jueves, 31 de mayo de 2012

Capitulo 7

    Es una cu­ri­osa elec­ci­ón, un sin­sa­jo. Di­je yo. Qu­i­ero de­cir, por lo que pa­só en la re­be­li­ón. Con los char­la­j­os ha­ci­en­do que le sa­li­era el ti­ro por la cu­la­ta al Ca­pi­to­lio, y to­do eso.
    Los char­la­j­os eran mu­ta­ci­ones, pá­j­aros mac­ho ge­né­ti­ca­men­te al­te­ra­dos cre­ados por el Ca­pi­to­lio co­mo ar­mas pa­ra es­pi­ar a los re­bel­des de los dis­t­ri­tos. Po­dí­an re­cor­dar y re­pe­tir lar­gos pa­sa­j­es de hab­la hu­ma­na, así que fu­eron en­vi­ados a áre­as re­bel­des pa­ra cap­tu­rar nu­es­t­ras pa­lab­ras y lle­var­las de vu­el­ta al Ca­pi­to­lio. Los re­bel­des lo des­cub­ri­eron y los vol­vi­eron con­t­ra el Ca­pi­to­lio a ba­se de en­vi­ar­los a ca­sa car­ga­dos de men­ti­ras. Cu­an­do es­to fue des­cu­bi­er­to, los char­la­j­os fu­eron aban­do­na­dos a la mu­er­te. En unos po­cos años, se ex­tin­gu­i­eron en la na­tu­ra­le­za, pe­ro no an­tes de que se hu­bi­eran apa­re­ado con ar­ren­da­j­os hem­b­ra, cre­an­do una es­pe­cie com­p­le­ta­men­te nu­eva.
    Pero los sin­sa­j­os nun­ca fu­eron un ar­ma. Di­jo Mad­ge. Só­lo son pá­j­aros can­to­res, ¿ver­dad?
    Sí, su­pon­go. Di­je. Pe­ro no es ci­er­to. Un sin­sa­jo só­lo es un pá­j­aro can­tor. Un sin­sa­jo es una cri­atu­ra que el Ca­pi­to­lio nun­ca pre­ten­dió que exis­ti­era. No ha­bí­an con­ta­do con que el al­ta­men­te con­t­ro­la­do char­la­jo fu­era lo bas­tan­te lis­to co­mo pa­ra adap­tar­se a la vi­da sal­va­je, pa­ra pa­sar su có­di­go ge­né­ti­co, pa­ra sob­re­vi­vir en una nu­eva for­ma. No ha­bí­an an­ti­ci­pa­do su de­seo de vi­vir.
    Ahora, mi­en­t­ras avan­zo con di­fi­cul­tad por la ni­eve, veo a los sin­sa­j­os sal­tan­do en las ra­mas mi­en­t­ras es­cuc­han las me­lo­dí­as de ot­ros pá­j­aros, las rep­li­can, y lu­ego las tran­s­for­man en al­go nu­evo. Co­mo si­em­p­re, me re­cu­er­dan a Rue. Pi­en­so en el su­eño que tu­ve la úl­ti­ma noc­he en el tren, don­de la se­guí en for­ma de sin­sa­jo. De­se­aría ha­ber po­di­do se­gu­ir dur­mi­en­do só­lo un po­co más y ave­ri­gu­ar a dón­de es­ta­ba in­ten­tan­do lle­var­me.
    Es una lar­ga ca­mi­na­ta has­ta el la­go, sin du­da. Si de­ci­de se­gu­ir­me en ab­so­lu­to, Ga­le se va a en­fa­dar por es­te uso ex­ce­si­vo de ener­gía que pod­ría gas­tar­se me­j­or en la ca­za. Es­tu­vo sos­pec­ho­sa­men­te ausen­te en la ce­na en la ca­sa del al­cal­de, aun­que el res­to de su fa­mi­lia vi­no.
    Hazelle di­jo que es­ta­ba en­fer­mo en ca­sa, lo que era una men­ti­ra ob­via. Tam­po­co pu­de en­con­t­rar­lo en el Fes­ti­val de la Co­sec­ha. Vick me di­jo que es­ta­ba fu­era ca­zan­do. Eso pro­bab­le­men­te era ci­er­to.
    Después de un par de ho­ras, lle­go a una ca­sa vi­e­ja cer­ca de la oril­la del la­go. Tal vez "ca­sa" sea de­ma­si­ado nom­b­re pa­ra el­la. Só­lo es una ha­bi­ta­ci­ón, de unos si­ete met­ros cu­ad­ra­dos. Mi pad­re pen­sa­ba que ha­ce muc­ho ti­em­po aquí ha­bía muc­hos edi­fi­ci­osa­ún pu­edes ver al­gu­nos de los ci­mi­en­tosy la gen­te ve­nía a el­los a jugar y pes­car en el la­go. Es­ta ca­sa du­ró más que las ot­ras por­que es­tá hec­ha de ce­men­to. Su­elo, tec­ho, te­j­ado. Só­lo per­ma­ne­ce una de las cu­at­ro ven­ta­nas de vid­rio, on­du­la­da y ama­ril­le­ada por el ti­em­po. No hay ca­ñe­rí­as ni elec­t­ri­ci­dad, pe­ro la chi­me­nea aún fun­ci­ona y hay una pi­la de ma­de­ra en la es­qu­ina que mi pad­re y yo re­co­gi­mos ha­ce años. En­ci­en­do un fu­ego pe­qu­eño, con­tan­do con la ni­eb­la pa­ra ocul­tar cu­al­qu­i­er hu­mo de­la­tor. Mi­en­t­ras pren­de la lla­ma, bar­ro ha­cia fu­era la ni­eve que se ha acu­mu­la­do ba­jo las ven­ta­nas va­cí­as, usan­do una es­co­ba de ra­mas que mi pad­re me hi­zo cu­an­do te­nía unos oc­ho años y juga­ba aquí a las ca­si­tas. Des­pu­és me si­en­to en el pe­qu­eño ho­gar de ce­men­to, des­con­ge­lán­do­me jun­to al fu­ego y es­pe­ran­do a Ga­le.
