viernes, 18 de enero de 2013

Capitulo 25


   Mientras Pe­eta na­da­ba, he des­cu­bi­er­to al­go. Mis res­tan­tes cos­t­ras es­tán em­pe­zan­do a des­p­ren­der­se. A ba­se de fro­tar su­ave­men­te un pu­ña­do de are­na por mi bra­zo, lim­pio el res­to de las es­ca­mas, re­ve­lan­do pi­el nu­eva de­ba­jo. Pa­ro la prác­ti­ca de Pe­eta, con el pre­tex­to de en­se­ñar­le có­mo li­be­rar­se de las mo­les­tas es­ca­mas, y mi­en­t­ras nos fro­ta­mos, men­ci­ono nu­es­t­ra hu­ida.
    Mira, ya só­lo qu­edan oc­ho. Creo que es ho­ra de que nos va­ya­mos. Di­jo en voz ba­ja, aun­que du­do que nin­gu­no de los tri­bu­tos pu­eda oír­me.
    Peeta asi­en­te, y pu­edo ver­lo con­si­de­rar mi pro­pu­es­ta. So­pe­san­do si la su­er­te es­ta­rá de nu­es­t­ra par­te.
    Sabes qué te di­go. Di­ce. Qu­edé­mo­nos has­ta que Bru­tus y Eno­ba­ria es­tén mu­er­tos.
    Creo que Be­tee es­tá aho­ra mis­mo in­ten­tan­do cre­ar al­gún ti­po de tram­pa pa­ra el­los. Des­pu­és, lo pro­me­to, nos ire­mos.
    No es­toy com­p­le­ta­men­te con­ven­ci­da. Pe­ro si nos va­mos aho­ra, ten­d­re­mos dos gru­pos de ad­ver­sa­ri­os det­rás. Tal vez tres, por­que ¿qu­i­én sa­be qué es lo que tra­ma Chaff? Ade­más hay que li­di­ar con el re­loj. Y des­pu­és hay que pen­sar en Be­tee. Johan­na só­lo lo tra­jo por mí, y si nos va­mos se­gu­ro que lo ma­ta­rá. En­ton­ces lo re­cu­er­do. No pu­edo pro­te­ger tam­bi­én a Be­tee. Só­lo pu­ede ha­ber un ven­ce­dor y ti­ene que ser Pe­eta. Ten­go que acep­tar es­to. Ten­go que to­mar de­ci­si­ones ba­sa­das só­lo en su su­per­vi­ven­cia.
    Está bi­en. Di­go. Nos qu­eda­re­mos has­ta que es­tén mu­er­tos los Pro­fe­si­ona­les. Pe­ro eso es to­do. Me doy la vu­el­ta y sa­lu­do a Fin­nick con la ma­no. ¡Eh, Fin­nick, ven aquí! ¡He­mos des­cu­bi­er­to có­mo po­ner­te ot­ra vez gu­apo!
    Los tres jun­tos nos res­t­re­ga­mos las cos­t­ras de nu­es­t­ros cu­er­pos, ayu­dan­do con las es­pal­das de los de­más, y aca­ba­mos tan ro­si­tas co­mo el ma­ris­co de Fin­nick. Ap­li­ca­mos ot­ra ron­da de me­di­ci­na por­que la pi­el pa­re­ce de­ma­si­ado de­li­ca­da pa­ra el sol, pe­ro el un­gü­en­to no se ve ni la mi­tad de mal sob­re la pi­el su­ave y se­rá un bu­en ca­muf­la­je en la sel­va.
    Betee nos lla­ma, y re­sul­ta que du­ran­te to­das esas ho­ras de jugu­ete­ar con el cab­le, sí que ha tra­ma­do un plan.
    Creo que to­dos es­ta­mos de acu­er­do en que nu­es­t­ra pró­xi­ma mi­si­ón es ma­tar a Bru­tus y a Eno­ba­ria. Di­ce su­ave­men­te. Du­do que nos va­yan a ata­car aho­ra abi­er­ta­men­te, aho­ra que los su­pe­ra­mos tan am­p­li­amen­te en nú­me­ro. Pod­rí­amos ras­t­re­ar­los, su­pon­go, pe­ro es un tra­ba­jo pe­lig­ro­so y ago­ta­dor. ¿Cre­es que han ave­ri­gu­ado lo del re­loj? Pre­gun­to.
    Si no lo han hec­ho ya, lo ha­rán pron­to. Tal vez no tan es­pe­cí­fic­men­te co­mo no­sot­ros.
