martes, 29 de mayo de 2012

Capitulo 4

    El ama­ne­cer lle­ga an­tes que el su­eño, y al­lí es­tá Ef­fie, gol­pe­an­do en mi pu­er­ta. Me pon­go cu­ales­qu­i­era que se­an las ro­pas que es­tán en la par­te de ar­ri­ba del ca­j­ón y me ar­ras­t­ro has­ta el va­gón co­me­dor. No veo qué di­fe­ren­cia su­po­ne la ho­ra a la que me le­van­te, ya que es­te es día de vi­a­je, pe­ro des­pu­és re­sul­ta que to­dos los ar­reg­los de ayer só­lo eran pa­ra lle­var­me a la es­ta­ci­ón de tren. Hoy re­ci­bi­ré las aten­ci­ones de mi equ­ipo de pre­pa­ra­ci­ón. ¿Por qué? Ha­ce de­ma­si­ado frío co­mo pa­ra en­se­ñar na­da. Gru­ño.
    No en el Dis­t­ri­to On­ce. Di­ce Ef­fie.
    El Dis­t­ri­to 11. Nu­es­t­ra pri­me­ra pa­ra­da. Pre­fe­ri­ría em­pe­zar en cu­al­qu­i­er ot­ro dis­t­ri­to ya que es­te es el ho­gar de Rue. Pe­ro así no es co­mo fun­ci­ona el To­ur de la Vic­to­ria. Ha­bi­tu­al­men­te em­pi­eza en el Dis­t­ri­to 12 y des­pu­és va en or­den des­cen­den­te de dis­t­ri­to has­ta el 1, se­gu­ido del Ca­pi­to­lio. El dis­t­ri­to del ven­ce­dor se sal­ta y se re­ser­va pa­ra el fi­nal de to­do. Ya que el 12 of­re­ce la ce­leb­ra­ci­ón me­nos fa­bu­lo­sa de to­das­ha­bi­tu­al­men­te só­lo una ce­na pa­ra los tri­bu­tos y un rally de vic­to­ria en la pla­za, don­de na­die ti­ene pin­ta de es­tar­se di­vir­ti­en­do en lo más mí­ni­mo­es pro­bab­le­men­te me­j­or sa­car­nos de en me­dio tan pron­to co­mo sea po­sib­le. Es­te año, por pri­me­ra vez des­de que Hay­mitch ga­nó, la pa­ra­da fi­nal del to­ur se­rá el 12, y el Ca­pi­to­lio se­rá de lo más ge­ne­ro­so con las fes­ti­vi­da­des.
    Intento dis­f­ru­tar de la co­mi­da tal y co­mo di­jo Ha­zel­le. Es­tá cla­ro que el per­so­nal de co­ci­na es­tá tra­tan­do de com­p­la­cer­me. Han pre­pa­ra­do mi fa­vo­ri­to, es­to­fa­do de cor­de­ro con ci­ru­elas pa­sas, en­t­re ot­ras de­li­ci­as. Zu­mo de na­ra­nja y una ca­fe­te­ra de hu­me­an­te cho­co­la­te ca­li­en­te me es­pe­ran en mi si­tio. Así que co­mo muc­ho, y la co­mi­da es­tá más al­lá de to­do rep­roc­he, pe­ro no se pu­ede de­cir que la es­té dis­f­ru­tan­do. Tam­bi­én es­toy en­fa­da­da por­que no ha­ya apa­re­ci­do na­die más que Ef­fie y yo. ¿Dón­de es­tán los de­más? Pre­gun­to.
    Oh, qu­i­én sa­be dón­de es­tá Hay­mitch. Di­ce Ef­fie. En re­ali­dad no es­pe­ra­ba a Hay­mitch por­que pro­bab­le­men­te es­té aún acos­tán­do­se. Cin­na es­tu­vo des­pi­er­to has­ta tar­de or­ga­ni­zan­do tu va­gón de ves­tu­ario. De­be de te­ner más de un cen­te­nar de ves­ti­dos pa­ra ti. Tu ro­pa de noc­he es ex­qu­isi­ta. Y el equ­ipo de Pe­eta pro­bab­le­men­te aún es­té dur­mi­en­do. ¿Él no ne­ce­si­ta pre­pa­ra­ci­ón?
    No tan­ta co­mo tú. Res­pon­de Ef­fie. ¿Qué sig­ni­fi­ca eso? Sig­ni­fi­ca que me pa­so la ma­ña­na de­j­an­do que me ar­ran­qu­en el pe­lo del cu­er­po mi­en­t­ras Pe­eta du­er­me has­ta tar­de. No ha­bía pen­sa­do muc­ho sob­re el­lo, pe­ro en la are­na por lo me­nos al­gu­nos de los chi­cos pu­di­eron qu­edar­se con su vel­lo cor­po­ral mi­en­t­ras que nin­gu­na de las chi­cas pu­do. Aho­ra pu­edo re­cor­dar el de Pe­eta, mi­en­t­ras lo ba­ña­ba jun­to al ar­ro­yo. Muy ru­bio al sol, una vez es­tu­vo lim­pio de bar­ro y san­g­re. Só­lo su ros­t­ro per­ma­ne­cía com­p­le­ta­men­te su­ave. A nin­gu­no de los chi­cos le cre­ció la bar­ba, y muc­hos eran lo bas­tan­te ma­yo­res co­mo pa­ra que les cre­ci­era. Me pre­gun­to qué les hi­ci­eron.
    Si yo me si­en­to hec­ha tri­zas, mi equ­ipo de pre­pa­ra­ci­ón pa­re­ce es­tar en con­di­ci­ones aún pe­ores, be­bi­en­do ca­fé a cu­bos y com­par­ti­en­do pas­til­las de bril­lan­tes co­lo­res. Por lo que he vis­to, nun­ca se le­van­tan an­tes de me­di­odía a no ser que ha­ya al­gún ti­po de emer­gen­cia na­ci­onal, co­mo el pe­lo de mis pi­er­nas. Es­ta­ba tan con­ten­ta cu­an­do tam­bi­én él vol­vió a cre­cer.
    Como si fu­era una se­ñal de que tal vez las co­sas es­tu­vi­eran vol­vi­en­do a la nor­ma­li­dad. Pa­so los de­dos por el vel­lo su­ave y on­du­la­do de mis pi­er­nas y me en­t­re­go a mi equ­ipo. Nin­gu­no de el­los es­tá a la al­tu­ra de su chác­ha­ra ha­bi­tu­al, así que pu­edo oír có­mo ca­da ca­bel­lo es ar­ran­ca­do de su fo­lí­cu­lo. Ten­go que su­mer­gir­me en una ba­ñe­ra lle­na de una so­lu­ci­ón es­pe­sa y ma­lo­li­en­te, mi­en­t­ras mi ca­ra y mi pe­lo son em­ba­dur­na­das con cre­mas. Dos ba­ños más si­gu­en, con ot­ros me­j­unj­es me­nos ofen­si­vos. Me de­pi­lan y res­t­ri­egan y ma­sa­j­e­an has­ta que qu­edo en car­ne vi­va.