    Es un ti­em­po sor­p­ren­den­te­men­te cor­to has­ta que apa­re­ce. Un ar­co col­gan­do del hom­b­ro, un pa­vo sal­va­je mu­er­to que se de­be de ha­ber en­con­t­ra­do por el ca­mi­no col­gan­do del cin­tu­rón.
    Se qu­eda de pie en el um­b­ral co­mo si du­da­ra en­t­rar o no. Sos­ti­ene la bol­sa de co­mi­da sin ab­rir, el ter­mo, los gu­an­tes de Cin­na. Re­ga­los que no acep­ta­rá por su ira ha­cia mí. Sé exac­ta­men­te có­mo se si­en­te. ¿No le hi­ce yo lo mis­mo a mi mad­re?
    Lo mi­ro a los oj­os. Su tem­pe­ra­men­to no pu­ede ocul­tar com­p­le­ta­men­te el do­lor, el sen­ti­mi­en­to de tra­ici­ón que si­en­te por mi com­p­ro­mi­so con Pe­eta. Es­ta se­rá mi úl­ti­ma opor­tu­ni­dad, es­te en­cu­en­t­ro de hoy, de no per­der a Ga­le pa­ra si­em­p­re. Pod­ría lle­var­me ho­ras el in­ten­tar ex­p­li­car­me, e in­c­lu­so en­ton­ces ha­cer que me rec­ha­za­ra. En vez de el­lo voy di­rec­ta al co­ra­zón de mi de­fen­sa.
    El Pre­si­den­te Snow ame­na­zó per­so­nal­men­te con ha­cer que te ma­ta­ran. Di­go.
    Gale al­za le­ve­men­te las ce­j­as, pe­ro no hay mu­es­t­ra re­al de mi­edo ni asom­b­ro. ¿Algu­i­en más?
    Bueno, en re­ali­dad no me dio una co­pia de la lis­ta. Pe­ro no se­ría er­ró­neo su­po­ner que in­c­lu­ye a nu­es­t­ras dos fa­mi­li­as.
    Es bas­tan­te pa­ra tra­er­lo has­ta el fu­ego. Se agac­ha an­te el ho­gar pa­ra ca­len­tar­se. ¿A no ser qué?
    A no ser que na­da, aho­ra. Di­go. Ob­vi­amen­te es­to re­qu­i­ere más ex­p­li­ca­ci­ón, pe­ro no ten­go ni idea de por dón­de em­pe­zar, así que me li­mi­to a es­tar ahí sen­ta­da mi­ran­do el fu­ego con pe­si­mis­mo.
    Después de un mi­nu­to de es­to, Ga­le rom­pe el si­len­cio.
    Bueno, gra­ci­as por el avi­so.
    Me gi­ro ha­cia él, lis­ta pa­ra es­pe­tar­le al­go, pe­ro veo el bril­lo en su ojo. Me odio por son­re­ír.
    Este no es un mo­men­to di­ver­ti­do, pe­ro su­pon­go que es muc­ho pa­ra de­j­ar­le ca­er de pron­to.
    Todos va­mos a ser des­t­ru­idos sin re­me­dio.
    Tengo un plan, sa­bes.
    Sí, me apu­es­to a que es una ma­ra­vil­la. Di­ce. Me lan­za los gu­an­tes sob­re el re­ga­zo.
    Aquí. No qu­i­ero los gu­an­tes vi­e­j­os de tu pro­me­ti­do.
    No es mi pro­me­ti­do. Eso só­lo es par­te de la ac­tu­aci­ón. Y es­tos no son sus gu­an­tes. Eran de Cin­na.
    Devuélvemelos en­ton­ces. Di­ce. Se po­ne los gu­an­tes, fle­xi­ona los de­dos, y asi­en­te con ap­ro­ba­ci­ón. Por lo me­nos mo­ri­ré có­mo­do.
    Eso es op­ti­mis­ta. Por su­pu­es­to, no sa­bes lo que ha pa­sa­do.
    Veámoslo.
    Decido em­pe­zar con la noc­he en que Pe­eta y yo fu­imos co­ro­na­dos ven­ce­do­res de los Ju­egos del Ham­b­re, y Hay­mitch me avi­só de la fu­ria del Ca­pi­to­lio. Le cu­en­to la in­qu­i­etud que me ha em­bar­ga­do des­de que vol­ví a ca­sa, la vi­si­ta a ca­sa del Pre­si­den­te Snow, los ase­si­na­tos en el Dis­t­ri­to 11, la ten­si­ón en las muc­he­dum­b­res, el úl­ti­mo in­ten­to del com­p­ro­mi­so, la in­di­ca­ci­ón del pre­si­den­te de que no ha­bía si­do su­fi­ci­en­te, mi cer­te­za de que de­be­ré pa­gar.