    Pero de­ben de sa­ber por lo me­nos que al­gu­nas de las zo­nas ti­enen ata­qu­es con­fi­na­dos y que es­tos es­tan ocur­ri­en­do si­gu­i­en­do un pat­rón cir­cu­lar. Tam­po­co el hec­ho de que nu­es­t­ra úl­ti­ma luc­ha ha­ya si­do cor­ta­da por la in­ter­ven­ci­ón de los Vi­gi­lan­tes les hab­rá pa­sa­do de­sa­per­ci­bi­do.
    Nosotros sa­be­mos que fue un in­ten­to de de­so­ri­en­tar­nos, pe­ro el­los se de­ben de es­tar pre­gun­tan­do por qué se hi­zo, y es­to, tam­bi­én, pu­ede lle­var­los a dar­se cu­en­ta de que la are­na es un re­loj. Di­ce Be­etee. Así que creo que nu­es­t­ra me­j­or apu­es­ta se­rá co­lo­car nu­es­t­ra pro­pia tram­pa.
    Espera, dé­j­ame tra­er a Johan­na. Di­ce Fin­nick. Se pon­d­rá ra­bi­osa si cree que se ha per­di­do al­go así de im­por­tan­te.
    O no. Mu­si­to yo, ya que se pu­ede de­cir que el­la es­tá si­em­p­re ra­bi­osa, pe­ro no lo de­ten­go por­que yo tam­bi­én es­ta­ría en­fa­da­da si me ex­c­lu­ye­ran de uin plan lle­ga­dos a es­te pun­to.
    Cuando se nos ha uni­do, Be­etee nos in­s­ta a to­dos a que nos ec­he­mos un po­co at­rás pa­ra que ten­ga si­tio pa­ra tra­ba­j­ar en la are­na. Há­bil­men­te di­bu­ja un cír­cu­lo y lo di­vi­de en do­ce cu­ñas. Es la are­na, no di­bu­j­ada por la ma­no pre­ci­sa de Pe­eta si­no por las vas­tas lí­ne­as de un hom­b­re cu­ya men­te es­tá pre­ocu­pa­da por ot­ras co­sas muc­ho más com­p­le­j­as.
    Si fu­era­is Bru­tus y Eno­ba­ria, sa­bi­en­do lo que sa­bé­is sob­re la sel­va, ¿dón­de os sen­ti­rí­a­is más se­gu­ros? Pre­gun­ta Be­etee. No hay nin­gu­na con­des­cen­den­cia en su voz, y aún así no pu­edo evi­tar pen­sar que me re­cu­er­da a un ma­es­t­ro de es­cu­ela a pun­to de pre­pa­rar a los ni­ños pa­ra una lec­ci­ón. Tal vez sea la di­fe­ren­cia de edad, o sim­p­le­men­te que Be­etee es pro­bab­le­men­te un mil­lón de ve­ces más lis­to que el res­to de no­sot­ros.
    Donde es­ta­mos aho­ra. En la pla­ya. Di­ce Pe­eta. Es el lu­gar más se­gu­ro. ¿Así que por qué no es­tán en la pla­ya? Di­ce Be­etee.
    Porque es­ta­mos no­sot­ros. Di­ce Johan­na con im­pa­ci­en­cia.
    Exactamente. Es­ta­mos no­sot­ros, rec­la­man­do la pla­ya. Aho­ra ¿adón­de irí­a­is? Di­ce Be­etee.
    Pienso en la sel­va le­tal, la pla­ya ocu­pa­da.
    Me es­con­de­ría jus­to al bor­de de la sel­va. Pa­ra po­der es­ca­par si vi­ni­era un ata­que. Y pa­ra po­der es­pi­ar­nos.
    También pa­ra co­mer. Di­ce Fin­nick. La sel­va es­tá lle­na de cri­atu­ras y plan­tas ex­t­ra­ñas. Pe­ro a ba­se de mi­rar­nos a no­sot­ros, yo sab­ría que el pes­ca­do es se­gu­ro.
    Beetee nos son­ríe co­mo si hu­bi­era­mos su­pe­ra­do sus ex­pec­ta­ti­vas.
    Sí, bi­en. Lo ve­is. Ah­roa es­to es lo que yo pro­pon­go: un ata­que a las do­ce en pun­to. ¿Qué pa­sa exac­ta­men­te a me­di­odía y a me­di­anoc­he?
    El ra­yo gol­pea el ár­bol. Di­go.
