­dio bor­rac­hos y dis­t­ra­ída­men­te pi­co­te­an­do en ma­nj­ares de la me­sa de ban­qu­etes. Es­tán mur­mu­ran­do en­t­re el­los, con as­pec­to al­go aira­do. ¿Qué hi­zo Pe­eta? ¿Algo pa­ra en­fa­dar­los?

    Siento una pun­za­da de pre­ocu­pa­ci­ón. Eso no es bu­eno. No qu­i­ero que Pe­eta se se­ña­le a sí mis­mo co­mo un obj­eti­vo pa­ra la ira de los Vi­gi­lan­tes. Eso es par­te de mi tra­ba­jo. Apar­tar los ti­ros de Pe­eta. Pe­ro ¿có­mo los en­fa­dó? Por­que me en­can­ta­ría ha­cer jus­to eso y más. At­ra­ve­sar el bar­niz de su­pe­ri­ori­dad de aqu­el­los que usan sus ce­reb­ros pa­ra en­con­t­rar for­mas di­ver­ti­das de ma­tar­nos. Ha­cer­les ver que aun­que no­sot­ros so­mos vul­ne­rab­les a las cru­el­da­des del Ca­pi­to­lio, el­los tam­bi­én lo son. ¿Te­né­is idea de cu­án­to os odio? Pi­en­so. ¿Vo­sot­ros, que les ha­bé­is en­t­re­ga­do vu­es­t­ros ta­len­tos a los Ju­egos?

    Intento cap­tar la mi­ra­da de Plu­tarch He­aven­s­bee, pe­ro pa­re­ce es­tar ig­no­rán­do­me in­ten­ci­ona­da­men­te, co­mo ha es­ta­do ha­ci­en­do to­do el pe­rí­odo de en­t­re­na­mi­en­to. Re­cu­er­do có­mo me bus­có en el ba­ile, qué com­p­la­ci­do es­ta­ba de en­se­ñar­me el sin­sa­jo en su re­loj. Su ac­ti­tud amis­to­sa es­tá fu­era de lu­gar aquí. ¿Có­mo pod­ría no es­tar­lo, cu­an­do yo soy un me­ro tri­bu­to y él es el Vi­gi­lan­te Jefe? Tan po­de­ro­so, tan le­j­ano, tan se­gu­ro…

    De re­pen­te sé exac­ta­men­te lo que voy a ha­cer. Al­go que ha­rá que cu­al­qu­i­er co­sa que ha­ya hec­ho has­ta aho­ra se qu­ede en na­da. Me voy a la es­ta­ci­ón de nu­dos y co­jo un tro­zo de cu­er­da.

    Empiezo a ma­ni­pu­lar­lo, pe­ro es di­fí­cil por­que nun­ca hi­ce es­te nu­do yo mis­ma. Só­lo he vis­to los de­dos de Fin­nick, y esos se mo­ví­an muy rá­pi­do. Des­pu­és de unos di­ez mi­nu­tos, he con­se­gu­ido un la­zo res­pe­tab­le. Ar­ras­t­ro a uno de los mu­ñe­cos di­ana al cen­t­ro de la sa­la y, usan­do unas bar­ras, lo cu­el­go de mo­do que pen­de del cu­el­lo. Atar­le las ma­nos det­rás de la es­pal­da se­ría un bo­ni­to to­que, pe­ro creo que tal vez me es­té qu­edan­do sin ti­em­po. Me ap­re­su­ro a la es­ta­ci­ón de ca­muf­la­je, don­de al­gu­nos de los ot­ros tri­bu­tos, sin du­da los mor­p­h­lings, han hec­ho un des­ba­ra­j­us­te co­lo­sal. Pe­ro en­cu­en­t­ro un re­ci­pi­en­te me­dio lle­no de zu­mo de ba­yas ro­jo san­g­re que me se­rá útil. La te­la re­cu­bi­er­ta de pi­el del ma­ni­quí lo con­vi­er­te en un li­en­zo bu­eno y ab­sor­ben­te. Cu­ida­do­sa­men­te pin­to con cu­ida­do, con el de­do, las pa­lab­ras en su cu­er­po, ocul­tán­do­las de la vis­ta de los de­más. Des­pu­és me apar­to rá­pi­da­men­te pa­ra ver la re­ac­ci­ón en los ros­t­ros de los Vi­gi­lan­tes mi­en­t­ras le­en el nom­b­re en el mu­ñe­co.




SENECA CRANE.

