jueves, 31 de mayo de 2012

Capitulo 6

Hay una gran área de bal­do­sas en el cen­t­ro de la sa­la que sir­ve pa­ra cu­al­qu­i­er co­sa, des­de una pis­ta de ba­ile, a un es­ce­na­rio pa­ra las ac­tu­aci­ones que vi­enen y van, a ot­ro lu­gar don­de mez­c­lar­se con los in­vi­ta­dos ex­t­ra­va­gan­te­men­te ves­ti­dos.
    Pero la autén­ti­ca es­t­rel­la de la noc­he es la co­mi­da. Me­sas rep­le­tas de ma­nj­ares es­tán ali­ne­adas con­t­ra las pa­re­des. To­do lo que pu­edas ima­gi­nar, y co­sas que nun­ca has so­ña­do, es­pe­ran. Va­cas en­te­ras asa­das y cer­dos y cab­ras aún gi­ran­do en asa­do­res. In­men­sas ban­de­j­as de aves rel­le­nas de sab­ro­sas fru­tas y fru­tos se­cos. Cri­atu­ras del océ­ano ro­ci­adas con sal­sas o pi­di­en­do ser em­pa­pa­das en es­pe­ci­ados me­j­unj­es. In­con­tab­les qu­esos, pa­nes, ver­du­ras, dul­ces, cas­ca­das de vi­no, y ar­ro­yos de be­bi­das es­pi­ri­tu­osas que ti­ti­lan con lla­mas.
    Mi ape­ti­to ha reg­re­sa­do jun­to a mi de­seo de luc­har. Des­pu­és de se­ma­nas de sen­tir­me de­ma­si­ado pre­ocu­pa­da pa­ra co­mer, es­toy mu­er­ta de ham­b­re.
    Quiero pro­bar to­do lo que hay en la sa­la. Le di­go a Pe­eta.
    Puedo ver­lo in­ten­tan­do des­cif­rar mi ex­p­re­si­ón, pa­ra in­ter­p­re­tar mi tran­s­for­ma­ci­ón. Da­do que no sa­be que el Pre­si­den­te Snow pi­en­sa que he fra­ca­sa­do, só­lo pu­edo asu­mir que pi­en­sa que he­mos tri­un­fa­do. Tal vez in­c­lu­so crea que si­en­to al­go de fe­li­ci­dad ge­nu­ina por nu­es­t­ro com­p­ro­mi­so. Sus oj­os ref­le­j­an su cu­ri­osi­dad pe­ro só­lo bre­ve­men­te, por­que es­ta­mos en pan­tal­la.
    Entonces me­j­or que te res­t­ri­nj­as. Di­ce.
    Vale, no más de un bo­ca­do de ca­da pla­to. Di­go. Mi re­so­lu­ci­ón es ca­si in­me­di­ata­men­te mi­na­da en la pri­me­ra me­sa, que ti­ene unas ve­in­te so­pas, cu­an­do en­cu­en­t­ro un cre­mo­so pu­ré de ca­la­ba­za con nu­ez pi­ca­da y pe­qu­eñas se­mil­las neg­ras. ¡Pod­ría li­mi­tar­me a co­mer es­to to­da la noc­he! Ex­c­la­mo. Pe­ro no lo ha­go. Me de­bi­li­to ot­ra vez an­te un cal­do ver­de cla­ro que só­lo pu­edo des­c­ri­bir co­mo con sa­bor a pri­ma­ve­ra, y ot­ra vez cu­an­do pru­ebo una es­pu­mo­sa so­pa ro­sa sal­pi­ca­da de fram­bu­esas.
    Aparecen ros­t­ros, se in­ter­cam­bi­an nom­b­res, se to­man fo­tos, be­sos ro­zan me­j­il­las.
    Aparentemente mi in­sig­nia del sin­sa­jo ha ca­usa­do una nu­eva sen­sa­ci­ón en la mo­da, por­que va­ri­as per­so­nas se acer­can a en­se­ñar­me sus ac­ce­so­ri­os. Mi pá­j­aro ha si­do rep­li­ca­do en he­bil­las de cin­tu­ro­nes, gra­ba­da en so­la­pas de se­da, in­c­lu­so ta­tu­ada en lu­ga­res ín­ti­mos. To­do el mun­do qu­i­ere lle­var el re­cu­er­do del ga­na­dor. Só­lo pu­edo ima­gi­nar has­ta qué pun­to eso vu­el­ve lo­co al Pre­si­den­te Snow. Pe­ro ¿qué pu­ede ha­cer él? Los Ju­egos tu­vi­eron tan­tí­si­mo éxi­to aquí, don­de las ba­yas só­lo fu­eron el sím­bo­lo de una chi­ca de­ses­pe­ra­da in­ten­tan­do sal­var a su aman­te.
    Peeta y yo no nos es­for­za­mos en bus­car com­pa­ñía pe­ro si­em­p­re es­ta­mos so­li­ci­ta­dos.
    Somos aqu­el­lo que na­die qu­i­ere per­der­se en la fi­es­ta. Ac­túo de­le­ita­da, pe­ro no ten­go el más mí­ni­mo in­te­rés en es­ta gen­te del Ca­pi­to­lio. No son más que dis­t­rac­ci­ones de la co­mi­da.
    Cada me­sa pre­sen­ta nu­evas ten­ta­ci­ones, e in­c­lu­so con mi res­t­rin­gi­do ré­gi­men de un bo­ca­do por pla­to, em­pi­ezo a sen­tir­me lle­na con ra­pi­dez. Co­jo un pá­j­aro asa­do del ta­ma­ño de un hu­evo y lo mu­er­do tal y co­mo es­tá in­di­ca­do, co­mi­en­do los hu­esos cru­j­i­en­tes y to­do. De­li­ci­oso. Pe­ro ha­go que Pe­eta co­ma el res­to por­que qu­i­ero se­gu­ir pro­ban­do co­sas, y la idea de ti­rar la co­mi­da, tal y co­mo veo ha­cer a tan­ta gen­te con tan­ta fa­ci­li­dad, me re­sul­ta aber­ran­te. Des­pu­és de unas di­ez me­sas es­toy lle­na, y só­lo he­mos pro­ba­do un pe­qu­eño nú­me­ro de los pla­tos dis­po­nib­les.
    Justo en­ton­ces lle­ga has­ta no­sot­ros mi equ­ipo de pre­pa­ra­ci­ón. Su­enan ca­si in­co­he­ren­tes en­t­re el al­co­hol que han con­su­mi­do y su éx­ta­sis por es­tar en un even­to tan im­por­tan­te. ¿Por qué no es­tá­is co­mi­en­do? Pre­gun­ta Oc­ta­via.
    Lo he hec­ho, pe­ro no pu­edo agu­an­tar ot­ro bo­ca­do. Di­go. El­los se rí­en co­mo si fu­era la co­sa más ton­ta que ha­yan oído nun­ca. ¡Na­die de­ja que eso los de­ten­ga! Di­ce Fla­vi­us. Nos lle­van has­ta una me­sa don­de hay pe­qu­eños va­sos de vi­no de pie ba­jo lle­nos de un lí­qu­ido cla­ro. ¡Be­bed es­to!
    Peeta co­ge uno pa­ra to­mar un sor­bo y ca­si se vu­el­ven lo­cos. ¡No aquí! Chil­la Oc­ta­via.
    Tienes que ha­cer­lo al­lí. Di­ce Ve­nia, se­ña­lan­do a las pu­er­tas que lle­van a los la­va­bos. ¡O lo ec­ha­rás to­do por el su­elo!
    Peeta mi­ra ot­ra vez al va­so y lo re­la­ci­ona to­do. ¿Qu­eré­is de­cir que es­to me ha­rá vo­mi­tar?
    Mi equ­ipo se ríe his­té­ri­ca­men­te.
    Por su­pu­es­to, pa­ra que pu­edas se­gu­ir co­mi­en­do. Di­ce Oc­ta­via. Ya he es­ta­do al­lí dos ve­ces. To­dos lo ha­cen, o si no ¿có­mo te ibas a di­ver­tir en un fes­tín?
    Me he qu­eda­do sin hab­la, mi­ran­do a los bo­ni­tos va­si­tos y to­do lo que im­p­li­can. Pe­eta vu­el­ve a po­ner el su­yo en la me­sa con tan­ta pre­ci­si­ón que di­rí­as que iba a de­to­nar.
    Vámonos, Kat­niss. Va­mos a ba­ilar.
    La mú­si­ca se fil­t­ra des­de las nu­bes mi­en­t­ras me apar­ta del equ­ipo, la me­sa y más al­lá has­ta la pis­ta. En ca­sa só­lo co­no­ce­mos unos po­cos ba­iles, del ti­po que van con mú­si­ca de fla­uta y vi­olín y ne­ce­si­tan un bu­en es­pa­cio. Pe­ro Ef­fie nos ha en­se­ña­do al­gu­nos que son po­pu­la­res en el Ca­pi­to­lio. La mú­si­ca es len­ta y en­so­ña­do­ra, así que Pe­eta me to­ma en­t­re sus bra­zos y nos mo­ve­mos en un cír­cu­lo sin prác­ti­ca­men­te nin­gún pa­so. Pod­rí­as ha­cer es­te ba­ile en un pla­to de tar­ta. Es­ta­mos cal­la­dos du­ran­te un ra­to. Des­pu­és Pe­eta hab­la con voz ten­sa.
    Vas por ahí, pen­san­do que pu­edes li­di­ar con el­lo, pen­san­do que tal vez no se­an tan ma­los, y des­pu­és… Se in­ter­rum­pe.
    Todo en lo que pu­edo pen­sar son los cu­er­pos es­cu­áli­dos de los ni­ños sob­re la me­sa de nu­es­t­ra co­ci­na mi­en­t­ras mi mad­re pres­c­ri­be lo que los pad­res no pu­eden dar. Más co­mi­da.
    Ahora que so­mos ri­cos, los en­vía a ca­sa con al­go. Pe­ro a me­nu­do, en los vi­e­j­os ti­em­pos, no ha­bía na­da que dar y de to­dos mo­dos el ni­ño es­ta­ba más al­lá de to­da sal­va­ci­ón. Y aquí en el Ca­pi­to­lio es­tán vo­mi­tan­do por el pla­cer de vol­ver a lle­nar­se las bar­ri­gas una y ot­ra vez. No por nin­gu­na en­fer­me­dad del cu­er­po ni de la men­te, no por co­mi­da es­t­ro­pe­ada. Es lo que to­dos ha­cen en una fi­es­ta. Lo es­pe­ra­do. Par­te de la di­ver­si­ón.
    Un día cu­an­do pa­sé a de­j­ar­le la ca­za a Ha­zel­le, Vick es­ta­ba en­fer­mo en ca­sa con un mal ca­so de tos. Si­en­do par­te de la fa­mi­lia de Ga­le, el ni­ño ti­ene que co­mer me­j­or que el no­ven­ta por ci­en­to del res­to del Dis­t­ri­to 12. Pe­ro aún es­tu­vo hab­lan­do un cu­ar­to de ho­ra de có­mo ha­bí­an abi­er­to una la­ta de si­ro­pe de ma­íz del Día del Pa­qu­ete y ca­da uno ha­bía to­ma­do una cuc­ha­ra­da sob­re pan e iban a to­mar más qu­izás más tar­de en la se­ma­na. Có­mo Ha­zel­le ha­bía dic­ho que él po­día to­mar un po­co en una ta­za de té pa­ra ali­vi­ar su tos, pe­ro él no se sen­ti­ría bi­en a no ser que los ot­ros tam­bi­én to­ma­ran al­go. Si es así en ca­sa de Ga­le, ¿có­mo se­rá en las de­más ca­sas?
    Peeta, nos tra­en aquí pa­ra luc­har a mu­er­te por su en­t­re­te­ni­mi­en­to. Di­go. De ver­dad, es­to no es na­da en com­pa­ra­ci­ón.
    Lo sé. Lo sé. Só­lo es que a ve­ces ya no pu­edo so­por­tar­lo. Has­ta el pun­to en que… no es­toy se­gu­ro de qué ha­ré. Se pa­ra. Lu­ego su­sur­ra. Tal vez nos equ­ivo­ca­mos, Kat­niss. ¿Sob­re qué? Pre­gun­to.
    Sobre in­ten­tar acal­lar las co­sas en los dis­t­ri­tos. Di­ce.
    Mi ca­be­za gi­ra ve­loz­men­te de la­do a la­do, pe­ro na­die pa­re­ce ha­ber oído. Los cá­ma­ras se des­vi­aron en una me­sa de ma­ris­co, y las pa­re­j­as ba­ilan­do a nu­es­t­ro al­re­de­dor es­tán o muy bor­rac­has o muy con­cen­t­ra­das en sí mis­mas co­mo pa­ra dar­se cu­en­ta.
    Lo si­en­to. Di­ce. De­be­ría sen­tir­lo. Es­te no es lu­gar pa­ra dar voz a se­me­j­an­tes pen­sa­mi­en­tos.
    Ahórralo pa­ra ca­sa. Le di­go.
    Justo en­ton­ces apa­re­ce Por­tia con un hom­b­re gran­de que pa­re­ce va­ga­men­te fa­mi­li­ar. Lo pre­sen­ta co­mo Plu­tarch He­aven­s­bee, el nu­evo Vi­gi­lan­te Jefe. Plu­tarch le pre­gun­ta a Pe­eta si pu­ede ro­bar­me pa­ra un ba­ile. Pe­eta ha re­cu­pe­ra­do su ca­ra de cá­ma­ra y me pa­sa a él con na­tu­ra­li­dad, avi­sán­do­lo de que no se to­me li­ber­ta­des.
    No qu­i­ero ba­ilar con Plu­tarch He­aven­s­bee. No qu­i­ero sen­tir sus ma­nos, una re­po­san­do sob­re la mía, una en mi ca­de­ra. No es­toy acos­tum­b­ra­da a que me to­qu­en, ex­cep­to Pe­eta o mi fa­mi­lia, y yo co­lo­co a los Vi­gi­lan­tes en al­gún si­tio por de­ba­jo de los gu­sa­nos en cu­an­to a cri­atu­ras que qu­i­ero en con­tac­to con mi pi­el. Pe­ro él pa­re­ce sen­tir es­to y me sos­ti­ene ca­si a la dis­tan­cia de un bra­zo mi­en­t­ras gi­ra­mos sob­re el su­elo.