    Sí. Así que lo que es­toy su­gi­ri­en­do es que des­pu­és de que el ra­yo gol­pee a me­di­odía, pe­ro an­tes de que gol­pee a me­di­anoc­he, ex­ten­da­mos mi cab­le des­de ese ár­bol has­ta el agua sa­la­da, que es, por su­pu­es­to, al­ta­men­te con­duc­to­ra. Cu­an­do el ra­yo gol­pee, la elec­t­ri­ci­dad vi­a­j­ará por el cab­le y ha­cia no só­lo el agua si­no tam­bi­én la pla­ya que la ro­dea, que to­da­vía es­ta­rá hú­me­da por la ola de las di­ez. Cu­al­qu­i­era en con­tac­to con esas su­per­fi­ci­es en ese mo­men­to se­rá elec­t­ro­cu­ta­do. Di­ce Be­etee.
    Hay una lar­ga pa­usa en la que to­dos di­ge­ri­mos el plan de Be­etee. A mí me pa­re­ce un po­co fan­ta­si­oso, in­c­lu­so im­po­sib­le. Pe­ro ¿por qué? He co­lo­ca­do mi­les de tram­pas. ¿No es es­to una tram­pa más gran­de con un com­po­nen­te más es­pe­cí­fi­co? ¿Pod­ría fun­ci­onar? ¿Có­mo po­de­mos si­qu­i­era cu­es­ti­onar­lo, no­sot­ros, los tru­ibu­tos en­t­re­na­dos pa­ra re­co­ger pes­ca­do y ma­de­ra y car­bón? ¿Qué sa­be­mos no­sot­ros de ap­ro­vec­har la ener­gía del ci­elo?
    Peeta obj­eta. ¿Se­rá ese cab­le ca­paz de ver­dad de con­du­cir tan­ta ener­gía, Be­etee? Pa­re­ce tan frá­gil, co­mo si fu­era sim­p­le­men­te a qu­emar­se.
    Oh, se qu­ema­rá. Pe­ro no an­tes de que la cor­ri­en­te ha­ya pa­sa­do a su tra­vés. Ac­tu­ará al­go así co­mo un fu­sib­le, de hec­ho. Ex­cep­to por­que la elec­t­ri­ci­dad vi­a­j­ará a lo lar­go de él. Di­ce Be­etee. ¿Có­mo lo sa­bes? Pre­gun­ta Johan­na, cla­ra­men­te no con­ven­ci­da.
    Porque yo lo in­ven­té. Di­ce Be­etee, co­mo al­go sor­p­ren­di­do. De hec­ho no es cab­le en el sen­ti­do ha­bi­tu­al. Tam­po­co es el ra­yo un ra­yo na­tu­ral ni el ár­bol un ár­bol na­tu­ral. Tú co­no­ces los ár­bo­les me­j­or que nin­gu­no de no­sot­ros, Johan­na. A es­tas al­tu­ras es­ta­ría des­t­ru­ido, ¿o no?
    Sí. Di­ce, mor­ru­da.
    No os pre­ocu­pé­is por el cab­le. Ha­rá exac­ta­men­te lo que di­go. Nos tran­qu­ili­za Be­etee. ¿Y dón­de es­ta­re­mos no­sot­ros cu­an­do pa­se es­to? Pre­gun­ta Fin­nick.
    Lo bas­tan­te le­j­os en la sel­va co­mo pa­ra es­tar a sal­vo. Rep­li­ca Be­etee.
    Entonces los Pro­fe­si­ona­les tam­bi­én es­ta­rán a sal­vo, a no ser que es­tén en la ve­cin­dad del agua. Apun­to yo.
    Así es. Di­ce Be­etee.
    Pero to­do el ma­ris­co es­ta­rá co­ci­do. Di­ce Pe­eta.
    Probablemente más que co­ci­do. Di­ce Be­etee. Muy pro­bab­le­men­te ten­d­re­mos que eli­mi­nar­lo de­fi­ni­ti­va­men­te co­mo fu­en­te de co­mi­da. Pe­ro tú en­con­t­ras­te ot­ras co­sas co­mes­tib­les en la sel­va, ¿ver­dad, Kat­niss?
    Sí. Fru­tos se­cos y ra­tas. Di­go. Y te­ne­mos pat­ro­ci­na­do­res.
    Bueno, en­ton­ces. No veo que eso sea un prob­le­ma. Di­ce Be­etee. Pe­ro ya que so­mos ali­ados y es­to re­qu­eri­rá to­dos nu­es­t­ros es­fu­er­zos, la de­ci­si­ón de in­ten­tar­lo o no os cor­res­pon­de a vo­sot­ros cu­at­ro.