    Gale nun­ca in­ter­rum­pe. Mi­en­t­ras hab­lo, se me­te los gu­an­tes en el bol­sil­lo y se ocu­pa con­vir­ti­en­do los ali­men­tos de la bol­sa de cu­ero en una co­mi­da pa­ra no­sot­ros. Tos­tan­do pan y qu­eso, qu­itán­do­le el co­ra­zón a man­za­nas, co­lo­can­do cas­ta­ñas en el fu­ego pa­ra asar. Mi­ro sus ma­nos, sus de­dos her­mo­sos y ca­pa­ces. Con ci­cat­ri­ces, igu­al que las mí­as an­tes de que el Ca­pi­to­lio bor­ra­ra to­das las mar­cas de mi pi­el, pe­ro fu­er­tes y há­bi­les. Ma­nos que ti­enen el po­der de sa­car car­bón de las mi­nas pe­ro la pre­ci­si­ón pa­ra co­lo­car una de­li­ca­da tram­pa. Ma­nos en que con­fío.
    Me de­ten­go a be­ber un sor­bo del ter­mo an­tes de hab­lar­le de mi vu­el­ta a ca­sa.
    Bueno, pu­es sí que has li­ado las co­sas. Di­ce.
    Ni si­qu­i­era he ter­mi­na­do. Le di­go.
    He oído su­fi­ci­en­te por el mo­men­to. Pa­se­mos di­rec­ta­men­te a es­te plan tu­yo.
    Tomo aire pro­fun­da­men­te.
    Huimos. ¿Qué? Pre­gun­ta. Es­to lo ha pil­la­do des­p­re­ve­ni­do.
    Nos va­mos al bos­que y cor­re­mos tan­to co­mo po­da­mos. Di­go. Su ex­p­re­si­ón es im­po­sib­le de des­cif­rar. ¿Se re­irá de mí, de­sec­ha­rá la idea co­mo una lo­cu­ra? Me pon­go en pie de agi­ta­ci­ón, pre­pa­ra­da pa­ra una dis­cu­si­ón. ¡Tú mis­mo di­j­is­te que pen­sa­bas que pod­rí­amos ha­cer­lo! La ma­ña­na de la co­sec­ha. Di­j­is­te…
    Se acer­ca y me si­en­to le­van­ta­da del su­elo. La ha­bi­ta­ci­ón gi­ra, y ten­go que cer­rar los bra­zos en tor­no al cu­el­lo de Ga­le pa­ra su­j­etar­me. Se es­tá ri­en­do, fe­liz. ¡Eh! Pro­tes­to, pe­ro tam­bi­én me es­toy ri­en­do.
    Gale me de­ja en el su­elo pe­ro no me su­el­ta.
    Vale, hu­ya­mos. Di­ce. ¿De ver­dad? ¿No cre­es que es­té lo­ca? ¿Irás con­mi­go? Al­go del pe­so ab­ru­ma­dor em­pi­eza a li­be­rar­se al ser tran­s­fe­ri­do a los hom­b­ros de Ga­le.
    Sí que creo que es­tés lo­ca, y aún así iré con­ti­go. Di­ce. Lo di­ce de ver­dad. No só­lo lo di­ce de ver­dad si­no que le da la bi­en­ve­ni­da. Po­de­mos ha­cer­lo. Sé que po­de­mos. ¡Sal­ga­mos de aquí pa­ra no vol­ver nun­ca! ¿Estás se­gu­ro? Di­go. Por­que va a ser du­ro, con los ni­ños y to­do. No qu­i­ero que en­t­re­mos cin­co ki­ló­met­ros en el bos­que y que lu­ego tú…
    Estoy se­gu­ro. Com­p­le­ta, en­te­ra­men­te, ci­en por ci­en se­gu­ro. In­c­li­na la fren­te ha­cia aba­jo pa­ra apo­yar­la con­t­ra la mía y me acer­ca más. Su pi­el, to­do su ser, des­p­ren­de ca­lor por es­tar tan cer­ca del fu­ego, y ci­er­ro los oj­os, em­pa­pán­do­me en su ca­li­dez. As­pi­ro el olor a cu­ero hú­me­do de ni­eve y hu­mo y man­za­nas, el olor de to­dos esos dí­as de in­vi­er­no que com­par­tí­amos an­tes de los Ju­egos. No in­ten­to apar­tar­me. ¿Por qué de­be­ría, ade­más? Su voz es ape­nas un su­sur­ro. Te qu­i­ero.
    Ese es el por qué.
    Nunca veo ve­nir es­tas co­sas. Pa­san de­ma­si­ado rá­pi­do. Un se­gun­do es­tás pro­po­ni­en­do un plan de hu­ida y el si­gu­i­en­te… se su­po­ne que de­bes li­di­ar con al­go co­mo es­to. Sal­go con la que de­be de ser la pe­or res­pu­es­ta po­sib­le.
    Lo sé.
    Suena ter­rib­le. Co­mo si asu­mi­era que él no pu­ede evi­tar qu­erer­me pe­ro que yo no si­en­to na­da por él. Ga­le em­pi­eza a apar­tar­se, pe­ro lo su­j­eto con fu­er­za. ¡Lo sé! Y tú… tú sa­bes lo que eres pa­ra mí. No es su­fi­ci­en­te. Rom­pe mi agar­re.
