viernes, 18 de enero de 2013

Capitulo 24


Digo, ex­ten­di­en­do ha­cia él la ma­no pa­ra re­con­for­tar­lo, pe­ro ha sa­li­do dis­pa­ra­do. En pos de la víc­ti­ma, tan fal­to de sen­ti­do co­mo cu­an­do yo per­se­guí a Prim. ¡Fin­nick! Lo lla­mo, pe­ro sé que no vol­ve­rá pa­ra es­pe­rar a que le dé una ex­p­li­ca­ci­ón ra­ci­onal. Así que to­do lo que pu­edo ha­cer es se­gu­ir­lo.
    No me cu­es­ta nin­gún es­fu­er­zo ras­t­re­ar­lo, in­c­lu­so aun­que se es­tá mo­vi­en­do muy rá­pi­do, por­que de­ja at­rás un ca­mi­no cla­ro y pi­so­te­ado. Pe­ro el pá­j­aro es­tá por lo me­nos a me­dio ki­ló­met­ro de dis­tan­cia, la ma­yor par­te del ca­mi­no cu­es­ta ar­ri­ba, y pa­ra cu­an­do lo al­can­zo, me fal­ta el ali­en­to. Es­tá dan­do vu­el­tas al­re­de­dor de un ár­bol gi­gan­te. El tron­co de­be de te­ner un di­ámet­ro de un met­ro y ve­in­te, y las ra­mas ni si­qu­i­era em­pi­ezan has­ta los se­is met­ros de al­tu­ra. Los chil­li­dos de la mu­j­er sa­len de al­gún pun­to en­t­re el fol­la­je, pe­ro el char­la­jo es­tá es­con­di­do. Fin­nick tam­bi­én es­tá gri­tan­do, una y ot­ra vez. ¡Annie, An­nie! Es­tá en es­ta­do de pá­ni­co y com­p­le­ta­men­te inal­can­zab­le, así que ha­go lo que ha­ría en cu­al­qu­i­er ca­so. Es­ca­lo al ár­bol ad­ya­cen­te, lo­ca­li­zo el char­la­jo, y lo eli­mi­no con una flec­ha. Cae de­rec­ho al su­elo, ater­ri­zan­do jus­to a los pi­es de Fin­nick. Él lo co­ge, ha­ci­en­do la co­ne­xi­ón len­ta­men­te, pe­ro cu­an­do me des­li­zo tron­co aba­jo pa­ra re­unir­me con él, pa­re­ce más de­ses­pe­ra­do que nun­ca.
    Está bi­en, Fin­nick. Só­lo es un char­la­jo. Es­tán jugan­do con no­sot­ros. Di­go. No es re­al.
    No es tu… An­nie.
    No, no es An­nie. Pe­ro la voz era la su­ya. Los char­la­j­os imi­tan lo que oyen. ¿Dón­de con­si­gu­i­eron esos gri­tos, Kat­niss? Di­ce él.
    Puedo sen­tir có­mo mis pro­pi­as me­j­il­las li­vi­de­cen al en­ten­der lo que es­tá in­ten­tan­do de­cir­me.
    Oh, Fin­nick, no cre­es que el­los…
    Sí. Lo creo. Eso es exac­ta­men­te lo que creo.
    Veo una ima­gen de Prim en una ha­bi­ta­ci­ón blan­ca, ata­da a una me­sa, fi­gu­ras em­ba­ta­das ob­te­ni­en­do esos so­ni­dos de el­la. En al­gún lu­gar la es­tán tor­tu­ran­do, o la tor­tu­ra­ron, pa­ra con­se­gu­ir esos so­ni­dos. Mis ro­dil­las se con­vi­er­ten en agua y me der­rum­bo sob­re el su­elo.
    Finnick es­tá tra­tan­do de de­cir­me al­go, pe­ro no pu­edo oír­lo. Lo que sí oigo fi­nal­men­te es ot­ro pá­j­aro em­pe­zan­do a gri­tar en al­gún lu­gar a mi iz­qu­i­er­da. Y es­ta vez, la voz es de Ga­le.
    Finnick me agar­ra del bra­zo an­tes de que pu­eda hu­ir.
    No. No es él. Em­pi­eza a ar­ras­t­rar­me co­li­na aba­jo, ha­cia la pla­ya. ¡Va­mos a sa­lir de aquí! Pe­ro la voz de Ga­le es­tá tan lle­na de do­lor que no pu­edo evi­tar luc­har pa­ra al­can­zar­la. ¡No es él, Kat­niss! ¡Es un mu­to! Me gri­ta Fin­nick. ¡Va­mos! Me mu­eve ha­cia de­lan­te, a me­di­as ar­ras­t­rán­do­me, a me­di­as lle­ván­do­me en bra­zos, has­ta que pu­edo pro­ce­sar lo que ha dic­ho. Ti­ene ra­zón, só­lo es ot­ro char­la­jo. No pu­edo ayu­dar a Ga­le dán­do­le ca­za. Pe­ro eso no cam­bia el hec­ho de que es la voz de Ga­le, y que en al­gún lu­gar, en al­gún mo­men­to, al­gu­i­en le ha hec­ho so­nar así.
    Dejo de luc­har con­t­ra Fin­nick, y co­mo la noc­he de la ni­eb­la, hu­yo de aqu­el­lo con­t­ra lo que no pu­edo luc­har. Lo que só­lo me ha­rá da­ño. Só­lo que es­ta vez es mi co­ra­zón y no mi cu­er­po el que se es­tá de­sin­teg­ran­do. Es­ta de­be de ser ot­ra ar­ma del re­loj. Las cu­at­ro en pun­to, su­pon­go.
    Cuando las agu­j­as ha­cen tic­tac has­ta las cu­at­ro, los mo­nos se van a ca­sa y los char­la­j­os sa­len a jugar. Fin­nick ti­ene ra­zón­sa­lir de aquí es lo úni­co que se pu­ede ha­cer. Aun­que no hab­rá na­da que Hay­mitch pu­eda lan­zar en un pa­ra­ca­ídas que nos ayu­de ni a Fin­nick ni a mí a re­cu­pe­rar­nos de las he­ri­das que los pá­j­aros han in­f­li­gi­do.
    Veo a Pe­eta y a Johan­na de pie en la lí­nea de ár­bo­les y me lle­na una mez­c­la de ali­vio y fu­ria. ¿Por qué no vi­no Pe­eta a ayu­dar­me? ¿Por qué no vi­no na­die det­rás de no­sot­ros? In­c­lu­so aho­ra se man­ti­ene apar­ta­do, las ma­nos le­van­ta­das, las pal­mas ha­cia no­sot­ros, sus la­bi­os mo­vi­én­do­se aun­que has­ta no­sot­ros no lle­ga nin­gu­na pa­lab­ra. ¿Por qué?
    La pa­red es tan tran­s­pa­ren­te, que Fin­nick y yo cho­ca­mos con­t­ra el­la y re­bo­ta­mos con­t­ra el su­elo de la sel­va. Yo ten­go su­er­te. Mi hom­b­ro se lle­vó la pe­or par­te del im­pac­to, mi­en­t­ras que Fin­nick cho­có de fren­te y aho­ra de su na­riz ma­na san­g­re a bor­bo­to­nes. Es­ta es la ra­zón por la que Pe­eta y Johan­na e in­c­lu­so Be­etee, a qu­i­en veo sa­cu­di­en­do la ca­be­za det­rás de el­los, no han acu­di­do en nu­es­t­ra ayu­da. Una bar­re­ra in­vi­sib­le blo­qu­ea el área de­lan­te de no­sot­ros. No es un cam­po de fu­er­za. Pu­edes to­car la su­per­fi­cie du­ra y su­ave to­do lo que qu­i­eras. Pe­ro ni el cuc­hil­lo de Pe­eta ni el hac­ha de Johan­na pu­eden ha­cer mel­la en el­la. Sé, sin re­vi­sar más que unos met­ros en una di­rec­ci­ón, que en­ci­er­ra to­da la cu­ña de las cu­at­ro en pun­to. Que es­ta­re­mos at­ra­pa­dos aquí co­mo ra­tas has­ta que pa­se la ho­ra.
    Peeta pre­si­ona la ma­no con­t­ra la su­per­fi­cie y yo le­van­to la mía al ot­ro la­do, co­mo si pu­di­era sen­tir­lo a tra­vés de la pa­red. Veo sus la­bi­os mo­vi­én­do­se pe­ro no pu­edo oír­lo, no pu­edo oír na­da fu­era de nu­es­t­ra cu­ña. In­ten­to des­cif­rar lo que es­tá di­ci­en­do, pe­ro no pu­edo con­cen­t­rar­me, así que sim­p­le­men­te me qu­edo mi­rán­do­lo a la ca­ra, ha­ci­en­do to­do lo que pu­edo por afer­rar­me a mi cor­du­ra.
    Entonces em­pi­ezan a lle­gar los pá­j­aros. Uno por uno. Col­gán­do­se de las ra­mas cer­ca­nas. Y un con­ci­er­to de los hor­ro­res cu­ida­do­sa­men­te or­qu­es­ta­do em­pi­eza a ma­nar de sus bo­cas.
    Finnick se da por ven­ci­do na­da más em­pe­zar, en­co­gi­én­do­se sob­re el su­elo, ap­re­tan­do con to­das sus fu­er­zas las ma­nos con­t­ra sus oídos co­mo si es­tu­vi­era in­ten­tan­do rom­per­se el crá­neo.
    Yo in­ten­to luc­har du­ran­te un ra­to. Va­ci­an­do mi alj­aba de flec­has en los odi­ados pá­j­aros. Pe­ro ca­da vez que uno cae mu­er­to, ot­ro to­ma rá­pi­da­men­te su lu­gar. Y al fi­nal aban­do­no y me en­co­jo jun­to a Fin­nick, in­ten­tan­do blo­qu­e­ar los in­so­por­tab­les so­ni­dos de Prim, Ga­le, mi mad­re, Mad­ge, Rory, Vick, in­c­lu­so Posy, la pob­re­ci­ta in­de­fen­sa Posy…
    Sé que ha pa­ra­do cu­an­do si­en­to las ma­nos de Pe­eta sob­re mí, me si­en­to le­van­ta­da del su­elo y ale­j­ada de la sel­va. Pe­ro si­go con los oj­os fu­er­te­men­te cer­ra­dos, las ma­nos sob­re las ore­j­as, los mús­cu­los de­ma­si­ado rí­gi­dos pa­ra sol­tar­los. Pe­eta me sos­ti­ene en su re­ga­zo, di­ci­én­do­me pa­lab­ras tran­qu­ili­za­do­ras, acu­nán­do­me le­ve­men­te. Pa­sa muc­ho ti­em­po an­tes de que em­pi­ezo a re­la­j­ar el agar­re de ace­ro sob­re mi cu­er­po. Y cu­an­do lo ha­go, em­pi­ezan los tem­b­lo­res.
    Todo es­tá bi­en, Kat­niss. Su­sur­ra él.
    Tú no los oís­te. Res­pon­do.
    Oí a Prim. Jus­to al prin­ci­pio. Pe­ro no era el­la. Di­ce. Era un char­la­jo.
    Era el­la. En al­gún si­tio. El char­la­jo só­lo lo gra­bó.
    No, eso es lo que qu­i­eren que pi­en­ses. Igu­al que yo me pre­gun­té si los oj­os de Glim­mer es­ta­ban en ese mu­to el año pa­sa­do. Pe­ro esos no eran los oj­os de Glim­mer. Y esa no era la voz de Prim. O si lo era, la gra­ba­ron de una en­t­re­vis­ta o al­go y dis­tor­si­ona­ron el so­ni­do. Le hi­ci­eron de­cir lo que fu­era que es­ta­ba di­ci­en­do.
    No, es­ta­ban tor­tu­rán­do­la. Rep­li­co. Pro­bab­le­men­te es­tá mu­er­ta.
    Katniss, Prim no es­tá mu­er­ta. ¿Có­mo pod­rí­an ma­tar a Prim? Ca­si he­mos lle­ga­do a los oc­ho fi­na­les. ¿Y qué pa­sa en­ton­ces? Di­ce Pe­eta.
    Mueren si­ete más. Di­go de­ses­pe­ran­za­da.
    No, en ca­sa. ¿Qué pa­sa cu­an­do lle­gan a los oc­ho tri­bu­tos fi­na­les en los Ju­egos?
    Levanta mi bar­bil­la pa­ra que ten­ga que mi­rar­lo. Me ob­li­ga a es­tab­le­cer con­tac­to vi­su­al. ¿Qué pa­sa? ¿En los oc­ho fi­na­les?
    Sé que es­tá in­ten­tan­do ayu­dar­me, así que me ob­li­go a pen­sar. ¿En los oc­ho fi­na­les? Re­pi­to. En­t­re­vis­tan a tu fa­mi­lia y ami­gos en ca­sa.
    Eso es. Di­ce Pe­eta. En­t­re­vis­tan a tu fa­mi­lia y ami­gos. ¿Y pu­eden ha­cer eso si los han ma­ta­do a to­dos? ¿No? Pre­gun­to, aún in­se­gu­ra.
    No. Así es co­mo sa­be­mos que Prim es­tá vi­va. Se­rá la pri­me­ra a la que en­t­re­vis­ten, ¿no?
    Quiero cre­er­lo. De­ses­pe­ra­da­men­te. Só­lo que… esas vo­ces…
    Primero a Prim. Des­pu­és a tu mad­re. A tu pri­mo, Ga­le. Mad­ge. Pro­si­gue. Era un tru­co, Kat­niss. Uno hor­rib­le. Pe­ro no­sot­ros so­mos los úni­cos a los que pu­ede ha­cer­les da­ño.
    Somos no­sot­ros qu­i­enes es­ta­mos en los Ju­egos. No el­los. ¿De ver­dad cre­es eso?
    De ver­dad. De ver­dad. Ti­tu­beo, pen­san­do en có­mo Pe­eta pu­ede ha­cer que cu­al­qu­i­era crea en cu­al­qu­i­er co­sa. Mi­ro a Fin­nick en bus­ca de con­fir­ma­ci­ón, veo que es­tá fi­j­ado en Pe­eta, en sus pa­lab­ras. ¿Tú lo cre­es, Fin­nick? Di­go.
    Podría ser ci­er­to. No lo sé. Di­ce. ¿Pod­rí­an ha­cer eso, Be­etee? To­mar la voz nor­mal de al­gu­i­en y ha­cer que…
    Oh, sí. Ni si­qu­i­era es tan di­fí­cil, Fin­nick. Nu­es­t­ros ni­ños ap­ren­den una téc­ni­ca si­mi­lar en el co­le­gio. Di­ce Be­etee.
    Por su­pu­es­to que Pe­eta ti­ene ra­zón. To­do el pa­ís ado­ra a la her­ma­ni­ta de Kat­niss. Si de ver­dad la ma­ta­ran así, pro­bab­le­men­te ten­d­rí­an un le­van­ta­mi­en­to en­t­re las ma­nos. Di­ce Johan­na ro­tun­da­men­te. No qu­i­eren eso, ¿ver­dad? Ec­ha at­rás la ca­be­za y gri­ta ¿To­do el pa­ís en re­be­li­ón? ¡No qu­er­rí­an na­da así!
    Me qu­edo con la bo­ca abi­er­ta del shock. Na­die, nun­ca, di­ce al­go así en los Ju­egos.
    Definitivamente, han cor­ta­do a Johan­na, edi­tan­do la es­ce­na. Pe­ro yo la he oído y nun­ca pod­ré pen­sar en el­la de la mis­ma for­ma. Nun­ca ga­na­rá nin­gún pre­mio por bon­dad, pe­ro sí que ti­ene agal­las. O es­tá lo­ca. Co­ge al­gu­nas con­c­has y se di­ri­ge a la sel­va.