    Charlamos sob­re la fi­es­ta, sob­re el en­t­re­te­ni­mi­en­to, sob­re la co­mi­da, y des­pu­és ha­ce un chis­te sob­re evi­tar el pon­c­he des­de el en­t­re­na­mi­en­to. No lo pil­lo, y des­pu­és me doy cu­en­ta de que es el hom­b­re que res­ba­ló ha­cia at­rás sob­re el bol del pon­c­he cu­an­do les dis­pa­ré una flec­ha a los Vi­gi­lan­tes du­ran­te la se­si­ón de en­t­re­na­mi­en­to. Bu­eno, en re­ali­dad no. Es­ta­ba dis­pa­rán­do­le a una man­za­na en la bo­ca de su cer­do asa­do. Pe­ro los hi­ce sal­tar.
    Oh, us­ted es qu­i­en… Río, acor­dán­do­me de él sal­pi­can­do al ca­er­se en el bol de pon­c­he.
    Sí. Y te com­p­la­ce­rá sa­ber que nun­ca me he re­cu­pe­ra­do. Di­ce Plu­tarch.
    Quiero de­cir que ve­in­ti­dós tri­bu­tos mu­er­tos tam­po­co se re­cu­pe­ra­rán nun­ca de los Ju­egos que él ayu­dó a cre­ar. Pe­ro só­lo di­go:
    Bien. ¿Así que us­ted es el Vi­gi­lan­te Jefe es­te año? Eso de­be de ser un gran ho­nor.
    Entre tú y yo, no ha­bía muc­hos as­pi­ran­tes al pu­es­to. Di­ce. Tan­ta res­pon­sa­bi­li­dad sob­re có­mo sal­d­rán los Ju­egos.
    Sí, el úl­ti­mo tío es­tá mu­er­to, pi­en­so. Él de­be de sa­ber lo de Se­ne­ca Cra­ne, pe­ro no pa­re­ce pre­ocu­pa­do en ab­so­lu­to. ¿Ya es­tán pla­ne­an­do los Ju­egos del Qu­ar­ter Qu­ell? Di­go.
    Oh, sí. Bu­eno, han es­ta­do tra­ba­j­án­do­se des­de ha­ce años, por su­pu­es­to. Las are­nas no se con­s­t­ru­yen en un día. Pe­ro el, por de­cir­lo de al­gún mo­do, sa­bor de los Ju­egos se va a de­ter­mi­nar aho­ra. Lo cre­as o no, ten­go una re­uni­ón de es­t­ra­te­gia es­ta noc­he.
    Plutarch se apar­ta un pa­so y sa­ca un re­loj de oro en una ca­de­na de un bol­sil­lo de su cha­le­co. Ab­re la ta­pa, mi­ra la ho­ra, y frun­ce el ce­ño.
    Tendré que ir­me pron­to. Gi­ra el re­loj pa­ra que pu­eda ver la es­fe­ra. Em­pi­eza a me­di­anoc­he.
    Eso pa­re­ce tar­de pa­ra… Di­go, pe­ro en­ton­ces al­go me dis­t­rae. Plu­tarch ha des­li­za­do su pul­gar sob­re la es­fe­ra de cris­tal del re­loj y du­ran­te só­lo un in­s­tan­te apa­re­ce una ima­gen, bril­lan­do co­mo si es­tu­vi­era ilu­mi­na­da por una ve­la. Es ot­ro sin­sa­jo. Exac­ta­men­te co­mo la in­sig­nia en mi ves­ti­do. Só­lo que es­te de­sa­pa­re­ce. Ci­er­ra el re­loj.
    Eso es muy bo­ni­to. Di­go.
    Oh, es más que bo­ni­to. Es úni­co. Di­ce. Si al­gu­i­en pre­gun­ta por mí, di que me he ido a ca­sa a la ca­ma. Se su­po­ne que las re­uni­ones se de­ben man­te­ner en sec­re­to. Pe­ro pen­sé que se­ría se­gu­ro de­cír­te­lo a ti.
    Sí. Su sec­re­to es­tá a sal­vo con­mi­go.
    Cuando nos da­mos la ma­no, ha­ce una pe­qu­eña re­ve­ren­cia, un ges­to co­mún aquí en el Ca­pi­to­lio.
    Bueno, te ve­ré el pró­xi­mo ve­ra­no en los Ju­egos, Kat­niss. Mis me­j­ores de­se­os pa­ra con tu com­p­ro­mi­so, y bu­ena su­er­te con tu mad­re.
    La ne­ce­si­ta­ré.
    Plutarch de­sa­pa­re­ce y ca­mi­no sin rum­bo en­t­re la mul­ti­tud, bus­can­do a Pe­eta, mi­en­t­ras ex­t­ra­ños me fe­li­ci­tan. Por mi com­p­ro­mi­so, por mi vic­to­ria en los Ju­egos, por mi elec­ci­ón en la bar­ra de la­bi­os. Res­pon­do, pe­ro en re­ali­dad es­toy pen­san­do en Plu­tarch pre­su­mi­en­do de su bo­ni­to y ex­c­lu­si­vo re­loj. Hay al­go ex­t­ra­ño en eso. Ca­si clan­des­ti­no. ¿Pe­ro por qué? Tal vez crea que al­gu­i­en más ro­ba­rá su idea de po­ner un sin­sa­jo que de­sa­pa­re­ce en la es­fe­ra de un re­loj. Sí, pro­bab­le­men­te pa­gó una for­tu­na por eso y aho­ra no se lo pu­ede en­se­ñar a na­die por­que te­me que al­gu­i­en ha­ga una imi­ta­ci­ón ba­ra­ta. Só­lo en el Ca­pi­to­lio.