    Gale, jus­to aho­ra no pu­edo pen­sar de esa for­ma sob­re na­die. To­do lo que pu­edo pen­sar, ca­da día, ca­da mi­nu­to que es­toy des­pi­er­ta des­de que sa­ca­ron el nom­b­re de Prim en la co­sec­ha, es qué asus­ta­da es­toy. Y no pa­re­ce ha­ber si­tio pa­ra na­da más. Si pu­di­éra­mos ir a al­gún lu­gar se­gu­ro, tal vez pod­ría ser di­fe­ren­te. No lo sé.
    Puedo ver­lo tra­gán­do­se la de­cep­ci­ón.
    Así que ire­mos. Ave­ri­gu­are­mos có­mo. Se vu­el­ve ot­ra vez ha­cia el fu­ego, don­de las cas­ta­ñas se es­tán em­pe­zan­do a qu­emar. Las sa­ca ha­cia la pi­ed­ra del ho­gar. Mi mad­re se­rá al­go di­fí­cil de con­ven­cer.
    Supongo que a pe­sar de to­do aún irá. Pe­ro la fe­li­ci­dad se ha es­fu­ma­do, de­j­an­do una ten­si­ón de­ma­si­ado fa­mi­li­ar en su lu­gar.
    La mía tam­bi­én. Só­lo ten­d­ré que ha­cer­le ver la ra­zón. Lle­var­la a dar un lar­go pa­seo.
    Asegurarme de que en­ti­en­de que no sob­re­vi­vi­re­mos a la al­ter­na­ti­va.
    Lo en­ten­de­rá. Vi muc­hos de los Ju­egos con el­la y Prim. No te di­rá que no. Di­ce Ga­le.
    Espero que no. La tem­pe­ra­tu­ra en la ca­sa pa­re­ce ha­ber ca­ído di­ez gra­dos en cu­es­ti­ón de se­gun­dos. Hay­mitch se­rá el autén­ti­co re­to. ¿Hay­mitch? Ga­le de­ja las cas­ta­ñas. ¿No le irás a pe­dir que ven­ga con no­sot­ros?
    Tengo que ha­cer­lo, Ga­le. No pu­edo de­j­ar­los a él y a Pe­eta por­que… Su mi­ra­da ce­ñu­da me in­ter­rum­pe. ¿Qué?
    Lo si­en­to. No me ha­bía da­do cu­en­ta de lo gran­de que era nu­es­t­ro gru­po. Me es­pe­ta.
    Los tor­tu­ra­rí­an a mu­er­te, in­ten­tan­do ave­ri­gu­ar dón­de es­ta­ba yo. Di­go. ¿Y qué pa­sa con la fa­mi­lia de Pe­eta? Nun­ca ven­d­rán. De hec­ho, pro­bab­le­men­te no pod­rí­an es­pe­rar pa­ra de­la­tar­nos. Al­go de lo que es­toy se­gu­ro que él es lo bas­tan­te lis­to co­mo pa­ra dar­se cu­en­ta. ¿Qué pa­sa si de­ci­de qu­edar­se?
    Intento so­nar in­di­fe­ren­te, pe­ro mi voz se qu­i­eb­ra.
    Entonces se qu­eda. ¿Lo de­j­arí­as at­rás? Pre­gun­ta Ga­le.
    Para sal­var a Prim y a mi mad­re, sí. Res­pon­do. Qu­i­ero de­cir, ¡no! Con­se­gu­iré que ven­ga.
    Y a mí, ¿me de­j­arí­as a mí? La ex­p­re­si­ón de Ga­le aho­ra es du­ra co­mo una ro­ca. Só­lo si, por ej­em­p­lo, no pu­di­era con­ven­cer a mi mad­re pa­ra ar­ras­t­rar a tres ni­ños pe­qu­eños al bos­que sal­va­je en in­vi­er­no.
    Hazelle no se ne­ga­rá. Ve­rá la ra­zón.
    Supón que no lo ha­ce, Kat­niss. ¿Enton­ces qué? Exi­ge.
    Entonces ti­enes que ob­li­gar­la, Ga­le. ¿Cre­es que me es­toy in­ven­tan­do es­to? Mi voz tam­bi­én se es­tá ele­van­do por la fu­ria.
    No. No lo sé. Tal vez el Pre­si­den­te só­lo te es­té ma­ni­pu­lan­do. Qu­i­ero de­cir, es­tá or­ga­ni­zan­do tu bo­da. Vis­te có­mo re­ac­ci­onó la gen­te del Ca­pi­to­lio. No creo que pu­eda per­mi­tir­se ma­tar­te. O a Pe­eta. ¿Có­mo va a sa­lir de esa? Di­ce Ga­le. ¡Bu­eno, con un le­van­ta­mi­en­to en el Dis­t­ri­to Oc­ho, du­do que se es­té pa­san­do muc­ho ti­em­po eli­gi­en­do mi tar­ta de bo­das! Gri­to.
    En el in­s­tan­te en que mis pa­lab­ras sa­len de mi bo­ca qu­i­ero re­cu­pe­rar­las. Su efec­to sob­re Ga­le es in­me­di­ato­el ru­bor en sus me­j­il­las, el bril­lo en sus oj­os gri­ses. ¿Hay un le­van­ta­mi­en­to en el Oc­ho? Di­ce con voz ron­ca.
    Intento ec­har­me at­rás. Cal­mar­lo, tal y co­mo in­ten­té cal­mar a los dis­t­ri­tos.
    No sé si es de ver­dad un le­van­ta­mi­en­to. Hay in­t­ran­qu­ili­dad. La gen­te en los dis­t­ri­tos…
    Digo.
    Gale me co­ge por los hom­b­ros. ¿Qué vis­te? ¡Na­da! En per­so­na. Só­lo oí al­go. Co­mo si­em­p­re, es de­ma­si­ado po­co, de­ma­si­ado tar­de.
    Desisto y se lo cu­en­to. Vi al­go en la te­le­vi­si­ón del al­cal­de. No de­bía ver­lo. Ha­bía una muc­he­dum­b­re, e in­cen­di­os, y los agen­tes de la paz es­ta­ban dis­pa­ran­do a la gen­te pe­ro el­los les de­vol­ví­an los gol­pes… Me mu­er­do el la­bio y luc­ho por se­gu­ir des­c­ri­bi­en­do la es­ce­na. En vez de eso di­go en al­to las pa­lab­ras que me han es­ta­do re­con­co­mi­en­do. Y es cul­pa mía, Ga­le. Por lo que hi­ce en la are­na. Si sim­p­le­men­te me hu­bi­era su­ici­da­do con esas ba­yas, na­da de es­to hab­ría pa­sa­do. Pe­eta pod­ría ha­ber vu­el­to a ca­sa y vi­vir, y to­dos los de­más tam­bi­én hab­rí­an es­ta­do a sal­vo. ¿A sal­vo pa­ra ha­cer qué? Di­ce con un to­no más dul­ce. ¿Mo­rir­se de ham­b­re? ¿Tra­ba­j­ar co­mo es­c­la­vos? ¿Envi­ar a sus hi­j­os a la co­sec­ha? No has hec­ho da­ño a na­die: les has da­do una opor­tu­ni­dad. Só­lo ti­enen que ser lo bas­tan­te va­li­en­tes co­mo pa­ra co­ger­la. La gen­te ya hab­la en las mi­nas. Gen­te que qu­i­ere luc­har. ¿No lo ves? ¡Está pa­san­do! ¡Por fin es­tá pa­san­do! Si hay un le­van­ta­mi­en­to en el Dis­t­ri­to Oc­ho, ¿por qué no aquí? ¿Por qué no en to­das par­tes? Es­to pod­ría ser­lo, eso que he­mos es­ta­do… ¡De­ten­te! No sa­bes lo que es­tás di­ci­en­do. ¡Los agen­tes de la paz fu­era del Do­ce no son co­mo Da­ri­us, ni si­qu­i­era co­mo Cray! Las vi­das de la gen­te del dis­t­ri­to… ¡sig­ni­fi­can me­nos que na­da pa­ra el­los! ¡Por eso te­ne­mos que unir­nos a la luc­ha! Res­pon­de con brus­qu­edad. ¡No! ¡Te­ne­mos que mar­c­har­nos de aquí an­tes de que nos ma­ten a no­sot­ros y tam­bi­én a muc­has per­so­nas más! Es­toy gri­tan­do de nu­evo, pe­ro no pu­edo en­ten­der por qué es­tá ha­ci­en­do es­to. ¿Por qué no ve lo que es tan ir­re­fu­tab­le?
    Gale me em­pu­ja con as­pe­re­za le­j­os de sí.
    Márchate tú, en­ton­ces. Yo no me iría ni en un mil­lón de años.
    Antes es­ta­bas bi­en con­ten­to de ir­te. No veo qué es lo que ti­ene un le­van­ta­mi­en­to en el Dis­t­ri­to Oc­ho sal­vo ha­cer que sea más im­por­tan­te que nos va­ya­mos. Só­lo es­tás en­fa­da­do por…
    No, no pu­edo lan­zar­le a Pe­eta a la ca­ra. ¿Qué pa­sa con tu fa­mi­lia? ¿Qué pa­sa con las ot­ras fa­mi­li­as, Kat­niss? ¿Las que no pu­eden hu­ir? ¿No lo ves? Ya no pu­ede ser sob­re sal­var­nos a no­sot­ros. ¡No si la re­be­li­ón ha em­pe­za­do! Ga­le sa­cu­de la ca­be­za, no es­con­di­en­do su des­con­ten­to ha­cia mí. Pod­rí­as ha­cer tan­to. Lan­za los gu­an­tes de Cin­na a mis pi­es. He cam­bi­ado de idea. No qu­i­ero na­da que hi­ci­eran en el Ca­pi­to­lio. Y se va.
    Bajo la vis­ta a los gu­an­tes. ¿Na­da que hi­ci­eran en el Ca­pi­to­lio? ¿Iba eso di­ri­gi­do a mí? ¿Pi­en­sa él aho­ra que no soy más que ot­ro pro­duc­to del Ca­pi­to­lio y por lo tan­to al­go in­to­cab­le?
    La inj­us­ti­cia de to­do eso me lle­na de fu­ria. Pe­ro es­tá mez­c­la­da con el mi­edo a qué cla­se de lo­cu­ra ha­rá aho­ra.