    Voy a bus­car agua. Di­ce.
    No pu­edo evi­tar agar­rar­le la ma­no cu­an­do pa­sa a mi la­do.
    No va­yas al­lí. Los pá­j­aros… Re­cu­er­do que los pá­j­aros de­ben de ha­ber­se ido, pe­ro aún así no qu­i­ero a na­die al­lí den­t­ro. Ni si­qu­i­era a el­la.
    No pu­eden ha­cer­me da­ño. Yo no soy co­mo el res­to de vo­sot­ros. No qu­eda na­die a qu­i­en qu­i­era. Di­ce Johan­na, y li­be­ra la ma­no con una sa­cu­di­da im­pa­ci­en­te. Cu­an­do me trae de vu­el­ta una con­c­ha de agua, la to­mo con un si­len­ci­oso mo­vi­mi­en­to de ca­be­za en se­ñal de ag­ra­de­ci­mi­en­to, sa­bi­en­do cu­án­to des­p­re­ci­aría la com­pa­si­ón en mi voz.
    Mientras Johan­na re­co­ge agua y mis flec­has, Be­etee hur­ga en su cab­le y Fin­nick se va al agua. Yo tam­bi­én ne­ce­si­to lim­pi­ar­me, pe­ro aún es­toy en bra­zos de Pe­eta, to­da­vía de­ma­si­ado agi­ta­da pa­ra mo­ver­me. ¿A qu­i­én usa­ron en con­t­ra de Fin­nick? Pre­gun­ta.
    A al­gu­i­en lla­ma­da An­nie.
    Debe de ser An­nie Cres­ta. ¿Qu­i­én?
    Annie Cres­ta. Era la chi­ca por la que Mags se pre­sen­tó vo­lun­ta­ria. Ga­nó ha­ce unos cin­co años. Di­ce Pe­eta.
    Ese hab­ría si­do el ve­ra­no des­pu­és de la mu­er­te de mi pad­re, cu­an­do em­pe­cé a ali­men­tar a mi fa­mi­lia, cu­an­do to­do mi ser es­ta­ba ocu­pa­do com­ba­ti­en­do con­t­ra la ina­ni­ci­ón.
    No me acu­er­do muc­ho de esos Ju­egos. Di­go. ¿Fue el año del ter­re­mo­to?
    Sí. An­nie es la que se vol­vió lo­ca cu­an­do su com­pa­ñe­ro de dis­t­ri­to fue de­ca­pi­ta­do. Cor­rió so­la y se es­con­dió. Pe­ro un ter­re­mo­to rom­pió una pre­sa y la ma­yor par­te de la are­na se inun­dó. El­la ga­nó por­que era la me­j­or na­da­do­ra. Di­ce Pe­eta. ¿Se pu­so me­j­or des­pu­és? Pre­gun­to. Qu­i­ero de­cir, ¿su ca­be­za?
    No lo sé. Ni si­qu­i­era re­cu­er­do vol­ver­la a ver en los Ju­egos. Pe­ro no pa­re­cía de­ma­si­ado es­tab­le es­te año du­ran­te la co­sec­ha. Di­ce Pe­eta.
    Así que es esa a qu­i­en qu­i­ere Fin­nick, pi­en­so. No a su ris­t­ra de gu­apas aman­tes en el Ca­pi­to­lio. Si­no a una pob­re chi­ca lo­ca en ca­sa.
    La ex­p­lo­si­ón del ca­ñón nos re­úne a to­dos en la pla­ya. Un aero­des­li­za­dor apa­re­ce en lo que es­ti­ma­mos que es la zo­na de las se­is a las si­ete en pun­to. Mi­ra­mos mi­en­t­ras la gar­ra ba­ja cin­co ve­ces dis­tin­tas pa­ra re­cu­pe­rar los tro­zos de un cu­er­po, hec­ho pe­da­zos. Es im­po­sib­le de­cir qu­i­én era. Lo que qu­i­era que su­ce­da a las se­is en pun­to, no qu­i­ero sa­ber­lo nun­ca.
    Peeta di­bu­ja un ma­pa nu­evo en una ho­ja, aña­di­en­do CH pa­ra los char­la­j­os en la sec­ci­ón de las cu­at­ro a las cin­co en pun­to y sim­p­le­men­te es­c­ri­bi­en­do bes­tia en aqu­el­la don­de vi­mos el tri­bu­to re­co­gi­do por par­tes. Aho­ra te­ne­mos una bu­ena idea de lo que si­ete de las ho­ras tra­erán. Y si hay al­go po­si­ti­vo en el ata­que de los char­la­j­os, es que nos de­jó sa­ber de nu­evo dón­de es­ta­mos en la es­fe­ra del re­loj.
    Finnick te­je ot­ra ces­ta de agua y una red pa­ra pes­car. Yo me doy un ba­ño rá­pi­do y me pon­go más un­gü­en­to en la pi­el. Des­pu­és me si­en­to al bor­de del agua, lim­pi­an­do los pe­ces que co­ge Fin­nick y mi­ran­do el sol ca­er más al­lá del ho­ri­zon­te. La bril­lan­te lu­na ya se es­tá le­van­tan­do, lle­nan­do la are­na con ese ex­t­ra­ño cre­pús­cu­lo. Es­ta­mos a pun­to de sen­tar­nos pa­ra nu­es­t­ra co­mi­da de pes­ca­do cru­do cu­an­do em­pi­eza el him­no. Y des­pu­és los ros­t­ros…
    Cashmere. Gloss. Wi­ress. Mags. La mu­j­er del Dis­t­ri­to 5. La mor­p­h­ling que dio su vi­da por Pe­eta. Blight. El hom­b­re del 10.