 

    El efec­to en los Vi­gi­lan­tes es in­me­di­ato y sa­tis­fac­to­rio. Va­ri­os su­el­tan gri­ti­tos. Ot­ros de­j­an ca­er sus va­sos de vi­no, que se ha­cen añi­cos mu­si­cal­men­te con­t­ra el su­elo. Dos pa­re­cen es­tar con­si­de­ran­do des­ma­yar­se. La apa­ri­en­cia de shock es uná­ni­me.

    Ahora ten­go la aten­ci­ón de Plu­tarch He­aven­s­bee. Se me qu­eda mi­ran­do fi­j­amen­te mi­en­t­ras el zu­mo del me­lo­co­tón que es­t­ru­jó en su ma­no cor­re en­t­re sus de­dos. Fi­nal­men­te se ac­la­ra la gar­gan­ta y di­ce:

    Ya pu­ede re­ti­rar­se, se­ño­ri­ta Ever­de­en.

    Inclino una vez la ca­be­za con res­pe­to y me vu­el­vo pa­ra ir­me, pe­ro en el úl­ti­mo mo­men­to no pu­edo re­sis­tir­me a lan­zar el re­ci­pi­en­te de jugo de ba­ya sob­re mi hom­b­ro. Pu­edo oír có­mo el con­te­ni­do da de lle­no en el mu­ñe­co mi­en­t­ras un par de va­sos de vi­no más se rom­pen.

    Mientras las pu­er­tas del as­cen­sor se ci­er­ran an­te mí, veo que na­die se ha mo­vi­do.

    Eso los sor­p­ren­dió, pi­en­so. Fue pre­ci­pi­ta­do y pe­lig­ro­so y sin du­da pa­ga­ré por el­lo di­ez ve­ces.

    Pero por el mo­men­to, si­en­to al­go que se pa­re­ce muc­ho a la eufo­ria y me per­mi­to sa­bo­re­ar­lo.

    Quiero en­con­t­rar a Hay­mitch de in­me­di­ato pa­ra con­tar­le mi se­si­ón, pe­ro no hay na­die.

    Supongo que se es­tán pre­pa­ran­do pa­ra la ce­na y de­ci­do dar­me una duc­ha, ya que ten­go las ma­nos su­ci­as por el jugo. Mi­en­t­ras es­toy ba­jo el agua, me em­pi­ezo a cu­es­ti­onar la sa­bi­du­ría de mi úl­ti­mo tru­co. La pre­gun­ta que de­be­ría gu­i­ar­me aho­ra es "¿Ayu­da­rá es­to a man­te­ner a Pe­eta con vi­da?" In­di­rec­ta­men­te es­to tal vez no. Lo que su­ce­de du­ran­te el en­t­re­na­mi­en­to es al­to sec­re­to, así que no ti­ene sen­ti­do lle­var a ca­bo na­da en mi con­t­ra cu­an­do na­die sab­rá cu­ál fue mi tran­s­g­re­si­ón. De hec­ho, el año pa­sa­do fui re­com­pen­sa­da por mi te­me­ri­dad. Aun­que es­to es un ti­po di­fe­ren­te de cri­men. Si los Vi­gi­lan­tes es­tán en­fa­da­dos con­mi­go y de­ci­den cas­ti­gar­me en la are­na, Pe­eta tam­bi­én pod­ría qu­edar­se at­ra­pa­do en el ata­que. Tal vez fui de­ma­si­ado im­pul­si­va. Aún así… no pu­edo de­cir que la­men­te ha­ber­lo hec­ho.

    Cuando nos re­uni­mos to­dos pa­ra ce­nar, per­ci­bo que las ma­nos de Pe­eta es­tán man­c­ha­das de una am­p­lia va­ri­edad de co­lo­res, in­c­lu­so aun­que su pe­lo aún es­tá hú­me­do del ba­ño.

    Después de to­do, de­be de ha­ber hec­ho al­gu­na for­ma de ca­muf­la­je. Una vez es­tá ser­vi­da la so­pa, Hay­mitch va di­rec­to al asun­to que es­tá en men­te de to­dos.

    Está bi­en, así que ¿có­mo fu­eron vu­es­t­ras se­si­ones pri­va­das?

    Intercambio una mi­ra­da con Pe­eta. De al­gún mo­do no me en­tu­si­as­ma de­ma­si­ado po­ner lo que hi­ce en pa­lab­ras. En la tran­qu­ili­dad del co­me­dor, pa­re­ce de­ma­si­ado ex­t­re­mo.

    Tú pri­me­ro. Le di­go. De­be de ha­ber si­do muy es­pe­ci­al. Tu­ve que es­pe­rar cu­aren­ta mi­nu­tos pa­ra en­t­rar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario