sábado, 15 de septiembre de 2012

Capitulo 13


    Sí, los ven­ce­do­res son los más fu­er­tes de en­t­re los nu­es­t­ros. Son los que sob­re­vi­vi­eron a la are­na y se es­ca­pa­ron de la so­ga de la pob­re­za que nos es­t­ran­gu­la a los de­más. El­los, o de­be­ría de­cir no­sot­ros, son la per­fec­ta en­car­na­ci­ón de la es­pe­ran­za don­de no hay es­pe­ran­za. Y aho­ra ve­in­tit­rés de no­sot­ros mo­ri­re­mos pa­ra de­mos­t­rar que in­c­lu­so la es­pe­ran­za era una ilu­si­ón.

    Me aleg­ro de ha­ber ga­na­do so­la­men­te el año pa­sa­do. De ot­ra for­ma, co­no­ce­ría a to­dos los de­más ven­ce­do­res, no só­lo por ver­los en la te­le­vi­si­ón si­no por­que son in­vi­ta­dos en to­dos los Ju­egos. In­c­lu­so si no son men­to­res co­mo Hay­mitch si­em­p­re ti­ene que ser, la ma­yo­ría reg­re­san ca­da año al Ca­pi­to­lio pa­ra el even­to. Creo que muc­hos son ami­gos. Mi­en­t­ras que el úni­co ami­go del que yo ten­d­ré que pre­ocu­par­me por ma­tar se­rá o Pe­eta o Hay­mitch. ¡Pe­eta o Hay­mitch!

    Me si­en­to er­gu­ida, lan­zan­do a un la­do la cu­bi­er­ta. ¿Qué es lo que se me aca­ba de pa­sar por la men­te? No hay si­tu­aci­ón al­gu­na en la cu­al ma­ta­ría nun­ca a Pe­eta ni a Hay­mitch. Pe­ro uno de el­los es­ta­rá en la are­na con­mi­go, y eso es un hec­ho. Tal vez ha­yan de­ci­do en­t­re el­los qu­i­én se­rá. Qu­i­en qu­i­era que sea ele­gi­do pri­me­ro, el ot­ro ten­d­rá la op­ci­ón de pre­sen­tar­se vo­lun­ta­rio pa­ra to­mar su lu­gar. Ya sé lo que pa­sa­rá. Pe­eta le pe­di­rá a Ha­yimtch que lo de­je ir a la are­na con­mi­go sin im­por­tar na­da. Por mi bi­en. Pa­ra pro­te­ger­me.

    Tropiezo por el só­ta­no, bus­can­do una sa­li­da. ¿Có­mo en­t­ré si­qu­i­era en es­te lu­gar? Su­bo a las apal­pa­das los es­ca­lo­nes has­ta la co­ci­na y veo que la ven­ta­na de cris­tal en la pu­er­ta ha si­do hec­ha añi­cos. De­be de ser eso el por­qué de que mi ma­no es­té san­g­ran­do. Me ap­re­su­ro a vol­ver a la noc­he y voy di­rec­ta a la ca­sa de Hay­mitch. Es­tá sen­ta­do so­lo en la me­sa de la co­ci­na, una bo­tel­la me­dio va­cía de li­cor blan­co en un pu­ño, su cuc­hil­lo en el ot­ro. Bor­rac­ho co­mo una cu­ba.

    Ah, aquí es­tá. To­da hec­ha pol­vo. Por fin hi­cis­te las cu­en­tas, ¿ver­dad, pre­ci­osa? ¿De­du­j­is­te que no vas a ir al­lí so­la? Y aho­ra es­tás aquí pa­ra pe­dir­me… ¿qué? Di­ce.

    No res­pon­do. La ven­ta­na es­tá abi­er­ta de par en par y el vi­en­to cor­ta co­mo si es­tu­vi­era en el ex­te­ri­or.

    Lo ad­mi­to, fue más fá­cil pa­ra el chi­co. Es­ta­ba aquí an­tes de que pu­di­era rom­per­le el sel­lo a la bo­tel­la. Sup­li­cán­do­me por ot­ra opor­tu­ni­dad pa­ra en­t­rar. Pe­ro ¿qué pu­edes de­cir tú?

    Imita mi voz. ¿To­ma su lu­gar, Hay­mitch, por­que en las mis­mas cir­cun­s­tan­ci­as, pre­fi­ero que Pe­eta ten­ga una opor­tu­ni­dad con el res­to de su vi­da an­tes que tú?

    Me mu­er­do el la­bio por­que una vez lo ha dic­ho, ten­go mi­edo de que eso sea lo que qu­i­ero.

    Que vi­va Pe­eta, in­c­lu­so si eso su­po­ne la mu­er­te de Hay­mitch. No, no lo qu­i­ero. Es es­pan­to­so, por su­pu­es­to, pe­ro aho­ra Hay­mitch es mi fa­mi­lia. ¿Pa­ra qué he ve­ni­do? Pi­en­so. ¿Qué pod­ría qu­erer yo aquí?