    Ocho mu­er­tos. Más oc­ho de la pri­me­ra noc­he. Dos ter­ci­os de no­sot­ros mu­er­tos en un día y me­dio. Eso de­be de ser al­gún ti­po de re­cord.
    Pues sí que es­tán di­ez­mán­do­nos. Di­ce Johan­na. ¿Qu­i­én qu­eda? Ade­más de no­sot­ros cin­co y el Dis­t­ri­to Dos? Pre­gun­ta Fin­nick.
    Chaff. Di­ce Pe­eta, sin ne­ce­si­dad de pen­sar en el­lo. Tal vez ha es­ta­do pen­di­en­te de él por Hay­mitch.
    Baja un pa­ra­ca­ídas con una pi­la de bol­los de pan cu­ad­ra­dos del ta­ma­ño de un bo­ca­do.
    Estos son de tu dis­t­ri­to, ¿ver­dad, Be­etee? Pre­gun­ta Pe­eta.
    Sí, del Dis­t­ri­to Tres. Di­ce. ¿Cu­án­tos hay?
    Finnick los cu­en­ta, gi­ran­do ca­da uno en­t­re sus ma­nos an­tes de co­lo­car­los en una or­de­na­da con­fi­gu­ra­ci­ón. No sé qué le pa­sa a Fin­nick con el pan, pe­ro pa­re­ce ob­se­si­ona­do con ma­ne­j­ar­lo.
    Veinticuatro. Di­ce. ¿Dos do­ce­nas exac­tas, en­ton­ces? Di­ce Be­etee.
    Veinticuatro cla­va­das. Di­ce Fin­nick. ¿Có­mo de­be­rí­amos di­vi­dir­las?
    Tomemos tres ca­da uno, y qu­i­en sea que qu­ede vi­vo en el de­sa­yu­no pu­ede vo­tar sob­re los de­más. Di­ce Johan­na. No sé por qué es­to me ha­ce re­ír un po­co. Su­pon­go que por­que es ver­dad. Cu­an­do lo ha­go, Johan­na me lan­za una mi­ra­da que es ca­si ap­ro­ba­do­ra. No, ap­ro­ba­do­ra no. Pe­ro tal vez al­go sa­tis­fec­ha.
    Esperamos has­ta que la ola gi­gan­te ha sa­li­do de la sec­ci­ón de las di­ez a las on­ce en pun­to, es­pe­ra­mos a que ret­ro­ce­da el agua, y des­pu­és va­mos a esa pla­ya a acam­par. Te­óri­ca­men­te, de­be­rí­amos te­ner do­ce ho­ras com­p­le­tas de se­gu­ri­dad de la sel­va. Hay un co­ro de­sag­ra­dab­le de chas­qu­idos, pro­bab­le­men­te de al­gún mal­va­do ti­po de in­sec­to, vi­ni­en­do de la cu­ña de las on­ce a las do­ce en pun­to. Pe­ro lo que sea que es­tá ha­ci­en­do el so­ni­do se qu­eda en los con­fi­nes de la sel­va y no­sot­ros nos man­te­ne­mos apar­ta­dos de esa par­te de la pla­ya só­lo por si aca­so no es­tán es­pe­ran­do más que una pi­sa­da des­cu­ida­da­men­te si­tu­ada pa­ra sa­lir en enj­am­b­re.
    No sé có­mo Johan­na se man­ti­ene aún en pie. Só­lo ha te­ni­do al­re­de­dor de una ho­ra de su­eño des­de que em­pe­za­ron los Ju­egos. Pe­eta y yo nos pre­sen­ta­mos vo­lun­ta­ri­os pa­ra el pri­mer tur­no de gu­ar­dia por­que es­ta­mos me­j­or des­can­sa­dos, y por­que qu­ere­mos al­go de ti­em­po so­los. Los ot­ros se qu­edan dor­mi­dos de in­me­di­ato, aun­que el su­eño de Fin­nick es in­t­ran­qu­ilo. De vez en cu­an­do lo oigo mu­si­tar el nom­b­re de An­nie.
    Peeta y yo nos sen­ta­mos sob­re la are­na hú­me­da, mi­ran­do en di­rec­ci­ones con­t­ra­ri­as, mi hom­b­ro y ca­de­ra de­rec­hos pre­si­onan­do con­t­ra los su­yos. Yo mi­ro el agua mi­en­t­ras él mi­ra la sel­va, lo que pa­ra mí es me­j­or. Aún es­toy em­b­ru­j­ada por las vo­ces de los char­la­j­os, al­go que de­sa­for­tu­na­da­men­te los in­sec­tos no pu­eden aho­gar. Des­pu­és de un ra­to apo­yo la ca­be­za sob­re su hom­b­ro. Si­en­to su ma­no aca­ri­ci­ar­me el pe­lo.
    Katniss, di­ce su­ave­men­te, no ti­ene sen­ti­do fin­gir que no sa­be­mos lo que el ot­ro es­tá in­ten­tan­do ha­cer. No, su­pon­go que no lo ti­ene, pe­ro tam­po­co es di­ver­ti­do dis­cu­tir­lo.