    Flavius me al­za la bar­bil­la y sus­pi­ra.
    Es una ver­gü­en­za que Cin­na di­j­era que no se te hi­ci­eran al­te­ra­ci­ones.
    Sí, pod­rí­amos con­ver­tir­te en al­go muy es­pe­ci­al. Di­ce Oc­ta­via.
    Cuando sea ma­yor. Di­ce Ve­nia ca­si amar­ga­men­te. En­ton­ces ten­d­rá que de­j­ar­nos. ¿Ha­cer qué? ¿Hin­c­har mis la­bi­os co­mo los del Pre­si­den­te Snow? ¿Ta­tu­ar­me el pec­ho? ¿Te­ñir mi pi­el de ma­gen­ta e im­p­lan­tar­le ge­mas? ¿Po­ner­me gar­ras cur­vas? ¿O bi­go­tes de ga­to?
    Vi to­das esas co­sas y más en la gen­te del Ca­pi­to­lio. ¿Ti­enen la más mí­ni­ma idea de lo mon­s­t­ru­osos que nos pa­re­cen a los de­más?
    La idea de ser aban­do­na­da a los cap­ric­hos de la mo­da de mi equ­ipo de pre­pa­ra­ci­ón só­lo se su­ma a las mi­se­ri­as que com­pi­ten por mi aten­ci­ón­mi cu­er­po ex­p­lo­ta­do, mi fal­ta de su­eño, mi mat­ri­mo­nio ob­li­ga­to­rio, y el ter­ror de ser in­ca­paz de sa­tis­fa­cer las de­man­das del Pre­si­den­te Snow. Pa­ra cu­an­do lle­go a la co­mi­da, don­de Ef­fie, Cin­na, Por­tia, Hay­mitch y Pe­eta han em­pe­za­do sin mí, es­toy de­ma­si­ado hun­di­da pa­ra hab­lar. Es­tán de­li­ran­do sob­re la co­mi­da y lo bi­en que du­er­men en los tre­nes. To­do el mun­do es­tá lle­no de ex­ci­ta­ci­ón por el to­ur. Bu­eno, to­do el mun­do ex­cep­to Hay­mitch. Él es­tá mi­man­do una re­sa­ca y mor­dis­qu­e­an­do una mag­da­le­na. Yo tam­po­co ten­go muc­ha ham­b­re, tal vez por­que me lle­né de de­ma­si­adas co­sas ri­cas es­ta ma­ña­na o tal vez por­que es­toy de­ma­si­ado dis­gus­ta­da. Jugu­eteo con un cu­en­co de cal­do, co­mi­en­do tan só­lo una o dos cuc­ha­ra­das. Ni si­qu­i­era pu­edo mi­rar a Pe­eta­mi de­sig­na­do fu­tu­ro ma­ri­do­a­un­que ya sé que na­da de es­to es cul­pa su­ya.
    La gen­te se da cu­en­ta, tra­tan de in­c­lu­ir­me en la con­ver­sa­ci­ón, pe­ro sim­p­le­men­te no les ha­go ca­so. En al­gún pun­to, el tren se de­ti­ene. Nu­es­t­ro ser­vi­dor anun­cia que no se­rá tan só­lo una pa­ra­da pa­ra re­pos­ta­ral­gu­na par­te no fun­ci­ona y ti­enen que sus­ti­tu­ir­la. Re­qu­eri­rá por lo me­nos una ho­ra. Es­to le pro­vo­ca un ata­que a Ef­fie. Sa­ca su ho­ra­rio y em­pi­eza a tra­ba­j­ar en có­mo el ret­ra­so im­pac­ta­rá en ca­da even­to du­ran­te el res­to de nu­es­t­ras vi­das. Fi­nal­men­te ya no pu­edo so­por­tar se­gu­ir es­cuc­hán­do­la. ¡A na­die le im­por­ta, Ef­fie! Su­el­to. To­dos en la me­sa se me qu­edan mi­ran­do, in­c­lu­so Hay­mitch, qu­i­en pen­sa­rí­as que es­ta­ría de mi par­te en es­ta ma­te­ria ya que Ef­fie lo vu­el­ve lo­co.
    Me pon­go in­me­di­ata­men­te a la de­fen­si­va. ¡Bu­eno, a na­die le im­por­ta! Di­go, y me le­van­tó y aban­do­no el va­gón co­me­dor.
    El tren pa­re­ce as­fi­xi­an­te de re­pen­te y aho­ra me es­toy sin­ti­en­do de­fi­ni­ti­va­men­te en­fer­ma.
    Encuentro la pu­er­ta de sa­li­da, la ob­li­go a ab­rir­se­ac­ti­van­do al­gún ti­po de alar­ma, la cu­al ig­no­roy sal­to al su­elo es­pe­ran­do ater­ri­zar sob­re ni­eve. Pe­ro el aire es cá­li­do y ag­ra­dab­le sob­re mi pi­el. Los ár­bo­les aún ti­enen ho­j­as ver­des. ¿Cu­án­to al sur he­mos lle­ga­do en un día?
    Camino por la vía, gu­iñan­do los oj­os an­te el bril­lan­te sol, la­men­tan­do ya mis pa­lab­ras a Ef­fie.
    Ella no es la cul­pab­le de mi pre­sen­te ap­ri­eto. De­be­ría vol­ver y dis­cul­par­me. Mi ar­re­ba­to fue el col­mo de los ma­los mo­da­les, y los mo­da­les le im­por­tan a el­la pro­fun­da­men­te. Pe­ro mis pi­es si­gu­en avan­zan­do por la vía, pa­san­do el fi­nal del tren, de­j­án­do­lo at­rás. Un ret­ra­so de una ho­ra.
    Puedo an­dar por lo me­nos ve­in­te mi­nu­tos en una di­rec­ci­ón y vol­ver con ti­em­po más que de sob­ra. En vez de eso, des­pu­és de un cen­te­nar de met­ros, me de­jo ca­er al su­elo y me si­en­to al­lí, mi­ran­do a la dis­tan­cia. Si tu­vi­era ar­co y flec­has, ¿me li­mi­ta­ría a se­gu­ir ade­lan­te?
    Después de un ra­to oigo pi­sa­das det­rás de mí. Se­rá Hay­mitch, vi­ni­en­do a re­ñir­me. No es que no lo me­rez­ca, pe­ro aún así no qu­i­ero oír­lo.
    No es­toy de hu­mor pa­ra ser­mo­nes. Avi­so al ma­no­jo de hi­er­ba­j­os jun­to a mis pi­es.
    Trataré de ser bre­ve. Pe­eta se si­en­ta a mi la­do.
    Pensé que eras Hay­mitch. Di­go.