    Me hun­do jun­to al fu­ego, de­ses­pe­ra­da por co­mo­di­dad, pa­ra tra­ba­j­ar en mi si­gu­i­en­te mo­vi­mi­en­to. Me tran­qu­ili­zo pen­san­do que las re­be­li­ones no su­ce­den en un día. Ga­le no pu­ede hab­lar­les a los mi­ne­ros has­ta ma­ña­na. Si pu­edo lle­gar has­ta Ha­zel­le an­tes de eso, tal vez lo en­de­re­ce. Pe­ro no pu­edo ir al­lí aho­ra. Si él es­tá al­lí, no me de­j­ará en­t­rar. Tal vez es­ta noc­he, cu­an­do to­do el mun­do es­té dur­mi­en­do… Ha­zel­le su­ele tra­ba­j­ar has­ta tar­de por las noc­hes ter­mi­nan­do la co­la­da. Pod­ría ir en­ton­ces, dar unos gol­pe­ci­tos en la ven­ta­na, ex­p­li­car­le la si­tu­aci­ón pa­ra que im­pi­da a Ga­le ha­cer nin­gu­na lo­cu­ra.
    Me vi­ene a la me­mo­ria mi con­ver­sa­ci­ón con el Pre­si­den­te Snow en el es­tu­dio.
    Mis ase­so­res es­ta­ban pre­ocu­pa­dos de que fu­eras di­fí­cil, pe­ro no es­tás pla­ne­an­do ser di­fí­cil en ab­so­lu­to, ¿ver­dad?
    No.
    Eso es lo que yo les di­je. Di­je que una chi­ca que lle­ga a ta­les ex­t­re­mos pa­ra pre­ser­var su vi­da no va a es­tar in­te­re­sa­da en ec­har­la por la bor­da.
    Pienso en lo du­ro que ha tra­ba­j­ado Ha­zel­le pa­ra man­te­ner a esa fa­mi­lia con vi­da. Se­gu­ro que es­ta­rá de mi par­te en es­ta ma­te­ria. ¿O no?
    Debe de ser al­re­de­dor de me­di­odía y los dí­as son tan cor­tos. No ti­ene sen­ti­do es­tar en el bos­que des­pu­és de me­di­anoc­he si no ti­enes que ha­cer­lo. So­fo­co los res­tos de mi pe­qu­eño fu­ego, lim­pio los res­tos de co­mi­da, y en­gan­c­ho los gu­an­tes de Cin­na en mi cin­tu­rón. Su­pon­go que me los qu­eda­ré du­ran­te una tem­po­ra­da. Por si aca­so Ga­le cam­bia de idea. Pi­en­so en la ex­p­re­si­ón de su ros­t­ro cu­an­do los ar­ro­jó al su­elo. Qué re­pe­li­do es­ta­ba por el­los, por mí…
    Camino con di­fi­cul­tad por el bos­que y lle­go a mi an­ti­gua ca­sa cu­an­do aún hay luz. Mi con­ver­sa­ci­ón con Ga­le fue un cla­ro con­t­ra­ti­em­po, pe­ro aún es­toy de­ter­mi­na­da a se­gu­ir ade­lan­te con mi plan de es­ca­par­me del Dis­t­ri­to 12. De­ci­do bus­car a Pe­eta el si­gu­i­en­te. De una for­ma ex­t­ra­ña, ya que ha vis­to al­go de lo que yo he vis­to en el to­ur, tal vez sea más fá­cil de con­ven­cer que Ga­le. Me en­cu­en­t­ro con él cu­an­do es­tá sa­li­en­do de la Al­dea de los Ven­ce­do­res. ¿Has es­ta­do de ca­za? Pre­gun­ta. Pu­edes ver que no cree que sea una bu­ena idea.
    En re­ali­dad no. ¿Vas a la ci­udad? Pre­gun­to.
    Sí. Se su­po­ne que ten­go que ce­nar con mi fa­mi­lia.
    Bueno, por lo me­nos pu­edo acom­pa­ñar­te. La car­re­te­ra des­de la pe­qu­eña al­dea has­ta la pla­za ti­ene po­co uso. Es un lu­gar lo bas­tan­te se­gu­ro pa­ra hab­lar. Pe­ro no pa­rez­co ca­paz de pro­nun­ci­ar las pa­lab­ras. Pro­po­nér­se­lo a Ga­le fue tan de­sas­t­ro­so. Me mu­er­do mis la­bi­os ag­ri­eta­dos. La pla­za se acer­ca más a ca­da pa­so. Tal vez no vu­el­va a te­ner ot­ra opor­tu­ni­dad pron­to. To­mo aire pro­fun­da­men­te y de­jo que las pa­lab­ras sal­gan cor­ri­en­do.
    Peeta, si te pi­di­era que te es­ca­pa­ras del dis­t­ri­to con­mi­go, ¿lo ha­rí­as?
    Peeta me co­ge el bra­zo, ob­li­gán­do­me a de­te­ner­me. No ne­ce­si­ta com­p­ro­bar mi ca­ra pa­ra ver si voy en se­rio.
    Dependería de por qué lo pi­di­eras.
    No con­ven­cí al Pre­si­den­te Snow. Hay un le­van­ta­mi­en­to en el Dis­t­ri­to Oc­ho. Te­ne­mos que sa­lir. ¿Por ese "te­ne­mos" te re­fi­eres a ti y a mí? No. ¿Qu­i­én más ven­d­ría? Pre­gun­ta.