    Bueno, no pa­ra no­sot­ros, en cu­al­qu­i­er ca­so. Los es­pec­ta­do­res del Ca­pi­to­lio es­ta­rán pe­ga­dos a las pan­tal­las pa­ra no per­der­se ni una mal­di­ta pa­lab­ra.
    No sé qué cla­se de tra­to cre­es ha­ber hec­ho con Hay­mitch, pe­ro de­be­rí­as sa­ber que a mí tam­bi­én me hi­zo pro­me­sas. Por su­pu­es­to, tam­bi­én sé es­to. Le di­jo a Pe­eta que me man­ten­d­rí­an con vi­da pa­ra que no sos­pec­ha­ra na­da. Así que creo que po­de­mos asu­mir que le min­tió a uno de los dos.
    Esto cap­ta mi aten­ci­ón. Un dob­le ju­ego. Una dob­le pro­me­sa. Con só­lo Hay­mitch sa­bi­en­do cu­ál es re­al. Le­van­to la ca­be­za, mi­ro a Pe­eta a los oj­os. ¿Por qué di­ces es­to aho­ra?
    Porque no qu­i­ero que ol­vi­des lo di­fe­ren­tes que son nu­es­t­ras cir­cun­s­tan­ci­as. Si tú mu­eres, y yo vi­vo, no me qu­eda nin­gu­na vi­da de reg­re­so en el Dis­t­ri­to Do­ce. Tú eres to­da mi vi­da.
    Dice. Nun­ca vol­ve­ría a ser fe­liz. Em­pi­ezo a obj­etar pe­ro me po­ne un de­do en los la­bi­os.
    Es di­fe­ren­te pa­ra ti. No di­go que no fu­era a ser du­ro. Pe­ro hay ot­ra gen­te que ha­ría que tu vi­da me­re­ci­era ser vi­vi­da.
    Peeta se sa­ca la ca­de­na con el dis­co do­ra­do de al­re­de­dor del cu­el­lo. Lo sos­ti­ene a la luz de la lu­na pa­ra que pu­eda ver cla­ra­men­te el sin­sa­jo. Des­pu­és su pul­gar se des­li­za por una ra­nu­ra en la que no me ha­bía fi­j­ado an­tes, y se ab­re. No es al­go ma­ci­zo, co­mo ha­bía pen­sa­do, si­no un gu­ar­da­pe­lo. Y en el gu­ar­da­pe­lo hay fo­tos. En el la­do de­rec­ho, mi mad­re y Prim, ri­en­do. Y en el iz­qu­i­er­do, Ga­le. Son­ri­en­do de ver­dad.
    No hay na­da en el mun­do que pu­di­era aca­bar con mi vo­lun­tad en es­te mo­men­to más rá­pi­do que esas tres ca­ras. Des­pu­és de lo que oí es­ta tar­de… es el ar­ma per­fec­ta.
    Tu fa­mi­lia te ne­ce­si­ta, Kat­niss. Di­ce Pe­eta.
    Mi fa­mi­lia. Mi mad­re. Mi her­ma­na. Y mi pri­mo fin­gi­do Ga­le. Pe­ro la in­ten­ci­ón de Pe­eta es cla­ra. Que Ga­le es de ve­ras mi fa­mi­lia, o que lo se­rá al­gún día, si sob­re­vi­vo. Que me ca­sa­ré con él. Así que Pe­eta me es­tá dan­do su vi­da y a Ga­le al mis­mo ti­em­po. Pa­ra ha­cer­me sa­ber que nun­ca de­be­ría du­dar­lo. To­do. Eso es lo que Pe­eta qu­i­ere que co­ja de él.
    Espero a que men­ci­one el be­bé fin­gi­do, a que ac­túe pa­ra las cá­ma­ras, pe­ro no lo ha­ce. Y así es co­mo sé que na­da de es­to es par­te de los Ju­egos. Que me es­tá di­ci­en­do la ver­dad de có­mo se si­en­te.
    Nadie me ne­ce­si­ta de ver­dad a mí. Di­ce, y no hay auto­com­pa­si­ón en su voz. Es ci­er­to que su fa­mi­lia no lo ne­ce­si­ta. Llo­ra­rán su mu­er­te, igu­al que ha­rá un pu­ña­do de ami­gos. Pe­ro se­gu­irán ade­lan­te. In­c­lu­so Hay­mitch, con la ayu­da de un mon­tón de li­cor blan­co, se­gu­irá ade­lan­te. Me doy cu­en­ta de que só­lo hay una per­so­na que va­ya a qu­edar da­ña­da más al­lá de to­do ar­reg­lo si Pe­eta mu­ere. Yo.
    Yo sí. Di­go. Yo te ne­ce­si­to. Pa­re­ce dis­gus­ta­do, to­ma aire co­mo si pa­ra em­pe­zar una lar­ga ar­gu­men­ta­ci­ón, y eso no es bu­eno, na­da bu­eno, por­que em­pe­za­rá a hab­lar sob­re Prim y mi mad­re y to­do y me qu­eda­ré con­fu­sa. Así que an­tes de que pu­eda hab­lar, de­ten­go sus la­bi­os con un be­so.