    No, aún es­tá tra­ba­j­an­do en esa mag­da­le­na. Mi­ro mi­en­t­ras Pe­eta po­si­ci­ona su pi­er­na ar­ti­fi­ci­al. Un mal día, ¿eh?
    No es na­da. Di­go.
    Inspira pro­fun­da­men­te.
    Mira, Kat­niss, lle­vo un ti­em­po con la in­ten­ci­ón de hab­lar­te sob­re la for­ma de la que ac­tué en el tren. Qu­i­ero de­cir, el úl­ti­mo tren. El que nos tra­jo a ca­sa. Yo sa­bía que tú te­ní­as al­go con Ga­le. Es­ta­ba ce­lo­so de él in­c­lu­so an­tes de co­no­cer­te ofi­ci­al­men­te. Y no fue jus­to atar­te a na­da que su­ce­di­era en los Ju­egos. Lo si­en­to.
    Su dis­cul­pa me to­ma por sor­p­re­sa. Es ci­er­to que Pe­eta rom­pió to­da re­la­ci­ón con­mi­go des­pu­és de que le con­fe­sa­ra que mi amor por él du­ran­te los Ju­egos era al­go así co­mo una ac­tu­aci­ón. En la are­na, ha­bía juga­do con ese án­gu­lo de in­ter­p­re­ta­ci­ón to­do lo que ha­bía po­di­do. Ha­bía ha­bi­do ve­ces en que sin­ce­ra­men­te no sa­bía có­mo me sen­tía con res­pec­to a él.
    En re­ali­dad to­da­vía no lo sé.
    Yo tam­bi­én lo si­en­to. Di­go. No es­toy se­gu­ra de por qué, exac­ta­men­te. Tal vez por­que hay una pro­ba­bi­li­dad muy re­al de que es­té a pun­to de des­t­ru­ir­lo.
    No hay na­da por lo que de­bas dis­cul­par­te. Só­lo nos es­ta­bas man­te­ni­en­do con vi­da. Pe­ro no qu­i­ero que si­ga­mos así, ig­no­rán­do­nos mu­tu­amen­te en la vi­da re­al y ca­yen­do sob­re la ni­eve ca­da vez que hay una cá­ma­ra cer­ca. Así que pen­sé que si de­j­aba de es­tar tan, ya sa­bes, he­ri­do, pod­rí­amos in­ten­tar ser ami­gos.
    Todos mis ami­gos pro­bab­le­men­te va­yan a ter­mi­nar mu­er­tos, pe­ro rec­ha­zar a Pe­eta no lo va a man­te­ner con vi­da.
    Vale. Di­go. Su of­re­ci­mi­en­to sí con­si­gue ha­cer que me si­en­ta me­j­or. De al­gu­na for­ma, me­nos men­ti­ro­sa. Hab­ría si­do bo­ni­to si me hu­bi­era ve­ni­do con es­to an­tes, an­tes de que su­pi­era que el Pre­si­den­te Snow te­nía ot­ros pla­nes y que ser só­lo ami­gos ya no era una op­ci­ón pa­ra no­sot­ros. Pe­ro aún así, me aleg­ra que es­te­mos hab­lan­do de nu­evo.
    Así que, ¿qué es lo que va mal? Pre­gun­ta.
    No pu­edo de­cír­se­lo. Jugu­eteo con el ma­no­jo de hi­er­ba­j­os.
    Empecemos con al­go más bá­si­co. ¿No es ra­ro que se­pa que ar­ri­es­ga­rí­as tu vi­da pa­ra sal­var la mía… pe­ro que no se­pa cu­ál es tu co­lor fa­vo­ri­to? Di­ce.
    Una son­ri­sa lle­ga a mis la­bi­os.
    Verde. ¿Cu­ál es el tu­yo?
    Naranja. ¿Na­ra­nja? ¿Có­mo el pe­lo de Ef­fie?
    Un po­co más apa­ga­do… Más co­mo… el atar­de­cer.
    El atar­de­cer. Pu­edo ver­lo de in­me­di­ato, el aro del sol en des­cen­so, el ci­elo sur­ca­do por su­aves to­nos na­ra­nj­as. Pre­ci­oso. Re­cu­er­do la gal­le­ta del li­rio atig­ra­do y, aho­ra que Pe­eta es­tá vol­vi­en­do a di­ri­gir­me la pa­lab­ra, ape­nas si con­si­go no con­tar­le to­da la his­to­ria del Pre­si­den­te Snow. Pe­ro Hay­mitch di­jo que no. Es me­j­or ate­ner­se a tri­vi­ali­da­des.
    Sabes, to­do el mun­do es­tá de­li­ran­do con tus pin­tu­ras. Me si­en­to mal por no ha­ber­las vis­to. Di­go.
    Bueno, ten­go un va­gón lle­no de el­las. Se le­van­ta y me of­re­ce la ma­no. Va­mos.
    Es bu­eno sen­tir de nu­evo sus de­dos en­t­re­la­za­dos con los mí­os, no por el es­pec­tá­cu­lo si­no por autén­ti­ca amis­tad. Vol­ve­mos al tren de la ma­no. En la pu­er­ta, me acu­er­do.
    Antes ten­go que dis­cul­par­me con Ef­fie.
    No te­mas pa­sar­te de lar­go. Me di­ce Pe­eta.
    Así que cu­an­do vol­ve­mos al va­gón co­me­dor, don­de los de­más aún es­tán co­mi­en­do, le of­rez­co a Ef­fie una dis­cul­pa que creo que es muy exa­ge­ra­da pe­ro que en su men­te pro­bab­le­men­te ape­nas si pu­eda com­pen­sar por mi fal­ta a la eti­qu­eta. Pa­ra cré­di­to su­yo, Ef­fie la acep­ta gra­ci­osa­men­te. Di­ce que es­tá cla­ro que es­toy ba­jo muc­ha pre­si­ón. Y sus co­men­ta­ri­os sob­re la ne­ce­si­dad de que al­gu­i­en es­té pen­di­en­te de los ho­ra­ri­os só­lo du­ran cin­co mi­nu­tos. De ver­dad, he sa­li­do fá­cil­men­te de es­ta.
    Cuando Ef­fie aca­ba, Pe­eta me di­ri­ge unos va­go­nes más aba­jo pa­ra ver sus cu­ad­ros. No sé lo que es­ta­ba es­pe­ran­do. Ver­si­ones más gran­des de las gal­le­tas de flo­res, tal vez. Pe­ro es­to es al­go com­p­le­ta­men­te di­fe­ren­te. Pe­eta ha pin­ta­do los Ju­egos.