    Encuentro a Pe­eta ad­mi­ran­do una me­sa de tar­tas ela­bo­ra­da­men­te de­co­ra­das. Hay pa­na­de­ros que han ve­ni­do des­de las co­ci­nas es­pe­ci­al­men­te pa­ra hab­lar con él sob­re gla­se­ados, y pu­edes ver­los at­ro­pel­lán­do­se los unos a los ot­ros pa­ra res­pon­der a sus pre­gun­tas.
    A pe­ti­ci­ón su­ya, pre­pa­ran una mu­es­t­ra de pas­te­les pe­qu­eños pa­ra que se lle­ve de vu­el­ta al Dis­t­ri­to 12, don­de pod­rá exa­mi­nar su tra­ba­jo tran­qu­ila­men­te.
    Effie di­jo que te­ne­mos que es­tar en el tren a la una. Me pre­gun­to qué ho­ra es. Di­ce, mi­ran­do a su al­re­de­dor.
    Casi me­di­anoc­he. Res­pon­do. Ar­ran­co una flor de cho­co­la­te de una tar­ta con los de­dos y la mor­dis­qu­eo, más al­lá de pre­ocu­par­me por mis mo­da­les. ¡Ho­ra de de­cir gra­ci­as y des­pe­dir­se! Go­rj­ea Ef­fie a la al­tu­ra de mi co­do. Es uno de esos mo­men­tos en los que sim­p­le­men­te ado­ro su pun­tu­ali­dad com­pul­si­va. Re­co­ge­mos a Cin­na y a Por­tia, y nos es­col­ta pa­ra de­cir­le adi­ós a la gen­te im­por­tan­te, des­pu­és nos lle­va has­ta la pu­er­ta. ¿No de­be­rí­amos dar­le las gra­ci­as al Pre­si­den­te Snow? Di­ce Pe­eta. Es su ca­sa.
    Oh, no es muy ami­go de fi­es­tas. De­ma­si­ado ocu­pa­do. Di­ce Ef­fie. Ya he pre­pa­ra­do las no­tas y re­ga­los de ri­gor pa­ra que se le en­ví­en ma­ña­na. ¡Aquí es­tás! Ef­fie sa­lu­da con la ma­no a dos en­car­ga­dos del Ca­pi­to­lio que lle­van a un eb­rio Hay­mitch su­j­eto en el me­dio.
    Viajamos por las cal­les del Ca­pi­to­lio en un coc­he con ven­ta­nas tin­ta­das. Det­rás de no­sot­ros, ot­ro coc­he trae a los equ­ipos de pre­pa­ra­ci­ón. Las mul­ti­tu­des de gen­te ce­leb­ran­do son tan gran­des que es un vi­a­je len­to. Pe­ro Ef­fie ha hec­ho una ci­en­cia de es­to, y exac­ta­men­te a la una en pun­to es­ta­mos de vu­el­ta en el tren y es­te sa­le de la es­ta­ci­ón.
    Haymitch es de­po­si­ta­do en su cu­ar­to. Cin­na or­de­na té y to­dos to­ma­mos asi­en­to al­re­de­dor de la me­sa mi­en­t­ras Ef­fie ha­ce so­nar los pa­pe­les de sus ho­ra­ri­os y nos re­cu­er­da que aún es­ta­mos en el to­ur.
    Está el Fes­ti­val de la Co­sec­ha en el Dis­t­ri­to Do­ce sob­re el que pen­sar. Así que su­gi­ero que be­ba­mos nu­es­t­ro té y va­ya­mos di­rec­tos a la ca­ma. Na­die dis­cu­te.
    Cuando ab­ro los oj­os, es pri­me­ra ho­ra de la tar­de. Mi ca­be­za des­can­sa sob­re el bra­zo de Pe­eta. No re­cu­er­do que vi­ni­era anoc­he. Me doy la vu­el­ta, te­ni­en­do cu­ida­do de no mo­les­tar­lo, pe­ro ya es­tá des­pi­er­to.
    Sin pe­sa­dil­las. Di­ce. ¿Qué? Pre­gun­to.
    No tu­vis­te nin­gu­na pe­sa­dil­la anoc­he.
    Tiene ra­zón. Por pri­me­ra vez en sig­los he dor­mi­do to­da la noc­he.
    Aunque tu­ve un su­eño. Di­go, pen­san­do. Es­ta­ba si­gu­i­en­do a un sin­sa­jo por el bos­que. Du­ran­te muc­ho ti­em­po. En re­ali­dad era Rue. Qu­i­ero de­cir, cu­an­do can­ta­ba, te­nía su voz. ¿Adón­de te lle­vó? Di­ce, apar­tán­do­me el pe­lo de la fren­te.