    Siento esa co­sa de nu­evo. La co­sa que só­lo sen­tí una vez an­tes. En la cu­eva el año pa­sa­do, cu­an­do es­ta­ba in­ten­tan­do que Hay­mitch nos en­vi­ara co­mi­da. Be­sé a Pe­eta unas mil ve­ces du­ran­te esos Ju­egos y des­pu­és. Pe­ro só­lo hu­bo una vez que me hi­zo sen­tir que al­go vib­ra­ba en mi in­te­ri­or. Só­lo una que me hi­zo qu­erer más. Pe­ro la he­ri­da de mi ca­be­za em­pe­zó a san­g­rar y me ob­li­gó a acos­tar­me.
    Esta vez, no hay na­da más que no­sot­ros mis­mos pa­ra in­ter­rum­pir­nos. Y des­pu­és de unos po­cos in­ten­tos, Pe­eta se rin­de en su in­ten­ci­ón de hab­lar. La sen­sa­ci­ón den­t­ro de mí se ha­ce más cá­li­da y se ex­ti­en­de por mi pec­ho, por to­do mi cu­er­po, a lo lar­go de mis bra­zos y pi­er­nas, has­ta las pun­tas de mi ser. En vez de sa­tis­fa­cer­me, los be­sos ti­enen el efec­to opu­es­to, de ha­cer­me ne­ce­si­tar más. Cre­ía que era al­go así co­mo una ex­per­ta en el ham­b­re, pe­ro es­ta es de una cla­se com­p­le­ta­men­te nu­eva.
    Es el pri­mer ra­yo de la tor­men­ta de re­lám­pa­gos el ra­yo gol­pe­an­do el ár­bol a me­di­anoc­he el que nos de­vu­el­ve el sen­ti­do. Tam­bi­én des­pi­er­ta a Fin­nick. Se si­en­ta con un bre­ve gri­to. Veo sus de­dos en­ter­rán­do­se en la are­na mi­en­t­ras se ase­gu­ra a sí mis­mo de que fu­era cu­al fu­era la pe­sa­dil­la que ha­bi­ta­ba, no era re­al.
    Ya no pu­edo dor­mir más. Di­ce. Uno de vo­sot­ros de­be­ría des­can­sar. Só­lo en­ton­ces pa­re­ce dar­se cu­en­ta de nu­es­t­ras ex­p­re­si­ones, de la for­ma en la que es­ta­mos en­vu­el­tos el uno en el ot­ro. O los dos, pu­edo vi­gi­lar so­lo.
    Sin em­bar­go, Pe­eta no le de­ja.
    Es de­ma­si­ado pe­lig­ro­so. Di­ce. Yo no es­toy can­sa­do. Acu­és­ta­te tú, Kat­niss. No pon­go obj­eci­ones por­que sí que ne­ce­si­to el su­eño si voy a ser de al­gu­na uti­li­dad man­te­ni­én­do­lo con vi­da. Le de­jo que me di­ri­ja has­ta don­de es­tán los de­más. Po­ne la ca­de­na con el gu­ar­da­pe­lo al­re­de­dor de mi cu­el­lo, des­pu­és po­sa la ma­no sob­re el pun­to don­de es­ta­ría nu­es­t­ro be­bé. Vas a ser una gran mad­re, ya lo sa­bes. Di­ce. Me be­sa una úl­ti­ma vez y vu­el­ve con Fin­nick.
    Su re­fe­ren­cia al be­bé se­ña­la que nu­es­t­ro ti­em­po mu­er­to en los Ju­egos se ha ter­mi­na­do.
    Que sa­be que el púb­li­co se es­ta­rá pre­gun­tan­do por qué no ha uti­li­za­do el ar­gu­men­to más per­su­asi­vo de su ar­se­nal. Los pat­ro­ci­na­do­res de­ben ser ma­ni­pu­la­dos.
    Pero mi­en­t­ras me es­ti­ro sob­re la are­na me pre­gun­to, ¿pod­ría ser más? ¿Co­mo un re­cor­da­to­rio pa­ra mí de que to­da­vía pod­ría te­ner hi­j­os con Ga­le al­gún día? Bu­eno, si era eso, fue un er­ror. Por­que pa­ra em­pe­zar, nun­ca ha si­do par­te de mi plan. Y ade­más, si só­lo uno de los dos pu­ede ser pad­re, cu­al­qu­i­era pu­ede ver que de­be­ría ser Pe­eta.
    Mientras me du­er­mo, in­ten­to ima­gi­nar­me ese mun­do, en al­gún lu­gar en el fu­tu­ro, sin Ju­egos, sin Ca­pi­to­lio. Un lu­gar co­mo la pra­de­ra de la can­ci­ón que le can­té a Rue mi­en­t­ras mo­ría. Don­de el hi­jo de Pe­eta pod­ría es­tar a sal­vo.
    Cuando me des­pi­er­to, ten­go una sen­sa­ci­ón bre­ve y de­li­ci­osa de fe­li­ci­dad que es­tá de al­gún mo­do re­la­ci­ona­da con Pe­eta. La fe­li­ci­dad, por su­pu­es­to, es al­go com­p­le­ta­men­te ab­sur­do en es­te mo­men­to, ya que al rit­mo al que van las co­sas, es­ta­ré mu­er­ta en un día. Y eso en el me­j­or de los ca­sos, si soy ca­paz de eli­mi­nar al res­to de los con­ten­di­en­tes, in­c­lu­yén­do­me a mí mis­ma, y con­si­go co­ro­nar a Pe­eta co­mo ga­na­dor del Qu­ar­ter Qu­ell. Aún así, la sen­sa­ci­ón es tan ines­pe­ra­da y dul­ce que me afer­ro a el­la, si bi­en por bre­ves mo­men­tos. An­tes de que la are­na ás­pe­ra, el sol ca­li­en­te y el pi­cor de mi pi­el exi­j­an que reg­re­se a la re­ali­dad.