    De al­gu­nos no te da­rí­as cu­en­ta al mo­men­to, si no hu­bi­eras es­ta­do con él en la are­na en per­so­na. El agua go­te­an­do por las gri­etas de nu­es­t­ra cu­eva. El lec­ho se­co del es­tan­que. Un par de ma­nos, las su­yas, es­car­ban­do en bus­ca de ra­íces. Ot­ros que cu­al­qu­i­er es­pec­ta­dor re­co­no­ce­ría. El cu­er­no do­ra­do lla­ma­do la Cor­nu­co­pia. Clo­ve or­de­nan­do los cuc­hil­los den­t­ro de su cha­qu­eta. Uno de los mu­tos, sin du­da el ru­bio y de oj­os ver­des que se su­po­nía de­bía ser Glim­mer, gru­ñen­do mi­en­t­ras se acer­ca­ba a no­sot­ros. Y yo. Yo es­toy por to­das par­tes. Ar­ri­ba en un ár­bol. Gol­pe­an­do una ca­mi­sa con­t­ra las pi­ed­ras en el ar­ro­yo. Tum­ba­da e in­con­s­ci­en­te sob­re un char­co de san­g­re. Y una que no pu­edo si­tu­ar­tal vez es así co­mo me ve­ía cu­an­do su fi­eb­re es­ta­ba al­ta­emer­gi­en­do de una ni­eb­la pla­te­ada que com­bi­na exac­ta­men­te con mis oj­os. ¿Qué opi­nas? Pre­gun­ta.
    Los odio. Di­go. Ca­si pu­edo oler la san­g­re, el pol­vo, el ali­en­to an­ti­na­tu­ral del mu­to.
    Todo lo que yo ha­go es ir por ahí in­ten­tan­do ol­vi­dar­me de la are­na y tú la has de­vu­el­to a la vi­da. ¿Có­mo re­cu­er­das es­tas co­sas con tan­ta exac­ti­tud?
    Las veo ca­da noc­he. Di­ce él.
    Sé a lo que se re­fi­ere. Las pe­sa­dil­la­sa las que no era aj­ena an­tes de los Ju­egos aho­ra me ase­di­an ca­da vez que me du­er­mo. Pe­ro la an­ti­gua es­tán­dar, la de mi pad­re ex­p­lo­tan­do en pe­da­zos en las mi­nas, es es­ca­sa. En vez de eso re­vi­vo ver­si­ones de lo que su­ce­dió en la are­na.
    Mi inú­til in­ten­to de sal­var a Rue. Pe­eta san­g­ran­do a mu­er­te. El cu­er­po hin­c­ha­do de Glim­mer de­sin­teg­rán­do­se en­t­re mis ma­nos. El hor­rib­le fi­nal de Ca­to con las mu­ta­ci­ones. Es­tos son los vi­si­tan­tes más fre­cu­en­tes.
    Yo tam­bi­én. ¿Esto ayu­da? ¿Pin­tar­las?
    No lo sé. Creo que es­toy al­go me­nos asus­ta­do de ir a dor­mir por las noc­hes, o me di­go a mí mis­mo que lo es­toy. Di­ce. Pe­ro no se han ido a nin­gu­na par­te.
    Tal vez no lo ha­rán. Las de Hay­mitch no lo han hec­ho. Hay­mitch no lo di­ce, pe­ro es­toy se­gu­ra de que esa es la ra­zón por la que no le gus­ta dor­mir en la os­cu­ri­dad.
    No. Pe­ro pa­ra mí, es me­j­or des­per­tar­me con un pin­cel que con un cuc­hil­lo en la ma­no.
    Dice. Así que ¿de ver­dad los odi­as?
    Sí. Pe­ro son ex­t­ra­or­di­na­ri­os. De ver­dad. Di­go. Y lo son. Pe­ro ya no qu­i­ero mi­rar­los más. Va­mos, ya ca­si es­ta­mos en el Dis­t­ri­to On­ce. Va­mos a ec­har­le un vis­ta­zo.
    Vamos al úl­ti­mo va­gón del tren. Hay sil­las y so­fás pa­ra sen­tar­se, pe­ro lo que es ex­t­ra­or­di­na­rio es que las ven­ta­nas tra­se­ras se ret­ra­en ha­cia el tec­ho así que es­tás en el ex­te­ri­or, al aire lib­re. In­men­sos cam­pos abi­er­tos con ma­na­das de ga­na­do va­cu­no pas­tan­do en el­los. Tan dis­tin­to a nu­es­t­ro ho­gar lle­no de bos­que. Re­du­ci­mos un po­co la ve­lo­ci­dad y creo que va­mos a ha­cer ot­ra pa­ra­da, cu­an­do la ve­rja se al­za an­te no­sot­ros. Al­zán­do­se por lo me­nos a di­ez met­ros de al­tu­ra y co­ro­na­da por es­pi­ra­les re­tor­ci­das de alam­b­re de es­pi­no, ha­ce que la nu­es­t­ra del Dis­t­ri­to 12 pa­rez­ca in­fan­til. Mis oj­os rá­pi­da­men­te in­s­pec­ci­onan la ba­se, que es­tá ali­ne­ada con enor­mes pla­cas de me­tal. No hab­ría for­ma de sa­lir por de­ba­jo de esas, no hab­ría for­ma de es­ca­par­se a ca­zar. Des­pu­és veo las tor­res de vi­gía, co­lo­ca­das a in­ter­va­los re­gu­la­res, ocu­pa­das por gu­ar­di­as ar­ma­dos, tan fu­era de lu­gar en­t­re los cam­pos de flo­res sal­va­j­es que los ro­de­an.
    Esto es di­fe­ren­te. Di­ce Pe­eta.
    Rue sí me ha­bía da­do la im­p­re­si­ón de que las reg­las en el Dis­t­ri­to 11 se for­za­ban de for­ma más ag­re­si­va. Pe­ro nun­ca ha­bía ima­gi­na­do al­go co­mo es­to.
    Ahora em­pi­ezan los cul­ti­vos, ex­ten­di­én­do­se has­ta más al­lá de don­de al­can­za la vis­ta.
    Hombres, mu­j­eres y ni­ños lle­van­do som­b­re­ros de pa­ja pa­ra pro­te­ger­se del sol se in­cor­po­ran, se gi­ran ha­cia no­sot­ros, se to­man un mo­men­to pa­ra es­ti­rar la es­pal­da mi­en­t­ras ven pa­sar nu­es­t­ro tren. Pu­edo ver hu­er­tas en la dis­tan­cia, y me pre­gun­to si es al­lí don­de Rue hab­ría tra­ba­j­ado, re­co­lec­tan­do la fru­ta de las ra­mas más del­ga­das en las cum­b­res de los ár­bo­les.
    Pequeñas co­mu­ni­da­des de ca­ba­ña­sen com­pa­ra­ci­ón las ca­sas en la Ve­ta son de cla­se al­ta­apa­re­cen aquí y al­lá, pe­ro es­tán to­das de­si­er­tas. De­be de ne­ce­si­tar­se ca­da ma­no pa­ra la co­sec­ha.
    Sigue y si­gue. No me pu­edo cre­er la ex­ten­si­ón del Dis­t­ri­to 11. ¿Cu­án­ta gen­te cre­es tú que vi­ve aquí? Pre­gun­ta Pe­eta. Sa­cu­do la ca­be­za. En el co­le­gio se re­fi­eren a él co­mo un dis­t­ri­to gran­de, eso es to­do. Sin cif­ras re­ales sob­re la pob­la­ci­ón. Pe­ro aqu­el­los chi­cos que ve­mos an­te las cá­ma­ras es­pe­ran­do por la co­sec­ha ca­da año, no pu­eden ser más que una mu­es­t­ra de los que vi­ven aquí en re­ali­dad. ¿Qué ha­cen? ¿Ti­enen sor­te­os pre­li­mi­na­res? ¿Esco­gen de an­te­ma­no a los ga­na­do­res y se ase­gu­ran de que es­tán en­t­re la mul­ti­tud? ¿Có­mo exac­ta­men­te aca­bó Rue sob­re ese tab­la­do con na­da sal­vo el vi­en­to of­re­ci­én­do­se a to­mar su pu­es­to?
    Empiezo a can­sar­me de la in­men­si­dad, de lo in­ter­mi­nab­le que es es­te si­tio. Cu­an­do Ef­fie vi­ene a man­dar­nos que nos vis­ta­mos, no obj­eto. Voy a mi com­par­ti­men­to y de­jo que mi equ­ipo de pre­pa­ra­ci­ón me ha­ga el pe­lo y el ma­qu­il­la­je. Cin­na vi­ene con un bo­ni­to ves­ti­do na­ra­nja con un pat­rón de flo­res oto­ña­les. Pi­en­so en cu­án­to le gus­ta­rá el co­lor a Pe­eta.
    Effie nos jun­ta a Pe­eta y a mí y re­pa­sa el prog­ra­ma una úl­ti­ma vez. En al­gu­nos dis­t­ri­tos los ven­ce­do­res con­du­cen por la ci­udad mi­en­t­ras los re­si­den­tes los ac­la­man. Pe­ro en el 11tal vez por­que no hay una ci­udad, pa­ra em­pe­zar, es­tan­do to­do tan es­par­ci­do, o qu­izás por­que no qu­i­eren gas­tar a tan­ta gen­te en ti­em­po de co­sec­ha­la apa­ri­ci­ón púb­li­ca es­tá con­fi­na­da a la pla­za. Ti­ene lu­gar an­te el Edi­fi­cio de Jus­ti­cia, una in­men­sa es­t­ruc­tu­ra de már­mol. En ot­ros ti­em­pos de­bió de ser al­go de gran bel­le­za, pe­ro el ti­em­po ha hec­ho su tra­ba­jo. In­c­lu­so en te­le­vi­si­ón pu­edes ver la hi­ed­ra cub­ri­en­do la de­ca­den­te fac­ha­da, la ba­j­ada del te­j­ado. La pla­za en sí mis­ma es­tá ro­de­ada de es­ca­pa­ra­tes ve­ni­dos a me­nos, la ma­yo­ría de los cu­ales es­tán aban­do­na­dos. Don­de qu­i­era que sea que la gen­te bi­en vi­va en el Dis­t­ri­to 11, no es aquí.
    Toda nu­es­t­ra apa­ri­ci­ón púb­li­ca es­ta­rá si­tu­ada en el ex­te­ri­or de aqu­el­lo a lo que Ef­fie se re­fi­ere co­mo la ga­le­ría, la ex­ten­si­ón con bal­do­sas en­t­re las pu­er­tas fron­ta­les y la es­ca­le­ra que es­tá en­som­b­re­ci­da por un tec­ho su­j­eto por co­lum­nas. Pe­eta y yo se­re­mos pre­sen­ta­dos, el al­cal­de del 11 le­erá un dis­cur­so en nu­es­t­ro ho­nor, y res­pon­de­re­mos con un ag­ra­de­ci­mi­en­to por gu­i­ón pro­por­ci­ona­do por el Ca­pi­to­lio. Si un ven­ce­dor tu­vi­era al­gún ali­ado es­pe­ci­al en­t­re los tri­bu­tos mu­er­tos, se con­si­de­ra bu­eno ag­re­gar tam­bi­én va­ri­os co­men­ta­ri­os per­so­na­les. De­be­ría de­cir al­go sob­re Rue, y tam­bi­én sob­re Thresh, de ver­dad, pe­ro ca­da vez que in­ten­ta­ba es­c­ri­bir­lo en ca­sa, aca­ba­ba con un pa­pel en blan­co mi­rán­do­me a la ca­ra. Es di­fí­cil pa­ra mí hab­lar sob­re el­los sin po­ner­me emo­ti­va. Afor­tu­na­da­men­te, Pe­eta ti­ene una co­sil­la pre­pa­ra­da, y con va­ri­as le­ves al­te­ra­ci­ones, pu­ede ser­vir pa­ra am­bos. Al fi­nal de la ce­re­mo­nia se­re­mos ob­se­qu­i­ados con al­gún ti­po de pla­ca, y des­pu­és pod­re­mos re­ti­rar­nos al Edi­fi­cio de Jus­ti­cia, don­de se­rá ser­vi­da una ce­na es­pe­ci­al.
    Mientras el tren en­t­ra en la es­ta­ci­ón del Dis­t­ri­to 11, Cin­na le da los úl­ti­mos re­to­qu­es a mi co­nj­un­to, cam­bi­an­do mi di­ade­ma na­ra­nja por una de oro me­tá­li­co y ase­gu­ran­do en el ves­ti­do la in­sig­nia del sin­sa­jo que lle­vé en la are­na. No hay co­mi­té de bi­en­ve­ni­da en la pla­ta­for­ma, só­lo una cu­ad­ril­la de oc­ho agen­tes de la paz que nos di­ri­gen a la par­te tra­se­ra de una fur­go­ne­ta aco­ra­za­da. Ef­fie bu­fa cu­an­do la pu­er­ta se ci­er­ra con un clank det­rás de no­sot­ros.
    De ver­dad, se di­ría que so­mos cri­mi­na­les. Di­ce.
    No to­dos, Ef­fie. Só­lo yo, pi­en­so.
    La fur­go­ne­ta nos de­ja det­rás del Edi­fi­cio de Jus­ti­cia. Nos lle­van rá­pi­da­men­te al in­te­ri­or.
    Puedo oler que es­tán pre­pa­ran­do una ex­ce­len­te co­mi­da, pe­ro no blo­qu­ea los olo­res a mo­ho y put­re­fac­ci­ón. No nos han de­j­ado ti­em­po pa­ra cu­ri­ose­ar. Mi­en­t­ras va­mos en lí­nea has­ta la en­t­ra­da de­lan­te­ra, pu­edo oír có­mo em­pi­eza a so­nar el him­no en la pla­za. Al­gu­i­en me po­ne un mic­ró­fo­no de clip. Pe­eta me co­ge la ma­no iz­qu­i­er­da. El al­cal­de nos es­tá pre­sen­tan­do mi­en­t­ras las in­men­sas pu­er­tas se ab­ren con un gru­ñi­do. ¡Gran­des son­ri­sas! Di­ce Ef­fie, y nos da un em­pu­j­on­ci­to. Nu­es­t­ros pi­es em­pi­ezan a mo­ver­se ha­cia de­lan­te.
    Esto es. Es­to es cu­an­do ten­go que con­ven­cer a to­do el mun­do de lo ena­mo­ra­da que es­toy de Pe­eta, pi­en­so. La so­lem­ne ce­re­mo­nia es­tá muy or­ga­ni­za­da, así que no es­toy se­gu­ra de có­mo ha­cer­lo. No es mo­men­to de be­sos, pe­ro tal vez pu­eda in­c­lu­ir uno.
    Hay un so­no­ro ap­la­uso, pe­ro nin­gu­na de las ot­ras res­pu­es­tas que ob­tu­vi­mos en el Ca­pi­to­lio, los ví­to­res y hur­ras y sil­bi­dos. An­da­mos por la ga­le­ría som­b­re­ada has­ta que se ter­mi­na el te­j­ado y es­ta­mos en pie an­te unas gran­des es­ca­le­ras de már­mol ba­jo el sol ab­ra­sa­dor.
    Mientras mis oj­os se aj­us­tan, veo que de los edi­fi­ci­os de la pla­za han col­ga­do ban­de­ras que ayu­dan a cub­rir su es­ta­do de aban­do­no. Es­tá to­do lle­no de gen­te, pe­ro una vez más, só­lo una frac­ci­ón de la gen­te que vi­ve aquí.
    Como si­em­p­re, una pla­ta­for­ma es­pe­ci­al ha si­do con­s­t­ru­ida al fi­nal del tab­la­do pa­ra las fa­mi­li­as de los tri­bu­tos mu­er­tos. En el la­do de Thresh, só­lo hay una an­ci­ana joro­ba­da y una chi­ca al­ta y mus­cu­la­da que su­pon­go es su her­ma­na. En el de Rue… no es­toy pre­pa­ra­da pa­ra la fa­mi­lia de Rue. Sus pad­res, cu­yos ros­t­ros lle­van to­da­vía fres­ca la tris­te­za. Sus cin­co her­ma­nos pe­qu­eños que se pa­re­cen tan­to a el­la. Las con­s­ti­tu­ci­ones me­nu­das, los lu­mi­no­sos oj­os cas­ta­ños. For­man una ban­da­da de pe­qu­eños pá­j­aros os­cu­ros.
    El ap­la­uso se apa­ga y el al­cal­de pro­nun­cia el dis­cur­so en nu­es­t­ro ho­nor. Dos ni­ñas pe­qu­eñas se acer­can con dos in­men­sos ra­mos de flo­res. Pe­eta pro­nun­cia su par­te del gu­i­ón es­tab­le­ci­do y des­pu­és en­cu­en­t­ro a mis la­bi­os mo­vi­én­do­se pa­ra con­c­lu­ir­lo. Afor­tu­na­da­men­te, mi mad­re y Prim me lo han ta­lad­ra­do en el ce­reb­ro, así que pu­edo ha­cer­lo dor­mi­da.
    Peeta ti­ene sus co­men­ta­ri­os per­so­na­les es­c­ri­tos en una ta­rj­eta, pe­ro no la sa­ca. En vez de eso hab­la en su es­ti­lo sen­cil­lo y en­can­ta­dor sob­re Thresh y Rue lle­gan­do a los oc­ho fi­na­les, sob­re có­mo am­bos me man­tu­vi­eron con vi­day así man­te­ni­én­do­lo a él con vi­day có­mo es­ta es una de­uda que nun­ca pod­re­mos pa­gar. Y en­ton­ces va­ci­la an­tes de aña­dir al­go que no es­ta­ba es­c­ri­to en la ta­rj­eta. Tal vez es por­que pen­só que Ef­fie se lo ha­ría bor­rar.
    No pu­ede en mo­do al­gu­no sus­ti­tu­ir vu­es­t­ras pér­di­das, pe­ro co­mo pru­eba de nu­es­t­ro ag­ra­de­ci­mi­en­to nos gus­ta­ría que ca­da una de las fa­mi­li­as de los tri­bu­tos del Dis­t­ri­to On­ce re­ci­bi­eran un mes de nu­es­t­ras ga­nan­ci­as ca­da año du­ran­te el res­to de nu­es­t­ras vi­das.
    La mul­ti­tud no pu­ede si­no res­pon­der con gri­tos aho­ga­dos y mur­mul­los. No hay pre­ce­den­te pa­ra lo que ha hec­ho Pe­eta. Ni si­qu­i­era sé si es le­gal. Pro­bab­le­men­te él tam­po­co lo sa­be, así que no pre­gun­tó por si aca­so no lo era. En cu­an­to a las fa­mi­li­as, só­lo se nos qu­edan mi­ran­do en es­ta­do de shock. Sus vi­das cam­bi­aron pa­ra si­em­p­re cu­an­do per­di­eron a Thresh y Rue, pe­ro es­te re­ga­lo las cam­bi­ará de nu­evo. Un mes de ga­nan­ci­as de tri­bu­to pu­eden pro­por­ci­onar fá­cil­men­te sus­ten­to a una fa­mi­lia du­ran­te un año. Mi­en­t­ras vi­va­mos, no pa­sa­rán ham­b­re.
    Miro a Pe­eta y me di­ri­ge una son­ri­sa tris­te. Oigo la voz de Hay­mitch. "Pod­ría ha­ber­te ido muc­ho pe­or." En es­te mo­men­to, es im­po­sib­le ima­gi­nar có­mo pod­ría ir­me na­da me­j­or. El re­ga­lo… es per­fec­to. Así que cu­an­do me pon­go de pun­til­las pa­ra be­sar­lo, no se si­en­te for­za­do en ab­so­lu­to.
    El al­cal­de avan­za pa­ra en­t­re­gar­nos a ca­da uno una pla­ca que es tan gran­de que ten­go que de­j­ar en el su­elo mi ra­mo pa­ra su­j­etar­la. La ce­re­mo­nia es­tá a pun­to de ter­mi­nar cu­an­do veo a una de las her­ma­nas de Rue mi­rán­do­me. De­be de te­ner unos nu­eve años y es prác­ti­ca­men­te una rép­li­ca exac­ta de Rue, en la for­ma en la que per­ma­ne­ce en pie con los bra­zos li­ge­ra­men­te ex­ten­di­dos. A pe­sar de las bu­enas no­ti­ci­as sob­re las ga­nan­ci­as, no es fe­liz. De hec­ho, me mi­ra con rep­roc­he. ¿Es por­que no sal­vé a Rue?
    No. Es por­que no le he da­do las gra­ci­as, pi­en­so.
    Una ola de ver­gü­en­za me re­cor­re de la ca­be­za a los pi­es. La ni­ña ti­ene ra­zón. ¿Có­mo pu­edo qu­edar­me aquí de pie, pa­si­va y cal­la­da, de­j­án­do­le to­das las pa­lab­ras a Pe­eta? Si el­la hu­bi­era ga­na­do, Rue nun­ca hu­bi­era de­j­ado que mi mu­er­te se qu­eda­ra sin una can­ci­ón. Re­cu­er­do có­mo me pre­ocu­pé en la are­na de cub­rir­la de flo­res, pa­ra ase­gu­rar­me de que su pér­di­da no pa­sa­ra de­sa­per­ci­bi­da. Pe­ro ese ges­to no sig­ni­fi­ca­rá na­da si no lo res­pal­do aho­ra. ¡Espe­ren! Avan­zo a trom­pi­co­nes, pre­si­onan­do la pla­ca con­t­ra mi pec­ho. Mi ti­em­po asig­na­do pa­ra hab­lar ha ve­ni­do y se ha ido, pe­ro de­bo de­cir al­go. Mi de­uda es de­ma­si­ado gran­de. E in­c­lu­so si les hu­bi­era pro­me­ti­do to­das mis ga­nan­ci­as a las fa­mi­li­as, eso no dis­cul­pa­ría mi si­len­cio hoy.
    Esperen, por fa­vor. No sé có­mo em­pe­zar, pe­ro una vez que lo ha­go, las pa­lab­ras sa­len de mis la­bi­os co­mo un chor­ro, co­mo si se hu­bi­eran for­ma­do en el fon­do de mi men­te ha­ce muc­ho ti­em­po.
    Quiero of­re­cer­les mis ag­ra­de­ci­mi­en­tos a los tri­bu­tos del Dis­t­ri­to On­ce. Di­go. Mi­ro a la pa­re­ja de mu­j­eres en el la­do de Thresh. Só­lo hab­lé con Thresh una vez. Tan só­lo lo bas­tan­te co­mo pa­ra que me per­do­na­ra la vi­da. No lo co­no­cía, pe­ro si­em­p­re lo res­pe­té. Por su po­der.
    Por su ne­ga­ci­ón a jugar los Ju­egos con las reg­las de na­die sal­vo las su­yas pro­pi­as. Los tri­bu­tos pro­fe­si­ona­les qu­erí­an que se ali­ara con el­los des­de el prin­ci­pio, pe­ro él no qu­ería. Lo res­pe­té por eso.
    Por pri­me­ra vez la an­ci­ana joro­ba­da¿es la abu­ela de Thresh?le­van­ta la ca­be­za y la som­b­ra de una son­ri­sa ju­ega en sus la­bi­os.
    Ahora la mul­ti­tud es­tá en si­len­cio, tan en si­len­cio que me pre­gun­to có­mo lo con­si­gu­en.
    Deben de es­tar to­dos con­te­ni­en­do la res­pi­ra­ci­ón.
    Me vu­el­vo ha­cia la fa­mi­lia de Rue.
    Pero si­en­to co­mo si co­no­ci­era a Rue, y si­em­p­re es­ta­rá con­mi­go. To­das las co­sas her­mo­sas me la tra­en a la men­te. La veo en las flo­res ama­ril­las que cre­cen en la Pra­de­ra jun­to a mi ca­sa. La veo en los sin­sa­j­os que can­tan en los ár­bo­les. Pe­ro más que na­da, la veo en mi her­ma­na, Prim. No pu­edo fi­ar­me de mi voz, pe­ro ya ca­si he aca­ba­do. Gra­ci­as por vu­es­t­ros hi­j­os. Al­zo la bar­bil­la pa­ra di­ri­gir­me a la mul­ti­tud. Y gra­ci­as a to­dos por el pan.
    Me qu­edo al­lí de pie, sin­ti­én­do­me pe­qu­eña y ro­ta, mi­les de oj­os cla­va­dos en mí. Hay una lar­ga pa­usa. Des­pu­és, des­de al­gún lu­gar en­t­re la mul­ti­tud, al­gu­i­en sil­ba la can­ci­ón de Rue de cu­at­ro no­tas de los sin­sa­j­os. La que se­ña­la­ba el fi­nal del día en las hu­er­tas. La que sig­ni­fi­ca­ba se­gu­ri­dad en la are­na. Ha­cia el fi­nal de la can­ci­on­cil­la, he en­con­t­ra­do al que sil­ba, un hom­b­re vi­e­jo con una ca­mi­sa ro­ja gas­ta­da y un pan­ta­lón de pe­to. Sus oj­os en­cu­en­t­ran los mí­os.
    Lo que su­ce­de a con­ti­nu­aci­ón no es un ac­ci­den­te. Es­tá de­ma­si­ado bi­en ej­ecu­ta­do pa­ra ser es­pon­tá­neo por­que su­ce­de com­p­le­ta­men­te al uní­so­no. Ca­da per­so­na en la mul­ti­tud pre­si­ona los tres de­dos cen­t­ra­les de la ma­no iz­qu­i­er­da con­t­ra sus la­bi­os y los ex­ti­en­de ha­cia mí. Es nu­es­t­ro sig­no del Dis­t­ri­to 12, el úl­ti­mo adi­ós que le di a Rue en la are­na.
    Si no hu­bi­era hab­la­do con el Pre­si­den­te Snow, es­te ges­to tal vez me lle­va­ra a las lág­ri­mas.
    Pero con sus ór­de­nes re­ci­en­tes de cal­mar a los dis­t­ri­tos aún fres­cas en mis oídos, me lle­na de ter­ror. ¿Qué pen­sa­rá de es­te sa­lu­do tan púb­li­co a la chi­ca que de­sa­fió al Ca­pi­to­lio?
    El ple­no im­pac­to de lo que he hec­ho me gol­pea. No era in­ten­ci­ona­do­só­lo qu­ería ex­p­re­sar mi ag­ra­de­ci­mi­en­to­pe­ro he pro­vo­ca­do al­go pe­lig­ro­so. Un ac­to de de­sa­cu­er­do por par­te de la gen­te del Dis­t­ri­to 11. ¡Esta es exac­ta­men­te la cla­se de co­sa que de­be­ría es­tar ap­la­can­do!
    Intento pen­sar en al­go que de­cir que le res­te im­por­tan­cia a lo que aca­ba de su­ce­der, que lo ni­egue, pe­ro pu­edo oír la pe­qu­eña ex­p­lo­si­ón de es­tá­ti­ca que in­di­ca que mi mic­ró­fo­no ha si­do apa­ga­do y el al­cal­de ya ha to­ma­do la pa­lab­ra. Pe­eta y yo acep­ta­mos una ron­da fi­nal de ap­la­usos. Me di­ri­ge de vu­el­ta ha­cia las pu­er­tas, ig­no­ran­te de que al­go ha ido mal.