    Sí que so­mos ni­ños de co­le­gio. Com­p­le­ta­men­te in­ca­pa­ces de dis­pu­tar su te­oría más que con las pre­ocu­ap­ci­ones más ele­men­ta­les. La ma­yor par­te de las cu­ales ni si­qu­i­era ti­enen na­da que ver con su plan. Mi­ro a los sem­b­lan­tes des­con­cer­ta­dos de los de­más. ¿Por qué no? Di­go. Si fra­ca­sa, no hay da­ño. Si fun­ci­ona, hay una pro­ba­bi­li­dad de­cen­te de que los ma­te­mos. E in­c­lu­so si no lo ha­ce­mos y só­lo ma­ta­mos el ma­ris­co, Bru­tus y Eno­ba­ria tam­bi­én lo per­de­rán co­mo fu­en­te de ali­men­to.
    Yo di­go que lo in­ten­te­mos. Di­ce Pe­eta. Kat­niss ti­ene ra­zón.
    Finnick mi­ra a Johan­na y al­za las ce­j­as. No se­gu­irá ade­lan­te sin el­la.
    Vale. Di­ce el­la fi­nal­men­te. Es me­j­or que dar­les ca­za en la sel­va, en cu­al­qu­i­er ca­so. Y du­do que ave­rigü­en nu­es­t­ro plan, ya que no­sot­ros mis­mos ape­nas si po­de­mos com­p­ren­der­lo.
    Beetee qu­i­ere in­s­pec­ci­onar el ár­bol del ra­yo an­tes de pre­pa­rar­lo. Juz­gan­do por el sol, son ap­ro­xi­ma­da­men­te las nu­eve de la ma­ña­na. Ten­d­re­mos que de­j­ar nu­es­t­ra pla­ya pron­to, en cu­al­qu­i­er ca­so. Así que des­mon­ta­mos el cam­pa­men­to, ca­mi­na­mos has­ta la pla­ya que bor­dea la sec­ci­ón de los ra­yos, y nos di­ri­gi­mos a la sel­va. Be­etee aún es­tá de­ma­si­ado dé­bil pa­ra ha­cer la ca­mi­nar­ta cu­es­ta ar­ri­ba él só­lo, así que Fin­nick y Pe­eta ha­cen tur­nos pa­ra car­gar con él. Yo de­jo que Johan­na va­ya en ca­be­za por­que el ca­mi­no al ár­bol es bas­tan­te rec­to, y me fi­gu­ro que no pod­rá per­der­nos. Ade­más, yo pu­do ha­cer mu­ic­ho más da­ño con una alj­aba de flec­has que el­la con dos hac­has, así que soy la me­j­or pa­ra ir en la re­ta­gu­ar­dia.
    El aire es den­so y pe­sa­do, y me ago­ta. No nos ha da­do res­pi­ro des­de que em­pe­za­ron los Ju­egos. De­se­aría que Hay­micth de­j­ara de en­vi­ar­nos ese pan del Dis­t­ri­to 3 y nos con­si­gu­i­era al­go más de ese sa­la­do del Dis­t­ri­to 4, por­que he su­da­do a cu­bos en el úl­ti­mo par de dí­as, e in­c­lu­so aun­que he to­ma­do el pes­ca­do, me mu­ero por to­mar sal. Un tro­zo de hi­elo se­ría ot­ra bu­ena idea. O un tra­go de agua fres­qu­ita. Es­toy ag­ra­de­ci­da por el flu­ido de los ár­bo­les, pe­ro es­tá a la mis­ma tem­pe­ra­tu­ra que el mar y el aire y los ot­ros tri­bu­tos y yo. No so­mos más que un gran es­to­fa­do ca­li­en­te.
    A me­di­da que nos acer­ca­mos al ár­bol, Fin­nick su­gi­ere que yo lle­ve la de­lan­te­ra.
    Katniss pu­ede oír el cam­po de fu­er­za. Les ex­p­li­ca a Be­etee y a Johan­na. ¿Oír­lo? Pre­gun­ta Be­etee.
    Sólo con el oído que re­con­s­t­ru­yó el Ca­pi­to­lio. Di­go. ¿Adi­vi­nas a qu­i­én no es­toy en­ga­ñan­do con esa his­to­ria? A Be­etee. Por­que se­gu­ro que re­cu­er­da que él me en­se­ñó có­mo vis­lum­b­rar un cam­po de fu­er­za, y pro­bab­le­men­te sea im­po­sib­le oír cam­pos de fu­er­za, en cu­al­qu­i­er ca­so. Pe­ro, sea cu­al sea la ra­zón, no cu­es­ti­ona mi afir­ma­ci­ón.