    Vine a por un tra­go. Di­go.

    Haymitch rom­pe a re­ír y gol­pea la bo­tel­la con­t­ra la me­sa de­lan­te de mí. Pa­so mi man­ga sob­re la par­te de ar­ri­ba y to­mo un par de tra­gos an­tes de sa­lir aho­gán­do­me. Me lle­va unos po­cos mi­nu­tos com­po­ner­me, e in­c­lu­so en­ton­ces mis oj­os y na­riz aún es­tán hu­me­an­tes. Pe­ro den­t­ro de mí, el li­cor se si­en­te co­mo fu­ego, y me gus­ta.

    Tal vez de­be­rí­as ser tú. Di­go con to­tal con­ven­ci­mi­en­to mi­en­t­ras sa­co una sil­la. En cu­al­qu­i­er ca­so, odi­as la vi­da.

    Muy ci­er­to. Di­ce Hay­micth. Y da­do que la úl­ti­ma vez in­ten­té man­te­ner­te a ti con vi­da… pa­re­ce que es­ta vez es­ta­ré ob­li­ga­do a sal­var al chi­co.

    Ese es ot­ro bu­en pun­to. Di­go, res­t­re­gán­do­me la na­riz e in­c­li­nan­do de nu­evo la bo­tel­la.

    El ar­gu­men­to de Pe­eta es que ya que te ele­gí a ti, aho­ra es­toy en de­uda con él. Lo que él qu­i­era. Y lo que qu­i­ere es la opor­tu­ni­dad de en­t­rar de nu­evo pa­ra pro­te­ger­te. Di­ce Hay­mitch.

    Lo sa­bía. En ese sen­ti­do, Pe­eta no es di­fí­cil de pre­de­cir. Mi­en­t­ras yo me es­ta­ba re­vol­can­do por el su­elo de ese só­ta­no, pen­san­do só­lo en mí mis­ma, él es­ta­ba aquí pen­san­do só­lo en mí.

    Vergüenza no es una pa­lab­ra lo bas­tan­te fu­er­te pa­ra lo que si­en­to.

    Podrías vi­vir ci­en vi­das y no ser me­re­ce­do­ra de él, ya lo sa­bes. Di­ce Hay­mitch.

    Sí, sí. Di­go brus­ca­men­te. Sin cu­es­ti­ón, él es el su­pe­ri­or en es­te trío. Así que, ¿qué vas a ha­cer tú?

    No lo sé. Hay­mitch sus­pi­ra. Vol­ver al­lí con­ti­go, qu­izás, si pu­edo. Sin mi nom­b­re sa­le en la co­sec­ha, no im­por­ta­rá. Sim­p­le­men­te se pre­sen­ta­rá vo­lun­ta­rio pa­ra ocu­par mi lu­gar.

    Nos sen­ta­mos en si­len­cio un ra­to.

    Sería ma­lo pa­ra ti, en la are­na, ¿no? ¿Co­no­ci­en­do a to­dos los de­más? Pre­gun­to.

    Oh, creo que po­de­mos con­tar con que se­rá in­so­por­tab­le sin im­por­tar dón­de es­té.

    Asiente a la bo­tel­la. ¿Pu­edo te­ner­la aho­ra de vu­el­ta?

    No. Di­go, ro­de­án­do­la con los bra­zos. Hay­mitch sa­ca ot­ra bo­tel­la de de­ba­jo de la me­sa y gi­ra la ta­pa. Pe­ro me doy cu­en­ta de que no es­toy aquí por un tra­go. Hay al­go más que qu­i­ero de Hay­mitch. Va­le, he ave­ri­gu­ado lo que es­toy pi­di­en­do. Di­go. Si so­mos Pe­eta y yo en los Ju­egos, es­ta vez in­ten­ta­re­mos man­te­ner­lo a él con vi­da.

    Algo cen­tel­lea en sus oj­os in­yec­ta­dos en san­g­re. Do­lor.

    Como di­j­is­te, va a ser ma­lo sin im­por­tar có­mo lo pre­sen­tes. Y da igu­al lo que qu­i­era Pe­eta, es su tur­no de ser sal­va­do. Los dos se lo de­be­mos. Mi voz ad­qu­i­ere un to­no de súp­li­ca. Ade­más, el Ca­pi­to­lio me odia de­ma­si­ado. Pu­edo dar­me por mu­er­ta. Tal vez él aún ten­ga una opor­tu­ni­dad. Por fa­vor, Hay­mitch. Di que me ayu­da­rás.

    Le frun­ce el ce­ño a su bo­tel­la, so­pe­san­do mis pa­lab­ras.

    Vale. Di­ce fi­nal­men­te.

    Gracias. Di­go. Aho­ra de­be­ría ir a ver a Pe­eta, pe­ro no qu­i­ero. Mi ca­be­za es­tá dan­do vu­el­tas por la be­bi­da, y es­toy tan hec­ha pol­vo, que qu­i­én sa­be de qué pod­ría con­ven­cer­me.

    No, aho­ra ten­go que ir a ca­sa a en­f­ren­tar­me a mi mad­re y a Prim.

    Mientras tro­pi­ezo por los es­ca­lo­nes a mi ca­sa, la pu­er­ta se ab­re y Ga­le me to­ma en bra­zos.

    Me equ­ivo­qué. De­bi­mos ha­ber­nos mar­c­ha­do cu­an­do di­j­is­te. Su­sur­ra.

    No. Di­go. Es­toy te­ni­en­do prob­le­mas pa­ra con­cen­t­rar­me, y el li­cor no de­ja de sa­lir de la bo­tel­la ca­yen­do por la es­pal­da de la cha­qu­eta de Ga­le, pe­ro a él no pa­re­ce im­por­tar­le.

    No es de­ma­si­ado tar­de. Di­ce.

    Por en­ci­ma de su hom­b­ro, veo a mi mad­re y a Prim afer­ra­das la una a la ot­ra en el um­b­ral.

    Huimos. Mu­eren. Y aho­ra ten­go que pro­te­ger a Pe­eta. Fin de la dis­cu­si­ón.

    Sí, lo es. Mis ro­dil­las ce­den y él me sos­ti­ene. Mi­en­t­ras el al­co­hol se ha­ce con mi men­te, oigo la bo­tel­la de cris­tal ha­cer­se añi­cos en el su­elo. Es­to pa­re­ce ap­ro­pi­ado ya que ob­vi­amen­te he per­di­do el con­t­rol de to­do.

    Cuando me des­pi­er­to, ape­nas lle­go al la­va­bo an­tes de que el li­cor ha­ga su re­apa­ri­ci­ón. Ar­de tan­to su­bi­en­do co­mo ar­dió ba­j­an­do, y sa­be el dob­le de mal. Es­toy tem­b­lo­ro­sa y su­do­ro­sa cu­an­do ter­mi­no de vo­mi­tar, pe­ro por lo me­nos la ma­yor par­te de la co­sa es­tá fu­era de mi or­ga­nis­mo. Lo bas­tan­te lle­gó a mi tor­ren­te san­gu­íneo, sin em­bar­go, re­sul­tan­do en un do­lor de ca­be­za pal­pi­tan­te, bo­ca re­se­ca, y es­tó­ma­go ar­di­en­te.

    Abro la duc­ha y me qu­edo de­ba­jo de la ti­bia llu­via un mi­nu­to an­tes de dar­me cu­en­ta de que aún es­toy en ro­pa in­te­ri­or. Mi mad­re de­bió de li­mi­tar­se a sa­car­me la ro­pa ex­ter­na su­cia y a me­ter­me en ca­ma. Ti­ro la ro­pa in­te­ri­or hú­me­da al la­va­bo y vi­er­to cham­pú en mi ca­be­za. Me du­elen las ma­nos, y es en­ton­ces cu­an­do veo las gra­pas, pe­qu­eñas y re­gu­la­res, a tra­vés de una pal­ma y por el la­te­ral de la ot­ra ma­no. Va­ga­men­te re­cu­er­do rom­per esa ven­ta­na de cris­tal anoc­he. Me fro­to de pi­es a ca­be­za, só­lo pa­rán­do­me pa­ra vo­mi­tar de nu­evo en la pro­pia duc­ha.

    Es sob­re to­do bi­lis y ba­ja por el de­sagüe con las bur­bu­j­as de olor dul­ce.

    Por fin lim­pia, me pon­go el al­bor­noz y vu­el­vo a la ca­ma, ig­no­ran­do mi pe­lo chor­re­an­te. Me me­to en­t­re las man­tas, se­gu­ra de que así es có­mo se si­en­te ser en­ve­ne­na­da. Las pi­sa­das en las es­ca­le­ras re­nu­evan mi pá­ni­co de anoc­he. No es­toy lis­ta pa­ra ver a mi mad­re y a Prim. Ten­go que re­com­po­ner­me pa­ra es­tar cal­ma­da y se­gu­ra, igu­al que es­ta­ba cu­an­do nos di­j­imos adi­ós el día de la úl­ti­ma co­sec­ha. Ten­go que ser fu­er­te. Luc­ho por con­se­gu­ir una pos­tu­ra er­gu­ida, apar­to mi pe­lo hú­me­do de mis si­enes pal­pi­tan­tes, y me pre­pa­ro pa­ra es­te en­cu­en­t­ro.

    Aparecen en la pu­er­ta, sos­te­ni­en­do té y tos­ta­das, sus ros­t­ros lle­nos de pre­ocu­pa­ci­ón. Ab­ro la bo­ca, pla­ne­an­do em­pe­zar con al­gún ti­po de chis­te, y rom­po a llo­rar.

    Ya se ve lo de ser fu­er­te.

