viernes, 18 de enero de 2013

Capitulo 27


    Mi co­ra­zón la­te con tan­ta fu­er­za que la san­g­re em­pi­eza a cor­rer de­ba­jo de mi em­pa­pa­da ven­da de mus­go. Mis pen­sa­mi­en­tos se nub­lan. Des­pu­és de to­do aún es po­sib­le que san­g­re has­ta mo­rir an­tes de que me re­ani­men. En mi men­te su­sur­ro un gra­ci­as a Johan­na Ma­son por la ex­ce­len­te he­ri­da que in­f­li­gió, y me des­ma­yo.
    Cuando reg­re­so a la se­mi­con­s­ci­en­cia, pu­edo sen­tir que es­toy tum­ba­da sob­re una me­sa acol­c­ha­da. Es­tá la sen­sa­ci­ón pun­zan­te de tu­bos en mi bra­zo iz­qu­i­er­do. Es­tán in­ten­tan­do man­te­ner­me con vi­da por­que, si me des­li­zo si­len­ci­osa y pri­va­da­men­te ha­cia la mu­er­te, se­rá una vic­to­ria. Aún soy en ge­ne­ral in­ca­paz de mo­ver­me, ab­ro los pár­pa­dos, le­van­to la ca­be­za.
    Pero mi bra­zo de­rec­ho ha re­cu­pe­ra­do al­go de mo­vi­li­dad. Es­tá ex­ten­di­do cru­zán­do­me el ab­do­men, co­mo una ale­ta, no, al­go me­nos ani­ma­do, co­mo un gar­ro­te. No ten­go ver­da­de­ra co­or­di­na­ci­ón mo­to­ra, nin­gu­na pru­eba de que si­qu­i­era ten­ga de­dos to­da­vía. Aún así con­si­go bam­bo­le­ar el bra­zo de un la­do a ot­ro has­ta que ar­ran­co los tu­bos. Sal­ta un pi­ti­do pe­ro no pu­edo per­ma­ne­cer des­pi­er­ta pa­ra des­cub­rir a qu­i­en at­ra­erá.
    La si­gu­i­en­te vez que sal­go a la su­per­fi­cie, mis ma­nos es­tán ata­das a la me­sa, los tu­bos de vu­el­ta en mi bra­zo. Sin em­bar­go, pu­edo ab­rir los oj­os y le­van­tar le­ve­men­te la ca­be­za. Es­toy en una gran ha­bi­ta­ci­ón con tec­ho ba­jo y una luz pla­te­ada. Hay dos fi­las de ca­mas una fren­te a la ot­ra. Pu­edo oír la res­pi­ra­ci­ón de lo que asu­mo son los de­más ven­ce­do­res. Di­rec­ta­men­te fren­te a mí veo a Be­etee con unas di­ez má­qu­inas dis­tin­tas en­gan­c­ha­das a él. ¡Só­lo de­j­ad­nos mo­rir!
    Grito en mi ca­be­za. Gol­peo la ca­be­za con fu­er­za ha­cia at­rás con­t­ra la me­sa y me des­va­nez­co de nu­evo.
    Cuando por fin, de ver­dad, me des­pi­er­to, las res­t­ric­ci­ones ya no es­tán. Le­van­to la ma­no y des­cub­ro que ten­go de­dos que nu­eva­men­te pu­eden mo­ver­se ba­jo mis ór­de­nes. Me si­en­to y me afer­ro a la me­sa acol­c­ha­da has­ta que la ha­bi­ta­ci­ón se en­fo­ca. Mi bra­zo iz­qu­i­er­do es­tá ven­da­do pe­ro los tu­bos cu­el­gan de bar­ras jun­to a mi ca­ma.
    Estoy so­la sal­vo por Be­etee, que to­da­vía ya­ce fren­te a mí, si­en­do sos­te­ni­do por su ej­ér­ci­to de má­qu­inas. ¿Dón­de es­tán los ot­ros, en­ton­ces? Pe­eta, Fin­nick, Eno­ba­ria y… y… uno más, ¿ver­dad? O bi­en Johan­na o Chaff o Bru­tus, uno de el­los aún es­ta­ba con vi­da cu­an­do em­pe­za­ron las bom­bas. Es­toy se­gu­ra de que qu­er­rán cre­ar ej­em­p­lo con to­dos no­sot­ros. Pe­ro ¿dón­de se los han lle­va­do? ¿Se los han lle­va­do des­de el hos­pi­tal a la cár­cel?