    Entonces por su­pu­es­to, de­j­ad que Kat­niss va­ya pri­me­ro. Di­ce, ha­ci­en­do una pa­usa pa­ra lim­pi­ar el va­por de sus ga­fas. Los cam­pos de fu­er­za no son na­da con lo que jugar.
    El ár­bol del ra­yo es in­con­fun­dib­le, por lo muc­ho que se le­van­ta por en­ci­ma de los de­más.
    Encuentro un pu­ña­do de fru­tos se­cos y ha­go que los ot­ros es­pe­ren mi­en­t­ras yo su­bo len­ta­men­te por la pen­di­en­te, lan­zan­do los fru­tos por de­lan­te de mí. Pe­ro veo el cam­po de fu­er­za ca­si de in­me­di­ato, in­c­lu­so an­tes de que el fru­to lo gol­pee, por­que só­lo es­tá a unos qu­in­ce met­ros de dis­tan­cia. Mis oj­os, que es­tán bar­ri­en­do la ve­ge­ta­ci­ón an­te mí, cap­tan el cu­ad­ra­do on­du­la­do al­to y a mi de­rec­ha. Lan­zo un fru­to di­rec­ta­men­te de­lan­te de mí y lo oigo chis­por­ro­te­ar co­mo con­fir­ma­ci­ón.
    Simplemente qu­eda­os por de­ba­jo del ár­bol del ra­yo. Les di­go a los de­más.
    Dividimos ta­re­as. Fin­nick vi­gi­la a Be­etee mi­en­t­ras es­te exa­mi­na el ár­bol, Johan­na ha­ce un gri­fo pa­ra ob­te­ner agua, Pe­eta re­co­ge fru­tos se­cos, y yo ca­zo por ahí cer­ca. Las ra­tas de ár­bol no pa­re­cen te­ner nin­gún mi­edo a los hu­ma­nos, así que aca­bo fá­cil­men­te con tres. El so­ni­do de la ola de las di­ez me re­cu­er­da que de­be­ría reg­re­sar, y vu­el­vo con los de­más y lim­pio mis pre­sas. Des­pu­és di­bu­jo una lí­nea en el pol­vo a un met­ro del cam­po de fu­er­za co­mo re­cor­da­to­rio pa­ra man­te­ner­nos at­rás, y Pe­eta y yo nos sen­ta­mos pa­ra tos­tar nu­eces y ac­hic­har­rar cu­bi­tos de ra­ta.
    Beetee aún es­tá an­dan­do en el ár­bol, ha­ci­en­do no sé lo qué, to­man­do me­di­das y eso. En un mo­men­to da­do ar­ran­ca un pe­da­zo de cor­te­za, se nos une, y lo lan­za con­t­ra el cam­po de fu­er­za. Re­bo­ta y ater­ri­za en el su­elo, bril­lan­do. En unos mo­men­tos reg­re­sa a su co­lor ori­gi­nal.
    Bueno, eso ex­p­li­ca muc­ho. Di­ce Be­etee. Yo mi­ro a Pe­eta y no pu­edo evi­tar mor­der­me el la­bio pa­ra no re­ír, ya que eso no ex­p­li­ca ab­so­lu­ta­men­te na­da a na­die sal­vo a Be­etee.
    Alrededor de es­te mo­men­to oímos un so­ni­do de chas­qu­idos le­van­tán­do­se en el sec­tor ad­ya­cen­te al nu­es­t­ro. Eso sig­ni­fi­ca que son las on­ce en pun­to. El vo­lu­men es muc­ho más al­to en la sel­va que en la pla­ya anoc­he. To­dos es­cuc­ha­mos con aten­ci­ón.
    No es me­cá­ni­co. Di­ce Be­etee de­ci­di­do.
    Yo di­ría in­sec­tos. Di­go. Tal vez es­ca­ra­ba­j­os.
    Algo con pin­zas. Aña­de Fin­nick.
    El so­ni­do se ele­va, co­mo si nu­es­t­ras pa­lab­ras en voz ba­ja lo hu­bi­eran aler­ta­do de la pro­xi­mi­dad de car­ne fres­ca. Lo que sea que es­té ha­ci­en­do esos chas­qu­idos, me apu­es­to que pod­ría de­vo­rar­nos has­ta el hu­eso en se­gun­dos.