    Mi mad­re se si­en­ta a un la­do en la ca­ma y Prim se acur­ru­ca jus­to jun­to a mí y me ab­ra­zan, ha­ci­en­do en voz ba­ja so­ni­dos tran­qu­ili­zan­tes, has­ta que ya ca­si aca­bé de llo­rar. Des­pu­és Prim co­ge una to­al­la y me se­ca el pe­lo, pa­san­do el pe­ine por los nu­dos, mi­en­t­ras mi mad­re me co­ac­ci­ona a to­mar té y tos­ta­das. Me vis­ten en un pi­j­ama cá­li­do y me po­nen más man­tas y me vu­el­vo a dor­mir.

    Sé por la luz que ya es­ta­mos al fi­nal de la tar­de cu­an­do me des­pi­er­to de nu­evo. Hay un va­so de agua en mi me­sil­la de noc­he y lo be­bo a gran­des tra­gos, se­di­en­ta. Mi es­tó­ma­go y mi ca­be­za aún pa­re­cen ro­cas, pe­ro muc­ho me­j­or que an­tes. Me le­van­to, me vis­to, y me ha­go una tren­za en el pe­lo. An­tes de ba­j­ar, me de­ten­go en la par­te al­ta de las es­ca­le­ras, sin­ti­én­do­me al­go aver­gon­za­da por có­mo he en­ca­j­ado las no­ti­ci­as del Qu­ar­ter Qu­ell. Mi hu­ida er­rá­ti­ca, be­ber con Hay­mitch, llo­rar. Da­das las cir­cun­s­tan­ci­as, su­pon­go que me me­rez­co un día de in­dul­gen­cia.

    Aunque me aleg­ro de que las cá­ma­ras no ha­yan es­ta­do aquí pa­ra ver­lo.

    Abajo, mi mad­re y Prim me ab­ra­zan de nu­evo, pe­ro no son muy emo­ti­vas. Sé que se es­tán gu­ar­dan­do co­sas pa­ra ha­cér­me­lo más fá­cil. Mi­ran­do al ros­t­ro de Prim, es di­fí­cil ima­gi­nar que sea la mis­ma ni­ñi­ta frá­gil a la que de­jé at­rás en el día de la co­sec­ha ha­ce nu­eve me­ses. La com­bi­na­ci­ón de esa ter­rib­le pru­eba y to­do lo que ha ve­ni­do des­pu­és­la cru­el­dad en el dis­t­ri­to, la pro­ce­si­ón de en­fer­mos y he­ri­dos a la que aho­ra a me­nu­do tra­ta por sí so­la si las ma­nos de mi mad­re es­tán de­ma­si­ado lle­na­se­sas co­sas la han en­ve­j­eci­do años. Tam­bi­én ha cre­ci­do un bu­en pe­da­zo; aho­ra so­mos ca­si de la mis­ma es­ta­tu­ra, pe­ro eso no es lo que la ha­ce pa­re­cer tan ma­yor.

    Mi mad­re me sir­ve una ta­za de cal­do, y pi­do una se­gun­da ta­za pa­ra lle­var­le a Hay­mitch.

    Después ca­mi­no por el jar­dín has­ta su ca­sa. Aca­ba de des­per­tar­se y acep­ta la ta­za sin co­men­ta­ri­os. Nos sen­ta­mos al­lí ca­si pa­cí­fi­ca­men­te, sor­bi­en­do nu­es­t­ro cal­do y mi­ran­do el atar­de­cer a tra­vés de la ven­ta­na de su sa­lón. Oigo a al­gu­i­en dan­do vu­el­tas ar­ri­ba y asu­mo que es Ha­zel­le, pe­ro unos mi­nu­tos des­pu­és ba­ja Pe­eta y lan­za sob­re la me­sa con ener­gía una ca­ja de car­tón de bo­tel­las de li­cor va­cí­as.

    Ahí, ya es­tá hec­ho. Di­ce.

    Haymicth es­tá ne­ce­si­tan­do to­dos sus re­cur­sos pa­ra en­fo­car los oj­os en las bo­tel­las, así que hab­lo yo: ¿Qué es­tá hec­ho?

    He ver­ti­do to­do el li­cor por el de­sagüe. Di­ce Pe­eta.

    Esto pa­re­ce des­per­tar a Hay­mitch de su es­tu­por, y pal­pa la ca­ja con in­c­re­du­li­dad. ¿Tú qué?

    Tiré el lo­te. Di­ce Pe­eta.

    Simplemente com­p­ra­rá más. Di­go yo.

    No, no lo ha­rá. Di­ce Pe­eta. Fui a bus­car a Rip­per es­ta ma­ña­na y le di­je que la en­t­re­ga­ría en cu­an­to ven­di­era a cu­al­qu­i­era de vo­sot­ros. Tam­bi­én le pa­gué, só­lo pa­ra ase­gu­rar­me, pe­ro no creo que ten­ga ga­nas de vol­ver a la cus­to­dia de los agen­tes de la paz.