    Peeta… Su­sur­ro. De­se­aba tan­to pro­te­ger­lo. To­da­vía es­toy re­su­el­ta a el­lo. Ya que he fra­ca­sa­do man­te­ni­én­do­lo se­gu­ro con vi­da, de­bo en­con­t­rar­lo, ma­tar­lo aho­ra an­tes de que el Ca­pi­to­lio pu­eda es­co­ger los me­di­os ago­ni­zan­tes de su mu­er­te. Des­li­zo mis pi­er­nas fu­era de la me­sa y mi­ro a mi al­re­de­dor en bus­ca de un ar­ma. Hay va­ri­as jerin­gas sel­la­das en plás­ti­co es­té­ril sob­re una me­sa cer­ca de la ca­ma de Be­etee. Per­fec­to. To­do lo que ne­ce­si­to es aire y un pin­c­ha­zo di­rec­to a una de sus ve­nas.
    Hago una pa­usa, con­si­de­ran­do ma­tar a Be­etee. Pe­ro si lo ha­go, los mo­ni­to­res em­pe­za­rán a pi­tar y me co­ge­rán an­tes de que lle­gue a Pe­eta. Ha­go una pro­me­sa mu­da de reg­re­sar a re­ma­tar­lo si pu­edo.
    Estoy de­sun­da sal­vo por un del­ga­do ca­mi­són, así que des­li­zo la jerin­ga ba­jo el ven­da­je que cub­re la he­ri­da de mi bra­zo. No hay gu­ar­di­as en la pu­er­ta. Sin du­da al­gu­na es­toy a ki­ló­met­ros por de­ba­jo del Cen­t­ro de En­t­re­na­mi­en­to o en al­gu­na for­ta­le­za del Ca­pi­to­lio, y la po­si­bi­li­dad de que es­ca­pe es ine­xis­ten­te. No im­por­ta. No me es­toy es­ca­pan­do, só­lo aca­ban­do una mi­si­ón.
    Me des­li­zo por un es­t­rec­ho pa­sil­lo has­ta una pu­er­ta me­tá­li­ca que es­tá en­t­re­abi­er­ta. Al­gu­i­en es­tá tras el­la. Sa­co la jerin­ga y la afer­ro en la ma­no. Ap­re­tán­do­me con­t­ra la pa­red, es­cuc­ho a las vo­ces del in­te­ri­or.
    Se han per­di­do co­mu­ni­ca­ci­ones en el Si­ete, el Di­ez, y el Do­ce. Pe­ro aho­ra el On­ce ti­ene el con­t­rol sob­re el tran­s­por­te, así que por lo me­nos hay es­pe­ran­za de que sa­qu­en al­go de co­mi­da.
    Plutarch He­aven­s­bee, creo. Aun­que en re­ali­dad só­lo he hab­la­do con él una vez. Una voz ás­pe­ra ha­ce una pre­gun­ta.
    No, lo si­en­to. No hay mo­do de que pu­eda lle­var­te el Cu­at­ro. Pe­ro he da­do ór­de­nes es­pe­cí­fi­cas pa­ra re­cu­pe­rar­la si es po­sib­le. Es to­do lo que pu­edo ha­cer, Fin­nick.
    Finnick. Mi men­te luc­ha por cap­tar el sen­ti­do de la con­ver­sa­ci­ón, del hec­ho de que es­tá te­ni­en­do lu­gar en­t­re Plu­tarch He­aven­s­bee y Fin­nick. ¿Es él tan qu­eri­do y tan cer­ca­no al Ca­pi­to­lio que le ex­cu­sa­rán sus crí­me­nes? ¿O de ver­dad no te­nía ni idea de lo que pre­ten­día Be­etee? Graz­na al­go más. Al­go lle­no de de­ses­pe­ra­ci­ón.
    No se­as es­tú­pi­do. Eso es lo pe­or que pod­rí­as ha­cer. Ha­cer se­gu­ro que la ma­ta­ran.
    Mientras tú es­tés vi­vo, la man­ten­d­rán a el­la vi­va co­mo ce­bo. Di­ce Hay­mitch. ¡Di­ce Hay­mitch! Cru­zo la pu­er­ta con un gol­pe y tro­pi­ezo al in­te­ri­or de la ha­bi­ta­ci­ón.
    Haymitch, Plu­tarch y un Fin­nick en muy ma­las con­di­ci­ones es­tán sen­ta­dos al­re­de­dor de una me­sa pu­es­ta con una co­mi­da que na­die es­tá co­mi­en­do. La luz del día en­t­ra por las ven­ta­nas cur­vas, y en la dis­tan­cia veo la cú­pu­la de un bos­que de ár­bo­les. Es­ta­mos vo­lan­do. ¿Ya has de­j­ado de dor­mi­tar, pre­ci­osa? Di­ce Hay­mitch, el fas­ti­dio evi­den­te en su voz.
    Pero cu­an­do me ec­ho ha­cia de­lan­te él avan­za y me co­ge de las mu­ñe­cas, man­te­ni­én­do­me en pie. Mi­ra mi ma­no. ¿Así que so­is tú y una jerin­ga con­t­ra el Ca­pi­to­lio? Ves, es­ta es la ra­zón por la que na­die te de­ja a ti ha­cer los pla­nes. Lo mi­ro sin com­p­ren­der. Su­él­ta­la. Si­en­to la pre­si­ón in­c­re­men­tar­se en mi mu­ñe­ca de­rec­ha has­ta que mi ma­no se ve ob­li­ga­da a ab­rir­se y sol­tar la jerin­ga. Me si­en­ta en una sil­la jun­to a Fin­nick.
    Plutarch me po­ne un cu­en­co de cal­do de­lan­te. Un pa­ne­cil­lo. Me co­lo­ca una cuc­ha­ra en la ma­no.
    Come. Di­ce en una voz muc­ho más amab­le de la que usó Hay­mitch.
    Haymitch se si­en­ta di­rec­ta­men­te fren­te a mí.
    Katniss, voy a ex­p­li­car­te lo que ha pa­sa­do. No qu­i­ero que pre­gun­tes na­da has­ta que ter­mi­ne. ¿Enti­en­des?
    Asiento, aton­ta­da. Y es­to es lo que me di­ce.
    Había un plan pa­ra sa­car­nos de la are­na de­se el mo­men­to en que el Qu­ell fue anun­ci­ado.
    Los tri­bu­tos de los dis­t­ri­tos 3, 4, 6, 7, 8 y 11 te­ní­an di­ver­sos gra­dos de co­no­ci­mi­en­to acer­ca de el­lo. Plu­tarch He­aven­s­bee ha si­do, du­ran­te va­ri­os años, par­te de un gru­po sec­re­to que in­ten­ta­ba aca­bar con el Ca­pi­to­lio. Se ase­gu­ró de que el cab­le es­tu­vi­era en­t­re las ar­mas. Be­etee era el en­car­ga­do de ab­rir un agu­j­ero en el cam­po de fu­er­za. El pan que re­ci­bi­mos en la are­na era un có­di­go pa­ra el mo­men­to del res­ca­te. El dis­t­ri­to de don­de era ori­gi­na­rio el pan in­di­ca­ba el día. Tres. El nú­me­ro de pa­ne­cil­los la ho­ra. Ve­in­ti­cu­at­ro. El aero­des­li­za­dor per­te­ne­ce al Dis­t­ri­to 13. Bon­nie y Twill, las mu­j­eres del 8 que co­no­cí en el bos­que, te­ní­an ra­zón sob­re su exis­ten­cia y sus ca­pa­ci­da­des de de­fen­sa. Ac­tu­al­men­te es­ta­mos en un vi­a­je in­di­rec­to al Dis­t­ri­to 13. Mi­en­t­ras tan­to, la ma­yo­ría de los dis­t­ri­tos de Pa­nem es­tán en ple­na re­be­li­ón.
    Haymitch se de­ti­ene pa­ra ver si lo si­go. O tal vez ha ter­mi­na­do por el mo­men­to.
    Es muc­hí­si­mo que ab­sor­ber, es­te ela­bo­ra­do plan en el que yo era una fic­ha, tal y co­mo se su­po­nía que de­bía ser una fic­ha en los Ju­egos del Ham­b­re. Uti­li­za­da sin mi con­sen­ti­mi­en­to, sin sa­ber­lo. Por lo me­nos en los Ju­egos del Ham­b­re sa­bía que es­ta­ban jugan­do con­mi­go.
    Mis su­pu­es­tos ami­gos han si­do muc­ho más re­ser­va­dos.
    No me lo di­j­is­te­is. Mi voz es tan ás­pe­ra co­mo la de Fin­nick.
    No se os di­jo ni a ti ni a Pe­eta. No po­dí­amos ar­ri­es­gar­nos. Di­ce Plu­tarch. In­c­lu­so es­ta­ba pre­ocu­pa­do de que men­ci­ona­ras mi in­dis­c­re­ci­ón con el re­loj du­ran­te los Ju­egos. Sa­ca su re­loj de bol­sil­lo y des­li­za su pul­gar sob­re el cris­tal, en­cen­di­en­do el sin­sa­jo. Por su­pu­es­to, cu­an­do te en­se­ñé es­to, no ha­cía más que dar­te una pis­ta sob­re la are­na. Co­mo men­to­ra. Pen­sé que pod­ría ser el pri­mer pa­so pa­ra ga­nar­me tu con­fi­an­za. Nun­ca se me pa­só por la ca­be­za que vol­vi­eras a ser tri­bu­to.
    Todavía no en­ti­en­do por qué a Pe­eta y a mí no se nos in­for­mó sob­re el plan. Di­go.
    Porque una vez ex­p­lo­ta­ra el cam­po de fu­er­za, se­rí­a­is los pri­me­ros a los que in­ten­ta­rí­an cap­tu­rar, y cu­an­to me­nos su­pi­éra­is, me­j­or. Di­ce Hay­mitch. ¿Los pri­me­ros? ¿Por qué? Di­go, in­ten­tan­do asir­me al hi­lo de pen­sa­mi­en­to.
    Por la mis­ma ra­zón por la que los de­más acor­da­mos mo­rir pa­ra man­te­ne­ros con vi­da.
    Dice Fin­nick.
    No, Johan­na in­ten­tó ma­tar­me. Di­go.
    Johanna te no­qu­eó pa­ra ar­ran­car­te el ras­t­re­ador del bra­zo y pa­ra apar­tar a Bru­tus y a Eno­ba­ria de ti. Di­ce Hay­mitch. ¿Qué? Me du­ele muc­ho la ca­be­za y qu­i­ero que de­j­en de hab­lar en cír­cu­los. No sé de qué…
    Teníamos que sal­var­te por­que tú eres el sin­sa­jo, Kat­niss. Di­ce Plu­tarch. Mi­en­t­ras tú vi­vas, la re­vo­lu­ci­ón vi­ve.
    El pá­j­aro, la in­sig­nia, la can­ci­ón, las ba­yas, el re­loj, la gal­le­ta, el ves­ti­do que es­tal­ló en lla­mas. Yo soy el sin­sa­jo. El que sob­re­vi­vió a pe­sar de los pla­nes del Ca­pi­to­lio. El sím­bo­lo de la re­be­li­ón.
    Es lo que sos­pec­hé en el bos­que cu­an­do en­con­t­ré a Bon­nie y Twill hu­yen­do. Aun­que nun­ca lle­gué a en­ten­der la mag­ni­tud. Aun­que cla­ro, no se pre­ten­día que lo en­ten­di­era. Pi­en­so en Hay­mitch des­p­re­ci­an­do mis pla­nes pa­ra hu­ir del Dis­t­ri­to 12, pa­ra em­pe­zar mi pro­pio le­van­ta­mi­en­to, in­c­lu­so la mis­ma no­ci­ón de que el Dis­t­ri­to 13 pu­di­era exis­tir. Sub­ter­fu­gi­os y en­ga­ños. Y si él pu­do ha­cer­lo, det­rás de su más­ca­ra de sar­cas­mo y bor­rac­he­ra, tan con­vin­cen­te­men­te y du­ran­te tan­to ti­em­po, ¿sob­re qué más ha men­ti­do? Sé sob­re qué más.
    Peeta. Su­sur­ro, mi co­ra­zón dan­do un vu­el­co.
    Los ot­ros man­tu­vi­eron a Pe­eta con vi­da por­que si él mo­ría, sa­bí­amos que no hab­ría mo­do de man­te­ner­te en una ali­an­za. Di­ce Hay­mitch. Y no po­dí­amos ar­ri­es­gar­nos a de­j­ar­te sin pro­tec­ci­ón. Sus pa­lab­ras son muy prag­má­ti­cas, su ex­p­re­si­ón in­mu­tab­le, pe­ro no pu­ede ocul­tar el to­no gri­sá­ceo que co­lo­rea su sem­b­lan­te. ¿Dón­de es­tá Pe­eta? Si­seo.
    Fue cap­tu­ra­do por el Ca­pi­to­lio jun­to con Johan­na y Eno­ba­ria. Di­ce Hay­mitch. Y por fin ti­ene la de­cen­cia de ba­j­ar la mi­ra­da.
    Técnicamente, es­toy de­sar­ma­da. Pe­ro na­die de­be­ría su­bes­ti­mar el da­ño que pu­eden ha­cer las uñas, es­pe­ci­al­men­te si el obj­eti­vo no es­tá pre­pa­ra­do. Me lan­zo sob­re la me­sa y ras­t­ril­lo con las mí­as la ca­ra de Hay­mitch, ha­ci­en­do que flu­ya la san­g­re y ca­usan­do da­ño en un ojo. Des­pu­és los dos nos es­ta­mos gri­tan­do co­sas ter­rib­les, ter­rib­les, y Fin­nick es­tá in­ten­tan­do apar­tar­me, y sé que Hay­mitch ape­nas pu­ede con­te­ner­se y no ha­cer­me pe­da­zos, pe­ro yo soy el sin­sa­jo. Yo soy el sin­sa­jo, y ya es bas­tan­te di­fí­cil man­te­ner­me vi­va tal y co­mo es­tán las co­sas.
    Otras ma­nos ayu­dan a Fin­nick y es­toy de vu­el­ta en mi me­sa, mi cu­er­po su­j­eto, mis mu­ñe­cas ata­das, así que gol­peo la ca­be­za, en­fu­re­ci­da, una y ot­ra vez con­tar la me­sa. Una jerin­ga me pin­c­ha en el bra­zo y la ca­be­za me du­ele tan­to que de­jo de luc­har y sim­p­le­men­te gi­mo hor­rib­le­men­te co­mo un ani­mal he­ri­do, has­ta que mi voz ya no pu­ede más.