    Deberíamos ir sa­li­en­do de aquí, en cu­aq­lu­e­ir ca­so. Di­ce Johan­na. Fal­ta me­nos de una ho­ra pa­ra que em­pi­ecen los ra­yos.
    Aunque no va­mos muy le­j­os. Só­lo has­ta el ár­bol idén­ti­co en la sec­ci­ón de la llu­via de san­g­re.
    Tomamos un pic­nic, agac­ha­dos en el su­elo, co­mi­en­do nu­es­t­ra co­mi­da sel­vá­ti­ca, es­pe­ran­do por el ra­yo que se­ña­la el me­di­odía. Por pe­ti­ci­ón de Be­etee, es­ca­lo a la co­pa cu­an­do los chas­qu­idos em­pi­ezan a apa­gar­se. Cu­an­do gol­pea el ra­yo, es ce­ga­dor, in­c­lu­so des­de aquí, in­c­lu­so ba­jo es­te sol bril­lan­te. Abar­ca com­p­le­ta­men­te el ár­bol dis­tan­te, ha­ci­én­do­lo bril­lar de un bril­lan­te co­lor blan­co azu­la­do y ca­usan­do que el aire cer­ca­no vib­re con elec­t­ri­ci­dad. Ba­jo e in­for­mo a Be­etee de mis hal­laz­gos, qu­i­en pa­re­ce sa­tis­fec­fo, in­c­lu­so aun­que no soy ter­rib­le­men­te ci­en­tí­fi­ca.
    Tomamos una ru­ta tor­tu­osa de vu­el­ta a la pla­ya de las dez. La are­na es­tá li­sa y hú­me­da, bar­ri­da por la re­ci­en­te ola. Esen­ci­al­men­te Be­etee nos de­ja la tar­de lib­re mi­en­tars él tra­ba­ja con el cab­le. Ya que es su ar­ma y los de­más te­ne­mos que fi­ar­nos de su co­no­ci­mi­en­to tan com­p­le­ta­men­te, es­tá la sen­sa­ci­ón ex­t­ra­ña de que nos de­j­an sa­lir pron­to del co­le­gio. Al prin­ci­pio nos tur­na­mos ec­han­do si­es­tas en el bor­de de som­b­ra de la sel­va, pe­ro ha­cia el fi­nal de la tar­de to­dos es­ta­mos des­pi­er­tos e in­qu­i­etos. De­ci­di­mos, ya que es­ta de­be de ser nu­es­t­ra úl­ti­ma opor­tu­ni­dad de to­mar pes­ca­do, ha­cer al­gún ti­po de fes­tín. Ba­jo la gu­ía de Fin­nick en­sar­ta­mos pe­ces y at­ra­pa­mos ma­ris­co en re­des, in­c­lu­so nos su­mer­gi­mos en bus­ca de os­t­ras.
    Sobre to­do me gus­ta es­ta par­te, aun­que no por­que ten­ga un gran ape­ti­to de os­t­ras. Só­lo las pro­bé una vez en el Ca­pi­to­lio, y no pu­de so­por­tar su vis­co­si­dad. Pe­ro es en­can­ta­dor, es­tar en la pro­fun­ci­dad ba­jo el agua, es co­mo es­tar en un mun­do dis­tin­to. El agua es muy cla­ra, y un ban­co de pe­ces de co­lor vi­ole­ta bril­lan­te y ex­t­ra­ñas flo­res ma­ri­nas de­co­ran el su­elo de are­na.
    Johanna mon­ta gu­ar­dia mi­en­t­ras Fin­nick, Pe­eta y yo lim­pi­amos y pre­pa­ra­mos el pes­ca­do.
    Peeta aca­ba de ab­rir una os­t­ra cu­an­do lo oigo re­ír. ¡Eh, mi­rad es­to! Le­van­ta una bril­lan­te, per­fec­ta per­la del ta­ma­ño de un gu­isan­te.
    Ya sa­bes, si so­me­tes el car­bón a la su­fi­ci­en­te pre­si­ón, se con­vi­er­te en per­las. Le di­ce se­ri­amen­te a Fin­nick.
    No, no es ci­er­to. Di­ce Fin­nick con dis­p­li­cen­cia. Pe­ro yo me par­to de ri­sa, re­cor­dan­do que es así co­mo una ig­no­ran­te Ef­fie Trin­ket nos pre­sen­tó a la gen­te del Ca­pi­to­lio el año pa­sa­do, an­tes de que na­die nos co­no­ci­era. Co­mo car­bón tran­s­for­ma­do en per­las por nu­es­t­ra sig­ni­fi­ca­ti­va exis­ten­cia. Bel­le­za que se le­van­ta des­de el do­lor.