    No lo sé. Nun­ca lle­ga­mos. Di­go. Pe­ro me sen­tía fe­liz.
    Bueno, dor­mí­as co­mo si es­tu­vi­eras fe­liz.
    Peeta, ¿có­mo es que nun­ca sé cu­án­do es­tás te­ni­en­do una pe­sa­dil­la?
    No lo sé. No creo que gri­te o me re­vu­el­va o na­da. Só­lo me des­pi­er­to, pa­ra­li­za­do por el ter­ror.
    Deberías des­per­tar­me. Di­go, pen­san­do sob­re có­mo pu­edo in­ter­rum­pir su su­eño dos o tres ve­ces en una ma­la noc­he. Sob­re cu­án­to pu­ede lle­var­le el tran­qu­ili­zar­me.
    No es ne­ce­sa­rio. Mis pe­sa­dil­las su­elen ser sob­re per­der­te a ti. Di­ce. Es­toy bi­en en cu­an­to me doy cu­en­ta de que es­tás aquí.
    Ugh. Pe­eta ha­ce co­men­ta­ri­os co­mo es­te tan sin ve­nir a cu­en­to, y es co­mo si me gol­pe­ara en el es­tó­ma­go. Só­lo es­tá con­tes­tan­do mi pre­gun­ta con sin­ce­ri­dad. No me es­tá pre­si­onan­do pa­ra que le res­pon­da a la al­tu­ra, pa­ra que ha­ga nin­gu­na dec­la­ra­ci­ón de amor. Pe­ro aún así me si­en­to hor­rib­le, co­mo si lo hu­bi­era es­ta­do uti­li­zan­do de al­gu­na for­ma ter­rib­le. ¿Lo he hec­ho?
    No lo sé. Só­lo sé que por pri­me­ra vez, me si­en­to in­mo­ral por te­ner­lo aquí en mi ca­ma. Lo que es iró­ni­co ya que aho­ra es­ta­mos ofi­ci­al­men­te pro­me­ti­dos.
    Será pe­or cu­an­do es­te­mos en ca­sa y du­er­ma so­lo ot­ra vez. Di­ce.
    Eso es ver­dad, ya ca­si es­ta­mos en ca­sa.
    La agen­da pa­ra el Dis­t­ri­to 12 in­c­lu­ye una ce­na en la ca­sa del Al­cal­de Un­der­see es­ta noc­he y un rally de vic­to­ria en la pla­za du­ran­te el Fes­ti­val de la Co­sec­ha ma­ña­na. Si­em­p­re ce­leb­ra­mos el Fes­ti­val de la Co­sec­ha el úl­ti­mo día del To­ur de la Vic­to­ria, pe­ro ha­bi­tu­al­men­te sig­ni­fi­ca una co­mi­da en ca­sa o con unos po­cos ami­gos si pu­edes per­mi­tír­te­lo. Es­te año se­rá un even­to púb­li­co, y ya que el Ca­pi­to­lio lo es­ta­rá or­ga­ni­zan­do, to­do el mun­do en to­do el dis­t­ri­to ten­d­rá la bar­ri­ga lle­na.
    La ma­yor par­te de nu­es­t­ra pre­pa­ra­ci­ón ti­ene lu­gar en la ca­sa del al­cal­de, ya que vol­ve­mos a es­tar cu­bi­er­tos de pi­eles pa­ra las apa­ri­ci­ones en ex­te­ri­ores. Só­lo es­ta­mos bre­ve­men­te en la es­ta­ci­ón de tren, pa­ra son­re­ír y sa­lu­dar mi­en­t­ras su­bi­mos al coc­he. Ni si­qu­i­era ve­mos a nu­es­t­ras fa­mi­li­as has­ta la ce­na de es­ta noc­he.
    Me aleg­ro de que sea en la ca­sa del al­cal­de en vez de en el Edi­fi­cio de Jus­ti­cia, don­de tu­vo lu­gar el me­mo­ri­al por mi pad­re, don­de me lle­va­ron tras la co­sec­ha pa­ra esos des­gar­ra­do­res adi­oses a mi fa­mi­lia. El Edi­fi­cio de Jus­ti­cia es­tá de­ma­si­ado lle­no de tris­te­za.