    Mi fa­mi­lia. La tu­ya, si qu­i­eren ve­nir. Hay­mitch, qu­izás. ¿Qué pa­sa con Ga­le?
    No lo sé. Qu­izás ten­ga ot­ros pla­nes.
    Peeta sa­cu­de la ca­be­za y son­ríe con re­ti­cen­cia.
    Me apu­es­to a que los ti­ene. Cla­ro que sí, Kat­niss, iré.
    Siento una le­ve pun­za­da de es­pe­ran­za. ¿Irás?
    Sí. Pe­ro no creo ni por un mi­nu­to que tú va­yas.
    Aparto mi bra­zo.
    Entonces es que no me co­no­ces. Es­ta­te pre­pa­ra­do. Pod­ría ser en cu­al­qu­i­er mo­men­to.
    Empiezo a an­dar y él me si­gue un pa­so o dos por det­rás.
    Katniss. Di­ce Pe­eta. No ami­no­ro el pa­so. Si pi­en­sa que es una ma­la idea, no lo qu­i­ero sa­ber, por­que es la úni­ca que ten­go. Kat­niss, es­pe­ra. Le doy una pa­ta­da a un mon­ton­ci­to he­la­do de ni­eve su­cia pa­ra sa­car­lo del ca­mi­no y de­jo que Pe­eta me al­can­ce. El pol­vo de car­bón ha­ce que to­do pa­rez­ca es­pe­ci­al­men­te feo. De ver­dad que iré, si tú qu­i­eres. Só­lo que creo que se­ría me­j­or que lo hab­lá­ra­mos con Hay­mitch. Ase­gu­rar­nos de que no pon­d­re­mos las co­sas pe­or pa­ra to­do el mun­do. Le­van­ta la ca­be­za. ¿Qué es eso?
    Alzo la bar­bil­la. Es­ta­ba tan con­su­mi­da con mis pro­pi­as pre­ocu­pa­ci­ones, que no me ha­bía da­do cu­en­ta del ex­t­ra­ño so­ni­do que ve­nía de la pla­za. Un sil­bi­do, el so­ni­do de un im­pac­to, una muc­he­dum­b­re to­man­do aire a la vez.
    Vamos. Di­ce Pe­eta, su ros­t­ro re­pen­ti­na­men­te du­ro. No sé por qué. No soy ca­paz de si­tu­ar el so­ni­do, ni si­qu­i­era adi­vi­nar la si­tu­aci­ón. Pe­ro pa­ra él sig­ni­fi­ca al­go ma­lo.
    Cuando lle­ga­mos a la pla­za, es­tá cla­ro que pa­sa al­go, pe­ro la muc­he­dum­b­re es de­ma­si­ado es­pe­sa co­mo pa­ra ver. Pe­eta se su­be a un ca­j­ón con­t­ra la pa­red de la ti­en­da de dul­ces y me of­re­ce una ma­no mi­en­t­ras es­ca­nea la pla­za. Es­toy a me­di­as su­bi­da cu­an­do de re­pen­te blo­qu­ea mi ca­mi­no.
    Baja. ¡Sal de aquí! Es­tá su­sur­ran­do, pe­ro su voz es ás­pe­ra por la in­sis­ten­cia. ¿Qué? Di­go, in­ten­tan­do vol­ver a for­zar mi as­cen­so. ¡Ve­te a ca­sa, Kat­niss! ¡Esta­ré al­lí en un mi­nu­to, lo juro! Di­ce.
    Lo que qu­i­era que sea, es ter­rib­le. Me su­el­to de su ma­no y em­pi­ezo a ab­rir­me ca­mi­no a em­pu­j­ones en­t­re la muc­he­dum­b­re. La gen­te me ve, me re­co­no­cen, y des­pu­és pa­re­cen ater­ro­ri­za­dos. Ma­nos me em­pu­j­an ha­cia at­rás. Vo­ces si­se­an.
    Vete de aquí, ni­ña.
    Sólo lo pon­d­rás pe­or. ¿Qué qu­i­eres ha­cer? ¿Con­se­gu­ir que lo ma­ten?
    Pero a es­tas al­tu­ras, mi co­ra­zón es­tá la­ti­en­do tan rá­pi­do y con tan­ta fu­er­za que ape­nas si los oigo. Só­lo sé que lo que sea que es­pe­ra en el me­dio de la pla­za es ex­p­re­sa­men­te pa­ra mí.
    Cuando por fin lle­go al es­pa­cio sin gen­te, veo que ten­go ra­zón. Y Pe­eta te­nía ra­zón. Y esas vo­ces tam­bi­én te­ní­an ra­zón.
    Las mu­ñe­cas de Ga­le es­tán ata­das a un pos­te de ma­de­ra. El pa­vo sal­va­je al que le dis­pa­ró an­tes cu­el­ga sob­re él, el gan­c­ho cla­va­do a tra­vés de su cu­el­lo. Su cha­qu­eta es­tá ti­ra­da a un la­do en el su­elo, su ca­mi­sa ar­ran­ca­da. Es­tá der­rum­ba­do in­con­s­ci­en­te de ro­dil­las, su­j­eto tan só­lo por las cu­er­das en sus mu­ñe­cas. Lo que an­tes era su es­pal­da aho­ra es un pe­da­zo de car­ne en­san­g­ren­ta­da.
    De pie tras él es­tá un hom­b­re al que nun­ca he vis­to, pe­ro re­co­noz­co su uni­for­me. Es el de­sig­na­do pa­ra nu­es­t­ro agen­te de la paz en jefe. Aun­que es­te no es el vi­e­jo Cray. Es­te es un hom­b­re al­to y mus­cu­lo­so con pli­egu­es afi­la­dos en los pan­ta­lo­nes.
    Las pi­ezas de la ima­gen no aca­ban de en­ca­j­ar del to­do has­ta que veo a es­te hom­b­re le­van­tar el lá­ti­go. ¡No! Gri­to, y me ar­ro­jo ha­cia de­lan­te. Es de­ma­si­ado tar­de pa­ra de­te­ner el des­cen­so del bra­zo, e in­s­tin­ti­va­men­te sé que no ten­d­ré po­der pa­ra blo­qu­e­ar­lo. En vez de eso me lan­zo di­rec­ta­men­te en­t­re el lá­ti­go y Ga­le. He le­van­ta­do los bra­zos pa­ra pro­te­ger tan­to de su cu­er­po ro­to co­mo sea po­sib­le, así que no hay na­da pa­ra des­vi­ar el lá­ti­go. Re­ci­bo to­da su fu­er­za a tra­vés del la­do iz­qu­i­er­do de mi ca­ra.
    El do­lor es ce­ga­dor y es­pon­tá­neo. Fo­go­na­zos ir­re­gu­la­res de luz cru­zan mi cam­po de vi­si­ón y ca­igo de ro­dil­las. Una ma­no sob­re la me­j­il­la mi­en­t­ras la ot­ra im­pi­de que me ca­iga. Ya pu­edo sen­tir el ver­du­gón for­mán­do­se, la hin­c­ha­zón cer­ran­do mi ojo. Las pi­ed­ras de­ba­jo de mí es­tán hú­me­das con la san­g­re de Ga­le, el aire pe­sa­do con su olor. ¡Pá­ra­lo! ¡Lo vas a ma­tar! Chil­lo.
    Veo fu­gaz­men­te el ros­t­ro de mi asal­tan­te. Du­ro, con lí­ne­as pro­fun­das, una bo­ca cru­el. Pe­lo gris afe­ita­do ca­si has­ta la no exis­ten­cia, oj­os tan neg­ros que pa­re­cen ser to­do pu­pi­las, una na­riz lar­ga y rec­ta en­ro­j­eci­da por el aire he­la­do. El po­de­ro­so bra­zo se ele­va de nu­evo, con la mi­ra­da pu­es­ta en mí. Mi ma­no vu­ela a mi hom­b­ro, con ham­b­re de una flec­ha, pe­ro, por su­pu­es­to, mis ar­mas es­tán es­con­di­das en el bos­que. Ap­ri­eto con fu­er­za los di­en­tes en an­ti­ci­pa­ci­ón al si­gu­i­en­te la­ti­ga­zo. ¡Espe­ra! Lad­ra una voz. Hay­mitch apa­re­ce y tro­pi­eza sob­re un agen­te de la paz que ya­ce en el su­elo. Es Da­ri­us. Un in­men­so chic­hón mo­ra­do em­pu­ja a tra­vés del pe­lo ro­jo en su fren­te. Es­tá no­qu­e­ado pe­ro aún res­pi­ra. ¿Qué pa­só? ¿Inten­tó él ve­nir en auxi­lio de Ga­le an­tes de que yo lle­ga­ra?
    Haymitch lo ig­no­ra y me le­van­ta con brus­qu­edad.
    Oh, ex­ce­len­te. Su ma­no se ci­er­ra ba­jo mi bar­bil­la, al­zán­do­la. Ti­ene una se­si­ón de fo­tos la se­ma­na que vi­ene po­san­do con tra­j­es de bo­da. ¿Qué se su­po­ne que de­bo de­cir­le a su es­ti­lis­ta?
    Veo una chis­pa de re­co­no­ci­mi­en­to en los oj­os del hom­b­re con el lá­ti­go. Ab­ri­ga­da con­t­ra el frío, mi ca­ra lib­re de ma­qu­il­la­je, mi tren­za me­ti­da sin cu­ida­do de­ba­jo de mi ab­ri­go, no se­ría fá­cil iden­ti­fi­car­me co­mo la ven­ce­do­ra de los úl­ti­mos Ju­egos del Ham­b­re. Es­pe­ci­al­men­te con la mi­tad de mi ca­ra hin­c­hán­do­se. Pe­ro Hay­mitch ha es­ta­do apa­re­ci­en­do en te­le­vi­si­ón du­ran­te años, y se­ría di­fí­cil de ol­vi­dar.
    El hom­b­re se apo­ya el lá­ti­go sob­re la ca­de­ra.
    Interrumpió el cas­ti­go de un cri­mi­nal con­fe­so.

5 comentarios:

  1. Jajjaja katnis se quiere llevar a los dos chicos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja sii... Es q hay que entenderla, yo igual sin pensarlo me quedaría con peeta

      Eliminar
    2. Jajajaja sii... Es q hay que entenderla, yo igual sin pensarlo me quedaría con peeta

      Eliminar
  2. Oye me parece súper bueno que nos des la oportunidad de ellos pero podrías poner los diálogos en líneas es que a veces no entiendo pero igual gracias.
    Team Petta i love you.

    ResponderEliminar