    Peeta enj­u­aga la per­la en el agua y me la da.
    Para ti. La le­van­to en mi pal­ma y exa­mi­no a la luz del sol su su­per­fi­cie iri­sa­da. Sí, la con­ser­va­ré. Du­ran­te las po­cas ho­ras de vi­da que me qu­edan la man­ten­d­ré cer­ca. Es­te úl­ti­mo re­ga­lo de Pe­eta. El úni­co que pu­edo acep­tar re­al­men­te. Tal vez me dé fu­er­zas en los úl­ti­mos mo­men­tos.
    Gracias. Di­go, cer­ran­do el pu­ño a su al­re­de­dor. Mi­ro con oj­os tran­qu­ilos a los oj­os azu­les de la per­so­na que es aho­ra mi ma­yor opo­nen­te, la per­so­na que me man­ten­d­ría con vi­da a ex­pen­sas de la su­ya pro­pia. Y me pro­me­to a mí mis­ma que der­ro­ta­ré su plan.
    La ri­sa des­pa­re­ce de esos oj­os, y es­tán mi­ran­do a los mí­os con tal in­ten­si­dad, que es co­mo si pu­di­eran le­er­me el pen­sa­mi­en­to.
    El re­li­ca­rio no fun­ci­onó, ¿ver­dad? Di­ce Pe­eta, in­c­lu­so aun­que Fin­nick es­tá jus­to aquí.
    Incluso aun­que to­dos pu­eden oír­lo. ¿Kat­niss?
    Funcionó. Di­go.
    Pero no co­mo yo qu­ería. Di­ce él, apar­tan­do la vis­ta. Des­pu­és de eso no mi­ra­rá más que a las os­t­ras.
    Justo cu­an­do es­ta­mos a pun­to de co­mer, apa­re­ce un pa­ra­ca­ídas con dos sup­le­men­tos pa­ra nu­es­t­ra co­mi­da. Un pe­qu­eño bo­te de sal­sa ro­ja pi­can­te y ot­ra ron­da más de pa­ne­cil­los del Dis­t­ri­to 3. Fin­nick, por su­pu­es­to, se po­ne a con­tar­los de in­me­di­ato.
    Veinticuatro de nu­evo. Di­ce.
    Treinta y dos pa­ne­cil­los, en­ton­ces. Así que to­ma­mos cin­co ca­da uno, de­j­an­do si­ete, que nun­ca se di­vi­di­rán igu­ali­ta­ri­amen­te. Es pan pa­ra uno só­lo.
    La car­ne sa­la­da de pe­sac­do, el su­cu­len­to ma­ris­co. In­c­lu­so las os­t­ras pa­re­cen sab­ro­sas, muy me­j­ora­das por la sal­sa. Nos ar­ti­bor­ra­mos has­ta que na­die pu­ede to­mar ni un bo­ca­do más, e in­c­lu­so en­ton­ces qu­edan sob­ras. No se con­ser­va­rán, sin em­bar­go, así que lan­za­mos to­da la co­mi­da res­tan­te de vu­el­ta al agua pa­ra que los Pro­fe­si­ona­les no co­j­an lo que no­sot­ros de­j­amos. Na­die se pre­ocu­pa por las con­c­has. La ola de­be­ría lim­pi­ar­las.
    No hay na­da que ha­cer, sal­vo es­pe­rar. Pe­eta y yo nos sen­ta­mos al bor­de del agua, co­gi­dos de la ma­no, en si­len­cio. Él dio su dis­cur­so anoc­he pe­ro yo no cam­bié de idea, y na­da de lo que yo di­ga cam­bi­ará la su­ya. El mo­men­to de los re­ga­los per­su­asi­vos ha pa­sa­do.
    Tengo la per­la, sin em­bar­go, se­gu­ra en el pa­ra­ca­ídas con el spi­le y la me­di­ci­na en mi cin­tu­ra. Es­pe­ro que reg­re­se al Dis­t­ri­to 12.
    Seguro que mi mad­re y Prim se en­car­ga­rán de de­vol­vér­se­la a Pe­eta an­tes de en­ter­rar mi cu­er­po.