    Haymitch lan­za un ta­jo con su cuc­hil­lo pe­ro Pe­eta lo es­qu­iva con tan­ta fa­ci­li­dad que es pa­té­ti­co. En mi in­te­ri­or se des­pi­er­ta la fu­ria. ¿Por qué es asun­to tu­yo lo que él ha­ga?

    Es com­p­le­ta­men­te asun­to mío. Sin im­por­tar en qué re­sul­te, dos de no­sot­ros va­mos a es­tar en la are­na con el ot­ro co­mo men­tor. No po­de­mos per­mi­tir­nos a nin­gún bor­rac­ho en es­te equ­ipo. Es­pe­ci­al­men­te no a ti, Kat­niss. Me di­ce Pe­eta. ¿Qué? Far­ful­lo, in­dig­na­da. Se­ría más con­vin­cen­te su no tu­vi­era aún tan­ta re­sa­ca.

    Anoche fue la pri­me­ra vez que he es­ta­do nun­ca bor­rac­ha.

    Sí, y mi­ra en qué es­ta­do es­tás. Di­ce Pe­eta.

    No sé qué me es­pe­ra­ba de mi pri­mer en­cu­en­t­ro con Pe­eta des­pu­és del anun­cio. Unos cu­an­tos ab­ra­zos y be­sos. Tal vez al­go de con­fort. No es­to. Me vu­el­vo a Hay­mitch.

    No te pre­ocu­pes, te con­se­gu­iré más li­cor.

    Entonces os en­t­re­ga­ré a los dos. De­j­emos que se os pa­se la bor­rac­he­ra en la maz­mor­ra. ¿Cu­ál es el sen­ti­do de es­to? Pre­gun­ta Hay­mitch.

    El sen­ti­do es que dos de no­sot­ros vol­ve­re­mos a ca­sa des­de el Ca­pi­to­lio. Un men­tor y un ven­ce­dor. Di­ce Pe­eta. Ef­fie me es­tá man­dan­do gra­ba­ci­ones de to­dos los ven­ce­do­res vi­vos. Va­mos a ver sus Ju­egos y ap­ren­der to­do lo que po­da­mos sob­re có­mo luc­han.

    Ganaremos pe­so y nos ha­re­mos más fu­er­tes. Va­mos a em­pe­zar a ac­tu­ar co­mo tri­bu­tos pro­fe­si­ona­les. ¡Y uno de no­sot­ros va a vol­ver a ser un ven­ce­dor tan­to si os gus­ta co­mo si no!

    Sale del cu­ar­to co­mo una ex­ha­la­ci­ón, dan­do un por­ta­zo.

    Haymitch y yo ha­ce­mos un ges­to de do­lor an­te el gol­pe.

    No me gus­ta la gen­te con su­pe­ri­ori­dad mo­ral. Di­go. ¿Qué hay de bu­eno en el­los? Di­ce Hay­mitch, qu­i­en em­pi­eza a sor­ber los res­tos de una de las bo­tel­las va­cí­as.

    Tú y yo. So­mos no­sot­ros qu­i­en él pla­nea que vu­el­van a ca­sa.

    Bueno, en­ton­ces le sa­lió el ti­ro por la cu­la­ta.

    Pero des­pu­és de unos dí­as, ac­ce­de­mos a ac­tu­ar co­mo Pro­fe­si­ona­les, por­que es la me­j­or for­ma de con­se­gu­ir que Pe­eta tam­bi­én es­té lis­to. Ca­da noc­he ve­mos los vi­e­j­os re­sú­me­nes de los Ju­egos que ga­na­ron el res­to de ven­ce­do­res. Me doy cu­en­ta de que nun­ca vi­mos a nin­gu­no du­ran­te el To­ur de la Vic­to­ria, lo que pa­re­ce ra­ro en ret­ros­pec­ti­va. Cu­an­do lo men­ci­ono, Hay­mitch di­ce que lo úl­ti­mo que el Pre­si­den­te Snow hab­ría qu­eri­do era mos­t­rar­nos a Pe­eta y a mí­es­pe­ci­al­men­te a mí­ha­ci­en­do mi­gas con ot­ros ven­ce­do­res en dis­t­ri­tos po­ten­ci­al­men­te re­bel­des. Los ven­ce­do­res ti­enen un es­ta­tus es­pe­ci­al, y si pa­re­ci­eran apo­yar mi de­sa­fío al Ca­pi­to­lio, hab­ría si­do po­lí­ti­ca­men­te pe­lig­ro­so. Aj­us­tán­do­me a la edad, me doy cu­en­ta de que al­gu­nos de nu­es­t­ros opo­nen­tes ya se­rán ma­yo­res, lo que es a la vez tris­te y tran­qu­ili­za­dor.