    Pero me gus­ta la ca­sa del Al­cal­de Un­der­see, es­pe­ci­al­men­te aho­ra que su hi­ja Mad­ge y yo so­mos ami­gas. Si­em­p­re lo fu­imos, de al­gún mo­do. Se hi­zo ofi­ci­al cu­an­do vi­no a de­cir­me adi­ós an­tes de que me mar­c­ha­ra a los Ju­egos. Cu­an­do me dio la in­sig­nia del sin­sa­jo pa­ra de­se­ar­me su­er­te. Des­pu­és de lle­gar a ca­sa em­pe­za­mos a pa­sar ti­em­po jun­tas. Re­sul­ta que tam­bi­én Mad­ge ti­ene bas­tan­tes ho­ras va­cí­as que lle­nar. Al prin­ci­pio fue un po­co in­có­mo­do por­que no sa­bí­amos qué ha­cer. A ot­ras chi­cas de nu­es­t­ra edad les he oído hab­lar sob­re chi­cos, u ot­ras chi­cas, o ro­pa. Mad­ge y yo no so­mos co­til­las y la ro­pa me abur­re a mu­er­te. Pe­ro des­pu­és de va­ri­os ini­ci­os en fal­so, me di cu­en­ta de que se mo­ría por ir al bos­que, así que la he lle­va­do un par de ve­ces y le he en­se­ña­do a dis­pa­rar. El­la es­tá in­ten­tan­do en­se­ñar­me a to­car el pi­ano, pe­ro más que na­da me gus­ta oír­la to­car a el­la. A ve­ces co­me­mos en ca­sa de la ot­ra. A Mad­ge le gus­ta más la mía. Sus pad­res pa­re­cen amab­les pe­ro no creo que los vea muc­ho. Su pad­re ti­ene que go­ber­nar el Dis­t­ri­to 12 y su mad­re ti­ene ter­rib­les jaqu­ecas que la ob­li­gan a qu­edar­se en ca­ma du­ran­te dí­as.
    Tal vez de­be­rí­a­is lle­var­la al Ca­pi­to­lio. Di­go du­ran­te una de el­las. Ese día no es­tá­ba­mos to­can­do el pi­ano, por­que in­c­lu­so a dos pi­sos de dis­tan­cia el so­ni­do le ca­usa­ba do­lor a su mad­re. Apu­es­to a que pu­eden cu­rar­la.
    Sí. Pe­ro no vas al Ca­pi­to­lio a no ser que te in­vi­ten. Di­ce Mad­ge con tris­te­za. In­c­lu­so los pri­vi­le­gi­os del al­cal­de son li­mi­ta­dos.
    Cuando lle­ga­mos a la ca­sa del al­cal­de, só­lo ten­go ti­em­po de dar­le a Mad­ge un ab­ra­zo rá­pi­do an­tes de que Ef­fie me ap­re­mie a ir al ter­cer pi­so a pre­pa­rar­me. Des­pu­és de que es­toy lis­ta y me­ti­da en un ves­ti­do pla­te­ado has­ta los pi­es, to­da­vía ten­go una ho­ra que lle­nar an­tes de la ce­na, así que me es­ca­po pa­ra en­con­t­rar­la.
    La ha­bi­ta­ci­ón de Mad­ge es­tá en el se­gun­do pi­so jun­to a va­ri­as ha­bi­ta­ci­ones de in­vi­ta­dos y el es­tu­dio de su pad­re. Me­to la ca­be­za en el es­tu­dio pa­ra de­cir­le ho­la al al­cal­de, pe­ro es­tá va­cío.
    El te­le­vi­sor es­tá en­cen­di­do, y me pa­ro a ver pla­nos de Pe­eta y mí­os en la fi­es­ta del Ca­pi­to­lio anoc­he. Ba­ilan­do, co­mi­en­do, be­sán­do­nos. Es­to se es­ta­rá emi­ti­en­do en ca­da ca­sa de Pa­nem aho­ra mis­mo. La audi­en­cia de­be de es­tar har­ta has­ta la mu­er­te de los aman­tes im­po­sib­les del Dis­t­ri­to 12. Sé que yo lo es­toy.
    Estoy mar­c­hán­do­me de la ha­bi­ta­ci­ón cu­an­do un pi­ti­do cap­ta mi aten­ci­ón. Me vu­el­vo pa­ra ver a la pan­tal­la de la te­le­vi­si­ón qu­edar­se neg­ra. Des­pu­és apa­re­cen las pa­lab­ras "ACTU­ALI­ZA­CI­ÓN EN EL DIS­T­RI­TO 8". In­s­tin­ti­va­men­te sé que es­to no es pa­ra mis oj­os, si­no al­go pen­sa­do só­lo pa­ra el al­cal­de. De­be­ría ir­me. Rá­pi­do. En vez de el­lo me des­cub­ro acer­cán­do­me más al te­le­vi­sor.
    Aparece una pre­sen­ta­do­ra a la que no he vis­to nun­ca an­tes. Es una mu­j­er de pe­lo ca­no­so y una voz ron­ca y auto­ri­ta­ria. Avi­sa de que las con­di­ci­ones es­tán em­pe­oran­do y de que se ha ac­ti­va­do una aler­ta de Ni­vel 3. Se es­tán en­vi­an­do fu­er­zas adi­ci­ona­les al Dis­t­ri­to 8, y la pro­duc­ci­ón tex­til ha ce­sa­do.