    La dro­ga ca­usa se­da­ci­ón, no su­eño, así que es­toy at­ra­pa­da en una mi­se­ria in­có­mo­da y va­ga­men­te do­lo­ro­sa du­ran­te lo que pa­re­ce una eter­ni­dad. Re­in­ser­tan sus tu­bos y me hab­lan en vo­ces cal­man­tes que nun­ca me lle­gan. To­do en lo que pu­edo pen­sar es Pe­eta, ya­ci­en­do en una me­sa si­mi­lar en al­gún si­tio, mi­en­t­ras in­ten­tan ob­te­ner de él in­for­ma­ci­ón que ni si­qu­i­era ti­ene.
    Katniss. Kat­niss, lo si­en­to. La vo­iz de Fin­nick lle­ga des­de la ca­ma al la­do de la mía y se des­li­za has­ta mi le­tar­gia. Tal vez por­que suf­ri­mos el mis­mo ti­po de do­lor. Qu­ería vol­ver a por él y Johan­na, pe­ro no po­día mo­ver­me.
    No res­pon­do. Las bu­enas in­ten­ci­ones de Fin­nick Oda­ir sig­ni­fi­can me­nos que na­da.
    Es me­j­or pa­ra él que pa­ra Johan­na. Ave­ri­gu­arán bas­tan­te pron­to que él no sa­be na­da. Y no lo ma­ta­rán si pu­eden usar­lo en tu con­t­ra. Di­ce Fin­nick. ¿Co­mo ce­bo? Le di­go al tec­ho. ¿Igu­al que usa­rán a An­nie co­mo ce­bo, Fin­nick?
    Puedo oír­lo llo­rar pe­ro no me im­por­ta. Pro­bab­le­men­te ni se mo­les­ta­rán en in­ter­ro­gar­la a el­la, tan per­di­da es­tá. Per­di­da en la pro­fun­di­dad de sus Ju­egos de ha­ce años. Hay una gran pro­ba­bi­li­dad de que yo es­té yen­do en la mis­ma di­rec­ci­ón. Tal vez ya me es­toy vol­vi­en­do lo­ca y na­die ti­ene el va­lor de de­cír­me­lo. Ya me si­en­to lo bas­tan­te lo­ca.
    Desearía que es­tu­vi­era mu­er­ta. Di­ce. De­se­aría que to­dos es­tu­vi­eran mu­er­tos y no­sot­ros tam­bi­én. Se­ría lo me­j­or.
    Bueno, no hay una bu­ena res­pu­es­ta pa­ra eso. Ape­nas pu­edo dis­pu­tar­lo ya que es­ta­ba an­dan­do por ahí con una jerin­ga pa­ra ma­tar a Pe­eta cu­an­do los en­con­t­ré. ¿De ver­dad lo qu­i­ero mu­er­to? Lo que qu­i­ero… lo que qu­i­ero es te­ner­lo de vu­el­ta. Pe­ro aho­ra nun­ca lo ten­d­ré de vu­el­ta. In­c­lu­so si de al­gún mo­do las fu­er­zas re­bel­des se las ar­reg­la­ran pa­ra aca­bar con el Ca­pi­to­lio, pu­edes es­tar se­gu­ro de que el úl­ti­mo ac­to del Pre­si­den­te Snow se­rá re­ba­nar­le la gar­gan­ta a Pe­eta. No. Nun­ca lo ten­d­ré de vu­el­ta. Así que mu­er­to es lo me­j­or.
    Pero ¿sab­rá eso Pe­eta, o se­gu­irá luc­han­do? Es tan fu­er­te y tan bu­en men­ti­ro­so. ¿Cree que ti­ene al­gu­na po­si­bi­li­dad de sob­re­vi­vir? ¿Le im­por­ta si­qu­i­era si es así? No es­ta­ba en­t­re sus pla­nes, en cu­al­qu­i­er ca­so. Ya ha­bía re­nun­ci­ado a la vi­da. Tal vez, si sa­be que yo fui res­ca­ta­da, in­c­lu­so es­tá con­ten­to. Si­en­te que tu­vo éxi­to en su mi­si­ón de man­te­ner­me con vi­da.
    Creo que lo odio to­da­vía más que a Hay­mitch.