    Peeta to­ma co­pi­osas no­tas. Hay­mitch of­re­ce in­for­ma­ci­ón sob­re la per­so­na­li­dad de los ven­ce­do­res, y len­ta­men­te em­pe­za­mos a co­no­cer a nu­es­t­ra com­pe­ten­cia.

    Cada ma­ña­na ha­ce­mos co­sas pa­ra for­ta­le­cer nu­es­t­ros cu­er­pos. Cor­re­mos y le­van­ta­mos co­sas y es­ti­ra­mos los mús­cu­los. Ca­da tar­de tra­ba­j­amos en ha­bi­li­da­des de com­ba­te, lan­zan­do cuc­hil­los, luc­han­do cu­er­po a cu­er­po; in­c­lu­so les en­se­ño a es­ca­lar ár­bo­les. Ofi­ci­al­men­te, los tri­bu­tos no de­ben en­t­re­nar, pe­ro na­die in­ten­ta de­te­ner­nos. In­c­lu­so en años nor­ma­les, los tri­bu­tos de los Dis­t­ri­tos 1, 2 y 4 apa­re­cen ca­pa­ces de blan­dir lan­zas y es­pa­das. Es­to no es na­da en com­pa­ra­ci­ón.

    Después de to­dos los años de abu­so, el cu­er­po de Hay­mitch se re­sis­te a la me­j­ora. Aún es des­ta­cab­le­men­te fu­er­te, pe­ro la car­re­ra más cor­ta lo de­ja sin ali­en­to. Y pen­sa­rí­as que un ti­po que du­er­me to­das las noc­hes con un cuc­hil­lo se­ría de hec­ho ca­paz de gol­pe­ar la pa­red de la ca­sa con uno, pe­ro sus ma­nos dan ta­les sa­cu­di­das que le lle­va se­ma­nas con­se­gu­ir in­c­lu­so eso.

    Sin em­bar­go, Pe­eta y yo me­j­ora­mos muc­ho ba­jo el nu­evo ré­gi­men. Me da al­go que ha­cer.

    Nos da a to­dos al­go que ha­cer ade­más de acep­tar la der­ro­ta. Mi mad­re nos po­ne en una di­eta es­pe­ci­al pa­ra ga­nar pe­so. Prim tra­ta nu­es­t­ros mús­cu­los do­lo­ri­dos. Mad­ge nos trae a es­con­di­das los pe­ri­ódi­cos del Ca­pi­to­lio de su pad­re. Las pre­dic­ci­ones sob­re qu­i­én se­rá el ven­ce­dor de los ven­ce­do­res nos mu­es­t­ran en­t­re los fa­vo­ri­tos. In­c­lu­so Ga­le apa­re­ce en es­ce­na los do­min­gos, aun­que no les ti­ene ap­re­cio nin­gu­no a Pe­eta ni a Hay­mitch, y nos en­se­ña to­do lo que sa­be sob­re tram­pas. Es ra­ro pa­ra mí, es­tar en con­ver­sa­ci­ones con Pe­eta y Ga­le a la vez, pe­ro pa­re­ce que el­los han de­j­ado a un la­do los prob­le­mas que sea que ten­gan con res­pec­to a mí.

    Una noc­he, mi­en­t­ras acom­pa­ño a Ga­le de vu­el­ta a la ci­udad, in­c­lu­so ad­mi­te:

    Sería me­j­or si fu­era más fá­cil odi­ar­lo.

    Dímelo a mí. Di­go. Si hu­bi­era po­di­do sim­p­le­men­te odi­ar­lo en la are­na, no es­ta­rí­amos aho­ra en es­te lío. Él es­ta­ría mu­er­to, y yo se­ría una ven­ce­do­ra fe­liz y con­ten­ta yo so­li­ta. ¿Y dón­de es­ta­rí­amos no­sot­ros, Kat­niss? Pre­gun­ta Ga­le.

    Me de­ten­go, sin sa­ber qué de­cir. ¿Dón­de es­ta­ría yo con mi fin­gi­do pri­mo que no se­ría mi pri­mo de no ser por Pe­eta? ¿Aún me hab­ría be­sa­do y yo le hab­ría de­vu­el­to el be­so de ha­ber si­do lib­re pa­ra ha­cer­lo? ¿Me hab­ría abi­er­to a él, ar­rul­la­da por la se­gu­ri­dad del di­ne­ro y la co­mi­da y la se­gu­ri­dad que el ser una ven­ce­do­ra po­día tra­er en di­fe­ren­tes cir­cun­s­tan­ci­as? Pe­ro aún así si­em­p­re es­ta­ría la co­sec­ha cer­ni­én­do­se sob­re no­sot­ros, sob­re nu­es­t­ros hi­j­os. Sin im­por­tar lo que yo qu­isi­era…

    Cazando. Co­mo ca­da do­min­go. Di­go. Sé que él no se re­fe­ría a la res­pu­es­ta li­te­ral, pe­ro es­to es to­do cu­an­to pu­edo of­re­cer ho­nes­ta­men­te. Ga­le sa­be que lo ele­gí por en­ci­ma de Pe­eta cu­an­do no huí. Pa­ra mí, no ti­ene sen­ti­do hab­lar sob­re co­sas que pod­rí­an ha­ber si­do. In­c­lu­so de ha­ber ma­ta­do a Pe­eta en la are­na, aún no hab­ría qu­eri­do ca­sar­me con na­die. Só­lo me pro­me­tí pa­ra sal­var la vi­da de gen­te, y ese ti­ro me sa­lió com­p­le­ta­men­te por la cu­la­ta.

    En cu­al­qu­i­er ca­so, ten­go mi­edo de que cu­al­qu­i­er ti­po de es­ce­na emo­ci­onal con Ga­le tal vez le ha­ga ha­cer al­go drás­ti­co. Co­mo em­pe­zar un le­van­ta­mi­en­to en las mi­nas. Y tal y co­mo di­ce Hay­mitch, el Dis­t­ri­to 12 no es­tá pre­pa­ra­do pa­ra eso. Si eso, es­tán me­nos pre­pa­ra­dos que an­tes del anun­cio del Qu­ar­ter Qu­ell, por­que a la ma­ña­na si­gu­i­en­te ot­ro cen­te­nar de agen­tes de la paz lle­ga­ron por tren.

    Ya que no ten­go pen­sa­do vol­ver con vi­da la se­gun­da vez, cu­an­to an­tes re­nun­cie Ga­le a mí, me­j­or. Sí que ten­go pen­sa­do de­cir­le una o dos co­sas an­tes de la co­sec­ha, cu­an­do se nos per­mi­ta una ho­ra pa­ra nu­es­t­ras des­pe­di­das. Pa­ra de­cir­le a Ga­le qué esen­ci­al ha si­do pa­ra mí to­dos es­tos años. Has­ta qué pun­to ha si­do me­j­or mi vi­da por co­no­cer­lo. Por amar­lo, in­c­lu­so si só­lo es de la for­ma li­mi­ta­da en que pu­edo ha­cer­lo.

    Pero nun­ca ten­go la opor­tu­ni­dad.

    El día de la co­sec­ha es cá­li­do y boc­hor­no­so. La pob­la­ci­ón del Dis­t­ri­to 12 es­pe­ra, su­dan­do y en si­len­cio, en la pla­za, con pis­to­las auto­má­ti­cas apun­tán­do­les. Yo es­toy en pie, so­la, en una pe­qu­eña área acor­do­na­da con Pe­eta y Hay­mitch en un re­dil si­mi­lar a mi de­rec­ha. La co­sec­ha só­lo lle­va un mi­nu­to. A Ef­fie, res­p­lan­de­ci­en­do en una pe­lu­ca de oro me­tá­li­co, le fal­ta su brío ha­bi­tu­al. Ti­ene que re­bus­car por to­da la bo­la de co­sec­ha de las chi­cas du­ran­te bas­tan­te ra­to pa­ra po­der agar­rar el úni­co pe­da­zo de pa­pel que to­do el mun­do sa­be ya que ti­ene mi nom­b­re es­c­ri­to. Des­pu­és co­ge el nom­b­re de Ha­yi­mitch. Es­te ape­nas ti­ene ti­em­po de lan­zar­me una mi­ra­da in­fe­liz an­tes de que Pe­eta se ha­ya pre­sen­ta­do vo­lun­ta­rio pa­ra ocu­par su pu­es­to.

    Nos lle­van de in­me­di­ato al Edi­fi­cio de Jus­ti­cia pa­ra en­con­t­rar al agen­te de la paz en jefe Thre­ad es­pe­rán­do­nos.

    Nuevo pro­ce­di­mi­en­to. Di­ce con una son­ri­sa. Nos con­du­cen por una pu­er­ta tra­se­ra a un coc­he, y nos lle­van a la es­ta­ci­ón de tren. No hay cá­ma­ras en la pla­ta­for­ma, no hay mul­ti­tud pa­ra man­dar­nos en ca­mi­no. Hay­mitch y Ef­fie apa­re­cen, es­col­ta­dos por gu­ar­di­as. Agen­tes de la paz nos me­ten pri­sa pa­ra en­t­rar en el tren y ci­er­ran la pu­er­ta. Las ru­edas em­pi­ezan a gi­rar.

    Y yo me qu­edo mi­ran­do por la ven­ta­na, vi­en­do de­sa­pa­re­cer el Dis­t­ri­to 12, con to­dos mis adi­oses aún col­gan­do de los la­bi­os.

    Me qu­edo en la ven­ta­na has­ta muc­ho des­pu­és de que el bos­que se ha­ya tra­ga­do la úl­ti­ma ima­gen de mi ho­gar. Es­ta vez no ten­go ni la más mí­ni­ma es­pe­ran­za de vol­ver. An­tes de mis pri­me­ros Ju­egos, le pro­me­tí a Prim que ha­ría to­do lo que pu­di­era pa­ra ga­nar, y aho­ra me he jura­do a mí mis­ma ha­cer to­do lo que pu­eda pa­ra man­te­ner a Pe­eta con vi­da. Nun­ca vol­ve­ré a ha­cer es­te ca­mi­no al re­vés.

    Ya ha­bía de­ci­di­do cu­áles qu­ería que fu­eran mis úl­ti­mas pa­lab­ras a mis se­res qu­eri­dos. Có­mo ha­cer pa­ra cer­rar y ec­har la lla­ve de la me­j­or for­ma po­sib­le a las pu­er­tas y de­j­ar­los tris­tes pe­ro a sal­vo at­rás. Y aho­ra el Ca­pi­to­lio tam­bi­én me ha ro­ba­do eso.

    Escribiremos car­tas, Kat­niss. Me di­ce Pe­eta des­de det­rás. Se­rá me­j­or, en cu­al­qu­i­er ca­so. Dar­les una par­te de no­sot­ros a la que afer­rar­se. Hay­mitch las en­t­re­ga­rá por no­sot­ros si… ne­ce­si­tan ser en­t­re­ga­das.

    Asiento y me voy de­rec­ha a mi ha­bi­ta­ci­ón. Me si­en­to en la ca­ma, sa­bi­en­do que nun­ca es­c­ri­bi­ré esas car­tas. Se­rán co­mo el dis­cur­so que in­ten­té es­c­ri­bir en ho­nor de Rue y Thresh en el Dis­t­ri­to 11. Las co­sas pa­re­cí­an cla­ras en mi ca­be­za e in­c­lu­so cu­an­do hab­lé an­te la muc­he­dum­b­re, pe­ro las pa­lab­ras nun­ca sa­lí­an bi­en del bo­líg­ra­fo. Ade­más, se su­po­nía que es­tas de­bí­an ir con ab­ra­zos y be­sos y una ca­ri­cia en el pe­lo de Prim, una ca­ri­cia al ros­t­ro de Ga­le, un ap­re­tón a la ma­no de Mad­ge. No pu­eden ser en­t­re­ga­das con una ca­ja de ma­de­ra con­te­ni­en­do mi cu­er­po frío y rí­gi­do.

    Demasiado aba­ti­da pa­ra llo­rar, to­do lo que qu­i­ero es acur­ru­car­me en la ca­ma y dor­mir has­ta que lle­gu­emos al Ca­pi­to­lio ma­ña­na por la ma­ña­na. Pe­ro ten­go una mi­si­ón. No, es más que una mi­si­ón. Es mi úl­ti­ma vo­lun­tad. Man­te­ner a Pe­eta con vi­da. Y tan im­p­ro­bab­le co­mo pa­re­ce eso a la vis­ta de la ira del Ca­pi­to­lio, es im­por­tan­te que es­té a la al­tu­ra de los me­j­ores.

    Esto no pa­sa­rá si es­toy gu­ar­dan­do du­elo por to­dos los que qu­i­ero al­lá en ca­sa. Dé­j­alos ir, me di­go a mí mis­ma. Di adi­ós y ol­ví­da­los. Ha­go lo que pu­edo, pen­san­do en el­los uno por uno, li­be­rán­do­los co­mo a pá­j­aros de las ja­ulas pro­tec­to­ras den­t­ro de mí, cer­ran­do las pu­er­tas con­t­ra su reg­re­so.

    Para cu­an­do Ef­fie gol­pea en mi pu­er­ta pa­ra lla­mar­me pa­ra ce­nar, es­toy va­cía. Pe­ro la li­ge­re­za no es del to­do mal re­ci­bi­da.

    La co­mi­da es apa­ga­da. Tan apa­ga­da, de hec­ho, que hay lar­gos pe­rí­odos de si­len­cio ali­vi­ados só­lo por la re­ti­ra­da de pla­tos vi­e­j­os y la pre­sen­ta­ci­ón de unos nu­evos. Una so­pa fría de pu­ré de ver­du­ras. Pas­te­les de pes­ca­do con cre­mo­sa sal­sa de li­ma. Esos pa­j­ari­tos de los que co­mes hu­esos y to­do, con ar­roz sal­va­je y ber­ros. Mo­us­se de cho­co­la­te sal­pi­ca­da de ce­re­zas.

    Peeta y Ef­fie ha­cen in­ten­tos oca­si­ona­les de con­ver­sa­ci­ón que se apa­gan rá­pi­da­men­te

4 comentarios:

  1. peeta y gale juntos en un cap? wow eso si fue raro? que lastima que no lo saco la peli

    ResponderEliminar
  2. peeta y gale juntos en un cap? wow eso si fue raro? que lastima que no lo saco la peli

    ResponderEliminar
  3. Estoy de acuerdo contigo eso debió haber salido,me habría gustado ver sus caras

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, pero en unas de las peliculas si estan juntos

      Eliminar