    Me en­cu­en­t­ro mal y ten­go que pa­rar­me un mo­men­to. Pe­qu­eños pe­da­ci­tos de bril­lan­te sol ba­ilan an­te mis oj­os. ¿Te en­cu­en­t­ras bi­en? Pre­gun­ta Pe­eta.
    Sólo ma­re­ada. El sol era tan bril­lan­te. Di­go. Veo su ra­mo. Ol­vi­dé mis flo­res.
    Musito.
    Yo las co­ge­ré. Di­ce él.
    Puedo yo. Res­pon­do.
    Ahora es­ta­rí­amos a sal­vo den­t­ro del Edi­fi­cio de Jus­ti­cia, si yo no me hu­bi­era de­te­ni­do, si no hu­bi­era de­j­ado mis flo­res. En vez de el­lo, des­de la pro­fun­da som­b­ra de la ga­le­ría, lo ve­mos to­do.
    A un par de agen­tes de la paz ar­ras­t­ran­do al vi­e­jo que sil­bó a la par­te al­ta de las es­ca­le­ras.
    Obligándolo a ar­ro­dil­lar­se an­te la mul­ti­tud. Y me­ti­én­do­le una ba­la en la ca­be­za.
    El hom­b­re aca­ba de ca­er­se al su­elo cu­an­do un mu­ro de uni­for­mes blan­cos de agen­tes de la paz blo­qu­ea nu­es­t­ro cam­po de vi­si­ón. Va­ri­os de los sol­da­dos ti­enen ar­mas auto­má­ti­cas su­j­etas de la­do mi­en­t­ras nos em­pu­j­an de vu­el­ta a la pu­er­ta. ¡Ya nos va­mos! Di­ce Pe­eta, em­pu­j­an­do al agen­te de la paz que es­tá ha­ci­en­do pre­si­ón sob­re mí. Lo pil­la­mos, ¿va­le? Va­mos, Kat­niss. Su bra­zo me ro­dea y me gu­ía de vu­el­ta al Edi­fi­cio de Jus­ti­cia. Los agen­tes de la paz nos si­gu­en a uno o dos pa­sos de dis­tan­cia. En cu­an­to es­ta­mos den­t­ro, las pu­er­tas se ci­er­ran y oímos las bo­tas de los agen­tes de la paz mo­ver­se ot­ra vez ha­cia la muc­he­dum­b­re.
    Haymitch, Ef­fie, Por­tia y Cin­na es­pe­ran ba­jo una pan­tal­la lle­na de es­tá­ti­ca que es­tá mon­ta­da sob­re la pa­red, sus ros­t­ros cris­pa­dos por la an­si­edad. ¿Qué ha pa­sa­do? Se acer­ca cor­ri­en­do Ef­fie. Per­di­mos la se­ñal jus­to des­pu­és del pre­ci­oso dis­cur­so de Kat­niss, y des­pu­és Hay­mitch di­jo que le pa­re­ció oír un dis­pa­ro, y yo di­je que eso era ri­dí­cu­lo, pe­ro ¿qu­i­én sa­be? ¡En to­das par­tes hay lu­ná­ti­cos!
    No ha pa­sa­do na­da, Ef­fie. Só­lo pe­tar­deó una ca­mi­one­ta vi­e­ja, eso es to­do. Di­ce Pe­eta con tran­qu­ili­dad.
    Dos dis­pa­ros más. La pu­er­ta no aho­ga muc­ho su so­ni­do. ¿Qu­i­én era ese? ¿La abu­ela de Thresh? ¿Una de las her­ma­nas pe­qu­eñas de Rue?
    Vosotros dos. Con­mi­go. Di­ce Hay­mitch. Pe­eta y yo lo se­gu­imos, de­j­an­do at­rás a los de­más. Los agen­tes de la paz que es­tán es­ta­ci­ona­dos fu­era del Edi­fi­cio de Jus­ti­cia se in­te­re­san po­co por nu­es­t­ros mo­vi­mi­en­tos aho­ra que es­ta­mos a sal­vo en el in­te­ri­or. As­cen­de­mos por una mag­ní­fi­ca es­ca­le­ra de ca­ra­col de már­mol. En la par­te al­ta hay un lar­go pa­sil­lo con una al­fom­b­ra ra­ída en el su­elo. Unas pu­er­tas dob­les es­tán abi­er­tas, dán­do­nos la bi­en­ve­ni­da a la pri­me­ra sa­la que en­con­t­ra­mos. El tec­ho de­be de te­ner se­is met­ros de al­tu­ra. Hay di­se­ños de fru­ta y flo­res gra­ba­dos en las mol­du­ras y ni­ños pe­qu­eños, re­gor­de­tes y con alas nos mi­ran des­de ar­ri­ba, des­de ca­da án­gu­lo. Jar­ro­nes de flo­res des­p­ren­den un olor em­pa­la­go­so que ha­ce que me pi­qu­en los oj­os. Nu­es­t­ra ro­pa de noc­he cu­el­ga de per­c­has con­t­ra la pa­red. Es­te cu­ar­to ha si­do ar­reg­la­do pa­ra uso nu­es­t­ro, pe­ro ape­nas es­ta­mos aquí lo bas­tan­te co­mo pa­ra re­co­ger nu­es­t­ros re­ga­los. Des­pu­és Hay­mitch nos ar­ran­ca los mic­ró­fo­nos del pec­ho, los en­ti­er­ra de­ba­jo del co­j­ín de un so­fá, y nos in­di­ca que le si­ga­mos.
    Por lo que yo sé, Hay­mitch só­lo ha es­ta­do aquí una vez, cu­an­do es­ta­ba en su To­ur de la Vic­to­ria ha­ce dé­ca­das. Pe­ro de­be de te­ner una me­mo­ria im­p­re­si­onan­te o in­s­tin­tos muy fi­ab­les por­que nos gu­ía a tra­vés de un la­be­rin­to de es­ca­le­ras tor­ci­das y pa­sil­los ca­da vez más es­t­rec­hos. A ve­ces ti­ene que pa­rar y for­zar una pu­er­ta. Por el chir­ri­do de pro­tes­ta de los goznes pu­edes sa­ber que ha­ce muc­ho ti­em­po des­de la úl­ti­ma vez que fue abi­er­ta. Des­pu­és de un ti­em­po su­bi­mos por una es­ca­le­ra de ma­no has­ta una tram­pil­la.

2 comentarios:

  1. Esta dictadura que viven los del distrito me hace sentir molestias de las injusticias que ocurren.

    ResponderEliminar
  2. Q dictadura tan horrible y si mi hermoso país sigue por el camino que va terminara asi.... Por una Venezuela libre

    ResponderEliminar