    Abandono. De­jo de hab­lar, de res­pon­der, rec­ha­zo la co­mi­da y el agua. Pu­eden bom­be­ar lo que les ape­tez­ca en mi bra­zo, pe­ro ha­ce fal­ta más que eso pa­ra ha­cer que una per­so­na si­ga ade­lan­te una vez ha per­di­do el de­seo de vi­vir. Ten­go la ex­t­ra­ña idea de que si mu­ero, a Pe­eta le per­mi­ti­rán vi­vir. No co­mo al­gu­i­en lib­re si­no co­mo un Avox o al­go, sir­vi­en­do a los fu­tu­ros tri­bu­tos del Dis­t­ri­to 12. Des­pu­és tal vez pod­ría en­con­t­rar la for­ma de es­ca­par. Mi mu­er­te to­da­vía pod­ría, de hec­ho, sal­var­lo.
    Si no pu­ede, no im­por­ta. Es su­fi­ci­en­te mo­rir de ren­cor. Pa­ra cas­ti­gar a Hay­mitch, qu­i­en, de en­t­re to­das las per­so­nas en es­te mun­do put­re­fac­to, nos ha con­ver­ti­do a Pe­eta y a mí en fic­has de sus Ju­egos. Yo con­fi­aba en él. Pu­se lo que era pre­ci­oso en las ma­nos dse Hay­mitch. Y me ha tra­ici­ona­do.
    "Ves, es­ta es la ra­zón por la que na­die te de­ja a ti ha­cer los pla­nes," di­jo.
    Es ci­er­to. Na­die con dos de­dos de fren­te me de­j­aría a mí ha­cer los pla­nes. Por­que ob­vi­amen­te no pu­edo dis­tin­gu­ir a un ami­go de un ene­mi­go.
    Un mon­tón de gen­te vi­ene a hab­lar­me, pe­ro ha­go que to­das sus pa­lab­ras su­enen co­mo el chas­qu­ido de los in­sec­tos en la sel­va. Sin sig­ni­fi­ca­do y dis­tan­tes. Pe­lig­ro­sas, pe­ro só­lo si te acer­cas. Cu­an­do las pa­lab­ras em­pi­ezan a dis­tin­gu­ir­se, gi­mo has­ta que me dan más anal­gé­si­co y eso ar­reg­la las co­sas.
    Hasta que una vez ab­ro los oj­os y en­cu­en­t­ro a al­gu­i­en a qu­i­en no pu­edo blo­qu­e­ar, mi­rán­do­me des­de ar­ri­ba. Al­gu­i­en que no sup­li­ca­rá, ni ex­p­li­ca­rá, ni pen­sa­rá que pu­ede al­te­rar mi di­se­ño con ru­egos, por­que só­lo él sa­be có­mo ope­ro.
    Gale. Su­sur­ro.
    Hola, Cat­nip. Apar­ta con la ma­no un mec­hón de pe­lo de mis oj­os. Un la­do de su ca­ra ha si­do qu­ema­do bas­tan­te re­ci­en­te­men­te. Su bra­zo es­tá en un ca­bes­t­ril­lo, y pu­edo ver ven­das ba­jo su ca­mi­sa de mi­ne­ro. ¿Qué le ha pa­sa­do? ¿Có­mo es­tá si­qu­i­era aquí? Al­go muy ma­lo ha pa­sa­do en ca­sa.
    No es tan­to cu­es­ti­ón de ol­vi­dar­me de Pe­eta co­mo de acor­dar­me de los de­más. To­do lo que ha­ce fal­ta es una mi­ra­da a Ga­le y to­dos vu­el­ven re­sur­gi­en­do al pre­sen­te, exi­gi­en­do que les ha­ga ca­so. ¿Prim? Di­go con voz aho­ga­da.
    Está vi­va. Tam­bi­én tu mad­re. Las sa­qué a ti­em­po. ¿No es­tán en el Dis­t­ri­to Do­ce?
    Después de los Ju­egos, en­vi­aron avi­ones. Sol­ta­ron bom­bas. Va­ci­la. Bu­eno, ya sa­bes lo que le pa­só al Qu­ema­dor.
    Lo sé. Lo vi ar­der. El vi­e­jo al­ma­cén cu­bi­er­to en pol­vo de car­bón. To­do el dis­t­ri­to es­tá cu­bi­er­to de eso. Un nu­evo ti­po de hor­ror em­pi­eza a des­per­tar­se en mí cu­an­do me ima­gi­no bom­bas gol­pe­an­do la Ve­ta. ¿No es­tán en el Dis­t­ri­to Do­ce? Re­pi­to. Co­mo si de­cir­lo fu­era a es­qu­ivar la re­ali­dad.
    Katniss. Di­ce Ga­le su­ave­men­te.
    Reconozco esa voz. Es la mis­ma que uti­li­za pa­ra acer­car­se a ani­ma­les he­ri­dos an­tes de dar el gol­pe de gra­cia. Le­van­to la ma­no in­s­tin­ti­va­men­te pa­ra blo­qu­e­ar sus pa­lab­ras, pe­ro él la co­ge y la agar­ra con fu­er­za.
    No. Su­sur­ro.
    Pero Ga­le no es de los que me ocul­tan sec­re­tos.
    Katniss, no hay Dis­t­ri­to Do­ce.

13 comentarios:

  1. Pe­eta fue cap­tu­ra­do por el Ca­pi­to­lio y no hay Dis­t­ri­to Do­ce
    dos cosas que destrozaron a Katniss

    ResponderEliminar
  2. Pero la saga continua? Que pasa con Peeta y con el distrito 13?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todavía sigue eso continúa en el siguiente libro "sinsajo"

      Eliminar
  3. Me encanta en llamas es mi favorito de los 3

    ResponderEliminar
  4. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  5. Muchas Gracias por publicar el libro completo, de verdad se agradece el tiempo que te tomaste para mantenernos entretenidos un buen Rato.

    ResponderEliminar
  6. Gracias ya me he leido los 2 primeros libros, ahora tengo que conseguir el 3er libro "sinsajo"

    ResponderEliminar
  7. Me siento terrible al pensar como se siente Katniss justo al final del libro. Muchisimas gracias por subirlo ! Estuvo genial

    ResponderEliminar
  8. jojo lo lei en 2 dias ahora la mejor parte el 3er libro xD yeah!!

    ResponderEliminar
  9. jojo lo lei en 2 dias ahora la mejor parte el 3er libro xD yeah!!

    ResponderEliminar
  10. Excelentes libros ! . Gracias por subirlos.

    ResponderEliminar
  11. Esta saga es lo mejor que me pudo pasar en la vida

    ResponderEliminar