    Todos es­tán ya le­van­ta­dos y mi­ran­do el des­cen­so de un pa­ra­ca­ídas a la pla­ya. Me uno a el­los pa­ra ot­ra en­t­re­ga de pan. Es idén­ti­co al que re­ci­bi­mos la noc­he an­te­ri­or. Ve­in­ti­cu­at­ro pa­ne­cil­los del Dis­t­ri­to 3. Eso nos de­ja con tre­in­ta y tres en to­tal. To­dos to­ma­mos cin­co, de­j­an­do oc­ho en la re­ser­va. Na­die lo di­ce, pe­ro oc­ho se di­vi­di­rán per­fec­ta­men­te des­pu­és de la si­gu­i­en­te mu­er­te. De al­gún mo­do, a la luz del día, bro­me­ar sob­re qu­i­én qu­eda­rá pa­ra co­mer los pa­ne­cil­los ha per­di­do su hu­mor. ¿Cu­án­to ti­em­po po­de­mos man­te­ner es­ta ali­an­za? No creo que na­die es­pe­ra­ra que el nú­me­ro de tri­bu­tos ca­ye­ra tan rá­pi­da­men­te. ¿Qué pa­sa­rá si me equ­ivo­qué sob­re que los de­más es­tén pro­te­gi­en­do a Pe­eta? ¿Si las co­sas fu­eron sim­p­le­men­te una co­in­ci­den­cia, o si to­do ha si­do una es­t­ra­te­gia pa­ra ga­nar­se nu­es­t­ra con­fi­an­za y con­ver­tir­nos en pre­sas fá­ci­les, o si no en­ti­en­do lo que es­tá pa­san­do de ver­dad? Es­pe­ra, no hay "si" sob­re eso. No en­ti­en­do lo que es­tá pa­san­do. Y si no lo en­ti­en­do, es ho­ra de que Pe­eta y yo nos va­ya­mos de aquí.
    Me si­en­to jun­to a Pe­eta en la are­na pa­ra co­mer mis pa­ne­cil­los. Por al­gún mo­ti­vo, me es di­fí­cil mi­rar­lo. Qu­izás se­an to­dos esos be­sos anoc­he, aun­que el que no­sot­ros nos be­se­mos no es na­da nu­evo. Tal vez ni si­qu­i­era ha­yan si­do na­da di­fe­ren­tes pa­ra él. Qu­izás sea el sa­ber el po­co ti­em­po que nos qu­eda. Y el hec­ho de que es­ta­mos hab­lan­do un di­álo­go de sor­dos en lo re­fe­ren­te a qu­i­én de­be­ría sob­re­vi­vir a es­tos Ju­egos.
    Después de co­mer, lo co­jo de la ma­no y lo di­ri­jo ha­cia el agua.
    Vamos. Te en­se­ña­ré a na­dar. Ne­ce­si­to apar­tar­lo de los ot­ros, a al­gún lu­gar don­de po­da­mos dis­cu­tir nu­es­t­ra hu­ida. Se­rá di­fí­cil, por­que una vez se den cu­en­ta de que es­ta­mos rom­pi­en­do la ali­an­za, nos con­ver­ti­re­mos de in­me­di­ato en obj­eti­vos.
    Si le es­tu­vi­era en­se­ñan­do de ver­dad a na­dar, ha­ría que se qu­ita­ra el cin­tu­rón, ya que lo man­ti­ene a flo­te, pe­ro ¿qué im­por­ta eso aho­ra? Así que sim­p­le­men­te le en­se­ño la bra­za­da bá­si­ca y de­jo que prac­ti­que yen­do de uno a ot­ro la­do en agua has­ta la cin­tu­ra. Al prin­ci­pio, veo a Johan­na vi­gi­lar­nos con cu­ida­do, pe­ro des­pu­és de un ra­to pi­er­de el in­te­rés y se va a ec­har una si­es­ta. Fin­nick es­tá te­j­i­en­do una nu­eva red con vi­ñas y Be­tee jugu­etea con su cab­le. Sé que el mo­men­to ha lle­ga­do.

5 comentarios:

  1. Que horrible sólo poder aspirar a sobrevivir en un mundo así! dónde una vez al año te sentencian al azar a morir de las peores formas. Mi sueño es ser madre pero esto sería una GRAN razón para renunciar a tener hijos. En dónde no hay libertad, no hay esperanza para ellos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Quizás diga que este libro es una visión del futuro y que no es real pero para mi este libro tiene muchas cosas de la realidad como el capitolio y la pobreza extrema entre muchas otras cosas

      Eliminar
  2. Amo las escenas de Peeta y Katniss 😍😍😍 hacen hermosa pareja... Ella por fim empezo a sentir algo mas fuerte por el...

    ResponderEliminar
  3. Yo pienso que kannis ha amado a petter desde siempre es solo que no se ha dado cuenta de lo que siente y con galería solo se confunde más.

    ResponderEliminar