    Empieza el him­no, pe­ro es­ta noc­he no hay ros­t­ros en el ci­elo. El púb­li­co es­ta­rá in­qu­i­eto, se­di­en­to de san­g­re. La tram­pa de Be­etee mu­es­t­ra tan­ta pro­me­sa, sin em­bar­go, que los Vi­gi­lan­tes no han en­vi­ado nin­gún ot­ro ata­que. Tal vez sim­le­men­te ti­enen cu­ri­osi­dad por ver si fun­ci­ona­rá.
    Cuando Fin­nick y yo juz­ga­mos que son las nu­eve, de­j­amos nu­es­t­ro cam­pa­men­to sem­b­ra­do de con­c­has, y em­pe­za­mos una si­gi­lo­sa ca­mi­na­ta has­ta el ár­bol del ra­yo a la luz de la lu­na.
    Nuestros es­tó­ma­gos lle­nos ha­cen que es­te­mos más in­có­mo­dos y fal­tos de ali­en­to de lo que es­tá­ba­mos en la es­ca­la­da de la ma­ña­na. Em­pi­ezo a ar­re­pen­tir­me de esa úl­ti­ma do­ce­na de os­t­ras.
    Beetee le pi­de a Fin­nick que lo asis­ta, y los de­más mon­ta­mos gu­ar­dia. An­tes de unir si­qu­i­era el cab­le al ár­bol, Be­etee de­sen­rol­la met­ros y met­ros de la co­sa. Ha­ce que Fin­nick lo ase­gu­re al­re­de­dor de una ra­ma ro­ta y que de­je es­ta en el su­elo. Des­pu­és se co­lo­can uno a ca­da la­do del ár­bol, pa­sán­do­se el car­re­te en­t­re sí a me­di­da que van en­rol­lan­do el cab­le al­re­de­dor del tron­co, una y ot­ra vez. Al prin­ci­pio pa­re­ce ar­bit­ra­rio, des­pu­és veo un pat­rón, co­mo un in­t­rin­ca­do la­be­rin­to, apa­re­ci­en­do a la luz de la lu­na en el la­do de Be­etee. Me pre­gun­to si su­po­ne al­gu­na di­fe­ren­cia el có­mo el cab­le es­tá si­tu­ado, o si no es más que pa­ra man­te­ner al púb­li­co es­pe­cu­lan­do, la ma­yor par­te del cu­al sa­be tan­to de elec­t­ri­ci­dad co­mo yo.
    El tra­ba­jo en el tron­co se com­p­le­ta jus­to cu­an­do oímos em­pe­zar la ola. Nun­ca he ave­ri­gu­ado en qué pun­to exac­to de la ho­ra de las di­ez erup­ci­ona. De­be de ha­ber al­go de pre­pa­ra­ci­ón, des­pu­és la ola en sí mis­ma, des­pu­és la re­cu­pe­ra­ci­ón de la inun­da­ci­ón. Pe­ro el ci­elo me di­ce las di­ez y me­dia.
    Es aho­ra cu­an­do Be­etee re­ve­la el res­to del plan. Ya que no­sot­ras nos mo­ve­mos más ágil­men­te en­t­re los ár­bo­les, qu­i­ere que Johan­na y yo ba­j­emos el rol­lo a tra­vés de la sel­va, de­sen­rol­lan­do el cab­le a me­di­da que an­da­mos. Te­ne­mos que es­ti­rar­lo a tra­vés de la pla­ya de las do­ce y su­mer­gir el car­re­te me­tá­li­co con lo to­do que qu­ede en la pro­fun­di­dad del agua, ase­gu­rán­do­nos de que se hun­da. Des­pu­és cor­rer a la sel­va. Si nos va­mos aho­ra, jus­to aho­ra, de­be­rí­amos es­tar a ti­em­po de reg­re­sar a la se­gu­ri­dad.
    Quiero ir con el­las co­mo gu­ar­dia. Di­ce Pe­eta de in­me­di­ato. Des­pu­és del mo­men­to con la per­la, sé que ti­ene me­nos ga­nas que nun­ca de per­der­me de vis­ta.
    Eres de­ma­si­ado len­to. Ade­más, te ne­ce­si­ta­ré en es­te ex­t­re­mo. Kat­niss vi­gi­la­rá. Di­ce Be­etee. No hay ti­em­po pa­ra de­ba­tir es­to. Lo si­en­to. Si las chi­cas van a sa­lir de al­lí con vi­da, ti­enen que ir mo­vi­én­do­se ya. Le en­t­re­ga el rol­lo a Johan­na.




No hay comentarios:

Publicar un comentario