    Cortan des­de la mu­j­er a la pla­za ma­yor del Dis­t­ri­to 8. La re­co­noz­co por­que es­tu­ve al­lí ape­nas la se­ma­na pa­sa­da. Aún hay ban­de­ras con mi ros­t­ro agi­tán­do­se des­de los te­j­ados. Ba­jo el­las, hay una es­ce­na de dis­tur­bi­os. La pla­za es­tá lle­na de gen­te gri­tan­do, sus ros­t­ros es­con­di­dos con tra­pos y más­ca­ras ca­se­ras, lan­zan­do lad­ril­los. Edi­fi­ci­os ar­di­en­do. Agen­tes de la paz dis­pa­ran a la mul­ti­tud, ma­tan­do ale­ato­ri­amen­te.
    Nunca he vis­to na­da co­mo eso, pe­ro só­lo pu­edo es­tar pre­sen­ci­an­do una co­sa. Es­to es lo que el Pre­si­den­te Snow lla­ma un le­van­ta­mi­en­to.
    Una bol­sa de cu­ero lle­na de co­mi­da y un ter­mo de té ca­li­en­te. Un par de gu­an­tes de pi­el que de­jó at­rás Cin­na. Tres ra­mi­tas, ro­tas de los ár­bo­les des­nu­dos, sob­re la ni­eve, se­ña­lan­do en la di­rec­ci­ón en que vi­a­j­aré. Es­to es lo que de­jo pa­ra Ga­le en nu­es­t­ro lu­gar de en­cu­en­t­ro ha­bi­tu­al el pri­mer do­min­go des­pu­és del Fes­ti­val de la Co­sec­ha.
    He se­gu­ido ade­lan­te a tra­vés del frío, del bos­que bru­mo­so, ab­ri­en­do un ca­mi­no que no le re­sul­ta­rá fa­mi­li­ar a Ga­le pe­ro que les re­sul­ta fá­cil de en­con­t­rar a mis pi­es. Lle­va al la­go. Ya no con­fío en que nu­es­t­ro pun­to de en­cu­en­t­ro ha­bi­tu­al of­rez­ca pri­va­ci­dad, y ne­ce­si­to eso y más pa­ra con­tár­se­lo to­do a Ga­le hoy. ¿Pe­ro ven­d­rá él si­qu­i­era? Si no vi­ene, no ten­d­ré más re­me­dio que ar­ri­es­gar­me a ir a su ca­sa en me­dio de la noc­he. Hay co­sas que ti­ene que sa­ber… co­sas que ne­ce­si­to que me ayu­de a ave­ri­gu­ar…
    Una vez com­p­ren­dí las im­p­li­ca­ci­ones de lo que es­ta­ba vi­en­do en la te­le­vi­si­ón del Al­cal­de Un­der­see, fui a la pu­er­ta y em­pe­cé a ba­j­ar por el pa­sil­lo. Jus­to a ti­em­po, tam­bi­én, por­que el al­cal­de su­bió las es­ca­le­ras in­s­tan­tes des­pu­és. Lo sa­lu­dé. ¿Bus­can­do a Mad­ge? Di­jo ami­gab­le­men­te.
    Sí. Qu­i­ero en­se­ñar­le mi ves­ti­do. Di­je.
    Bueno, ya sa­bes dón­de en­con­t­rar­la. Jus­to en­ton­ces, ot­ra ron­da de pi­ti­dos lle­gó des­de su es­tu­dio. Su ex­p­re­si­ón se ag­ra­vó. Dis­cúl­pa­me. Di­jo. En­t­ró en su es­tu­dio y cer­ró la pu­er­ta con cu­ida­do.
    Esperé en el pa­sil­lo has­ta que me tran­qu­ili­cé. Me re­cor­dé que de­bía ac­tu­ar con na­tu­ra­li­dad.
    Después en­con­t­ré a Mad­ge en su cu­ar­to, sen­ta­da an­te su to­ca­dor, ce­pil­lán­do­se el pe­lo ru­bio on­du­la­do an­te el es­pe­jo. Lle­va­ba el mis­mo bo­ni­to ves­ti­do blan­co que se ha­bía pu­es­to el día de la co­sec­ha. Vio mi ref­le­jo det­rás de sí y son­rió.
    Mírate. Co­mo si hu­bi­eras ve­ni­do di­rec­ta de las cal­les del Ca­pi­to­lio.
    Me acer­qué. Mis de­dos to­ca­ron el sin­sa­jo.
    Incluso mi in­sig­nia aho­ra. Los sin­sa­j­os ca­usan fu­ror en el Ca­pi­to­lio, gra­ci­as a ti. ¿Estás se­gu­ra de que no lo qu­i­eres de vu­el­ta? Pre­gun­té.
    No se­as ton­ta. Fue un re­ga­lo. Di­jo Mad­ge. Se re­co­gió el pe­lo en un fes­ti­vo la­zo do­ra­do. ¿Dón­de lo con­se­gu­is­te, de to­dos mo­dos? Pre­gun­té.
    Era de mi tía. Di­jo. Pe­ro me pa­re­ce que ha es­ta­do en la fa­mi­lia muc­ho ti­em­po.

3 comentarios: